Cornudo con carácter

Sígueme en instagram: @babykarelvis

¡Oye tú!

-¿Quien?¿Yo?

– ¡Sí Tú! ¡Esclavo!- Así es. No sé muy bien como me convenció… Pero, para remediar la venganza “excesiva” que le hice, me convirtió en su esclavo por 2 meses. Me obligaba a todo lo que yo le obligaba a hacer y más. Por ejemplo; en Halloween me hizo ir al trabajo vestido de princesa, menos mal tengo un uniforme en los casilleros de la universidad pero el recorrido hasta mi hogar lo tuve que hacer vestido como la cenicienta, al comienzo me negué y siempre tenía un tecnicismo para cada mandamiento de Lilly, hasta que Alicia me amenazó con recortar el presupuesto del laboratorio, aparentemente Alicia y Lilly se volvieron las “bestis”, “B.F.F”, “mejores amiguis” o como sea, ya que las dos fueron victimas de mi estratagema juraron unir fuerzas para “evitar otro ardid”. Si fuera el Gadriel de hace 2 años lo hubiera mandado todo a la mierda, pero tenía todo lo que quería en esa vida; el cariño de Lilly, el sexo de Alicia y mi empleo, la verdad no quería cambiar nada de eso.

-¿Que necesita ama?- dije con cierto sarcasmo.

-Vamos a ir a la boda de Jorge ¿verdad?- Jorge, mi jefe, se iba a casar con su novia de toda la vida, Sofía, la cual era una amiga muy intima de Lilly y mía. Iba a ser en una iglesia en todo el centro de la ciudad y seguro una de las bodas mas caras de la ciudad.

-Usted es la que manda, diga usted.

-Pues sí, sí vamos a ir, te guste o no…

-Ok, como sea, me voy a dormir.

-eh, eh, eh. ¿Quien dijo que podías ir a dormir esclavo?

-Mis huevos.- En eso me lanza el cojín que estaba en el asiento al lado del que ella estaba sentada. El cojín pasó por al lado de mi pierna sin siquiera tocarme. Lilly siempre ha tenido mala puntería.

-Eso te pasa por responder mal a tu dueña. Ya se cual va a ser tu prueba final…- dijo haciendo una sonrisa malévola.

-Oh no, ¡Que miedo! -dije agitando mis manos como si estuviera temblando.-me voy a dormir.

-¡ESCÚCHAME! Recuerda que tengo a Alicia de mi lado…- hice un suspiro, tenía razón, debía obedecer.

-¿Cual va a ser mi prueba final?

-Ya que tú te crees un maestro de la manipulación y tú amigo Jorge es muy cercano a ti… Para tu prueba final tienes que hacer que Jorge y yo follemos en la boda.- Solté una carcajada.

-¿Quieres follarte a Jorge en la boda?- dije riéndome a carcajadas mientras Lilly se mantenía seria.

-Sí, y tú vas a orquestar todo.

-Eso es imposible. Jorge va a estar en la misma iglesia en la que va a estar su futura esposa y toda su familia, va a ser imposible, y si lo llego a conseguir vamos a arruinar el matrimonio de Sofía.

-Eso no es mi problema…

-¿Y si no soy capaz?

-Se que vas a ser capaz, pero si no eres capaz, vas a ser la prostituta de los tres chiflados que me violaron aquella noche.

-Yo no puedo tomar tres vergas a la vez. Para esa prueba necesitaría una vagina.- Tras ese comentario Lilly se rió.

-Tampoco es mi problema, así que tienes 3 días para conseguir un plan que me haga follar con Jorge o un cirujano que te ponga una vagina.

-Eres mala…

-Aprendí del peor…

Lilly me había arruinado la noche, ahora no podía dormir, no paraba de pensar como putas iba a conseguir que Jorge le pusiera los cuernos a su mujer el día de su boda. Pero tener la mente fría era mi especialidad, y así como hice un plan para hundir a Lilly, debía hacer un plan para remediarlo. Hice lo que siempre hago cuando tengo que pensar en un plan para arruinar un matrimonio; ponerme audífonos, zapatos deportivos y caminar por la ciudad mientras escucho la increíble destreza que tiene Yamandu Costa con su guitarra de 7 cuerdas hasta que se me ocurra que hacer. Eran ya las 11 de la noche cuando se me iluminó la cabeza. Volví a mi apartamento y me acosté al lado de Lilly que creía profundamente dormida.

-¿Ya sabes como hacerlo?- “al parecer no estaba tan profunda”

-Mas o menos, me faltan algunas cosas.

-¿Hay algo en lo que pueda ayudar?

-No, tú solo relájate y disfruta la función.

A la mañana siguiente me desperté temprano y ,ya que el jefe de mi investigación (Jorge) estaba apunto de casarse, se tomó unos días libres antes de su boda.

“Sin mi jefecito yo soy un inútil en el laboratorio. Así que yo también me voy a tomar los días libres” Le dije a Jorge por teléfono. Necesitaba esos días antes de la boda para hacer todo correctamente sin arruinarles completamente el matrimonio.

Primero llamé a Samantha, le dije que me acompañara a visitar a unos amigos, ella accedió.

-¿Quien va a ser el pobre diablo que recibirá tu visita?

-Jorge.

-¡¿Vas a embaucar a Jorge?!

-En el camino te explico. ¿Vienes?

-Encantada… Pero me debes un favor…

-Te invito a comer un helado.

-Si por “comer helado” te refieres a follar, encantada.

-No, le prometí a Lilly que no más engaños de parte mía.

-¿Entonces lo que tienes con Alicia que es?

-Alicia es millonaria… Y Lilly lo consiente.

-Touché… Pero quiero un helado y… 500 euros.

-Un helado y te meto a la boda, hay bufé libre, puedes comer lo que quieras y vas a tener un asiento en primera fila para ver a Lilly follar con Jorge.

-¡TRATO!- dijo soltando una carcajada.

-Pero haces todo lo que yo diga.

-Soy toda tuya.

-Siempre lo has sido…Paso por ti en 5 minutos.

Después de recogerla fuimos a la casa de los futuros casado. Mientras nos dirigíamos hacia allá le conté el plan. Un conjunto residencial de casas adosadas y medianamente grandes, con una portería y un parqueadero para visitantes, me estacioné ahí y fui a tocar a la casa de Jorge. Me recibió Sofía.

-Oh, hola Gadriel, no esperábamos tu visita y la de tu amiga… Que no se quien es…

-Samantha, encantada de conocerte.- Me interrumpió Samantha antes de que yo pudiera decir algo

-Sofía, amiga de Gadriel.- Se dieron un apretón de manos y nos invitó a seguir a la sala.-Entonces. Gadriel. ¿A que se debe tu visita?

-Ya que falta poco para el gran día y Como padrino de la boda sentí la necesidad de ver como iba todo.¿Y Jorge?

-Está en su habitación, los nervios lo están matando igual que a mi, aparte de que aún nos faltan cosas por preparar…-“Pura mierda, ellos tenían asistentes que planeaban todo por ellos” pensé. Jorge siempre ha sido un hombre de gran fortuna ya que era el que más ganaba en el trabajo y pertenecía a una familia de hombres poderosos.

-Entiendo, estuve en tus zapatos.

-¿Quieren algo de beber?

-¿Tienes capuccino, dos de azúcar, con mucha espuma y limón amarillo?- Sofía siempre decía que el limón arruina todo el capuccino, pero a mi me gustaba

-Me voy a demorar un poco, pero aquí el invitado es el rey.- Se fue a la cocina y nos dejó solos.

-Sam, tú ya conoces a Jorge ¿Cierto?

-Sip, tú me lo presentaste hace rato, somos amigos.

-Pues ve al segundo piso, ahí esta la habitación de Jorge al final del pasillo, has lo que te dije.

-Sí señor.- Samantha salió apurada a la habitación de Jorge, mientras caminaba podía ver su excelente figura, unas caderas tremendas, una cintura delgada y unas nalgas inmensas y bien puestas, atrapadas en unos leggins negros muy apretados, unos senos asomándose por un top casi transparente con un escote de infarto, sin sostén y un abdomen marcado y plano con un piercing en el ombligo. Samantha era toda una diosa, pelirroja con un rostro egregio de ángel, unos labios sutiles pero seductores y unos ojos verde salvia hipnotizantes.

-Aquí esta tu capiccino sabor a mierda.- dijo Sofía sentandose al lado mío y dejando el capuccino en la mesa.

-Gracias.

-¿Y Samantha?

-Dijo que quería ir al baño.

-Ah, ok

-.¿Como está Jorge?

-Muerto.

-¿Del miedo?

-Digamos que sí.- Seguro se refería el Jorge Jr que estaba entre las piernas, eso me daba un punto de ventaja. Me acerqué un poco más a ella mientras tomaba un poco de capuccino.

-Explicame…

-Es que el quiere tener sexo pero yo estoy cansada.

-Te entiendo; El empleo, la boda, tu marido, debes estar muy cansada. Esto solo es una sugerencia, pero, cuando Jorge te pida sexo… Por qué no haces lo que siempre haces y te quedas acostada mientras él hace lo suyo.- Después de ese comentario se empieza a reir y me golpea el brazo. Sofía siempre fue muy risueña y sabía reirse de si misma.

-Eres un idiota. ¿Jorge conoce a Samantha?

-Sí, Jorge y ella pese a conocerse desde hace mucho tiempo no eran muy unidos así que tal vez ya la olvidó. Cambiando de tema, debes relajarte, ¿Por qué no salimos un rato antes de la boda?

-¿Como una noche de soltera?

-Conmigo va a ser más especial…

-No lo sé, tengo que estar con Jorge.- No pude sostener la risa.

-¿Hablas enserio?, después de la boda vas a estar todos los días con él hasta que la muerte los separe. 2 horas no van a hacer nada de daño. Mira, te tengo un trato, vamos a donde está Jorge, si está dormido nos vamos, si no lo está nos quedamos y compartimos con él.- “Si mis calculos no fallan Jorge debe estar en la telaraña de Samantha ahora mismo” pensé

-Esta bien.- Nos levantamos y fuimos muy silenciosos al cuarto de Jorge en el segundo piso, cuando abrimos la puerta vimos a Samantha y Jorge bailando lentamente con música a medio volumen, muy pegados, Jorge estaba de espaldas, Samantha nos vio y sonrió, luego besó a Jorge en la boca. Sofía estaba pálida apenas vio esa escena, yo prediciendo lo que pensaba hacer. La detuve y la llevé de la mano hasta el primer piso.

-Ese hijo de puta.

-Oye, respir…

-Cállate, esa perra es tu amiga, la trajiste aquí y ahora se va a follar a mi Jorge. Lo voy a detener- dijo levantándose del sofá con los puños apretados y con pasos firmes y acelerados.

-No lo hagas Sofía- La agarré y la abracé mientras la sacaba de la casa.- yo se como se siente, yo estuve ahí y esa no es la solución.

-Tú que sabes como se siente.- Di un suspiro y, sentados en una banca de un parque que estaba al frente de la casa le conté una versión falsa de lo que pasó con Lilly, le dije que ella me fue infiel y que yo equilibré la balanza follándome a otra, luego le conté todo lo que hice y ella al principio se enojo pero luego creyó que era lo justo, los dos aceptamos nuestros cuernos porque nos amábamos. Sofía empezó a llorar. Sofía es una mujer sensible y se puede confundir con sumisa ya que intenta que todos estén felices y conformes con ella.

-Sofía, tú y Jorge están apunto de casarse, piensa bien lo que vas a hacer.¿Tú amas a Jorge?

-Lo amo más que a nada, pero él a la primera puta que se le acercó se dejó follar.

-No, aún no lo sabes, solo los viste besarse, y estoy seguro que Jorge te ama, solo está pasando por un mal momento, y tú no tienes sexo con él.

-Eso no es excusa…Y… Específicamente …¿Cómo equilibraste la balanza?- Me dijo con una cara de cordero degollado. Yo sin mediar más palabras la agarré de la nuca y la besé en la boca, al principio se resistió pero luego se dejó y reposó sus manos sobre mi pecho, la atraje hacia mi y hice que se sentara encima mio. Nos estuvimos besando por 5 minutos mientras le sobaba el culo. Luego nos separamos un momento, mientras ella tomaba aliento yo miré a el segundo piso de la casa, ahí estaban, en la ventana de la habitación, Jorge y Samantha mirándonos. Jorge estaba pálido, con la boca abierta y Samantha estaba con una sonrisa de oreja a oreja.

-Oye, esto no está bien- dijo un poco más tranquila sin darse cuenta que Jorge la estaba mirando-, ya estoy más tranquila con la historia que me contaste, y creo que lo indicado sería hablar con Jorge. Además, un vecino nos pudo haber visto. Debo volver.- Se levantó y fue caminando tímidamente a la casa.

-No, espera, no le digas a Jorge nada. Solo hasta después de la boda. Tú y yo nos dejamos llevar, Jorge es mi amigo y no quiero que me odie por esto. Solo espera después de la boda para hablar bien con él. Por favor… No puedes echar todo al traste.

-No lo sé, no creo que sea lo indicado, si él se niega a seguir conmigo después de la boda todo esto va a ser en vano.- Estaba siendo un poco exagerada, pero así era ella, y peor porque estaba apunto de casarse.

-Déjame hablar con Jorge, voy a solucionar todo, si Jorge no vuelve rendido a tus pies mañana en la noche, yo te ayudo a separarte de él para siempre y vengarte de Samantha, estoy seguro que Jorge no te cambiaría por nada.¿Que dices?- Al principio dudó un poco pero luego se acercó a mi y señalándome con él dedo me dijo con una sonrisa forzada:

-Vale, pero si no resulta quiero que me ayudes a matarlos a los dos.¿Trato?

-Trato. Solo finge que nada pasó

Después de eso entró a la casa. Me quedé ahí afuera hasta que vi salir a Samantha de la casa con un papel en la mano.

-¿Y eso?

-Es el número de Jorge. Le dije que lo llamaría por la tarde

-¿Cómo te fue?

-Excelente, hice todo lo que me dijiste y salió todo en orden.- El plan era que Samantha embaucara a Jorge, le convencería que Sofía y yo estamos muy cariñosos, lo que iba a debilitar a Jorge, en ese momento Samantha debía aprovechar para seducir a Jorge pero no lo suficiente para follarlo, solo para besarle cuando Sofía y yo estuviéramos espiándolos. Luego, mirando por la ventana, Jorge se iba a dar cuenta que todo lo que le dijo Samantha cobraba vida. Samantha, igual que yo, lo iba a convencer de vengarse en lugar de separarse, Jorge aceptó porque “él ama a Sofía más que a nada en este mundo” y quiere equilibrar la balanza pero no separarse de ella, Jorge es un cornudo con poco carácter igual que Sofía. Samantha le pediría su número para planear “la venganza” en la tarde. Pero que mientras tanto actuara como si Sofía fuera la única mujer en el mundo.

Me quedé toda la mañana paseando por el conjunto mientras Jorge salía a su encuentro con Samantha. Apenas salió Jorge le envié un mensaje de texto que decía que iba a ir a su casa esa misma tarde a jugar parqués con Sofía. El respondió con un simple “¡Que se diviertan!”. Volví a tocar a la puerta de la casa y me abrió Sofía con los ojos cristalinos.

-Hola otra vez Gadriel… ¿Por qué volviste?

-Hola Sofía. Es que cuando volví a casa no pude dejar de pensar en lo que pasó entre tú y yo. ¿Puedo pasar?-Ella me miró con recelo y dudó un momento.

-Esta bien, pero no quiero que hagas nada raro, solo vamos a hablar.

-Claro.-“Si piensa que solo vamos a hablar, Sofía no me conoce” pensé. Entramos a la sala donde todo había empezado, estaba desorganizada, seguramente producto del ataque de ira de Sofía.

-Gadriel, quiero preguntarte una cosa, y tienes que ser lo más sincero posible.

-Claro Sofía, yo nunca te mentiría…

-¿Por qué me besaste?¿Lo hiciste para “equilibrar la balanza”? o porque sientes algo por mi.- Se veía nerviosa, asustada.

-No lo sé, no se lo que siento, quiero mucho a Jorge, y no quiero arruinar nuestra amistad, pero tú eres la persona más amable y amorosa que he conocido.

-Yo también estoy confundida, después de ese beso despertó algo en mi que no puedo describir con palabras.-Me acerqué a ella y le puse el pelo detrás de la oreja.

-¿Por qué no investigamos que es lo que sientes por mi?- después de eso la agarré de la cintura y la atraje hacia mi, le besé el cuello.

-No… Espera, piénsalo mejor- dijo casi sin fuerzas para evitar lo que estaba apunto de suceder.

Recorrí su cuello y su mejilla con mis labios hasta llegar a su boca y pegar sus labios con los míos lentamente mientras ella palpaba mi pecho con sus pequeñas manos. El suave beso se convirtió en algo más apasionado y profundo. Ella rodeó mi cuello con sus brazos y la levanté del suelo, la llevé hasta un sofá en “L” que estaba al lado de nosotros, la recosté en él y la empecé a desnudar mientras la besaba, ella hizo lo mismo. Ya completamente desnudos le separé las piernas y le empecé a lamer suavemente su vagina, hasta llegar a su clitoris, lo pellizqué con los labios suavemente mientras le metía dos dedos en la vagina, los moví lentamente haciendo forma de garfio, aceleré el proceso mientras ella no paraba de gemir. Me levanté y la penetré lentamente mientras volvía a su cuello para besárselo. Estuvimos un buen tiempo en esa posición, hasta que empecé a penetrarla con más ganas mientras le comía las tetas y la sujetaba de las caderas. Cuando llegamos a los 20 minutos follando la arrastre hasta el borde del sofá y la volteé, ella puso las rodillas en el suelo y sacó el culo en pompa, la volví a empalar pero esta vez masajeandole el culo, luego la agarré de las caderas otra vez par penetrarla con más fuerza, comenzó a gemir mucho más fuerte, hasta que nos corrimos al mismo tiempo en un orgasmo brutal que me hizo ver las estrellas y más allá del universo.

Después de recuperar el aliento y acostarnos el uno al lado del otro, la miré y vi que estaba totalmente tranquila y feliz, como si no tuviera un novio infiel y una boda en dos días.

-Gadriel, realmente necesitaba esto, gracias. Pero no creo que podamos estar juntos, pese a lo que yo siento por ti, la persona que más amo en este planeta es mi Jorgito, quiero morir a su lado y cuando se folle a una puta yo te buscaré a ti para “equilibrar la balanza”, ya que sé lo que se siente tener sexo con alguien aparte de Jorge, no veo tan mal la idea de tener un matrimonio liberal, yo por él haría lo que fuera, y los dos salimos ganando. Él se folla a Samantha y yo te tengo a ti…. Ademas, sé que Jorge puede ser un poco cachondo y dejarse llevar, pero aún así me ama más que yo a él.

-¿Si el se da cuenta de esto, tu dejarías que se follara a otra mujer? Recuerda que aún no sabemos si folló con Samantha…

-Ahora se acaba de ir, seguro se fue a buscar a la puta esa.

-Me alegra que entiendas todo esto. No vale la pena arruinar todo. Oye, hablando de la puta esa, Samantha… ¿ella puede ir a la boda?

-Cada invitado puede llevar un acompañante y escuché que Alicia no tiene uno, puedes preguntarle a ella si puede ir con Samantha. Ahora vete que Jorge no tardará en llegar.

-Tranquila, yo ya le dije que estaba contigo. Jugando parqués.- Tras ese comentario Sofía se puso nerviosa.

-¿Y él que respondió?

-Que nos divirtamos.

-Gadriel, nosotros no tenemos Parqués…-La miré con los ojos como platos.

-Mierda. Llama a Jorge y dile cuanto se demora.- Ella obedeció. “como me pude olvidar de ese pequeño detalle” pensé

-Hola amorcito…. Bien, ¿Y tú?…. ay que bueno, me alegra…. Oye,¿Te demoras?….ahh ok, ok,…. Es que Gadriel está aquí, pasó a saludar y…. no..no.. Yo sé que no tenemos parqués… Gadriel en el camino compró uno… ok… Adiós mi amor.-Colgó.

-¿Y?

-Que se demora unos 20 minutos. Entonces ve corriendo a el supermercado a ver si hay un puto parqués…

-En el supermercado no venden parqués… En las papelerías sí… Yo vi un parqués cuando fui a una papelería para comprar los materiales para hacer una carta.

-¿Para que querías hacer una carta? Para eso existe el Whatsapp…

-Para nada, olvídalo. Voy corriendo.- Salí literalmente corriendo a donde tenía estacionado el auto, entré y fui recorriendo el barrio entero buscando una papelería. La encontré a dos cuadras del conjunto residencial de Sofía, Compré el parqués y cuando estaba devuelta vi el auto de Jorge acercándose a el conjunto residencial. “La reputa madre que me parió” pensé. Llamé a Sofía y le dije que le dijera a Jorge que estaba en su habitación. Estacioné el auto fuera del conjunto y el guardia me dejó pasar porque me había visto hace poco con Sofía. Entré y me metí por la parte trasera de la casa, que por suerte estaba abierta o tal vez Sofía la abrió. Jorge estaba en la cocina y Sofía en la sala. me escabullí al segundo piso, entré al cuarto de Jorge y agarré una figura de acción diminuta que tenía en la mesita de noche, luego bajé lentamente las escaleras hasta ver a Jorge salir de la cocina.

-¡Hombre, Jorge! No te escuché entrar

-¡EH! Ahí estás cabrón, ¿Como estás? lo siento por no poder saludarte esta mañana, estaba ocupado….eh… Samantha me estaba hablando de su vida…-Estaba actuando muy bien al frente de las dos personas que contribuyeron para ponerle los cuernos. Me sentía orgulloso de él.

-Muy bien, estaba aquí jugando parqués con tu prometida pero hasta ahora nos dimos cuenta que faltaba una ficha, así que la remplacé con la figura de acción que tenías en tu habitación. ¿No estás viejo para seguir teniendo juguetes en tu habitación?¿Que haces con ellos?

-Los utilizo cuando me faltan fichas en los juegos de mesa- Dijo y se empezó a reír, Sofía y yo nos reímos también de forma nerviosa.

-Bueno, como sea, adiós Jorge, me voy que ya se hace tarde. Adiós Sofía, gracias por recibirme…-Y sin dejar que respondieran me fui otra vez a mi auto, me vibró el celular de camino a mi casa. Era Samantha.

-Ven a mi casa. Tengo buenas noticias…

-Yo también. Llama a Alicia y dile que te invite a la boda, tú ya has hablado con ella, dile que es un favor mio.

Colgué y me dirigí a la casa de Samantha, cuando llegué la vi mirándome por la ventana. No me dejó siquiera tocar la puerta, abrió al instante.

-Pasa, esta es tu habitación “bebé”- utilizó las misma palabras que Alicia en nuestro primer encuentro. Tenía la misma ropa de la mañana, unos leggins y un top, los dos muy apretados.

-Dime las buenas noticias.

-Eh, eh, eh. No tan rápido. primero quiero mi helado…

-No, me hubieras dicho cuando estaba de camino hacia acá.

-Ups, que tonta soy. Entonces, si no hay helado, no hay información. A menos que…- En eso volteó, pegó su culo contra mi paquete y lo movió lenta y circularmente por toda mi entrepierna.

-Te dije que no iba a pasar.- decía eso, pero mi pene estaba empalmado a más no poder, el culo de Samantha era el mejor culo que había visto en mi vida, era mi punto débil.

-¿Seguro? yo te conozco más que nadie, sé que mi jugoso culo te vuelve loco, no te puedes resistir.- Es como si me leyera la mente. Se bajó los leggins hasta donde acababa su culo y sacudió con la liga de los leggins esas dos nalgas, parecían dos globos de agua en un trampolín. Yo estaba hipnotizado, la agarré de la cintura y la pegué más a mi, quería restregarle la verga más. No me aguanté, me bajé los pantalones hasta que mi pene salió a la luz, se lo encajé en medio del culo y la puse contra la puerta de entrada.

-Eso, Métemela. Lo deseo desde hace años.

-¿Alguien más ha penetrado tu ano?

-No, lo he reservado solo para ti.

-Lubrícame la verga, que te lo voy a romper.- Estaba loco, no podía controlarme cuando ella utilizaba sus técnicas, era la mejor seduciendo. Sin decir nada se puso en cuclillas y se metió toda mi verga en la boca, le cabía entera, la tenía en la garganta mientras me miraba a los ojos y jugaba con mis huevos con las manos. Sentía su lengua darle vueltas a mi glande mientras la succionaba con todas las ganas que podía y a la vez me masturbaba. Sentía que me iba a correr así que la levanté, la agarré del pelo y la empotré contra la puerta. Puse mi glande en su culo y lo introduje lentamente. Estaba muy apretado, era increíble, ella trabajaba en un prostíbulo, era la que manejaba el personal pero de seguro la debieron sodomizar de vez en cuando, o eso pensaba. Lo tenía muy apretado.

-¿Querías verga? Pues tómala zorra.- se lo metí de golpe y ella soltó un grito que se escuchó en toda el barrio. Continué con el mete-saca a velocidad media.

-Mas lento por favor, me vas a mataaar.- la callé metiendole una nalgada sonora que le dejó marca

-Calla, que de ahora en adelante eres mi perra personal y solo te voy a follar por el culo- aceleré el proceso mientras la nalgueaba. La agarré de la cintura y se lo metí mucho más fuerte. Los bramidos de dolor se convirtieron en gemidos de placer

-QUIERO SER TU PERRA, FÓLLAME POR FAVOR, NO PARES.- A ese punto le estaba dando lo más fuerte que podía.

-ME VENGO, AY SI, ME VENGO, NO PARES GADRIEL…- El chorro que salió de su vagina recorrió sus muslos que le temblaban y alcanzaron a manchar mi pantalón. Después de eso la llevé a cuatro patas al salón y la obligué a chupármela de nuevo y montarse encima mío para que me cabalgara. se corrió otra vez y luego yo me corrí dentro de su culo, a pesar de haber follado con Sofía antes, aún tenía semen que dar. Cuando terminé de venirme ella me abrazo el cuello y siguió moviendo las caderas en forma de círculos.

-Hace mucho tiempo que no te sentía dentro de mi. Te extrañé.

-Yo también.

-Estoy hablando con tu verga, no contigo…-Nos reímos, nos pusimos la ropa y nos sentamos nuevamente en el sofá.

-¿Ahora si me vas a contar como te fue?

-Jorge está muy enamorado de Sofía, no piensa cancelar la boda, pero sí quiere vengarse.

-Sofía no quiere vengarse, solo quiere estar con él.- dije

-Awns, Que ternura, ojalá yo tuviera una pareja así. Cuando Jorge buscaba una forma de vengarse yo le dije que debía vengarse de ti también. Él dio unas ideas pero eran malas, así que yo le dije “¿Por qué no te vengas de los dos al mismo tiempo?” él me pregunto cómo, y le dije lo que tu me habías dicho que dijera:” Lilly sabe que Gadriel le fue infiel con Sofía, me llamó hace poco a decirme que no pudo con la culpa y se le confesó a Lilly, así que Lilly va a acceder fácilmente a vengarse de Gadriel. Tú y Lilly van a follar en la boda, así te vengas de los dos al mismo tiempo.”

-¿Y?

-Dijo que era una buena idea pero que no sabía si Lilly iba a follar con él. Él tiene a Lilly en un pedestal muy alto.

-De eso nos encargamos Lilly y yo…

-Esta bien, ¿Te vas a quedar?

-No, me tengo que ir, pero muchas gracias por ayudarme, no se te olvide que te amo… como mejores amigos.

-Auch, mi corazoncito… se partió.- nos volvimos a reír, le di un beso tierno.-Yo también te amo…

-Cuídate, te veo en la boda.- Fui a mi hogar y encontré a Lilly viendo un show de comedia en la sala de televisión.

-Hola amorcito…No, espera, quise decir…. Hola esclavo, ¿Como va el plan?- Tenía una camisa mía que le quedaba muy grande, le llegaba por debajo de las rodillas. Me senté al lado de ella y la atraje hacia mi, ella puso su cabeza en mi hombro.

-Ya esta todo arreglado para la prueba final.

-¡¿Es enserio?!

-Sí, ¿no confiabas en mi?

-Pues…sí… pero… ¿Cómo lo hiciste?- Me miraba asombrada-¿Cuantas perras te tuviste que follar esta vez?

-2

-Sofía y ¿quien más?

-Samantha.

-¿Y por qué a Samantha?- su mirada cambió de a asombro a enojo.

-Se negaba a ayudarme si no la follaba, y también porque no me pude resistir. ¿Tú le has visto el culo que tiene?

-Sí, es inmenso pero no me gusta que te folles a ella… Está un poco loca. Además no te di permiso esclavo.

-Lo siento, no te debería preocupar, mi corazón te pertenece solo a ti.

-Lo sé, y el mio te pertenece… Ahora, cuéntame como fue el plan.- Procedí a contarle mi plan de pies a cabeza, ella en todo momento se asombraba y se reía.

-… Y llegué aquí y te vi con mi camisa, me senté a tu lado y procedí a explicarte mi plan. Y tú ¿que hiciste hoy?

-Fui a trabajar y…- Me empezó contar todo lo que avanzó en sus estudios, hablaba con una pasión por la microbiología que me dejaba atónito, le gustaba explicar cada término científico así yo ya los supiera en latín y griego. No la interrumpí en ningún momento, pensar que esa mujer se dejó violar por tres hombres solo para que yo la volviera a amar me partía lo que sea que tengo por corazón. Cuando terminó su relato nos metimos a la cama, hicimos el amor hasta quedarnos profundos.

A la mañana siguiente llamó al trabajo y dijo que si su jefecito no iba a trabajar ella tampoco. Nos quedamos todo el día viendo Netflix y comiendo fresas con chocolate hasta que el sol se escondió. El día siguiente a ese era la boda, ya teníamos los trajes listos, volvimos a hacer el amor hasta el otro día, el día de la boda. En la boda todo iba a ser pan comido, cuando el novio y la novia estuvieran en sus habitaciones antes de ir al altar mi mujer iba a darle una visita a Jorge, ahí iban a charlar un poco, Jorge iba a “seducirla” y Lilly se dejaría.

El momento de realizar la última parte del plan estaba apunto de llegar, llamé a Samantha y Alicia, fuimos a la habitación del prometido antes de que él llegara y nos metimos en el armario los tres, estábamos un poco incómodos pero les prometí a Samantha y a Alicia que veríamos a mi novia follarse a Jorge.

Entró Jorge, y por detrás le seguía Lilly. Jorge se sentó en una silla y Lilly en otra, empezaron a hablar de la boda, Jorge le confesó que estaba muy nervioso a lo que Lilly le dijo con voz coqueta:

-¿No hay algo que pueda hacer para calmarte?

-Ya que lo mencionas… Siempre que me pongo nervioso, también me pongo palote…- Alicia, Samantha y yo intentamos aguantar la risa, Jorge era malísimo seduciendo. Lilly también se rió y sin nada más que decir se arrodilló entre las piernas de Jorge y le bajó el pantalón.

-¿Quieres follarme?

-Sí Lilly, pero chupamela.- Ella se metió el mástil a la boca y le hizo la mamada de su vida, lo sabía porque yo mismo la había entrenado.

-Sí Lilly, no pares, la chupas mejor que Sofía.-“¿Sofía la chupa? debí exigirle eso en nuestro juego de parqués..” pensé

Lilly se levantó y se subió el vestido, se apoyó en un tocador que había al frente del armario, ella sabía que estábamos ahí escondidos así que quería darnos mejor visión. Jorge no esperó y se le acercó por detrás y se lo metió de golpe, Lilly pegó un pequeño grito que acalló con su propia mano.

Ya habían pasado 10 minutos en los que Lilly estaba gozando como nunca sabiendo en la situación en la que se encontraba. Jorge gemía como un gorila mientras aumentaba la velocidad de penetración y Lilly cada vez se le hacía más difícil no hacer tanto ruido. En ese momento tocan a la puerta.

-¿Jorge? ¿Te estás masturbando?- era una voz de mujer madura.

-NO MERCEDES, LAARGATE QUE YA CASI SALGO.- Era la hermana de Jorge, que era 9 años mayor que él.

-AY, AY, ME CORRO, JORGE NO PARES.- gritó Lilly apenas se fue la hermana de Jorge.

-YO TAMBIÉN ME CORRO LILLY- Los dos gimieron al mismo tiempo y Jorge se corrió en las nalgas de Lilly. Lilly miró hacia al armario y guiñó el ojo.

-Ya te tienes que ir Jorge, tu mujer te espera, y gracias por esta follada, la necesitaba, Gadriel la tiene muy pequeña y apenas me folla…- Samantha no pudo aguantar la risa y soltó una pequeña carcajada que yo tapé con mi mano. Cuando la tapé Samantha me empezó a lamer la mano.

-Muy madura Samantha…- le susurré.

-Tu mano sabe a verga. ¿Te masturbaste viendo a tu novia ser follada?

-No…

-Como digas….

Cuando Jorge se fue esperamos un momento y salimos todos a ocupar los asientos frente al altar y vimos como esos dos cornudos juraban fidelidad el uno al otro.

Después de todos los acontecimientos, Sofía y Jorge confesaron lo que hicieron y admitieron que les encantó. Siempre y cuando se amen a ellos dos más que a nada, iban a permitir que el otro tenga un amante, Jorge con Lilly, y Sofía conmigo, aunque Jorge quería follarse a Samantha. Yo no le di permiso a Samantha, y ella le negó ese derecho. Puede que sea injusto, pero quiero a Samantha solo para mi, solo quiero que folle si su profesión se lo obliga, no sé porqué, pero quiero que ese culo sea solo mio, estoy seguro que amo a Lilly más que a Samantha, pero Samantha es mi perra y a ella le gusta serlo. Pronto Lilly va a volver a serlo también, pero como ella quiere tener amantes igual que yo, y yo no puedo negarme, debo idear otro plan para que Lilly vuelva a ser solo mía, igual que Alicia y Samantha.

FIN.

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *