Follada por los amigos de mi hijo 8

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Era el día de la fiesta de cumpleaños de mi hijo Jorge, el día en que cumplía 18 años, el día en que tendría lugar una fiesta que llevaba temiendo varias semanas.

Desayunamos con normalidad aunque Marcos no perdía la ocasión para hacer algún comentario sobre la leche, comentarios que mi hijo no podía descifrar pero que yo sabia perfectamente que se referían a las corrida que me había hecho tragar la noche anterior.

Mi esposo se levanto a las 11:45

“Hombre cariño, estas aquí”

“Si, ¿Por qué?” dije yo a sabiendas de que mi esposo pensaba que había ido a tomar café con la madre de Marcos pero me hice la tonta ya que en teoría yo me había ido sin decirle nada y yo no podía saber que Marcos le había dicho que me había ido sino fuera porque estaba en el baño mientras Marcos se lo contaba a mi esposo.

“Es que esta mañana me levante y vi que no estabas, pero escuche a Marcos en el baño y me dijo que te habías ido a tomar café con su madre”

Yo pensé “Si, te lo ha dicho mientras se meaba en mi cara”

Pero respondí “Si, se me olvido decirte que había quedado con ella esta mañana temprano para tomar café”

“Felicidades campeón”

“Gracias papa”

Desde que mi hijo había comenzado a tener amigos la relación son su padre había cambiado, ahora se llevaban mucho mejor y además la entrada en el equipo de mi hijo Jorge y que se echara una novieta parecía que estaban haciendo que mi esposo se sintiera por primera vez orgulloso de su hijo, pensé que al menos todos mis sacrificios estaban sirviendo para algo.

“¿Y tu Marcos, has dormido bien en el sofá?”

“Estupendamente Enrique, además me quede dormido en el otro sofá, es sorprendentemente cómodo”

Eso ultimo Marcos se lo dijo a mi esposo pero mirándome a mi, quería que recordara haciendo mención al sofá cercano a la puerta de la terraza como me había follado la boca con mi cuerpo al revés en la pasada madrugada.

Por suerte la mañana paso sin mas problemas ni sorpresas de Marcos que ayudo a mi hijo a decorar la casa para la fiesta, comimos en la cocina y la cercanía de mi esposo hizo imposible que Marcos pudiera tramar algo como los juegos bajo la mesa que había llevado a cabo cuando estando mi esposo de viaje se había quedado a dormir en casa por primera vez.

Cuando terminamos de comer mi esposo y mi hijo se fueron al salón mientras yo recogía la cocina, Marcos se ofreció a ayudarme y aunque yo trate de que no lo hiciera el no dejaba de insistir.

“Maribel, tengo que ayudarte, es lo menos que puedo hacer después de dormir aquí”

Incluso mi esposo acabo por servirle de ayuda

“Venga Maribel, si el chico insiste en ayudarte déjale que lo haga mujer”

Como yo ya imaginaba Marcos no tenia ninguna intención de ayudarme a limpiar la cocina ni a recoger la mesa, mientras yo enjuagaba los platos el se puso detrás mía y metiendo sus manos por debajo de mi camiseta me toqueteaba las tetas.

Mientras metía los vasos y platos en el lavavajillas restregaba su polla fuera del pantalón por mi trasero y cuando barrí se dedico a meter su mano por mi pantalón y a seguirme mientras yo barría con sus dedos dentro de mi.

Yo no me había negado a nada, cada vez me hacia mas a la idea de que no tenia escapatoria y de que terminaría haciendo todo lo que ese mal nacido quisiera así que era mejor hacerlo sin rechistar antes que arriesgarse a enfadarle y que fuera peor.

Cuando termine de limpiar me lave las manos en el fregadero, iba a salir de la cocina cuando Marcos me obligo a arrodillarme con la espalda apoyada en el mueble bajo el fregadero, el se acerco a mi y sacando su polla por encima del pantalón me la metió en la boca.

Agarro mis manos y las apoyo en la encimera del fregadero para que yo no pudiera echar su cuerpo hacia atrás y en esa posición continuo follando mi boca, primero despacio para después acelerar el ritmo, su polla entraba tanto que notaba sus huevos chocar con mi barbilla y no solo podía sentirlos, también podía escucharlos.

Mi garganta se había acostumbrado al tamaño de la polla de Marcos después de tantas mamadas y la verdad es que ya no me costaba casi nada tragarme aquella polla hasta la empuñadura una y otra vez.

“MARCOS, VOY A PREPARARME UNA COPA, ¿QUIERES TU UNA?” grito mi esposo desde el salón

“VALE ENRIQUE” dijo Marcos sin molestarse en dejar de follarme la boca.

“CUANDO TERMINEIS EN LA COCINA, TRAETE UNO HIELOS”

“TRANQUILO ENRIQUE QUE AHORA MISMO VOYYYYYYYYY”

En ese instante Marcos me la clavo hasta el fondo de la garganta y teniéndome empotrada contra el mueble del fregadero comenzó a descargar sus huevos, la leche bajo directamente a mi garganta, en 44 años jamás me había tragado la corrida de un hombre y en el ultimo mes tenia el estomago lleno de ellas.

Marcos me la saco de la boca y viendo que aun quedaba una gota de semen en la punta de su polla me ordeno lamerla, yo lo hice y me levante, cogi una cubitera del congelador y nos fuimos al salón.

“Yo tomo wiskey chavalote, ¿que quieres tu?”

“Lo mismo que tu Enrique y tu Jorge ¿Qué bebes?”

“A mi no me gusta el alcohol” dijo mi hijo

“Venga hombre, que ya eres mayor de edad coño, tomate una copa con tu padre y tu amigo” le dijo mi esposo

“Esta bien, ponerme lo mismo”

A mi hijo no le gustaba el alcohol pero cedió a las presiones de su padre y se tomo una copa con el y el bastardo de Marcos

“¿Tu no quieres nada Maribel?” me pregunto mi esposo

“No, yo me voy a la cocina a prepararme un café”

“Si quieres te ayudo Maribel, ¿lo tomas con leche?” el cabron de Marcos ya estaba otra vez con sus frases de doble sentido

“No, tranquilo, quédate aquí, ya me lo preparo yo”

Por suerte Marcos no insistió, supongo que haberse corrido en mi garganta hacia menos de 5 minutos ayudo a que no tuviera ganas de volver a la cocina a metérmela en la boca.

Al parecer Marcos había invitado a la gente a las 22:00 de la noche, mi hijo estaba como loco esperando que llegaran sus amigos, si el pobre supiera…

A eso de las 21:00 mi esposo tuvo una idea genial, una idea que creí que me salvaría de la maldita fiesta

“Maribel, ¿te parece que vayamos a cenar y dejemos a los chicos divertirse un rato solos?”

“Es una estupenda idea cariño”

Marcos no tenía la misma opinión y dijo

“Pero…no se vayan, si no hay ningún problema en que estén en la fiesta”

“Tranquilo Marcos,yo también he tenido vuestra edad y se que en este tipo de fiestas sobran los carrozas como nosotros”

Yo estaba segura de que en esa ocasión me iba a librar, que Marcos no podría convencer a mi esposo pero como casi siempre ese pequeño demonio tenia un as en la manga.

“Bueno es que… vera Enrique era una sorpresa para Jorge pero el caso es que no se pueden ir porque va a venir Sheila, la novia de Jorge y yo pensaba que seria un buen momento para que la conocieran”

“Vaya, así que su novia, siendo así…” dijo mi esposo

“Pero Marcos, ¿va a venir Sheila?, me dijo que no podía” dijo mi hijo

“Ya, pero era parte de la sorpresa, le pedí que te dijera que no podía venir para que luego te alegraras al verla aquí”

Yo no estaba dispuesta a ceder sin pelear así que contraataque

“Podemos conocerla otro día”

Pero el idiota de mi hijo lo estropeo todo para alegría de Marcos

“Joder mama, me gustaría que conociera a Sheila hoy”

“Bueno, si quieres que nos quedemos nos quedamos” dijo mi esposo

Mis esperanzas se desvanecieron, faltaba una hora para la fiesta y librarme se antojaba imposible

“Bueno pues entonces me voy a duchar y a poner otra cosa mas presentable” dijo mi esposo que todavía llevaba puesto el pijama igual que Marcos y mi hijo

Cuando mi esposo se fue del salón Marcos le dijo a mi hijo que el también se pusiera guapo para sorprender a Sheila, mi hijo se fue corriendo a su habitación para elegir la ropa que iba a ponerse, me quede a solas en el salón con Marcos y desde allí podíamos escuchar a mi hijo en su habitación abriendo y cerrando los armarios mientras mi esposo ya estaba en la ducha.

Marcos que estaba sentado en el sillón donde la noche anterior me había follado la boca dejo su copa en la mesa y me ordeno acercarme, se bajo los pantalones del pijama y comenzó a menearse la polla delante de mi, cuando se le puso dura me dijo…

“Bájate los pantalones y siéntate aquí” dijo moviendo su polla

“Mi hijo puede…”

“Que te sientes cojones, tu hijo y el cornudo están controlados”

Me bajo los pantalones y las braguitas y me senté poco a poco en la polla de Marcos, pero el no tenia tiempo para eso, me agarro de los hombros y empujo hacia abajo clavándome sus 18 centímetros de carne hasta dentro, luego cuando me tuvo bien clavada me dejo allí y comenzó a hablar.

“Así que te querías ir a cenar con el cornudo Maribel, que bonito, mira que quererte perder la fiesta de cumpleaños de tu hijo, a quien se le diga, te has pasado de lista Maribel, has vuelto a querer jugármela así que ahora…”

Me sujeto los brazos por detrás inmovilizándome por completo

“Ahora vamos a esperar aquí a que venga tu hijo para que te vea empalada en mi polla”

“No, no por favor, lo siento mucho, lo siento, no volveré a…”

Marcos no me soltaba y yo no podía soltarme por mi misma, escuche a mi hijo cerrar el armario y comenzar a andar por el pasillo, nos iba a pillar, el día de su cumpleaños mi pobre hijo iba a entrar en el salón y se iba a encontrar a su madre con la polla de su amigo enterrada en las entrañas, pensé que todo acabaría, que seria el final de todo pero un poco antes de que mi hijo llegara al salón Marcos me soltó.

Yo me levante a toda prisa desclavándome de el, me subí los pantalones al mismo tiempo que lo hacia Marcos, justo en ese momento entro mi hijo Jorge en el salón, se había vestido y venia a que le dijéramos que tal estaba.

“Mejor ponte otra camiseta” le dijo Marcos

Jorge siempre hacia en caso en todo a su amigo así que ni se molesto en esperar a que yo le diera mi opinión y se volvió a ir a su habitación, nada mas irse Marcos cogio su copa y me dijo.

“No te creas que esto va a quedar así, te has vuelto a pasar de lista y tendré que castigarte, si te he soltado es porque he preparado una gran fiesta y no quiero estropearla, cuando termine el cornudo te vas a ir a la ducha y vas a limpiar tus agujeritos, luego te vas  aponer algo bonito pero nada de pantalones, quiero que te pongas algo cómodo y por supuesto sin bragas ni sujetador”.

Muy nerviosa por lo que acababa de suceder me fui a mi habitación y espere a que mi esposo saliera del baño, cuando el termino entre yo, me duche y al salir del baño con el albornoz me encontré a Marcos de frente a la puerta.

“Vamos a ver si estas bien limpita”

Me abrió el cinto del albornoz y me metió un dedo en el coño, luego hizo lo mismo con mi culo.

“Bien, así me gusta, que estés limpita”

Me ate el cinturón del albornoz y antes de abrir la puerta de mi habitación salio mi esposo.

“Bueno, yo ya estoy, vas a estar muy guapa esta noche Maribel”

Mi esposo se fue al salón donde ya debía estar mi hijo, yo no sabia a que se refería con lo de estar muy guapa esa noche pero lo entendí cuando ente en la habitación y vi la ropa sobre mi cama, Marcos la había elegido por mi.

había elegido una pequeña minifalda de color granate y una camiseta de tirantes con pedrería que hacia años que no me ponía porque me estaba un poco ajustada, también unos zapatos de tacón de aguja, los únicos que tenia de ese tipo por cierto.

Cuando me vestí comprendo porque hacia tiempo que no me ponía esa camiseta, me estaba demasiado ajustada y mostraba claramente mis formas, aquel cerdo había elegido una camiseta que me hacia sentir como si fuera una puta de carretera.

A las 22:00 en punto llamaron a casa, yo estaba temblando con solo pensar lo que esa fiesta podía depararnos y sobre todo…depararme.

Cuando entraron en casa pude ver a  Flaco, Gigante, Rufus ,Conan, al cabron de Charlie el tatuador que me había echo la M en mi pubis y que al parecer desde mi visita a su estudio se había echo amigo de mi hijo, la ultima en entrar fue una chica rubia de baja estatura, era delgadita y con pechos pequeños y bastante mona.

Todos se fueron presentando, saludaban a mi hijo y le felicitaban luego saludaron a mi esposo y luego a mi, el saludo fue normal en todos ellos, me dieron los dos besos de rigor excepto Rufus que además aprovecho para tocarme el culo por encima de la falda.

Sheila no se presento, fue mi hijo la que le dio un beso y dándole la mano nos la presento a mi esposo y a mi, la chica tenia una voz dulce y se la veía simpática, no me pegaba mucho con ese grupo de cabrones.

Llevaban varias bolsas con comida y bebida así como varios regalos que dejaron en el salón, también una tarta de chocolate que llevaba Conan,supuse que todo eso había salido de los 150 euros que unos días atrás Marcos me había pedido para preparar la fiesta, Rufus también dejo en la mesa una tableta de esas digitales que se usan como ordenadores y para ver películas y navegar por Internet.

Marcos puso música y todo el mundo comenzó a charlar, a comer y a beber, todo el mundo menos yo que por supuesto seguía muerta de miedo y no me entraba nada en el estomago.

“Teníais que haber traído mas chicas chavales, aquí los únicos con chica somos mi hijo y yo,jajaja”

“Bueno, es que no ligamos mucho Enrique” dijo Gigante

“De todas formas seguro que nos divertimos mucho” dijo Flaco mirando hacia mi

“Teníais que aprender de mi hijo chavales, mirar que novia mas guapa se ha buscado, aunque de tal palo tal astilla, yo también me busque una chica bien guapa” dijo mi esposo guiñándome un ojo.

Todos rieron las palabras de mi esposo mientras yo pensaba que evidentemente se estaban riendo de que en esa casa casi todos menos el habían podido disfrutar de los agujeros de su guapa esposa mucho mas que el.

“Maribel, voy a guardar la tarta en la nevera hasta que nos la comamos para el postre” dijo Conan

El no sabia donde estaba la cocina o al menos eso dijo así que tuve que acompañarle, en cuanto dejo la tarta en la nevera me empujo contra el fregadero y me dio la vuelta haciéndome apoyar mis manos en la encimera.

“Que…que coño haces”

“Te voy a follar puta, todos llevamos esperando esta fiesta desde hace días, no pensarías que era por tu hijo por lo que veníamos a la fiesta ¿no?, hemos venido porque Marcos nos ha dicho que hoy nos va a dejar probar tus agujeros y de hecho quiere que te follemos en todas las habitaciones de la casa sin saltarnos ninguna, no veas que tengo ganas de metértela en el chocho después de la mamada del otro día”

Por fin el plan de Marcos se había desvelado, sabia que la fiesta seria horrible para mi y lo que Conan me había contado lo confirmaba.

“Mi familia esta aquí, pueden…”

“Menos historias Maribel, Marcos nos lo cuenta todo y sabemos perfectamente que te ha follado con tu hijo y tu marido en casa, además el otro día cuando te hartaste de chupar pollas también estaba tu hijo aquí”

No me dejo contestar, arremango mi pequeña falda sobre mi cintura dejando mi trasero expuesto, ya comprendía porque Marcos me había elegido esa ropa y porque me había pedido que no llevara bragas, así seria mas fácil y rápido para sus amigos cuando quisieran metérmela dentro.

Conan se bajo la cremallera de los vaqueros y saco su polla, la golpeo varias veces contra mis nalgas y pude sentir como se iba poniendo dura, pronto comencé a sentir su glande avanzar entre mis labios vaginales.

La fue metiendo poco a poco hasta que sus caderas chocaron con mi culo.

Toma polla puta, hasta los huevos, este coño es mejor de lo que me habría imaginado”

Me sujetó las caderas y saco su miembro para luego volverla a hundir de un solo golpe en el fondo de mi.

“Te voy a reventar el coño, mira que eres guarra aquí follando con un amigo de tu hijo en el día de su cumpleaños”

comenzó a bombear como un salvaje levantándome del suelo con cada embestida.

“Te voy a llenar el coño de leche”

Nada mas decir esto comenzó a darme con mas fuerza como si le fuera la vida en ello, por suerte no aguanto mas que unos minutos así, yo ni siquiera trate depedirle que no se corriera en mi coño, sabia que no serviría de nada.

“Aaaaaaaahhhrrgg, siii, tómala toda, te voy a preñar, quiero darle un hermanito a Jorge”

Aquellos cerdos parecían estar obsesionados con darle un hermano a mi hijo, supongo que no habría nada que pudiera ser mas humillante.

Cuando sentí que había terminado de correrse, me la saco, se subió la cremallera del pantalón y me bajo la falda sin dejar limpiarme, me dio un cachete en el culo y me dijo.

“Ya tienes el deposito lleno, vamos al salón”

Cuando entre en el salón nadie parecía haberse dado cuenta de nuestra ausencia, sin venir a cuento Conan dijo en voz alta

“COCINA”

No entendía aquello pero el resto sonrieron, mi esposo y mi hijo estaban muy alegres y distraídos, los chicos habían traído mucho alcohol y eso no me gustaba, mi hijo se había dejado llevar por su padre y sus amigos y yo no estaba segura de cómo le iba a sentar el alcohol, por su parte mi esposo llevaba ya un par de copas, nunca bebe mucho pero si que es cierto que cuando tiene algún día libre aprovecha para tomarse sus cervezas y sus copas, al trabajar conduciendo casi ningún día bebe alcohol y por eso cuando puede hacerlo suele excederse, no es la primera vez que se queda dormido en el sofá como un tronco después de beberse 5 o 6 latas de cerveza.

Yo me senté en el sofá, sentía como se escurría el semen de Conan por mis piernas y en esa posición podía evitar que nadie se diera cuenta, con una servilleta de papel pude limpiarme un pequeño reguero que había bajado hasta la parte de atrás de mi rodilla derecha.

Flaco quería ir al baño y me pidió que le acompañara porque no sabia ir, pensé que tenia la misma intención que Conan así que le dije que estaba al fondo del pasillo pero a los pocos segundos grito desde el pasillo.

“MARIBEL NO LO ENCUENTRO”

El imbecil de mi esposo dejo de hablar con Marcos y me dijo

“Anda Maribel ve y dile donde esta el baño”

Yo sabia perfectamente que Flaco había encontrado el baño, nuestra casa era pequeña y no había muchas puertas donde elegir, en cambio el idiota de mi marido no se daba cuenta de nada y mucho menos de que en breve un chaval amigo de su hijo se estaría follando a su mujer por segunda vez aquella noche.

Cuando llegue al baño efectivamente Flaco estaba dentro con los pantalones y los calzoncillos en los tobillos y masturbándose.

“Creías que te ibas a librar putilla”

Cerro la puerta con el pestillo, me remango la falda como había echo Conan y me subió encima del lavabo del baño, me quito la camiseta y la dejo en el suelo.

“Ya era hora de probar tus otras habilidades además de la de mamar, te voy a dar por el culo perra”

Era una posición complicada para entrar en mi culo pero Flaco logro situarme al borde del lavabo con piernas colgando a ambos lados y mi culito justo asomándose en el borde, metió su cabeza entre mis tetas y comenzó a comérmelas al tiempo que situaba la punta de su rabo en mi ano.

Lentamente pero sin parar, fue introduciendo su polla dentro de mi culo

“Se nota que últimamente te están dando bien por el culo, no me esta costando mucho entrar” decía Flaco levantando la cabeza de mis tetas.

Pronto comenzó a embestir dentro de mi culo, mis piernas abiertas estaban colgando y las puntas de mis tacones rozaban contra el suelo del baño.

“Puffff, vaya ganas que tenia de que llegara el cumpleaños de tu hijo para darte por el culo”

Desde luego que tenia ganas, embestía con fuerza y por un momento pensé que el lavabo cedería a mi peso y a sus embestidas, tenia tantas ganas de follar mi culo que no aguanto mas de 5 minutos.

“Te voy a llenar el culo de leche en el cumple de tu hijo”

Sentí los chorros de lefa estrellarse en mi esfínter, Flaco me la saco del culo, se limpio la polla con mi camiseta y se subió los pantalones.

Ponte tu camiseta de puta y límpiate el culo para recibir al siguiente.

Flaco salio del baño, yo volví a ponerme la camiseta, por suerte no tenia mas que una pequeña mancha de semen que quite con agua, me limpie el culo para no sentir la indignidad de volver a sentir el semen corriendo por mis muslos, me baje la falda y volví al salón.

Una vez mas mi esposo y mi hijo habían estado tan entretenidos que no se habían percatado de mi ausencia y seguían charlando, comiendo y bebiendo, esta vez no tuve tiempo no de sentarme.

“Oye Jorge, voy a ver tu colección de gorras” dijo Charlie

“Vale tío, ¿sabes donde esta mi habitación?”

“No pero no te preocupes que tu madre me acompaña”

No hubo tiempo para replicas, yo aun estaba en la entrada del salón cuando Charlie con una sonrisa se dirigía hacia mi y me hacia salir del salón.

Yo le acompañe a la habitación de mi hijo, el encendió el ordenador de mi hijo y pronto pude ver el salón de mi casa con mi hijo hablando con Sheila y mi esposo charlando con el resto con una copa en la mano.

“¿Qué coño es eso?”

“¿No te lo ha dicho Marcos?, ha puesto unas micro cámaras que ha conseguido Rufus en Internet por toda la casa, así podemos controlar a tu hijo y a tu esposo, no querrás que alguno salga del salón sin que podamos avisaros y te pillen jadeando como una perra o siendo enculada ¿no?”

En ese momento entendí porque el cabron de Marcos había ido un día antes a mi casa y se había quedado a dormir en ella para “preparar la fiesta”, por eso estaba en casa cuando mi marido y yo volvimos de cenar el día anterior, nose como se las habría apañado con mi hijo en casa para instalar las cámaras pero aquel cerdo lo tenia todo bien atado.

“Enséñame el coño que quiero ver como va el tatuaje”

Yo me remangue la falda y mi coño volvió a estar expuesto ante otro chico aquella noche

Muy bien, ha cicatrizado perfectamente” dijo mientras pasaba su mano por mi pubis

“Lleva el coño siempre bien depiladito para que se vea bien el tatuaje”

“¿Algo mas?” dije yo encarándome con el

“Pues mira si, ponte de rodillas”

Charlie agarro una de las gorras de mi hijo y me la puso con la visera hacia atrás, estilo rapero.

“Marcos me ha contado como se la chupaste y te dio por el culo con la gorra favorita de tu hijo en tu cabeza, yo no seré tan malo, me la vas a chupar pero no hace falta que sea con la gorra favorita,jajaja”

Marcos se baja la bragueta de su pantalón, después de la de Marcos esa es la cuarta polla que va a entrar en mi ese día.

La polla de Charlie esta flácida y descansa sobre su mulso

“Menéamela un poco”

Yo alargue mi mano y comencé a menear su miembro rítmicamente, de manera mecánica, no es la primera polla que pajeo en los últimos días así que lo hago como una autómata, como un robot sin vida.

“¿Has visto a mi abuela estos días?” me pregunta aquel cabron mientras se la meneo.

“No”

“Pues haber si vas a verla que esta un poco pachucha”

“Esta bien, ire”

Yo sigo masturbándole suavemente mientras el comienza a acariciarme el pelo que sobresale por los lados de la gorra.

“Desde el otro día estoy pensando en volver a probar esa boquita de puton”

La polla esta lo bastante dura y yo se lo que Charlie quiere, me inclino hacia delante y me meto su polla en la boca.

“Ver en a tu esposo mientras me la chupas es la hostia” dice Charlie mirando la pantalla del ordenador donde se puede ver a mi familia en el salón que siguen sin darse cuenta de nada.

Yo no me limito a mamar la polla de Charlie, en los últimos días he hecho tantas mamadas que no puedo evitar hacerlo bien, aunque no quiera, recorría el glande de Charlie con mi lengua, le chupaba el tronco e incluso le chupe a conciencia sus pelotas sin que el me lo pidiera, me había convertido en una ramera que sabia lo que esos chicos querían de mi.

Mi cabeza subía y bajaba, haciendo desaparecer completamente su miembro en mi boca cada vez que mi cabeza bajaba con su mano apoyada en mi nuca

“Tengo que decirte que haces unas mamadas de escándalo, muchas deberían aprender de ti”

Yo continuo chupando la cabeza de su polla sin decir nada así que Charlie me hace engullir su miembro hasta la mitad y me dice

“¿No me agradeces el cumplido?”

“Ghjaciaj” digo con la boca llena de polla

Los gemidos de Charlie aumentan, más y más, esta cerca del orgasmo y yo quiero terminar aquello cuanto antes así que me saco la polla de la boca y comienzo a masturbarle muy deprisa.

“¿Quieres que me corra ya puta?”

“Si, córrete de una puta vez” le contesto encarándome nuevamente con el

Charlie se rie, yo sigo masturbándole mientras ahora muevo mi lengua alrededor de su glande para hacerle terminar ya.

“¿Sabes con lo único con lo que me quede con ganas el otro día Maribel?”

“No”

“Pues me quede con ganas de correrme en tu boca, así que ya sabes…y quiero que me mires a los ojos mientras lo haces”

Charlie se lleva las manos a la espalda y espera que cumpla con lo que acaba de ordenarme, odio a ese cabron, al nieto de mi vecina, pero le obedezco.

Abro la boca y me la trago entera, la chupo sin parar hasta que me la saco de la boca otra vez y mirando a los ojos a Charlie sigo pajeandole frente a mi boca abierta todo lo que puedo abrirla.

Pronto el gemido de Charlie me indica que ya esta, un chorro de semen cae en mi lengua, otro en mi garganta, yo sigo mirándole a los ojos sin inmutarme y sacudiendo su polla, me es complicado apuntar y un par de chorros se estrellan en mi cara.

Un ultimo chorro entra en mi boca, Charlie mueve sus manos y me agarra de la cabeza haciendo que me trague su polla obligándome a tragar el semen que tenia en la lengua y a tragar lo que todavía sale de su polla que yo aun meneo lentamente.

“Muy bien, te lo has tragado todo como una niña buena, pero te has manchado un poco la cara, tranquila que yo te limpio”

Charlie me quita la gorra y la restriega por mi cara limpiándome con ella al tiempo que dice

“No querrás que tu hijo y tu marido te vean con la cara llena de mi semen ¿no?”

Luego deja la gorra de donde la había cojido y yo me levanto del suelo estirando mi faldita y mi camiseta, el sale del programa para ver las cámaras y volvemos al salón donde la cosa sigue igual sino fuera por las botellas de alcohol, puedo ver que mi hijo y mi esposo tienen otra copa en la mano y por como hablan el alcohol les esta empezando a hacer efecto.

Al entrar en el salón Charlie grita

“HABITACION DE JORGE”

Mi hijo al escucharlo dice

“¿Como?”

“Nada, que digo que tu habitación esta muy chula tío y tu colección de gorras también, tu madre me las ha enseñado”

“Me alegro que te hayan gustado” dice mi hijo que no sabe que lo que le ha gustado de verdad a Charlie es meterle la polla en la boca a su madre y correrse ahí.

Yo ya entiendo lo que pasa, al igual que Conan después de follarme en la cocina están diciendo los nombres de las habitaciones para que el resto sepan donde ya me la han metido y puedan ir a otras habitaciones.

Es el turno de Gigante, aun tengo el sabor del semen de Charlie en la boca cuando Gigante se levanta y acercándose a mi me susurra que le acompañe a mi habitación de matrimonio, yo me niego a hacerlo así que sin que mi esposo y mi hijo se den cuenta me tira la copa que lleva en la mano encima de camiseta.

“Huy, perdone Maribel, lo siento mucho”

Mi esposo y mi hijo así como el resto miran lo ocurrido, mi esposo dice

“No pasa nada, Maribel echa esa camiseta a lavar y ponte otra”

Lo han vuelto a conseguir, tengo que irme a mi habitación y apenas unos segundos después estoy en tetas eligiendo una nueva camiseta, la puerta de mi habitación se abrió y Gigante entro cerrando la puerta detrás de el, yo me tape los pechos con mis manos en una reacción natural al verme semidesnuda ante un amigo de mi hijo por muchas veces que ya me hubieran visto el pelotas.

“Jajaja, no jodas que te da vergüenza que te vea las tetas”

Yo no digo nada y me limito a seguir buscando una camiseta hasta que el me agarra y me gira bruscamente, me besa en la boca y luego se arrodilla ante mi y me vuelve a remangar la falda, es el cuarto amigo de mi hijo que lo hace en esa maldita fiesta,

Me tira sobre mi cama de matrimonio y me dice

“Espérate a que termine contigo antes de ponerte otra camiseta, no vayas a manchártela también, jajaja”

Se quito los pantalones y los calzoncillos y se tumbo sobre mi, era muy alto así que mi cabeza quedaba a la altura de su pecho, fue bajando hasta situar su cabeza sobre la mía y me beso con lengua, después me dio varios besos cortos en los labios y mirándome me dijo.

“¿Por donde te han follado estos?

“¿Cómo?”

“¿Qué por que agujeros te la han metido mis amigos puta?”

“Conan por el coño, Flaco por el culo y Charlie me ha obligado a comérsela”

“Jajajaja, nada de obligar, aquí todos sabemos que te encanta chupar pollas, bueno, pues yo te la voy a enchufar por el chocho”

Me hizo abrir mis piernas y apunto su estaca para ir entrando en mi, lo hacía muy lentamente, retrocediendo cada poco para volver a efectuar un nuevo impulso, cada cual más fácil que el anterior.

Se paro en seco cuando nuestros cuerpos encajaron

“Te gusta sentir mi polla dentro, ¿verdad perra?”

Reanudo sus movimientos y su polla volvió a salir y entrar en mi repetidas veces acelerando el ritmo

“Tu coño es mió ahora Maribel”

Continuo follandome a buen ritmo, mi cabeza estaba girada hacia un lado para que no me golpeara con su pecho al ser bastante mas alto que yo.

“Dime que estamos haciendo Maribel, dímelo”

“Estamos follando”

“Que te estoy metiendo Maribel, dímelo”

“La polla”

“Puffffffff, por donde, dime por donde”

“Por el coño”

Abandono la posición del misionero y se puso de rodillas sobre mi dándome golpes de caderas al tiempo que no dejaba ni un milímetro de mis tetas sin sobar con sus manazas.

“Que ganas tenia de darte polla Maribel”

Me la clavaba hasta las pelotas en cada empujón, me estaba empezando a doler, la forma en que tenia de follarme por lo menos no era placentera, no quería correrme con aquel cerdo embistiendo sobre mi.

Continuaba con su vertiginoso ritmo que teníamos mientras me decía

“Te has portado bien perra, te voy a dejar elegir donde quieres que me corra”

Dentro de mis posibilidades elegí la mejor opción

“En mis tetas”

“¿No prefieres en la boca?”

“No”

“Esta bien, pero pídemelo bien”

“Por favor, córrete en mis tetas”

“Jajajaja, como negarme si me lo pides por favor”

Me la saco y comenzó a pajearse justo cuando Marcos entro en la habitación

“Cuidado que viene el cornudo”

“No me jodas tío, estoy a punto de correrme en sus peras”

“El cornudo va al baño, no hagas ruido”

Yo estaba aterrada cuando escuche a mi esposo acercarse, Gigante detuvo su masturbación hasta que escucho como mi esposo entraba en el baño y cerraba la puerta

“Venga termina” dijo Marcos saliendo de la habitación

Gigante reanudo su masturbación y en pocos segundos me lleno las tetas de leche

“Toma leche en tus tetitas”

también me salpico el estomago y el pubis, se limpio con mi camiseta manchada y se volvió a poner los pantalones, luego se fue de mi habitación.

Completamente asustada por estar allí en la cama de matrimonio con mis tetas cubiertas de leche y la falda remangada me levante a toda velocidad, use la misma camiseta con que se había limpiado la polla gigante, me baje la falda y elegí otra camiseta justo cuando mi esposo salía del baño y luego entraba en mi dormitorio pillándome todavía con mis pechos descubiertos.

“Joder Maribel, como tardas en elegir una camiseta” se le notaba bastante bebido

“Y cierra con el pestillo haber si alguno de los chavales se confunde al venir al baño y te ve las tetas”

Inocente pensé yo, verme las tetas es lo menos que hacen conmigo esos chavales, elegí una blusa negra y me fui con mi esposo al salón.

A los 10 minutos Rufus se levanto, yo había pensado que todo había terminado pues considerando la terraza también una habitación solo faltarían el salón y la terraza como habitaciones de casa donde follarme y allí era imposible hacerlo por la presencia de mi familia así que Rufus dijo.

“Creo que es hora de probar la tarta, vamos a por ella Maribel”

pensé que Rufus querría follarme en la cocina, no tenia opción así que le acompañe y saque la tarta de la nevera, el cabron de Rufus se saco la polla y la paso por el borde de la tarta.

“Prueba la tarta Maribel y dime si esta buena”

Tuve que ponerme de rodillas y meterme su polla manchada de tarta de chocolate en la boca.

“¿Te gusta?”

“No” dije yo para joderle

“Vaya, eso es que no la has probado bien”

volvió a meter la polla en la tarta y me clavo la polla hasta el fondo de la garganta

“¿Te gusta mas ahora?”

“Si, mucho mas” dije yo para que me dejara en paz y me soltara la cabeza

Lo hizo y cogiendo la tarta entro en el salón, por suerte no me había follado en la cocina, dentro del salón cantamos a mi hijo el cumpleaños feliz, comimos tarta y cuando quiso abrir sus regalos Marcos le dijo que dejara para mas adelante el que había traído Sheila, mi hijo abrió los regalos y el que mas le gusto fue un juego de ordenador, sus amigos habían sido generosos con el, al menos gastando mi dinero, Marcos le propuso a mi hijo que les enseñara el juego de ordenador y todos incluido mi esposo que a esas aturas se tambaleaba un poco por las copas fueron a su habitación.

Rufus se quedo el ultimo y me dio la mano

“Coge mi tablet de la mesa y vamos a la terraza”

Cogi la tablet, estaba muerta de miedo, Marcos había conseguido sacar a todos del salón y dejar la zona despejada, estaba claro que Rufus quería clavármela en la terraza.

Salimos a la terraza, encendió el tablet y abrió el mismo programa con el que Charlie había visto el salón mientras yo se la mamaba en la habitación de mi hijo, así Rufus podía controlar también el cuarto de mi hijo y follarme tranquilo sabiendo si volvían al salón o no.

Rufus se sentó en una silla de la terraza que puso junto a la barandilla y se saco la polla que estaba algo morcillona, comenzó a tocarse y sin que dijera nada yo me remangue la falda, total para que esperar, sabia perfectamente lo que quería.

“así me gusta, que te subas la falda sin que yo te diga nada”

Cuando Rufus la tuvo dura me acerque a el, no quiso que me pusiera de frente, quería que yo pudiera ver la calle y el bloque de pisos de enfrente, así que dándole la espalda me dispuse a bajar sobre el, cuando iba a entrar en mi coño el me detuvo.

“Tranquila ansiosa, no te la voy a meter por ahí, sino por el culo, te lo voy a romper”

Yo sacando chulería le respondí

“Pues llegas tarde, me rompieron el culo hace mas de un mes”

“Jajajaja bueno, no por eso voy a dejar de encularte ¿no?”

Después de decir eso situó la polla en mi agujero trasero y dejara que yo misma me introdujera su pene dentro, cuando me tuvo bien clavada introdujo sus manos bajo mi blusa y comenzó a pellizcar mis pezones a la vez que me ordenaba que yo misma bajara y subiera dándome por culo con su polla.

Por suerte no vi a nadie asomado a las ventanas del bloque de pisos de enfrente y si alguien nos veía pensaría que era una guarra exhibicionista pero al menos no una guarra infiel ya que en esa posición era imposible que alguien viera la cara de la persona que me enculaba desde atrás.

“PLOF,PLOF” es el ruido que hace la palma de la mano de Rufus al golpear mi pubis como dándome cachetes al ritmo de la enculada.

Es lo único que se escucha mientras mi esfínter acoge el miembro de Rufus en su interior y se adapta a su contorno, yo tampoco dejo de mirar el tablet deseando que nadie se mueva del cuarto de mi hijo hasta que Rufus termine de follarme analmente.

“Tienes un buen culo Maribel, un buen culo relleno de polla”

Noto los huevos hinchados de Rufus cada vez que mi cuerpo baja sobre su polla, el chico esta dándome duro por el culo durante algo mas de 5 minutos que a mi se me hicieron eternos, por suerte si es que puede llamarse así decide correrse en mi culo y pronto un calor profundo inunda mi culo síntoma inequívoca de que Rufus se ha vaciado en el.

Al menos no lo ha hecho sobre mi cara ni manchando mi blusa obligándome otra vez a cambiarme de ropa, poco después de terminar y antes de que nosotros vayamos al cuarto de mi hijo todos regresan al salón y continúan con la fiesta, han pasado 45 minutos desde la enculada de Rufus cuando mi hijo empieza a sentirse algo mareado y con ganas de vomitar, durante toda la noche he tratado de que ni el ni mi esposo bebieran demasiado pero obviamente no me ha sido posible por mis ausencias toda la noche para que aquellos bastardos me follaran en cada habitación de mi casa.

Animados a beber por los chicos mi hijo esta borracho y mareado y Sheila se ofrece a acompañarle al baño por si quiere vomitar, todos los chicos me miran y sonríen, no entiendo el motivo ya que allí sigue mi esposo aunque no puedo verlo porque esta recostado en el sofá, pronto entiendo el porque se reían cuando Marcos dice

“Enrique,¿te importa que me folle a cuatro patas a tu mujer?”

El desenlace de la fiesta en unos dias…

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *