Encuentro con mi lectora favorita

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Sígueme en instagram: @babykarelvis

El dia en el que hablamos por primera vez yo estaba leyendo relatos por esta misma pagina con mis pantalones bajados y mi polla dura. Un mensaje por correo por gmail llegó, un chica llamada Sandra me decía en su correo que mis relatos la habían hecho correrse y que algún día le gustaría hacerlo conmigo. Empezamos a hablar y supe que era de Venezuela y muy guarra por lo visto así que tenia que follarmela fuera como fuera. Estuvimos unos meses hablando, mandanonos fotos, unas foto muy picantes. Ella eran una chica morena, con tetas pequeñas, pero con muy buen culo y un coño que pedía lametazos. La convencí para que viniera a Madrid a pasar un par de semanas y así poder hacer realidad lo que hablábamos.

Descargar Video

Llegó el esperado día, yo estaba muy nervioso pero con ganas de conocer a mi amiga virtual. A las 2 de la tarde vi aparecer por la puerta de desembarque a una mujer preciosa, vestida con una falda rosa y una camisa blanca. Le falda le hacia un culo espectacular y mi polla empezó a endurecerse ella mientras se iba acercando a mi para saludarme se dio cuenta del tamaño que estaba cogiendo mi polla y cuando estábamos frente a frente me besó y me agarró la polla por encima del pantalón, aunque era muy descarado nadie se dio cuenta. Cogiendome la polla se acercó a mi oído y me dijo “Tengo hambre”. Yo ya estaba muy cachondo y no podía esperar mas, rápidamente la cogí de la mano y nos dirigimos a los baños del aeropuerto. Entramos en el baño de hombres sin que nadie nos viera, nos metimos en uno de los váteres y empecé a besarla. Besaba su cuello, ella gemía. Mis dedos fueron bajando por su cuerpo buscando el tesoro hasta que lo encontró, por debajo de la falda fui subiendo mis dedos y me di cuenta de que no llevaba nada, al momento ella dijo

” me he masturbado 7 veces en el avión, tenia el tanga muy mojado y me lo quité”. La mano de Sandra empezó a quitarme el pantalón mientras se arrodillaba. Empezando por el cinturón, desabrochando el bonton del pantalon y finalmente bajarmelos, me bajo la ropa interior y se encontró con mi polla, mi polla babeaba y necesitaba cariño, ella lo sabia y se la metió entera a la boca. Succionaba mi polla, se la metía hasta el fondo de su carganta haciendo que mis huevos dieran en su barbilla, se sacó mi polla de su boca, y empezó a lamer mis huevos, y con su lengua subía por el tronco de mi polla hasta llegar al glande y volversela a meter hasta la garganta, era sin duda la mejor mamada que me estaba haciendo en mi vida, y aunque quería penetrarla no iba a aguanta mucho más, le dije que me iba a correr y ella aumentó el ritmo de su mamada, metía y sacaba, chupaba, succionaba y de mi polla empezaron a salir chorros de leche espesa. El primer chorro cayó en su cara, el segundo en su cara, en su boca, y en su ropa, en el tercer chorro ella se había metido mi polla en la boca de nuevo y los chorros sucesivos cayeron dentro de su boca. Arrodillada mirándome a los ojos, con uno de sus dedos cogió la leche de su cara y lo chupo, se tragó toda la leche. Se levantó y me dijo “ha sido buena idea venir con camisa blanca, así nadie verá que llevo tu semen en mi ropa”. Me besó, nos dirigimos a mi coche y emprendimos la marcha hacia mi casa.

Continuará…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *