sexo con un negro. relatos eróticos

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Hola, chicos y chicas de elatosporno, después de mucho tiempo he decidido iniciar a contar mi experiencias, espero les sea de su agrado. Para comenzar les diré que mi nombre es pilar tengo 28 años  y soy de Venezuela, tierra de mujeres hermosas y calientes; y esta de mas decir que yo no soy la excepción. Mido 173 cm tengo lindas tetas aunque algo pequeñas, soy delgada y tengo un trasero redondito, mi color de piel es trigueño tropical…

Hoy les contare como me tire un negro que siempre me tuvo ganas…

Todo comenzó cuando comencé mi postgrado, y me toco mudarme a otra localidad lejos de casa, mi relación sentimental estaba algo complicada, por múltiples factores que no les contare para no aburrirlos. Pues bien comenze los estudios y me abarcaba el tiempo de lunes a viernes, así que los viernes salía corriendo de clases a tomar un bus que me llevara a casa a ver a mis padres los fines de semana, he aquí donde todo comenzó.

Juan “EL NEGRO” lo conocí a través de mi hermano, una vez en un día de playa, ese día fue algo incomodo pues paso todo el día recostándome su verga, yo contaba con 17 años y desde entonces siempre me tuvo ganas hasta ahora. Entonces siempre me escribía y me decía que deseaba que fuera su mujer, pero yo siempre lo esquivaba y le toreaba sus presunciones.

Pues bien, como les mencione salía los viernes a casa pero llegaba de noche y el transporte era escaso y se me dio por llamar a Juan para pedirle el favor de llevarme a casa.

Juan: hola corazón como estas?

Yo: hola, bien y tú?

Juan : bien acá pensándote casualmente

Yo : que bien, sabes… necesito un favor tuyo

Juan: tú dirás mi reina para que soy bueno

Yo: podrías  venir a buscarme acabo de llegar y no hay transporte.

Juan : claro amor, la busco y la traigo a mi casita y nos divertimos un rato…

Se rio pícaramente y luego me dijo:

Donde estas? Ya voy por ti.

Le dije la dirección y en 15 minutos estaba recogiéndome,

Ya en el carro me pregunto si había cenado, le dije que ni había almorzado pues no me dio tiempo por salir corriendo. Entonces me dijo vamos para que comas se metió en un restaurant cenamos y conversamos. Nos tomamos unas cervezas, pero ya era tarde y le dije que nos fuéramos. Me llevo a casa. Cuando me iba a bajar me dijo mañana vengo por ti para que salgamos, el corazón me brinco pero las cervezas ayudaron un poco y le respondí

–       ok…

Esta escena comenzó a repetirse semana tras semanas… hasta que me dijo un día mañana vengo por ti… y yo le respondí como siempre:

–       ok

Pero esta vez toda fue diferente, salimos comimos  algo y luego nos fuimos a caminar por la playa y llegamos hasta el malecón, el había comprado una botella de whiskey y comenzamos a tomar de a tragos…

El era muy meloso conmigo, me acariciaba la rodilla y el muslo, y no perdía la oportunidad de besarme el cuello y las mejillas. Yo estaba poniéndome húmeda, y estaba saliéndome de control…

La conversa se torno algo sexual y comenzamos a jugar verdad o reto, y el aprovechaba para hacerme insinuaciones, nunca perdía el momento de hacerlo realmente… no sé si fue el alcohol y la calentura que acepte su propuesta, pero colocando ciertas condiciones, las cual el acepto…

Seguimos tomando y él seguía acariandome ya podía sentir mi humedad, y me dijo:

-. Yo también estoy húmedo,..

Un escalofrío rodo por toda mi espalda y mis pensamientos comenzaron a volar.

Luego me dijo:

-.  Te reto

Yo me lo quedo mirando desafiando su proposición y le respondí.

-. A que me retas?

El sonrió y me dijo:

-. Te reto a que me la chupes acá…

Yo quede petrificada, pero no podía amilanarme el alcohol fluía por mis venas y la calentura que tenía no era normal, mire a todos lados y literalmente estábamos solos, así que me incorpore y la dije:

-. Solo un poco , ok…

El sonrió y dijo…

-. Está bien…

Me acomode desabroche su pantalón y le baje el cierre, tenía un paquete enorme, estaba acelerada, le saque la verga y olvide donde estaba por un segundo y la metí en mi boca, era enorme casi no me entraba, le pasaba la lengua y limpiaba la babita que salía de su guevo, que delicia de verga tenía en mis manos… levante mi mirada y le dije:

-. Vayamos a otro lugar

Se medio acomodo el pantalón y nos fuimos a su auto, una vez allí volví a sacárselo y seguí chupándoselo mientras manejaba, me temo de los cabellos y me presionaba a hacerle garganta profunda , yo estaba delirando con semejante verga, de repente detuvo el auto y sentí como su verga crecía en mi boca y comenzó a acabar chorro de leche , casi me ahogo pero no desperdicie ni una gota … debo decirle que amo hacer sexo oral y tragar la leche. Retomo la marcha del auto y metió su mano en mis entrepiernas y comenzó a acariciarme la concha, yo estaba muy húmeda…

Llegamos al hotel yo estaba muy excitada, deseaba tenerlo dentro de mi …

Entramos en la habitación, me tomo por la cintura y de un zarpazo me quito la ropa, te tendió en la cama y me susurro al oído :

.- es mi turno

Comenzó la pasar su lengua por mi clítoris, chupaba y lamia con su lengua todo mi sexo, apretaba mis nalgas y me tomaba con fuerzas de las caderas, mi cuerpo vibraba, sentía explosiones de placer, los orgasmos explotaban uno tras del otro, jadeante gritaba:

.- Chupamelaaaaa, que ricoooo se siente.

.-aaaaaah, aaaaaaaaaaaaah

Metía su lengua en mi vagina, me estaba cogiendo con su lengua.

Yo deseaba sentirlo dentro de mí, le dije:

.- te quiero dentro de mi …

El me respondió :

.- aun no , quiero que vuelvas a chupármela…

Ya había comenzado a ponerse dura de nuevo, comenze a chupársela y me dijo :

.-Quiero que hagas algo, tócame el culo mientras me la chupas.

Me sorprendió pero accedí, yo estaba deseosa, y esa verga en mi boca era una delicia. Pues las caricias en su culo hacían que su enorme verga creciera más.

Le chupe las bolas y le metía mi dedo.. El estaba full excitado … me tomo con fuerza y me dijo:

.-quieres guevo…?

Y sin darme chance de nada me la metió toda….

Sentí que explotaba en mil pedazos, era excitante, me tomaba por las caderas y entraba y salía de mí con un ritmo frenético…

Yo gritaba mientras mis orgasmos estallaban cual fuegos artificiales… mi garganta expresaban los grito y los gemidos. Era agónico tanto placer.

Aaaaaaaah aaaaaaaah aaaaaaaaaah,

Dame así, que rico , dame más….duroooo siiiii

Párteme en dos… aaaaaaahhhhhh.

Sentía como me golpeaba mi útero, mis piernas se desvanecían

Su enorme pene me estaba destrozando…

De repente salió de mí, y me giro y me dijo :

.-Serás mi perra!

Me puso en cuatro y me lo metió poco a poco, sentí cada centímetro de su verga, tomo por las caderas y entraba y salía de mí…

.- aaaaaaahhhhhh. Que placer sentía.

Que perrita tan rica eres, y sentí una palmada en el culo, eso me hizo arder de locura , me estaba cogiendo intensamente y palmeaba mi culo sin cesar.

Apretaba mis nalgas, pellizcaba mis pezones estaba delirando entre sus manos…

Salió de mí, se acostó en la cama y me dijo:

.- chúpamela …

Obedecí y comencé a chupársela, saboreaba sus jugos y los míos…

Acariciaba y lamia sus bolas, eso lo excitaba mucho y quise ir mas allá, comenze a lamerle el culo y exploto de excitación… que erección más brutal tenia, quería sentirla… me subí sobre él y comenze a cabalgarlo, movía mis caderas con locura, el me acaricia y apretaba las nalgas… mordía mis pezones…

Aaaaaaaaaaaaaaaaaah , aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaah  si que ricoooo, que verga más rica.

Sentí su fuerza en mis caderas y comenzó a acabar  era un torrente ardiente…

Caí, exhausta en su pecho y nos dormimos…

En la mañana me despertó con su verga en mi cara. Se la chupe hasta que me dio de su leche. Nos duchamos y en el baño me cogió pegada a la pared de la ducha dejándome temblorosa las piernas… y luego me llevo a casa.

Desde ese día siempre va por mi y hay que cosas las que hemos hecho… pero esa es otra historia.

Besitos….

Un comentario sobre “sexo con un negro. relatos eróticos

  • el junio 6, 2019 a las 10:10 pm
    Permalink

    Nunca le he dado mi culo a un negro, pero no pierdo las esperanzas, todos los penes de negros que he visto son enormes, pero creo que mi culo aguantaría una verga negra, ahora no sé si yo la aguante

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *