las millonarias tambien follan. relatos eroticos

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Hola soy Beatriz y a dos semanas de la muerte de mi marido en accidente de tráfico,tuve que hacer frente a la empresa del cual era dueño., herede sus millones también la responsabilidad de dirigir sus negocios.

En la primera reunión con sus socios minoritarios pude ponerme al tanto de un convenio con una empresa multinacional para cerrar un trato que nos dejaría un buen beneficio.

Todo muy técnico para mí, pero lo que si tenía en claro es que tenía que convencer a esas personas para que nos dieran su apoyo y confianza.

Sin perder el tiempo arregle un encuentro con esta gente, seria en mi propia casa, donde las comodidades de la mansión, sumadas al empeño de mi parte para que se sientan cómodos, ayudaría a llegar a cumplir con el objetivo sin ninguna duda.

Eran las 16 horas del Viernes, teníamos la reunión estaba por lo tanto me vestí para impresionarlos, un vestido azul muy bonito que llegaba un poco más arriba de mis rodillas, no era despampanante pero si dejaba apreciar mis hermosas curvas, decidí no usar corpiño para que puedan notarse mis pezones a través de él. Quiero deciros que soy una mujer fogosa, con mi difunto marido follabamos 4 días por semana.

Unos minutos pasadas las 16 horas. Sonó el timbre estaba ansiosa por lo tanto mande al mayordomo a preparar la merienda mientras yo personalmente atendí la puerta.

Eran dos hombres de unos cuarenta y pico de años bien vestidos y apuestos, lo que me alegro bastante, con una sonrisa les di la bienvenida.

Buenas tardes señores vienen para la reunión los estaba esperando pasen por favor.

Me dieron la mano y se presentaron como Alfonso igual que mi difunto marido y Carlos.

Con permiso no sabía que mi tocayo Alfonso tenía una hija tan linda.

Me sonroje en un principio, y tuve que aclarar la situación, después de todo era demasiado joven para que alguien imaginase que ya era viuda.

Era de esperar la expresión de asombro en los rostros de estos señores, de seguro pensaron en lo afortunado que era mi marido en tener de mujer a alguien como yo, de hecho sí que lo era, pero ahora era libre como el viento..

Esta era mi oportunidad para demostrarme a mí misma que si estoy capacitada para realizar cosas importantes.

Y esta tarde me propuse lograrlo cueste lo que cueste.

Si no les parece mal nos reunimos en el jardín de atrás., el día esta hermoso, allí estaremos cómodos.

Él te no se hizo esperar, y sin perder el tiempo Carlos saco de su maletín papeles y cláusulas que no alcancé bien a entender, ya me habían advertido los socios de la empresa que estos capitalistas era duros de roer.

Cuando las cosas estaban poniéndose difíciles, y los proyectos que les estaba mostrando no alcanzaban a convencerlos, decidí poner en marcha el plan que empleamos todas las mujeres.

De seguro ustedes ya se imaginaran de qué manera lograría ganarme la confianza que faltaba para convencerlos.

Al acercarme a Alfonso para explicarle algunos puntos de la propuesta, apoye como sin darme cuenta una de mis tetas en su hombro, la reacción fue instantánea, y una de sus manos cogió mi cintura, para bajar lentamente hacia una de mis piernas.

Hice como si nada pasara, y seguí con lo mío, pero Carlos si se dio cuenta y creo que desde el otro lado de la mesa se sobaba su polla.

La mano de Alfonso subió por mis piernas y alcanzo a rozar mi coño, un escalofrío corrió por mi espalda, y un gemido que no pude disimular escapo de mis labios.

Pare con las explicaciones técnicas del contrato, para cerrar los ojos y entregarme a las suaves caricias que me estaban dando a través del tangas.

Sus manos exploraban en forma circular mi pipa, que ya habían mojado mi coño.

Estaba casi inmóvil dejando que la excitación creciera más en mí, cuando sentí la presencia de Carlos tras de mí, me cogió de la cintura atrayéndome hacia él y haciendo que notase su polla dura como roca.

Empezó a frotarse en mi culo en forma descarada mientras me susurraba al oído.

Bea preciosa tienes un cuerpo de ensueño, de solo mirarte se me pone dura, voy a disfrutar mucho metiendo mi polla en tu culo, porque de esta no te salvas..

Ante tanto afecto yo también empecé a frotarme en ellos, e instintivamente toque a través del pantalón la polla que empujaba mis nalgas, era larga y gruesa, pude imaginarla tratando de entrar por mi apretado culito, calentándome más y más.

No podía concentrarme en mi objetivo, mi estado hacía más que evidente que esa tarde necesitaba de una polla dura y gruesa, llevaba ya más de un mes sin follar.

Alfonso entretanto me sobaba los pechos, se notaba que tenía práctica porque a veces los apretaba como si los estuviera amasando y otras solamente los rozaba.

Besaba mi cuello arrancándome suspiros, luego sus labios buscaron los míos.

¿A ver preciosa, a ver a qué huele esta carita de ángel?”.

Supongo que huelo a mujer, dije fingiendo inocencia.

Estás equivocada, yo creo que hueles a hembra con gana de polla, qué rico hueles”

Y esa carita de ángel que tienes me deja la sensación que estoy manoseando a una colegiala adolescente.

Estaba tan equivocado, a punto de cumplir 29 años era todavía una hembra bien entrenada en materia de sexo, lo que me convertía en una mujer muy puta.

Tomando mi mentón con una de sus manos me dio un beso casi desesperado, su lengua y su saliva invadían mi boca, que bien besaba, nuestras lenguas se entrelazaron, los tenia extremadamente cachondos, esta era mi oportunidad para tomar el control de la situación, de seguro estarían dispuesto a todo a fin de follarme..

Me aparte de ellos y les dije sonriendo.

Señores creo que llego la hora de cerrar el trato, nada más su firma aquí, y yo estaría dispuesta a cumplir sus más perversas fantasías.

Saqué mis tetas para que puedan ver la mercadería, que estaban a punto de comer.

Firmaron y rápidamente se acercaron a mí, les ofrecí dirigirnos dentro de la casa, al estudio precisamente, allí estaremos más cómodos y a resguardo de la mirada del mayordomo que de seguro se estaría masturbando tras los arbustos.

Mientras andábamos al interior de la casa pude sentir como sus manos tocaban mi culo, como niños que no pueden esperar estrenar un juguete, y sus rostros transformados en una mueca que reflejaban un morbo y una perversidad pocas veces vista.

Estaba segura que esta vez sí sentiría la dureza de mis tetas en manos de estos dos tíos hambrientos de carne, joven y hermosa como la mía.

Una vez dentro del estudio las cosas se pusieron a mil revoluciones, Alfonso que estaba junto a mí se puso sobre uno de mis muslos y recorrió un corto camino que lo llevó sin muchos obstáculos a tocar mi coño. Me besaba el cuello y yo me entregué a besarlo también, agarraba su polla aun dentro del pantalón y la apretaba con la mano.

Carlos obsesionado con mi culo se acomodó a mis espaldas y mientras me agarraba ambas nalgas con una fuerza deliciosa, empecé a sentir como un trozo de carne con la punta húmeda empezaba un recorrido por mi culo. Mi tanga voló de un tirón y se rompió en dos.

Al mirar de reojo pude ver lo descomunal del tamaño de su polla, que se acomodó entre mis nalgas refregándose de arriba a abajo, como masturbándose en ellas.

Qué bien dijo Carlos sentí como mi polla está ansiosa por entrar en tu culo, no lo podes negar, tu culo es un espectáculo con una armonía perfecta entre lo delgado de tu cintura y lo rotundo de sus fabulosas piernas, qué manjar para mis ojos!

Ya sin mi vestidito ni mi tanga estaba completamente desnuda, a merced de sus manos ansiosas de tocar mi cuerpo.

Alfonso se encargó de saborear mis tetas, medianos pero suculentos, coronados por unos peoncitos pequeños y puntiagudos, que engullo golosamente.

Me retorcía de gusto, estos tíos sí que sabían lo que a una mujer les gusta sentir.

Perdí la cuenta de los minutos que llevaban acariciándome y apoyándome.

Solo se oían los chupetones de sus lenguas sobre mi cuerpo y mis gemidos de nueva puta que por primera vez sentía dos bocas al mismo tiempo.

Sin mediar palabras me dirigí hasta la bragueta de Alfonso baje el cierre del pantalón y como impulsado por una catapulta salto su polla golpeándome la cara, era casi tan grande como la de Carlos.

Hambrienta de polla engullí golosamente, primero el capullo húmedo y gordo, para después tragármelo entero, ya me estaba habituando a tragar pollas hasta mi garganta, Carlos no quería quedarse atrás y empujaba su polla al lado de mis labios, que de seguro mi boca no podía albergar las dos al mismo tiempo.

Me estaba luciendo con lo que hacía, chupaba, lamía, tragaba, y con mi otra mano masturbaba a Carlos, me recreaba con ellos, seguramente los dos estarían gozando como nunca, con la terrible mamada que les estaba dando.

Anda Bea que bien lo haces tan bien, nunca pensé que una Señora como tú, la chupara tan bien ahhh mmmmmOhhhhhhh…….siiiiiiiiiii, me gustaaaaaaa, quiero maaaas, quierooo que me lo devores decía Alfonso.

Los miraba a los ojos mientras chupaba, eso los excitaba de mucho, sentí verdadera adoración hacia aquellas pollas.

Me gustaba tanto sentir sus tiesas pollas dentro de mi boca, y con mis manos acariciaba sus huevos, me gustó tanto la forma que tenían que me saqué la polla de la boca durante unos segundos para poder meterme los huevos en la boca, sentir su forma ovalada entre mis dientes, juguetear un poco con ellos masajeándolos con mi lengua, llenándome la boca con sus huevos.

Ahhh Beatriz jamás nadie me hizo estremecer como lo estás haciendo tu,ahora, mmmmm tu hermosa boquita sí que sabe jugar con pollas ahhhh ahh.

Me incorpore y de un solo empujón acosté a  Alfonso sobre el amplio sofá, camine en forma sensual hacia él, y abrí mis piernas para acomodar mis rodillas, a ambos costados de su cintura, de modo tal que su polla quedo a la altura de mi coño, mis ganas de sentir tan buena polla dentro mío eran irresistibles.

Y le dije Alfonso voy a demostrarte que soy una amazona muy buena, merecedora de tu polla, además parece que estoy follando con tu tocayo Q.E.D, aunque la tuviera más chica.

Cogí con mis manos su tronco u metí la punta del capullo dentro de  mí, era tanta la lubricación de mi coño que el mismo se deslizo por completo, hasta quedar solamente sus huevos fuera.

Empecé a moverme de arriba a abajo, tragando, devorando su polla, él no se quedó atrás y con bastante ritmo me la metía por completo para después sacarla casi en su totalidad, sentía sus huevos golpear en mis nalgas.

Estaba disfrutando a pleno, Alfonso sabía follar muy bien, con movimientos circulares su polla estaba haciendo estremecer mi coño, que hervía de gusto

A un costado Carlos se pajeaba sin perder detalle delo que estaba pasando..

Lo mire como invitándolo a unirse a nosotros.

Venga Carlos, no te pongas celoso que para ti también hay.

Sin parar un instante de moverme agarre la polla de Carlos y me lo metí lentamente en la boca, pasando mi lengua por el capullo y por su diámetro, y empecé a mover lenta y rítmicamente su capullo hacia adelante y hacia atrás, sintiéndolo crecer todavía más en mi boca, Carlos empezó a gemir y eso me excitó más todavía, noté cómo él cerraba los puños, cogiéndome entre sus dedos mechones de pelo, y supe que le estaba gustando, así que lo hice más rápido, pero paré pronto, porque deseaba descubrir los entresijos de aquella polla, recorrer hasta su último rincón con mis labios.

Agarro mi cabeza desde la nuca y empezó a meterme su polla en la boca en forma violenta, literalmente me estaba follando por la boca, estaba cachondisimo.

Alfonso no bajaba su ritmo y con sus manos abrían mis cachetes, luego metió uno de sus dedos en mi culo.

Se sentía muy bien su dedo explorando mi apretado orificio, se sentiría mucho mejor con una polla dentro.

La idea paso como una ráfaga por mi pervertida mente, una polla estaba dándome un gusto indescriptible, que se sentiría tener otra polla en mi interior, de seguro doble placer.

De solo pensarlo, sentí como un terrible orgasmo invadía mi cuerpo, mis jugos empaparon la tranca de Alfonso que no paraba con sus embestidas. Vamos sígueme cabalgando, Ohhhhhhh…….siiiiiiiiiii, me gustaaaaaaa, quiero maaaas, quierooo que me folleeees Alfonso, siiiiii lo necesitoooooooo-parece que estoy follando con mi marido,pero con mejor polla.

Sin lugar a dudas ya estaba decidida, tenía que probar dos pollas dentro de mí.

El estudio era solo gemidos, de los tres, este estudio que de seguro se firmarían varios contratos cuando aún vivía mi marido, estaba yo debatiéndome con dos pollas, y estaba saliendo airosa, me estaba convirtiendo en la mejor puta de la Ciudad..

Pare de chupar la polla de Carlos y lo mire directamente a los ojos.

No dije una sola palabra, pero mi mirada, pedía a gritos que el metiera su polla en mi culo.

Se puso tras de mi, deleitándose con mis movimientos de puta en celo, literalmente era yo la que me cogía aquella polla.

Beatriz estas tan caliente, y al ver tu hermoso culito mi polla da brincos de alegría, al fin voy a metértela.

Estaba fuera de sí, la poca cordura que me quedaba se había esfumado, entonces le supliqué.

Vamos carlitos!!!!!, métemela de una vez que mi culo está ansioso, vamos sin recelos, mete tu polla en mi culo.

Y entonces él me la empezó a meter suavemente. Su capullo empezó a abrir el agujero poco a poco, siguiendo unos movimientos basados en enculadas muy suaves. Cuando él progresaba yo me retiraba, de manera que pronto comprendió que era yo quien mandaba y quien organizaba la metida jaja. En unos pocos movimientos, había metido su capullo dentro de mi culo y superada la resistencia inicial, de manera que con un poco más, me encontré con toda su polla dentro sin haber sentido dolor ninguno.

Era la primera vez en que me follaban dos hombres a la vez, y con el meneo rítmico, me vino una segunda corrida. Mi culo estaba al rojo vivo, creía que me iba a estallar, cada vez aceleraban más el ritmo, Las dos pollas a la vez se movían como dos pistones, y yo me sentía enla gloria..

Vamos Bea mueve tu culo, que te lo estoy reventando, siente como mi polla llega al fondo, vamos sigue así que te encanta. Ohhhhhhhh, siiiiiiiiiii maaaaas….que pollas mas duraaaaaaas, como las sientoooooooo, maaas, maaaaaas maaaaaas-

Mis gemidos parecían gritos, Alfonso metía sin piedad su polla, se paraba en punta de pies para meterse más en mí, sus huevos golpeaban mis nalgas, y la tranca que nunca paro el ritmo.

Eso es, follarme, no paréis muévanse dentro de mí, quiero sentirlos moviéndose dentro mío!!!!

La polla que tenía metida en el culo, de pronto paro de moverse lo que me hacía presumir que Carlos estaba a punto de correrse, esa polla tiesa y dura quedo inmóvil dentro de mí, Toma mi pollaaaaaa,como disfrutooooooo, que culo mas apretaditoooooo, me encantaaaa, ohhhhhhh tiaaaaaaaa, que gustooooo sentí como latía como con vida propia, y en cada latido descargaba un chorro de espesa leche en mi interior, sí que era abundante, de esa forma quedo besando mi espalda, balbuceando frases que no entendía.

Alfonso no pudo resistir mucho tampoco, ¡!Me corrrooooooooooooooo!!. ¡!Y yooooooooooo!!Acelero el ritmo de mete y saca, y en forma rápida se apartó de mí, y coloco su polla empapada de mis jugos vaginales cerca de mi cara.

Beatriz quiero que te metas mi polla en tu boca, quiero descargarme allí, por favor que no aguanto más!!!! ¡!Me corrrooooooooooooooo!!. Ahí va mi leche

La trague golosamente, y casi al instante borbotones de leche llenaron mi boca, que de pequeña que es, dejaba escapar leche por los costados.

Quedaron los dos recostados al lado mío, muy cansados, después de tamaña experiencia, cuando pudieron reponerse se cambiaron en forma rápida.

Comentaron que se les hacía tarde para otra reunión de negocios, y que se iban totalmente satisfechos, por lo concretado esa tarde.

Los acompañe hasta la puerta, y los bese en los labios, agradecida por todo lo recibido. Después de todo resulto bastante bien para ser una principiante en los temas de acuerdos empresariales.

Esa es la  mi historia afrontando sola los embates de la vida, resolviendo con valentía cuando las cosas se ponían difíciles, como lo demostré aquella tarde.

De todo lo ocurrido, se enteró el mayordomo que al ser un hombre de 45 años no dejo de hacerse pajas a mi costa, para mantener la descripción, tuve que empezar a follar con él a diario, la verdad es que a mi me gustaba porque tiene una buena herramienta, además al yo no tener carnet de conducir tuve que contratar aún chofer, de lo que deje encargado a él, y asi pude follar con los dos, pero esto lo contaré en otro relato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *