mi primera vez siendo una puta. relatos gays

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Hola, soy Tania y les escribo mi primer relato, espero les guste y poder escribir más.

Desde los 15-16 años comencé a sentir atracción por la ropa de mujer, así que cuando me quedaba sola en casa aprovechaba para usar ropita a escondidas. Conforme fue pasando el tiempo comencé a adquirir mi propia ropa y vestirme más constantemente.

Todo empieza a los 18 años, tengo un cuerpo normal, soy delgada, lampiña y un culito pequeño pero rico. Tenía muchas ganas de estar con un hombre y que me hicieran sentir como toda una mujer, así que empecé a entrar a chats para encontrar algo, hasta que di con un hombre que me gusto mucho como me trataba y me dio confianza así que acordamos un encuentro. Para esto yo le comenté que no tenia mucha ropa y el me dijo que no me preocupara que el tenía me daría algo de ropa para ponérmela para él, le comente que era mi primera vez y que podía hacer conmigo le que quisiera.

Ese día en la mañana fui como siempre a la escuela, estaba muy nerviosa pues era mi primera vez y comencé a dudar en ir o no, pero me armé de confianza y saliendo de la escuela me dirigí a su casa.

Cuando llegue le avise que estaba abajo a lo que el me dijo que pasara que dijera en la recepción que iba con él, una vez entre y subí por el elevador toca a la puerta y ahí estaba el, un hombre de 47 años, no muy alto, morenito, con barba y panzón (eso me encanta) y de buen ver.

El me invito a pasar y fuimos directo a la sala y charlamos un rato, después me llevo a un cuarto y me dio una maleta llena de ropa, me dijo que me pusiera lo que quisiera. Antes de salirse del cuarto me empezó a besar y me dijo que le diera una mamada a lo que yo acepte, me hinque frente a él, se desabrocho el pantalón y saco su verga, no muy grande de unos 13cm aprox y delgadita. Yo no sabia que hacer pues era la primera vez que tenia una enfrente así que sin pensarlo me la metí a la boca y trate de imitar a las chicas que había visto en tantos videos. Fue una sensación increíble un sabor exquisito, no podía parar de mamarla.

Tras unos minutos de estarla mamando me dijo que parara, que me cambiara y que me esperaba en la sala.

Me desvestí, abrí la maleta y me puse un bra y una tanga negra, un vestido rosa muy ajustado, tacones muy altos y una peluca castaña larga que me llegaba hasta las caderas.

Cuando salí del cuarto el me esperaba sentado en la sala y lo primero que hizo es decirme que me veía muy bien que era toda una putita cosa que me éxito y me puse algo roja, me invito a sentarme en él, lo cual hice inmediatamente. Siguió diciéndome que me veía muy bien que era justo lo que esperaba y empezó a besarme y acariciar mi cuerpo por todas partes, las piernas, mis nalgas y mis pechos y yo a acariciar su verga, después de juguetear un rato hizo que me hincara y saco su verga, empecé a acariciarla y a besarla, me metía sus huevos en la boca y los succionaba todo su pito, me encantaba, estaba muy excitada de por fin tener una verga frente a mí. Después de mamársela por un buen rato me puso en cuatro en el sillón, levanto el vestido y empezó a acariciar mi culo y a besarlo, hizo el hilo de la tanga a un lado y empezó a lamer mi culo, fue una sensación maravillosa ahí me di cuenta de que estaba destinada a eso a ser la putita obediente de los hombres.

Tras mamar mi culo me para y me llevo a su cuarto en el camino había una ventana que daba a la calle y me puso ahí, se agacho y lo volvió a lamer, esto me excitó muchísimo ya que cualquiera que volteara hacia arriba podía verme. Después de eso me llevo a su cuarto, me acostó boca arriba, saco lubricante se puso el condón, puso mis pies en sus hombros y comenzó a penetrarme, al inicio fue algo doloroso pero poco a poco fue desapareciendo y empecé a sentirse delicioso, poco a poco la empezó a meter más hasta que la metió toda, sentía su cuerpo junto al mío, y así empezó a subir de intensidad y cogerme más y más duro sentía como sus huevos chocaban contra mi cuerpo, se movía delicioso, en un momento me escupió en la cara cosa que me prendió muchísimo y le pedí que lo volviera hacer, tras estar cogiéndome por un buen rato en esa posición me volteo y me puso boca abajo el se puso encima de mí y empezó a romperme otra vez, esa posición me encanto porque podía sentir todo su peso encima de mí, volvió a escupirme y darme cachetadas y no paraba de decirme que era su puta, eso me encantaba, me sentía usada.

Después me levanto y me llevo a la sala, él se sentó y yo encima de él, me la metía riquísimo me encantaba y más cuando me nalgueaba y me cacheteaba, después me llevo a una silla, sacando mi culito y empezó a cogerme de nuevo sin parar me encantaba, no paraba de gritar y pedir más, tras un rapo la saco y me volvió a llevar a la ventana ahora a cogerme ahí, después de unos minutos la saco, me hinco y me hizo mamarla para así terminar en mi cara, pude probar por fin lo que tenia guardado para mí, un sabor delicioso, exquisito.

Bueno, este fue mi primer relato, espero que les haya gustado, déjenlo en los comentarios para saber si quieren más, estoy abierta a escuchar propuestas para quedar con un lector y tener más que escribir. Estor en México en la CDMX!

Besos de su putita Tania.

Un comentario sobre “mi primera vez siendo una puta. relatos gays

  • el junio 4, 2019 a las 10:12 pm
    Permalink

    Amo a los hombres que cogen culos de hombres, en este relato el macho es un hombre de verdad, me imagino lo feliz que se sintió el chamo de su primera experiencia como marico. Mientras mas tire por el culo más placer sentirá. Los envidio

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *