Caliente, sola y bien putita

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Si han leído mis otros relatos, sabrán que soy bisexual y me encanta el sexo; pues bien, llevo meses sin follar, sin una polla dentro o sin un coñito frotándose contra el mío, y la calentura se ha acumulado en mi.

Desperté con los pezones duros por el frío que hace, pero verlos resaltados en mi blusa hizo que de inmediato mis manos los pellizcaran. El apretarlos, recorrerlos con mis dedos, torcerlos un poco empezó a mojar mi concha. Bajé una mano para acariciarme sobre la pijama. No tenía la menor intención de follarme sola puesto que el día estaría muy ajetreado, pero el roce de mis manos sobre mi coño hizo que me mojara aún más. 

Aún dentro de la cama, con la ropa puesta, comence a acariciarme toda. Mis manos apretaban mis tetas, me encanta ver mis enormes pezones duros. Fueron bajando mis manos, sentían cada centimetro de mi cuerpo, jugaron con mis caderas, apretándolas; con mis muslos, me recorrí como si fuera otra persona. Por fin llegaron a donde más quería. Mi concha, aún aprisionada en mi pijama, podía sentir su palpitar, su humedad que me vuelve loca. Quería rogarme para meterme los dedos, hacerme mi putita, mi perrita como lo soy con los demás.

Me detuve. Del cajón de a lado, saque mi vibrador, mi dildo y un botecito de lubricante.Pedazos de juguetes que me encantan, gruesos y largos. Los puse junto a mi para estar preparada. Ya estaba consiente de que pasaría todo el día follándome, así que hablé a la oficina para decir que estaba enferma y poder quedarme abierta de piernas jugueteando conmigo.

Con una mano acariciaba mi concha mientras que con la otra pasaba mi dildo por mi boca. Lo devoré, 20 cm que me atragante completos hasta sentir que me ahogaba. Lo rebote contra mi boca mientras me pedía más verga para mamar, mientras que mi concha se hinchaba más. Mientras lo tenía en la boca, acomodé mi vibrador entre mis piernas, sobre la pijama y lo prendí, para irme calentando más. Su suave vibración empezó a poner duro mi clítoris. Me acomodé y me senté, haciendo que quedará debajo mío mientras movía mis caderas. Puse un video porno, gangbang; Ver tantas vergas me hizo querer ser la chica a la que todos follaban. Necesito que descarguen leche en mis hoyitos, que me dejen escurriendo.

Ya no podía más y me quite toda la ropa. Coloqué mi dildo entre mis tetas y simule pajearlo..mmm necesito tener una de verdad pronto. Escupí en ellas para mojarlas, mientras frotaba la cabeza en mis pezones. Me acoste y abri mis piernas lo más que pude, ya sabía lo que me esperaba pero la espera siempre me hace gotear. Mi dildo recorrió todo mi cuerpo, dandome golpes. Por fin lo acerqué a mi concha, ahí lo mantuve. Estaba muy mojada pero ponerme lubricante me hace sentir guarra, imagino que alguien escupe en mi concha para meterme su verga gorda y lechosa. Empiezo a frotarla por toda mi raja, sin penetrarme. Solo quiero sentirme más putita. Con una mano froto el dildo y con la otra me paso el vibrador. imagino que son dos hombres vergudos, con mucho semen para darme. Gimo como putita de solo pensarlo. Me prepraro.

Con una mano meto el dildo en mi vagina. Siento como la estira. Con la otra, pongo el vibrador en mi clitoris y comienzo a follarme…lento, muy lento hasta que mi cuerpo comienza a moverse solo de las ganas que tiene. El dildo entra y sale a toda velocidad, agresivamente. Mis gemidos son más fuertes cada vez, quisiera gritar pero necesito que me den nalgadas. Me detengo, me observo la concha; todos mis jugos se han convertido en crema caliente, ya me corrí. Con el dildo en mi hoyo me acomodo en la cama para sentarme sobre el… me llega hasta el fondo y comienzo a moverme de atras para adelante. Es muy grueso y me encanta y me corró de nuevo. 

Me detengo de nuevo, me paro de la cama y acomodo una silla, pongo un libro y pegó el chupón de succión de mi dildo en el. Sonrío sabiendo que me lo clavaré tan rico, tan profundo. Me daré unos sentones tan deliciosos. Parada antes de sentarme en mi verga, me paso el vibrador por toda la raja. Estoy empapada. Me coloco abierta de piernas en la silla y comienzo a cabalgarlo…es deliciosa esa sensación de estar llena. Con una mano detengo la silla y con la otra me doy nalgadas. Agarro de nuevo el vibrador y me lo meto a la boca. Me encanta mamarlo, recorrer la punta, ir tragandolo todo… sigo brincando como loca hasta que las piernas comienzan a dolerme. Quito mi riquisimo pedazo de plástico de la silla y regreso a la cama. Me pongo en cuatro enfrente de la pared. Me meto el dildo y me pegó lo más que puedo contra la pared para que quede fijo y empiezo a embestirme… mis jugos siguen saliendo, calientes y espesos. Tercera corrida y eso que apenas ha pasado una hora desde que empecé a tocarme y me queda todo el día…

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *