mi hermoso tio.

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Esto paso hace un par de meses…

Era de mediodía cuando mi madre me avisó que teníamos que recoger la casa por que en la noche venían a cenar. GENIAL. Teníamos reunión familiar. Venían mis tías, mis tíos, mis primos, mis primas, la familia reunida después de tanto tiempo.

Siento si no estaba emocionada por verlos a todos, pero es que llevábamos como 3 años sin verlos y yo apenas tenía trato con nadie de ellos, menos con uno de mis tíos. El tío Lalo, que siempre que podía venia a visitarnos, pero últimamente su mirada hacia mi había cambiado, me sentía incomoda. Pensé que serían cosas mías. Total solo tengo 18 años, me queda mucho que aprender.

Había llegado la noche y los invitados empezaron a caer como moscas.

Yo aun me estaba arreglando en el baño, no sé por qué deje la puerta un poco entornada. Nadie iba a subir al 2 piso, pensé. Llevaba una camiseta con un cierre en la espalda y que marcaban muy bien mis redondos pechos, y una falda larga bastante suelta. Debajo llevaba un lindo tanga de hilo que desaparecía entre mis nalgas. Antes de salir del baño decidí que era mejor cambiarme esa camiseta tan ajustada por una más normalita, íbamos a estar en casa y no íbamos a salir. Empecé a desabrocharme y comencé a quitarme la camiseta. Mis pechos quedaron al descubierto, y últimamente me habían crecido mucho, no eran enormes, tenía una talla 95. Comencé a tocarme las tetas, se sentía tan raro tener el pecho así. Mis pezones comenzaron a ponerse duros, y yo solo me quede mirándome en el espejo como eran.

Yo no me di cuenta pero me estaban espiando. Mi tío Lalo estaba muy atento en mi cuerpo. Y sus manos estaban apretando su polla.

 En un instante se fue la luz. Yo sin pensar abrí la puerta del baño y grite preguntando que había pasado. Mis padres me gritaron que estaba todo bien, que no me asustara, y antes de poder contestarles, mi tío Lalo les grito:

-¡No no se preocupen! Me quedo aquí cerca de ella hasta que enciendan La Luz.

Me asusto. No sabía que estaba ahí.

+ ¿Tío Lalo? ¿Qué haces aquí?

-Hola princesa, pues que yo también estoy invitado a la cena.- dijo burlón

+Ay, tío… ¿me refiero que haces aquí arriba…?

-Quería ver a mi sobrina favorita. No podía esperar a que bajes.

+Ah bueno, ¿Y cuánto llevas aquí arriba esperando a que salga del baño?

-Desde que comenzaste a quitarte la camiseta hasta que comenzaste a acariciarte las tetas.

Mi cara era un poema, no podía creer que mi tío me estaba viendo. Seguíamos a oscuras y yo sin camiseta.

 De repente siento como tocan mi pezon, estaba nerviosa. Mi tío estaba rozando con su dedo mi pezon que empezó a ponerse bien duro. Al momento me agarra de la mano y me lleva hasta el baño, y que momento tan oportuno, pero para el. Vuelve la luz. Mis padres gritaron que si estaba todo bien, y mi tío les grito que si, que se quedaría aquí charlando con migo. Sin más preámbulos se empezó a oír la música y a la gente hablar.

Mi tío se quedo quieto y no apartaba sus ojos de mis pechos. Yo no reaccioné hasta que me volví a ver y vi que estaba desnuda por la parte de arriba.

-No tienes que tener vergüenza princesa. Soy tu tío.-Me fue apartando las manos hasta que volvió a dejar al descubierto mis pechos.– Tus pechos son perfectos.-Comenzó a tocarlos, y poco a poco se fue acercando a mi hasta que me acorraló contra la pared. Acercó su cara a mis pechos y lentamente comenzó a pasarle la lengua.

+Tío Lalo, esto que estás haciendo no está bien.-Mi cuerpo decia lo contrario, no pdoia evitar que reaccionara, mis pezones estaban muy duros y mi vagina comenzaba a humedecerse.-+Tío, para…

-Princesa no te preocupes, solo son besitos.-Agarro mi mano y la puso en su pantalón.-Mira como me tienes sobrinita… siéntate, te prometo que no haremos nada malo.

Me senté en la taza del váter y el comenzó a desabrocharse los pantalones.

Su bulto era bastante notable. Se quitó los calzoncillos y logré ver un pene muy grueso y de un tamaño normal.

-Dame tu mano princesa…-colocó mi mano en su pene.-Solo acarícialo con tu mano, has eso por mi… –Comencé a hacerla una paja lenta y suave.– Dale un besito.

+Tío, no… no quiero por favor…

-Solo es un besito, siempre me das besitos cuando nos vemos.

+Pero eso es en las mejillas…

-Es lo mismo solo que en otra parte del cuerpo. Es un beso con el mismo significado. Venga… porfi princesa…– Le doy un besito en la punta…- mmm… eres una sobrinita buena. ¿Me harías un favor princesa?

+ ¿Cuál tío…?

-¿Ves que está un poquito mojada la punta?

+Si…

-Límpialo con la lengua… solo eso…

+ ¿Y si lo hago… nos iremos abajo con los demás?

-Claro que si princesa…

Saque mi lengua para limpiarle la puntita de su pene. Le pase la lengua muy poquito y rápido.

-Así no princesa, con tu legua y tus labios, como si fuera un heladito…

+ Esta bien…– Abrí un poco mi boca y con mi lengua le comencé a chupar la puntita. Mi tío me agarró la cabeza y comenzó a empujar su pene. Me estaba metiendo todo su pene en la boca, llegaba hasta mi garganta. Empezó a follarme la boca. Era un mete y saca suave y lento. Nada brusco.

-Ahhh… Uuufff… sobrinita… que rica boca tienes… No pasa nada, no es nada malo que le des cariño a tu tío… mmm…

+GLUGJFHD… tío… GLUGJFHD…

Mientras con una de sus manos me manejaba la cabeza para que no deje de hacerle la mamada, con la otra tocaba mis pechos. Al cabo de 5min paro.

-Princesa, necesito descargar… ¿Me dejas?

+Si…- dije tímida.

Comenzó a masturbarse delante de mi cara y mientras acariciaba y miraba mis pechos.

-MM… Linda… mi sobrinita buena… ¡¡¡aaaggggg!!! SIII… AHHH… AHHH… – Empezó a correrse en mis tetas, era una cantidad de leche impresionante, algo había caído en mis labios. Y al acabar empezó a refregar su pene en mis tetas, esparcía todo el semen por mis pechos.

-Chúpate los labios mi amor…

Así lo hice y sabia raro.

-Mmm… eres una sobrinita muy buena. ¿Me prometes que esto será nuestro secreto?

+Si tío… no diré nada a nadie… -Tímidamente agache la cabeza…-+ ¿Puedo vestirme ya?

-Claro que si Linda, te espero abajo…- Me sonrió y me giño el ojo y se fue.

Había quedado húmeda. ¿Por qué? No entendía la razón, a mí no me gustaba mi tío. En ese momento comprendí porque mi tío me miraba con otros ojos. Me limpie su semen, y baje para encontrarme con el resto de mi familia. La noche no acabo ahí, pero eso es una historia que os contare luego más adelante.

Linda69

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *