tuve sexo con mi perra, relatos de zoofilia

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Esta es mi primera vez escribiendo un relato erótico así que trataré de hacerlo lo mejor que pueda.

Esto es completamente real.

Esto comienza así venía de regreso a mi casa después de sacar una tarea para la universidad, ya era de noche, cuando llegue a mi casa pude ver a una linda perrita de color café claro afuera de mi casa, alrededor de ella estaban unos perros queriendola montar.

Mis instintos zoofilicos se activaron, yo siempre he tenido el deseo de tener una pequeña granja con hembras de todas las especies de animales de granja, y al ver a la perrita no dude ni un segundo segundo en pensar en follarla, me acerque por detrás a revisar su vulva, pude apreciar que estaba bastante hinchada y a mí me pareció muy apetitosa.

Así que rápidamente corrí hacia la cosina a sacar varios pesados de carne, logré arreglarmelas para espantar a los perros sin que mi próxima hembra se fuera, cuando por fin se fueron a una distancia favorable coloque los pedazos de carne en un camino hacia dentro de mi casa, cuando entro me verifique si algún vecino me estaría viendo pero afortunadamente ya era demasiado tarde como para que mis vecinos estubieran despiertos, cerré la puerta apresuradamente ahí la pude apreciar mejor.

Al ver esa enorme vulva mi erección no pudo ser mayor tan solo de pensar que ella sería mía, me verifique si la perra no era brava, estuve jugando un poco con ella era muy dócil se acostó boca arriba y ahí la volví a ver, lleve mi mano hasta su tapón rosa ella inmediatamente se paro y levantó su cola dejándome ver con más detalle. Ya estaba seguro ella tendría que ser solo mía.

Pensé en ponerme condón pero mis ansias y mi calentura eran tales que decidí hacerlo piel con piel, inicie pasando mi dedo anular por su vulva. Se sentía tan bien no dude en ningún momento el retractarme, procedí a meter mi dedo, pude sentir como me apretaba. Así estuve unos minutos y ya con dos dedos dentro de ella y al ver que no hacía nada por alejarse inicie con el acto sexual.

Me pare de tras de ella, cuando comencé a jugar con ella momentos antes me había quitado la ropa solamente me quedé con mis boxers negros, al quitarme lo único que me quedaba de ropa ella se voltea y se lanza sobre mi polla de 16 cm. Pude sentir que me vendría al momento que entró en contacto su lengua con mi verga pero tendría que resistir si quería tener una noche loca con esa perra.

Al terminar con su acto mi perrita se volteó dejándome ver nuevamente su vulva como queriendo decir que la penetre ahí mismo. Y yo al entender lo que la perrita me pedía me posicione detrás de ella nuevamente, pero está vez no era solo para apreciar su enorme tapón rosado, era para iniciar el acto zoofilico.

Puse mi verga en su entrada y pase varias veces mi pene por esa raja tan apetecible hasta que comencé a introducirme en ella. Cuando se sintió penetrada la perrita se hizo un paso al frente pero rápidamente la tomé de la cintura impidiéndole el paso, una vez inmovilizada comencé de nuevo a penetrarla. Cuando sentí mi verga entrar casi me vengo de lo apretadito que estaba y de la calentura que tenía encima.

Poco a poco comencé a abrirme paso por su interior hasta que de una sola vez la metí por completo hasta el final, la perra chillo levemente por lo rápido que la penetre en esta última, comencé a dar pequeñas penetradas hasta que la lujuria se apoderó de mi. Y empeze a darle más rápido, la perra jadeaba con la lengua de fuera y respiraba rápidamente y yo sentía que se me quebrada el pene por la manera en que mi perrita me apretaba pero no me detuve hasta hacerla oficialmente mia.
Sentí que ya no podía aguantar más, le di tres penetradas rápidas y fuertes para terminar dentro de ella. Cuando la quise sacar la perra chillo haciendoce un poco al frente y me acordé de que los perros se pegan al culminar su apareamiento, no sabía si esto aplicaba para humanos también así que estuve un rato así hasta que la perra avanzó hacia el frente sacando mi pene de tu interior en un estado flácido, ella rápidamente se volteó hacia mi verga y se lanzó a lamerla dejándome el pene super limpio y después se fue a un rincón a lamerse su zona hinchada y roja de la cual aún salía mi semen.

Cuando me vestí de nuevo y la quise sacar a la calle con mucha pena porque me había encariñado con ella, la perrita se sentó frente a mí puerta y se me quedó mirando fijamente con sus hermosos ojos y me dije a mi mismo ” no puedo dejar a esta hermosa perrita en la calle y mucho menos dejar que alguien más llegué a penetrarla ” ella sería solo mía….

Actualmente un año después ella está viviendo conmigo y la llamé Chloe, y a tenido dos celos más en los cuales yo la domine por completo como su único macho y ella se dejó dominar. Cuando la adopte esa noche, la bañe le di de comer y la deje en mi sala, se me había olvidado por completo el trabajo que traía de la preparatoria, cuando iba a dormirme ella me siguió y se puso frente a mí dándome a ver su vulva de nuevo, ahí supe que está Aventura no terminaría esa noche……

Sígueme en instagram: @babykarelvis

3 comentarios sobre “tuve sexo con mi perra, relatos de zoofilia

  • el mayo 5, 2020 a las 5:42 am
    Permalink

    El hombre es mejor que el perro follando es salvaje cojiendo a la hembra

    Respuesta
      • el mayo 6, 2020 a las 8:00 pm
        Permalink

        Yo me e culiado una perra en celo el hombre es salvaje culiandola uno la acuesta patas arriba y la culea fuerte que el perro no sabe hacer se le monta y se la cules duro yo tuve una perra que no se dejaba coher yo la cohi y se dejo culiar duricimo

        Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *