Aventura en un Bar. relatos eroticos

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Buenas tardes me llamo Loren. Para empezar supongo que lo normal sería decir como soy, soy chica de piel muy blanca, ya que casi no salgo a tomar sol, pelo negro azabache hasta media espalda, segun mis hermanos ese contraste del pelo tan oscuro sobre mi piel clara es muy sexsoso, soy mas bien flaquita unos 43 kg, y la estatura promedio de 5’6’’, lo que sí tengo es un buen escote que realmente me gusta presumir talla 36 E, un culito no muy grande pero sí bien redondito y durito. actualmente tengo 26 años y vivo con mis 3 hermanos mayores, Pabel de 38, Leonardo de 37 y Gabriel de 35. Bueno digo hermanos pues sus papas me criaron desde chiquita ellos son hijos del mismo padre y madre, yo en cambio soy la hija de la mejor amiga de su madre que falleció en un intento de atraco y como era madre soltera, nunca supe nada de mi papá, esta familia me adoptó teniendo yo apenas 2 años.

A continuación les relato lo que me paso en esta última ocasión y la razón por la cual me vi ausente unas 3 semanas, bueno una noche que me quede sola en casa decidí ir a un bar cerca de mi casa, paso de vez en cuando y se le ve un buen ambiente por lo que decidí ir, solo que no le pedí permiso a mis hermanos y quede con una vieja amiga de la uni.

Entro a bañarme para refrescarme y cuando salgo decido ponerme un vestido strapless negro cual se me pega mucho al cuerpo de falda corta a mitad de mis muslos unas zapatillas negras de tacón bien alto y mas nada ya que no tengo ropa interior, gracias a Leo y sus ocurrencias. Me perfumo y maquillo, me peino haciéndome unas trenzas en el lado izquierdo dejando la otra parte mi pelo suelto y peinado hacia la derecha, me gusto mucho como me quedó, cuando ya estaba lista y puesta para salir, recibo la llamada de mi compañera de que no va a poder ir por un imprevisto de última hora y pues ya yo esta lista asi que pense en ir solo un rato al bar beber unas copas y volver.

Al llegar al bar me topo con una línea para pasar, se nota que hoy va más concurrido de lo que pensaba, la suerte está de mi lado ya que el que está de portero no es más que el vecino de abajo de donde vivo, me le acerco y no hace falta decir nada, solo verme y él mismo me saluda con un fuerte abrazo y un beso muy cerca de los labios para guardar apariencia según parece.

Yo – Hola Julio cariño, cómo va la noche? – le saludo bien melosa y coqueta, siempre con una sonrisa limpia.  

Julio – Todo bien hermosa, y ahora que llegaste se pone aún mejor. Anthony está de bartender hoy asi que asegurate de saludarlo en cuando puedas. Y quién de tus guarda espaldas te acompaña hoy ya que no he visto a ninguno entrar?. Me responde él con gran cariño y me pregunta más con curiosidad que por cortesía se le ve a leguas que esa pregunta en especifico le muerde el tuétano.

Yo – Hoy estoy sola, solo vengo a matar un poco de tiempo antes de ir a otro lugar donde me espera el servicio secreto y el FBI – le digo y veo de inmediato un brillo en sus ojos, dios los hombres se delatan tan fasil ustedes mismos.

Julio – No se diga mas, espero disfrutes mientras este aqui, y bueno aquí estoy para lo que desees.

Diciendo esto ultimo me deja pasar no sin antes darme un buen apretón de nalgas cosa que le agradecí con una mirada bien lasciva, antes de dirigirse a la barra me detengo a observar el ambiente, la mayoría de las mesas están ocupadas la barra apenas se le nota uno o dos taburetes libres y la pista de baile abarrotada. Camino hacia la barra y puedo sentir la miradas de unos cuantos y el toque atrevido de otros cuando le cruzo por el lado, abriéndome camino como puedo por fin llego a la barra y espero unos segundos hasta que al fin Anthony se da cuenta. Pido un trago y me siento en un taburete esperando el ron con cola que pedí, CUBA LIBRE CARAJO “XD”.

  • Hay mucha gente aquí hoy. Más de lo que estás acostumbrado. Y el alcohol fluye. Pero verte aquí sola y tan hermosa, eso si que es una sorpresa.

Oigo desde el otro lado de la barra cuando Anthony se me acerca para pasar mi trago.

Yo – Gracias Tony, te veo un poco lleno, así que te hare compañia un rato.

Anthony – Si ya Julio me tiro por whatsapp que está sola y nosotro feliz de saberlo.

Estaba tan lleno que  ahora la gente a mi alrededor se amontonaban para pedir sus trago, se empujan y casi cayendo encima de mí todo el tiempo

“Hey…. cual es tu nombre?” – me pregunta un hombre desde atrás tocando mi cintura para llamar mi atención, se le ve que lleva sus buenos tragos encima.

Yo – “Hola” – le respondo con una sonrisa leve, un hombre borracho en sus años cincuenta, pelo blanco buen porte, vestido de saco, cosa rara por el ambiente y la hora  y sobretodo el lugar. Se nota que sale de trabajar.

HB – “¿Cuál es tu nombre?”- Vuelve a preguntar como ignorando mi respuesta anterior.

Yo – Loren – le respondo luego de un largo suspiro de fastidio que no parece haber notado. Pero fijando mi mirada en el alzo una ceja.

HB – Richard – se presenta a sí mismo arrastrando un poco las letras, sip se nota que está borracho. – Un placer termina de decir.

Yo – Igualmente – le respondo, bien dice mi hermano pabel, se amable hasta con un borracho pues no sabes qué tipo de persona es.

Richard se acerca más a mi. Si se acerca más a mi silla de bar, puedo sentir su aliento etílico.

Richard – “¿Vienes aquí a menudo?” – me pregunta. Uff lo que faltaba un borracho sacandome conversación.

Yo – “Una vez a la semana” – le miento.

Richard – Ahhh -responde con una expresión que denota total ausencia de cualquier sentido común.

Yo – “¿Por qué hay tanta gente aquí?” – Pregunto tratando de cambiar el tema.

Richard – “La compañía para la que trabajo hizo una gran venta, así que nos llevaron a beber” – fue su respuesta y comprendí porque el gentío. ya se me hacia raro tanta gente

Yo – “Excelente felicidades supongo – le dije regalandole una gentil sonrisa.

Richard sigue borracho y sigue chocando conmigo mientras hablamos. No hace falta mucho tiempo antes de que su mano empiece a tocar mi rodilla desnuda

No hago nada al sentir el tacto de este hombre, estoy siendo manoseada por este hombre mucho más viejo que yo y no me molesta, siempre he disfrutado de esta sensación, de ser la causa que no puedan aguantar su lujuria y tengan que caer en esto.

Yo – ¿Realmente crees que está bien? – le pregunto.

Richard – ¿Qué? – me pregunta con una expresión en blanco.

Yo – “¿Dónde tienes la mano?” – le digo señalando el hecho obvio de que su mano estaba subiendo por la parte interna de mi muslos.

Richard – “No estás diciendo” detente ” – me responde con sorna y con la mirada de que sabe que no me molesta para nada.

Trato de ignorar las manos de Richard mientras me manoseaba delante de todo el bar. No parece ser que alguien se de cuenta o haga algo al respecto. Así que Richard sigue más firme.

haciendo girar el taburete ahora estamos cara a cara, mientras sigue acariciando mis muslos, en seguida sube su otra mano a mis tetas, que ya tienen los pezones como piedras de tanta exitacion previa. Mientras en un movimiento rápido me vaja una parte del vestido los suficiente para sacar el pezón y empieza a pellizcarme. Esto me manda al trance del placer, decido actuar como si nada para no delatar lo que Richard está haciendo es increíble que hay tanta gente que sirven como muralla para que nadie se de cuenta que está sucediendo a dos sillas de distancia, donde estoy con las tetas al aire y siendo manoseada a conciencia.

Richard – “Ha pasado mucho tiempo desde que toqué pechos tan grandes como los tuyos” – dice resoplando como un toro se ve que no aguanta la excitación

Trato de ignorarlo. para no levantar más sospecha, claro porque una tipa con las tetas al aire no levanta ninguna sospecha. Me tiene en el cielo.

Richard – “¿Crees que puedes ignorarme… bueno, sólo intenta  – me gruñe mientras aprieta fuerte mi pezón, veo como el fuego se intensifica.

Su aliento está tan lleno de alcohol que casi tengo lágrimas en los ojos, mientras decido seguir jugando a que lo ignoro pero estoy que hago un charco en la silla, esta sensación es increíble siendo manoseada en un bar repleto de gente.

Richard – “Así que todavía tratas de ignorarme, bueno eso es simplemente bien!” – dice mientras su mano forzando mis piernas y presiona para separarlas consiguiendo acceso a mi coño completamente expuesto sin bragas.

Richard – Miren a esta gran puta ignorandome y anda sin bragas ni bracier, solo querias ser tratada por Lo que eres no? – dice al notar mi coño completamente depilado al aire y mojado como un pozo.

Richard acelera la incursión con su mano comenzando con acariciar con su dedo mi  clítoris de manera rápida y continua. Una corriente recorre mi cuerpo que comienza a reaccionar en su dedo y mi coño se ya estaba mojado ahora se está volviendo un solo cúmulo de jugo más y más mojado.

Richard – “Qué buena zorra, puedo sentir tu toto mojado alrededor de mis dedos ¿Todavía quieres ignorarme?” – me dice metiendo dos dedos en el charco que es mi coño. No puedo decir ni una palabra mirando al suelo, con los ojos entrecerrados.

Richard – Bien – dice y saca su pene de sus pantalones, y empezar a frotarse contra mi coño. Miro a tu alrededor, pero nadie te está observando ni mirándote. Cuando miro para arriba Richard sonríe antes de que presione su pene dentro de mi.

Richard – “Tienes un charco en el toto maldita cuero, se nota que te gusta esto” – Dice comenzando a singarme de manera lenta y profunda hasta hacerme gemir del gusto.

Puedo oler el alcohol en su aliento mientras sigue empujando dentro de mi. No toma mucho tiempo antes de que se desespere y acelere la copulación. Me esta cogiendo un desconocido borracho en medio de un bar lleno de gente sin que nadie aparentemente se de cuenta. Me tiene agarrada por las cadera mientras me singa como poseso, mis tetas botan al ritmo de la cogida y parece llamar su atención.

Richard – “tienes un buen toto, maldita cuero, y esas tetotas piden a grito ser mordidas” me dice mientra comienza a chupar un pezón y a morderlo bien duro. El placer es tanto y la música es tan alta que no me contengo en gemir y gritar del placer, es tanto el gusto que las paredes de mi toto presionan su guebo, que no es de gran tamaño pero sí lo suficientemente grueso para que me roze en toda la cuca. – HOOOO como aprietas maldita perra, sabía que eras una puta pero estas que te comes sola. – me dice al notar la presión de mi coño en su pene y acelerando la cogida, hasta correrse dentro y llenar mi toto de leche.

Mientras se pone su pene de nuevo en sus pantalones. Siento como su semen comienza a salir de mi coñito y puedo imaginar cómo se pondrá el taburete. No digo ni una palabra y rápidamente voy al baño a limpiarme mientras siento el líquido bajar por mis piernas.

Al regresar del baño puedo ver a Richard sentado con otros hombres, muy probablemente compañeros de trabajo de él. Vuelvo a la barra pero ya no hay lugar disponible. Richard se levanta y camina hasta mi también. Cuando lo tengo cerca puedo notar como se le bajó un poco la borrachera.

Richard – “Esperaba que regresas” – dice ya en sus cabales como pude notar.

Yo – “¿Por qué?” – le respondo mirándole de manera que entienda que ya casi me marchaba.

Richard – “Está bien, fue divertido para mí. Pero puedes venir y sentarte conmigo y mis compañeros de trabajo. Así que usted tendrá alguna compañía, sin presión, sólo hablar y tener un buen momento “

Pensé en acompañarle pero ya había durado mucho tiempo en ese lugar y no me convenía que ninguno de mis hermanos sepan que salí sin permiso. Así que lo rechace de manera más amable posible y me despedí con un beso en los labios. increible este sujeto me acaba de coger y ahora es que nos besamos, a puta vengo siendo.

Salgo del bar y en la puerta nuevamente me encuentro con Julio quien trató de retenerme pero lo evadi diciendo que llegaba tarde al otro sitio donde debía ir, le di un beso en los labios y salí rápido en dirección a la casa. Bueno cuando entre mi hermano Gabriel estaba en la sala esperando. para no alargar el asunto la bronca que me callo fue increíble parece que si me estaban viendo y un amigo de gabriel le envió un video de su hermana singando en un bar lleno de gente. Después de una tunda a cinturonazos me ataron en la cama por las últimas 3 semana. Y a lo que pasó en ese tiempo se los cuento luego.

 Un gran placer escribirles mis querido lectores. Bueno me han preguntado por correo que si son reales mis relatos, si tienen esa misma duda, si lo son, cada uno de ellos. Besos amores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *