Violada por mi captor

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Eli despierta atada de manos y piernas en una cama dentro de un pequeño cuarto desconocido. En la habitación hay tres hombres observando como poco a poco recobra el conocimiento. Ella los reconoció, tenía algunos días que notaba que la seguían y en una ocasión, el hombre que parecía el jefe, la había abordado en la calle acosandola e inmovilizandola contra la pared, pero en esa ocasión la había dejado escapar ya que una persona había salido de su casa al escuchar sus gritos. Desde esa vez, había cambiado los recorridos desde su escuela para no volverselo a encontrar. Al reconocerlos unas lágrimas corrieron por sus mejillas y el jefe se acercó a ella sonriendo para limpiarle las lágrimas con la mano mientras los otros dos reían.

-Hola, ¿me recuerdas?-le preguntó Tom acercando sus labios a su oído y al joven sintió un escalofrío.

-¡Déjenme ir!-pidió volteando su cara con brusquedad para que el hombre se alejara-por favor, le juro que no diré nada-añadió llorando.

-Shh shh shh calmate-soltó riendo después de erguirse y se dirigió a sus compañeros-¿oyeron eso? quiere que la dejemos ir después de el trabajo que nos costó traerla a sus aposentos. ¿Que opinan? ¿la soltamos y la dejamos ir?-añadió y soltó una fría carcajada al tiempo que los otros dos reían burlescos-largo de aquí, no quiero espectadores mientras disfruto de ésta delicia-les dijo con brusquedad y ambos salieron de la habitación.

Tom se sentó en la orilla de la cama y acercó su mano a la mejilla de la joven, pero ésta volteó la cara. Bruscamente la tomó de la quijada y le dio una fuerte bofetada haciendo que la joven gritara de dolor. Nuevamente acarició su mejilla y al comprobar que no opondría más resistencia se puso de pie, sonriendo satisfecho.

-Es tiempo de estrenarte-avisó levantándole la falda con brusquedad-te dije que me iba encargar de domarte para que entiendas que ahora me perteneces y puedo usarte como me plazca-añadió sonriendo y bajándose el pantalón mientras ella intentaba soltarse y lloraba…pues aún era virgen.

-Por favor…no lo haga-suplicó aterrorizada.

-Tranquila-la calmó Tom cariciandole la mejilla con delicadeza mientras que con la otra mano presionaba suavemente su entrepierna para entrar en calor-será doloroso por ser tu primera vez, pero verás como poco a poco tu cuerpo se irá adaptando a mí.

Al escuhar ésto, la joven forcejeó con fuerza para soltarse de sus ataduras, sin mucho éxito, mientras gritaba con desesperación y terror; pero lo único que recibió fue otra fuerte bofetada para someterla antes de tomarla con fuerza de la quijada y besarla en la boca con brusquedad. A la joven le causó asco sentir la lengua de su captor dentro de su boca y nuevamente intentó liberar sus brazos al mismo tiempo que instintivamente mordió la lengua de aquel hombre que estaba abusando de ella; pero tras ésto recibió una tercera bofetada

-Eres una maldita perra y serás tratada como tal-vociferó su captor al tiempo que la golpeaba otra vez-ahora sí te haré sufrir-añadió molesto colocandose sobre ella, sofocandola con el peso de su cuerpo.

-Aléjese de mí-soltó adolorida y desesperada tratando de empujarlo.

-¡Deja de moverte!-le gritó y la golpeó una vez más con fuerza lo que provocó que la joven se aturdiera y gritara de dolor-resistete y lucha todo lo que quieras, de nada te va servir, porque lo quieras o no, ésta noche te haré sangrar al abrirme paso dentro de ti-murmuró en su oído con cruel serenidad, antes de comenzar a besar su cuello y pechos.

Eli poco a poco iba perdiendo la energía para luchar y dejó de oponer resistencia mientras él recorría todo su cuerpo con la lengua. Pero al llegar a su entrepierna empezó a gritar y mover las piernas, lo poco que las ataduras en sus tobillos le permitían. Sin saber cómo, logró soltar una de sus manos.

-Ya es suficiente-gritó Tom deteniendo la mano de la joven-ven aquí rápido-llamó a uno de sus cómplices poniendose de pie y la joven pudo ver que su miembro ya estaba enorme y erecto y no pudo evitar sentir un escalofrío de terror al pensar en lo que estaba a punto de suceder.

Mientras la amarraban otra vez a la cama lloró con más desesperación sintiendose completamente indefensa.

-Encargate de ella, déjamela dócil porque no quiero que esté asi todo el rato-ordenó mientras su ayudante inyectaba una droga en el brazo de la joven, quien sintió como los musculos de su cuerpo se hacían flácidos y apenas tenía fuerza para respirar-no te preocupes, no te vas a desmayar, seguirás consciente de todo. Ésta droga solo te debilita e intensificará tus sentidos, sé que te gustará-le dijo cuando su complice los dejó solos-¡oh! pero lo olvidaba…por eso no quería usarla en tu primera vez, pero no me dejaste alternativa-añadió con finjida sorpresa-de por sí iba ser bastante doloroso para ti, ahora será casi insoportable. Estoy seguro de que va ser una experiencia deliciosa para mí porque entre más doloroso sea para mí, más placer sentiré yo-finalizó limpiando sus lágrimas y besando su cuello mientras le introducía un dedo en la vagina.

Ella sentía como jugueteaba su dedo dentro de ella mientras poco a poco introducía otro y fue entonces cuando sintió un estirón y soltó un quejido de dolor. Intentó hacer que sus músculos respondieran para resistirse al pensar en que si le había molestado que le metiera dos dedos en verdad sería una agonía que la penetrara con su pene, que era poco más ancho que su puño cerrado. Pero descubrió con tristeza que por más que intentaba reunir fuerzas para moverse, era imposible.

-Vaya que estás apretada-le dijo con frialdad sacando sus dedos y besó su boca-pero no te preocupes, con fuerza si podré entrar dentro de ti y con el paso del tiempo me deslizaré más facilmente, no será así de doloroso-añadió sonriendo y la joven sintió nauseas con el olor de la saliva del hombre mientras temblaba de miedo-llegó el momento-le susurró al oído mientras jadeaba de placer acariciando su miembro y colocandolo en la entrada de la vagina de la joven-¿estás lista?-le preguntó sonriendo y, con brusquedad y un rápido movimiento, clavó todo su pene dentro de ella soltando un gemido de placer y se recostó unos segundos sobre ella besando su cuello.

La joven sintió como se partía en dos y algo dentro de ella se rompía al ser penetrada y no pudo contener un grito de dolor. Sentía como las paredes de su vagina palpitaban rápidamente abrazando al pene dentro de ella, para mayor placer de Tom.

-Estás deliciosa y ya eres toda mía-le dijo jadeando de placer y sonriendo-ahora que ya estoy dentro de ti viene el verdadero dolor-añadió besando sus pezones y empezó a mover sus caderas para entrar y salir de ella rápidamente mientras Eli sentía como su vagina de rasgaba cada vez más con la fricción del pene, como si la estuviera penetrando con una lija seca y rasposa-Shh shh shh calmate-le dijo Tom jadeando cuando la joven empezó a soltar quejidos de dolor al tiempo que aumentaba el ritmo y profundidad de sus embestidas-apenas estoy empezando-aclaró y levantó su tronco apoyandose en los brazos de Eli para tener un mejor angulo de penetración.

Al poco tiempo la joven sintió un intenso dolor y notó cómo se rasgaba algo dentro de ella dejando salir un líquido caliente.

-¡Vaya vaya! ya te hice sangrar-le dijo riendo friamente entre jadeos al escuchar el grito de Eli-me siento muy afortunado por ser yo quien te rompió.

Asi continuó casi veinte minutos hasta que finalmente dio la ultima brusca embestida hasta el fondo antes de dejarse caer, exhausto y jadeante, sobre ella mientras la joven sentía como un liquido llenaba su interior y apenas podía respirar bajo su peso, lo único para lo que tenía fuerzas era para llorar.

-Ya, tranquila. Acabé por hoy. Poco a poco te irás acostumbrando…o almenos eso te conviene porque se repetirá diariamente. Hazte a la idea y aceptalo, de nada te sirve resistirte y sufrir por eso cada vez que seas mía-añadió con un susurro cruel y se incorporó saliendo de ella mientras la joven sentía como su vagina palpitaba adolorida y, tanto sangre como semen, salía en poca cantidad de ella. Deseaba con todo su ser limpiarse y acurrucarse a dormir…y no despertar.

-Fue un verdadero placer para mí este momento y ansío que se repita-le dijo Tom besando su mejilla por ultima vez después de vestirse-le diré a lo chicos que te inyecten el antídoto, pero permanecerás atada hasta que yo regrese para que no causes problemas mientras no estoy-añadió y se acercó nuevamente a su oído tras lamer su mejilla con lentitud-quiero que mi olor penetre en tu piel para que entiendas que ahora me perteneces y estás a mi merced.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *