un rapidin con mi perro. relatos de zoo

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Hola amigos y amigas, hoy les voy a contar como es que me atreví a coger en la azotea de la casa de mis suegros con un perro.

Soy La dama zoosocial y este es mi relato. Ya había tenido como dos o tres meses que no había tenido nada de sexo zoo con ningún perro, ya que en primera no tengo perro en casa, mi esposo desde el ultimo perro bóxer que tuvimos ya no quiere comprar ni adoptar otro perro, pero les platico en pocas palabras y de rápido, tengo 46 años de edad, soy bajita de estatura 1.55, de cuerpo llenita de amor no mucho pero si unos kilitos de más, cabello rizado ojos cafés oscuro, piel apiñonada, y comencé a practicar zoo desde los 13 añitos de edad, imagínense el tiempo que ya llevo cogiendo con perros, ah les aclaro que con puros perros, tanto perros finos como con perros corrientes  así como perros callejeros.

Bueno como les decía anteriormente ya llevaba un par de meses que nada de nada de sexo zoo, y no me dejaran mentir algunas amigas que ya lo practican que esto es como una adicción, como una droga de la cual ya no podemos vivir sin dejar de coger con perros y me he dado cuenta que es más las ganas cuando las perras andan en celo porque también nos pasa a nosotras porque por esos días también andamos bien cachondas, bien calientes, muy hambrientas de pene de perros, es una sensación que solo quienes lo hagan me van a entender.

Pues como les decía yo ya no me aguantaba las ganas, aunque mi esposo me coge muy rico, pero para mí no es suficiente ya que aparte de mi esposo me súper encanta coger con perros, así que un día que Salí a la calle vi que un perro bóxer blanco con manchas cafés oscuro andaba con otros perros queriendo montarse entre ellos, esa imagen de ellos me dio mucha risa y me dije pobrecitos se ve que andan muy jariosos y sin perra alguna se quieren coger entre ellos, lástima que no puedo  qué sino con mucho gusto seria la perra de todos ellos, pero bueno tuve que seguir mi camino, al otro día vi que un sobrino que tengo estaba acariciando al bóxer pinto y le pregunte que de quien era el perro a lo cual el me respondió que era de un tío que el tiene, y le dije que porque anda en la callen el perro que sino no lo tienen adentro de su casa, y me contesto que como el patio de la casa de su tío no tiene barda ni reja por eso el perro casi siempre anda en la calle, oh con razón casi siempre lo veo que pasa por aquí y también me le acerque al perro aprovechando que mi sobrino lo tenía acariciando, no muerde le pregunte y me dijo que no porque era muy manso o dócil, así que me atreví a acariciarle su cabeza, su lomo y su cola, el perro me olfateo y lamio mis manos, ya ves tía como el perro es manso me dijo el niño, jejejeje si ya me di cuenta, mientras pensaba que algún día lo haría mío,  me despedí para no levantar sospechas.

El manchas como le puse de nombre, ya se me había metido en la cabeza, a toda hora pensaba en el sobre todo en el gran tamaño de pene que le había visto antes cuando intentaba cogerse a otro perro y el solo hecho de pensar en su rica verga me mojaba, tenía unas ansias locas de poder ser cogida por el manchas, pero como le iba a hacer  si cada vez que lo veía solo pasaba de rápido por la calle y no se paraba, asi que estuve ideando la forma de llamarlo.

Ah ya está me dije, pues simplemente lo atraeré a mí de la misma manera que siempre he atraído a todos los perros callejeros con los que he cogido, pues eso ya está solucionado, pero había otro problema como cogería con el sí siempre está mi familia en casa a excepción de mi esposo que siempre anda trabajando ese era ahora un gran problema como y donde coger con manchas, bueno me dije a mi misma ya tendrás tu oportunidad solo hay que ser paciente que ya llegara el día y el momento.

Un día que mis hijos estaban con mis suegros, casi siempre se la pasan con ellos ya que vivimos juntitos, y nuestras casa tienen paso entre si, ese día ni mi esposo estaba, mero Salí a la calle cuando vi que el manchas venía a lo lejos y bien que lo reconocí, así que me metí rápidamente a la casa y saque del refrigerador unos pedazos de carne y Salí a la puerta a esperar a que pasara el manchas y mero cuando iba pasando le grite manchas y el perro volteo a verme y ahí aproveche para tirarle un pedazo de carne el cual olfateo y se acercó a comérselo se lo trago muy rápido y le tire otro pedazo pero más cerca de donde estaba, se acercó más a comer, luego le tire otro casi mero en la entrada de la puerta y mientras dejaba la puerta abierta le iba tirando más pedazos hasta dentro de mi casa y el manchas se metió como si nada a seguir comiendo, luego el muy confianzudo se metió a mis cuartos a buscar más carne, pero en mis cuartos no podía tenerlo porque podrían entrar mis hijos y me descubrirían, para eso eran ya como las 9 de la noche y pensé que el lugar indicado para coger sin que se dieran cuenta es en los cuartos en obra negra que tienen mis suegros arriba de sus casa, y llame al manchas con voz bajita y le fui tirando más carne pero rumbo a las escaleras que van al techo, y el manchas iba comiendo y siguiendo los pedazos de comida logre hacer que subieras por las escaleras hasta el techo, una vez en el techo lo lleve hasta el último cuarto y ya ahí le di el resto de carne que me quedaba, mientras comía yo le acariciaba la parte de su cola o nalgas que sería para nosotros y su cuello, ya que sé que son partes del cuerpo de un perro que les causa placer y el manchas lo demostraba moviendo su cola como señal de estar muy a gusto, bueno pues de su cuello me fui bajando hasta llegar a su pene y ahí despacito y con mucha delicadeza le acariciaba su pene ganado su confianza y una vez logrado esto comencé a masturbarlo poco a poco y entonces el manchas comenzó a hacer sus movimientos de coger y empezó a aventar chorritos de semen el cual me agache rápido para que cayeran en mi boca mmmmmm que rico sabía, mi panocha estaba súper mojada y no me aguante más y me quite de inmediato los calzones y me puse en cuatro el perro de inmediato me olfateo la concha y comenzó a lamérmela  oohhhhhhh  my goooooooood  que deliciaaaaaaaaaaaaaaaaaaa, me provoco el primer orgasmo, lo tome de las patas y me lo subí a mis nalgas y con mi cabeza viendo hacia la entrada principal de la casa para estar prevenida por si alguien subía me levantara  bien rápido, le tome la verga al manchas lo masturbe y lo guie hacia mi panocha que  pedía a gritos ser penetrada, cuando el manchas sintió la calidez de mi concha me penetro con una desesperación y un frenesí salvaje a lo cual  nosotras encantadas de la vida, me la metio todita hasta la bola huy que ricoooooooooooooooooooo cuanto placer y me vino otro orgasmo  ahhhhhh así así papi cógeme duro soy tu perra cuando tu quieras le decía entre quejidos y susurros, cuando sentía que la bola comenzaba a crecer me la saque rápido porque no podía dejar que me  abotonara para no correr el riesgo de ser descubierta y mientras me acariciaba mi concha y el manchas me lamia así con la verga de fuera me monto otra vez para cogerme de nuevo y yo muy acomedida le agarre la verga y me la metí otra vez en mi panocha para que el manchas me siguiera cogiendo y así fue.

Después de un ratito se volvió a bajar y me volvió a lamer hasta el culo, yo en agradecimiento le mame su rica verga que goteaba semen y no quería desperdiciar nada de ese sabroso líquido que nos vuelve locas, luego me levante me puse mis calzones y le puse agua al manchas para que bebiera porque estaba muy agitado, bebió y se hecho en el piso a lamer su pene el cual se le fue guardando en su  funda, una vez bien guardadito me asome al patio para corroborar que no hubiera alguien de mis hijos o mis suegros, y como no  vi a nadie baje las escaleras sigilosamente y llame al manchas el cual me seguía, llegue hasta la puerta calle, la abrí y el manchas se salió de inmediato, cerré la puerta y me fui al baño a  lavarme  muy bien mi conchita que todavía escurría semen de mi amado manchas.

Bueno esta fue otra aventura más con otro perro de la calle el cual para mi es otro trofeo más en mi vida y para mi panochita, espero le haya gustado, bye.

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *