Sígueme en instagram: @babykarelvis

Sígueme en instagram: @babykarelvis

La historia de Verónica

Verónica era, ( o aun será?), una chica desprejuiciada, bastante, lanzada, para decirlo de una forma que se entienda, era de esas que vivía diciendo en el colegio secundario, ” !! A coger que se acaba el mundo!! ” o ” Evite el aborto, coja por el orto“, siempre bromeando ( o no) con el mismo tema, tanto así ,que todos estaban bastante cansado con sus dichos, sobre todos los muchachos de quinto año.

Verónica , como les decía, era, (como se dice en la Argentina) , una histérica calienta pitos, pues solo hablaba, pero de ir a los papeles NADA, los chicos de tercero a quinto año querían cogérsela de cualquier forma, ya que la muy guacha estaba muy fuerte, sus piernas eran espectaculares, (pues practicaba el jockey sobre césped y por eso estaba muy bien formada), con sus 16 años tenia lo que hay que tener para ser considerada una mujer, cola pechos y piernas en la proporción exacta , y una carita de ángel, que resaltaba con sus ojos color miel.

Descargar vídeo

Pero yo siempre digo, no hay que jugar con los sentimientos ( o calentura), una vez te puede salir bien ( o barato), pero cuando manipulas durante mucho tiempo las hormonas de muchachos de entre 15 y 18 años, en algún momento la situación se te va a escapar de las manos, y eso fue lo que le paso a Verónica, los chicos de quinto año ( 9 de ellos) encabezados por Pedro , planificaron una venganza, querían tenerla de cualquier forma.

Pensaron que el mejor momento seria en el fin de curso. Organizaron todo para la fiesta de graduación, la misma se haría en una casa quinta en las afuera de la ciudad, ( el colegio era de clase media alta y permitía algunas cosas mientras los alumnos se hicieran responsables) alquilada con los fondos recaudados en festivales y quermeses realizados durante el año, todo estaba bien planificado, la casa tenia una piscina bastante grande y abría una banda de música ( aficionados pero muy buenos), muchas bebidas y danza, inclusive se sortearían un par de pasajes para Bariloche, todo estaba pensado para atraer a la mayor cantidad de chicas.

En pleno mes de diciembre, con un clima muy agradable se llevo a cabo la tan anunciada fiesta, no falto nadie ,fue realmente un suceso, inclusive vinieron gente de otros colegios, todo muy animado.

Verónica ( ella vestía una mini falda color negra, no ajustada , mas bien amplia pero que dejaba ver su bien formado cuerpo, por encima tenia una remera de algodón ajustada al cuerpo, todo muy sexy), fue con dos amigas, Juliana y Marcela, un poco mas grande que ella, que ese día estaban dispuestas a pasarla de lo mejor, y no importaba con quien, es decir que si Verónica no se ponía a la par, la ignorarían toda la noche.

Y eso fue lo que paso, cuando las dos chicas empezaron a beber y poco a poco a embriagarse, su pudor se perdió, ya estaban mentalizadas en tener una noche de juerga y las hormonas estaban al mando de sus sentimientos, cualquier chico, ( mas o menos pasable) que las encaraba conseguía de ellas lo que querían, al principio fue solo besos y toqueteo, mas entrada la noche hasta llegaron a chupar algún miembro, y al amanecer se perdieron en alguno de los cuartos con un par de chicos, así Verónica las perdió de vista y quedo sola.

En ese momento los confabulados pusieron en marcha su venganza.

Mandaron a una amiga de ellos para que le haga beber licor, para que la integre sin darse cuenta al ritmo frenético de la fiesta, que a esa altura y sin ningún mayor responsable se había convertido en una festichola, los chicos tocaban los senos y colas de todas las presentes sin pedir permiso, y ellas los dejaban, era mucho el alcohol y el frenesí que estaban totalmente descontroladas.

Aunque un poco alegre, Verónica aun tenia conciencia de sus actos, por eso no permitía el toqueteo o manoseo, bromeaba de palabras pero hasta ahí, nada de sobrepasarse.

Como a las 5 de la mañana verónica fue al baño a refrescarse, pues estuvo bailando largo rato con unos chicos de otro colegio, cuando siente que alguien la toma por atrás y le tapa los ojos con un pañuelo , quiere safarse pero ahora son dos las personas que la tienen, no puede hacer nada y rendida es llevada para algún lugar que ella no logra identificar.

La tiraron sobre una cama

-Valla, Valla, que hermosa colita tenemos acá,- escucho Verónica que decían a su espalda, –Veremos que sabor tiene, a ver si es tan rica como parece- estas palabras estremecieron todos y cada uno de sus nervios, tenia las manos amarradas y vendado los ojos, en su boca tenia una pelotita de jugar tenis de mesa, que por mas que quería expulsarla no podía , quiso moverse pero lo único que logro fue dejar al descubierto sus hermosas piernas, pues en cada movimiento la falda se levantaba.

Juan, un chico con el cual ella hablo en alguna ocasión, fue el primero en ponerse a su lado, se acostó junto a ella y le hablo al oído, – Tranquila, Vero, tranquila , quiero que te relajes y comprendas que lo que aquí va a pasar no puedes evitarlo, no quiero decir que es todo culpa tuya, pero gran parte si, siempre fuiste muy mala con todos, siempre provocando y calentando, tenés que comprender que si no te gusta quemarte, no debes jugar con fuego , simplemente trata de saber perder, trata de… , no se si la palabra disfrutar es la correcta, pero bien se ajusta a la circunstancia-

Lo primero que hicieron fue sacarles la pequeña tanga negra, luego la pusieron arrodillada en al costado de la cama, quedando su cuerpo en un ángulo de 90 grados con respecto al piso, la parte superior de su anatomía descansaba sobre la cama y de la cintura para abajo apoyado sobre las rodillas, en esta posición se podía ver el principio de los cachetes de la cola y parte del bello pubico.

La dejaron que su cabeza trabaje a mil, pues nadie se le acerco por el lapso de 40 minutos ( ese fue el tiempo que el mayor de los muchachos pudo aguantar) , Verónica pensaba como poder salir de ahí, pero sus fuerzas eran pocas, ya que el cansancio la estaba invadiendo, ya llevaba mas de 20 horas sin dormir, y por lo que veía seguiría un rato mas sin poder pegar los ojos.

El silencio reinante en el cuarto, la oscuridad por tener los ojos tapados , el efecto del licor y la gran cantidad de horas sin descansar, vencieron la resistencia de Verónica, sin darse cuenta se durmió, pero muy profundamente.

Pedro,( el líder de quinto año) al verla tan dormida, le dice a uno de los chicos que le pase vaselina por el ano, y que la masajee muy suavemente, este lo hace y ven como el esfínter de Verónica va dilatándose y permitiendo de apoco la penetración de los dedos, primero el anular, luego el medio y mas tarde el pulgar, paso seguido de a dos, aun dormida el cuerpo de Verónica reacciona favorablemente a los estímulos, sus cadera se contraen suavemente con el contacto, de sus labios se desprendes pequeñas líneas de saliva, su piel se eriza y tiene muy diminutos espasmos musculares, el trabajo de relajación es de primera calidad, ya no se resiste , ahora esta entregada, (aun inconscientemente) al placer que su cuerpo adolescente esta necesitando.

Después de 15 minutos de trabajo de masajes y esporádicos besos en el virginal ano, el mismo presenta una dilatación tal que era notorio a simple vista .

Pedro ahora si no aguanto mas y con el miembro totalmente duro se arrodillo detrás de Verónica y empezó a penetrarla, El en un principio pensó en destrozar ese hermoso culo, sin piedad y con fuerza, pero algo lo hizo apiadarse de esa inocente mujer y simplemente y con toda la suavidad que su calentura le permitía, la penetro, primero el esfínter se resistía al paso del glande pero poco a poco y con ayuda inesperada de una adormecida Verónica ,que comenzó a mover en forma casi imperceptible la cadera, este logro ir enterrando su miembro palpitante, El era conciente que no duraría mucho en acabar dentro de ella por eso solo quería que entre aunque mas no sea la mitad para si eyacular

Verónica abre los ojos y ve ahora que no esta vendada, gira su cabeza y observa a tres muchachos con sus miembros totalmente erguidos, uno de ellos se esta masturbando a dos manos, quiere ver quien es el que esta detrás suyo cuando siente algo caliente y palpitante en su trasero, es tanta la cantidad de semen que Pedro esta largando que queda sorprendida, es para ella algo totalmente nuevo y desconocido , siempre tubo miedo del “tabú” del sexo anal, todos les decían que era muy doloroso, que no lo podría soportar, pero ahora estaba ahí sintiendo como le llenaban ese orificio y no sentía ningún dolor, todo lo contrario, su cuerpo correspondía al donador de espermas con leves movimientos de cadera, como queriendo seguir sintiendo el liquido en su interior.

Cuando Pedro se retiro, ella sintió como si le faltara algo, no sabia bien definir las sensaciones, pero cuando José la penetro en pocos segundos, ella se dio cuenta que el solo sentir el calor del pene provocaba en ella gratas y desconocidas sensaciones y todas muy , pero muy placenteras. Ayudando ahora si directamente con su cadera, la elevo lo suficiente como para que el muchacho lograra una penetración limpia y sin esfuerzo, los líquidos seminales de Pedro lubricaron todo el orificio que ya de por si estaba muy dilatado, de tal forma que directamente solo apoyo su miembro y esta lo trago sin casi sentirlo, José duro a penas tres minutos, también tenia acumulados grandes reservas de espermas y fueron todo para Verónica, la eyaculación duro casi el mismo tiempo que el bombeo, en grandes espasmos , ríos de leche inundaban a la pequeña mujer, que ya a esta altura había tenido varios orgasmos.

El tercero y cuarto, entre los dos no tardaron mas de ocho minutos, era tanta la calentura y el morbo que les despertaba tener a la chica mas deseada a su merced, que no podían reprimir los orgasmos, así fueron pasando todos, uno tras otro sin darle descanso, el séptimo fue Juan, el chico que a ella le gustaba un poco, cuando el la penetro, no solo la poseyó por el ano, también sus manos jugaron con su hinchado clítoris, esto puso a la otrora casta y difícil Verónica en las nubes, su respiración era entrecortada, su lengua salía de su boca como buscando algo que chupar, su ojos lagrimeaban pero no de dolor, si no de un placer infinito, algo que ella se había negado siempre a disfrutar por quien sabe que prejuicios o preconceptos, cada movimiento de caderas de Juan, ponían a Verónica al borde del desmayo, no solo, estaba siendo ” Violada” por el chico mas lindo del colegio , también estaba gozando como una loca, su educación casi ” Victoriana”, estaba en esos momentos en conflicto con su lujuria y su sexualidad reprimida.

Luego de tomar un poco de aire y antes que el octavo chico la penetre pidió que por favor la cambien de posición, pues estaba muy acalambrada, a lo que le contestaron que solo después de que pasen todos, y que se preparara, pues serian varias rondas.

Ella pensó que moriría de placer, que nadie puede soportar tantos orgasmos, su cuerpo temblaba, y estremecía cuando alguien se acercaba, cuando sentía la excitación del que la penetraría, el no saber que pasaría después, todo y cada uno de los acontecimientos, eran desconocidos para ella, y eso le gustaba, le gustaba demasiado.

Cuando el ultimo de los nueve le lleno el culo de leche, ya eran las ocho y media de la mañana, la mayoría se habían retirado y solo quedaban en la casa quinta no mas de 40 chicos, los cuales pasarían ese domingo en la piscina, pero eso seria después del medio día pues todos, mejor dicho, casi todos estaban durmiendo. Verónica es puesta sobre la cama, e inmediatamente se duerme, Juan aprovecha y desata sus manos, así queda libre para poder descansar a placer, el sabia que ella ahora no iría a ningún lado, ahora era ella la que estaba disfrutando.

Pedro fue el primero en despertar, al verla a Verónica con la falda arrollada en su cadera no pudo resiste y se abalanza sobre ella, le toca la vagina y la siente húmeda, los orgasmo de esta estaban aun saliendo por su entre pierna, no paso mucho tiempo para estar penetrándola ahora por su preciosa conchita, pero esta era virgen y sintió el dolor de la penetración, por eso abrió los ojos y lo ve a Pedro en su interior, quiso quejarse pero este la dio vuelta y la penetro por el ano, con mucha lujuria entro en su cuerpo y acabo en su entrañas, cuando acabo el semen de salir de su miembro y antes de sacárselo, llamo a otro para que siga, ahora Verónica estaba mas descansada y escucho como seria la pasada, todos penetrarían la vagina, pero acabarían en el ano, todos usarían su concha, y todos vaciarían sus testículos en su culo, así de simple.

Casi al medio día el ultimo retiraba el pene del inundado culo de Verónica, la leche salía en forma increíble del ano dilatado y ella tenia una expresión de gozo difícil de describir, su cuerpo aguanto todos y cada uno de los miembros de ese ” selecto” grupo, y podía con mas.

Después del almuerzo, y para no despertar sospechas, se quedaban con Verónica tres chicos, uno la “violaba ” el otro vigilaba la puerta y el tercero se preparaba para la penetración, a veces ayudado por la misma Verónica, que recibía en su boca el miembro del futuro penetrador, los demás quedaban en la piscina con los otros chicos y chicas invitados , se daban dos horas para que pasan los tres, después de ese lapso pasaba el siguiente grupo, así estuvieron toda la tarde. Al anochecer una de las a miga de Pedro llamo a la casa de Verónica haciéndose pasar por su amiga y les dijo que pasarían esa noche en la quinta, pues tenían que entregarla por la mañana limpia y trabajarían toda la noche para hacerlo.

Pedro mando a dos chicas a bañar a Verónica, luego le dieron de cenar y como a media noche, empezó la nueva ” ronda”, la misma consentía en una doble penetración, pero siempre acabando en el ano, no querían arruinarle la vida para siempre por un embarazo no deseado, solo humillarla por lo que había echo con ellos durante mas de dos años.

Pedro y Juan comenzaron, caricias ,besos y vaselina eran las herramientas utilizadas para vencer la escasa resistencia que aun Verónica ofrecía, Juan con caricias bien dirigidas ponían a esta mujer en un estado tal de excitación , que su vagina destilaba grandes cantidades de líquidos, el paso su lengua por el clítoris y esta no pudo reprimir el mayor de los orgasmo de ese día, ahí ella lo agarro de la cabeza a Juan y le grito, ¡!COGEMEEE!!, – -Metémela toda hijo de puta, rompeme la conchaaaa -, este no se hizo mas rogar y la penetro con ganas, con muchas ganas, lo mismo hizo Pedro, pero desde atrás, utilizo los propios líquidos de Verónica para lubricar su pene y así comenzó una introducción placentera en ese ano tan deseado por tanto tiempo, era fantástico ver como ella tomaba cuenta de la situación, su cuerpo se movía de forma maravillosa complaciendo a los dos amantes de turno, Juan tubo que retirarse un poco antes, pues Verónica se mecía tan bien que estuvo a punto de descargar su leche dentro de la vagina, este le pidió por favor a Pedro que acabe, que el ya no aguantaba mas, Pedro lo hizo y lleno las entrañas de abundante espermas y se retiro apurado por Juan, enseguida este la penetro y descargo su leche espesa en ese ano maravilloso, palpitante y ahora experto en sacar lo mejor y lo peor del hombre, siguieron así toda la noche, Pedro y Juan se intercalaban entre los distintos grupos, y gozaban de ese cuerpo ardiente y lujurioso en que se había convertido Verónica.

Desde las 6 de la mañana del domingo y hasta las 8 del día lunes, Verónica recibió en su ano, mas de treinta acabadas, todos los penes se descargaron en su interior, y ella los gozo, los disfruto y desde ese día nunca mas volvió a jugar con nadie, ahora sale con Juan, ( pero este a veces la comparte con Pedro y arman una reunión para “recordar” viejos tiempos),

Y es feliz.

Si te gusto el relato por favor déjame tu comentario para poder motivarme a seguir escribiendo ya que a veces pienso que nadie me lee

También sígueme en twitter: @putizorrasclub (tengo fotos desnudas)

Escríbeme a mi correo: elizabeth19sousa@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *