Mi amigo se cojio a mi hermana 2. relatos eroticos

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Resulta que ese deseo de placer concerniendo a mi hermanita, lejos de desvanecerse o disminuir al hacer que perdiera su virginidad, fue en aumento. Es que ahora que sabía que no era virgen, me la imaginaba en cualquier tipo de situación erótica. Sabía de lo que era capaz y me encantaba.
Los fines de semana siempre buscaba alguna señal de algo entre Lucas y Sofi, pero la verdad es que se olvidaron del tema. Incluso revisándole el celular, no encontré conversaciones entre ellos.
Fue así como mi mente perversa se puso a maquinar nuevamente un plan. Quería morbo, quería ver a mi hermanita siendo sometida nuevamente. Y quién mejor que otro de mis amigos?
El único de mi grupo de amigos que sabía que a mi hermana le parecía lindo se llamaba Rodrigo. Alto, rubio, muy fachero. Por supuesto que no sabía si a él le gustaba mi hermana pero bueno, supuse que no iba a rechazar una linda piba.
Primero que nada, compré un micrófono muy pequeño, así podía escuchar lo que ocurría en la habitación de mi hermana; lo escondí bien debajo de su escritorio, y me fui satisfecho.
Cuando llegó mi hermana fingí hablar por teléfono, una vieja táctica.
-No Rodri, no pasa nada, era una pelotuda.

-Bueno, tranquilo. Nos vemos-
Resulta que Rodri tenía una novia, pero hace un mes y pico habían cortado. Quería que mi hermana lo supiera.
-Que pasó con Rodrigo?- preguntó Sofi
-Nada, cortó con la novia-
-Ah, Mariana era, no?-
-Sí-
Y me fui, dejándola con la noticia, para que la piense.
Llegó el viernes, yo había invitado a dormir a Rodri, después de ver en el celular de mi hermana que sus planes eran quedarse en casa(Cabe aclarar que mis padres se habían ido a Bariloche esa misma tarde, para celebrar el aniversario el finde). Antes de que llegue, le pedí a Sofi que guardara unos álbumes de figuritas de fútbol míos porque en mi pieza “no había más lugar”.
Llegó Rodri y el plan comenzó. Mientras jugábamos con la Xbox y nos fumábamos unos porros, le dije que mi hermana me dijo que le parecía lindo, a lo que Rodri se rió y nada más. Lentamente fui desviando la conversación al fútbol, y mientras cenábamos le dije que tenía unos álbumes viejos, así al pasar.
Ya alrededor de las 2, fingí que me vibraba el celular:
-Hola? Que!? Lucas, modulá que no te entiendo jaja.

-No, que pasó?

-Ahh bueno, tranqui. Ahí te la alcanzo.
Fingí cortar.
-Rodri, me voy hasta lo de Lucas. (Apenas se conocían)- le dije-Se olvidó la llave ayer acá y me pidió que se la alcance-
-Me voy entonces?-
-No no, en hora y media vuelvo. Quedate, pedile a mi hermana mis álbumes de fútbol si querés. O convidale un poco de porro jaja-
-Ok, dale. Volvé rápido-
-Chau-
Salí de mi casa, y esperé, escuchando el micrófono de la pieza de mi hermana.
A los pocos minutos escuché como alguien tocaba la puerta. Sofi frenó la música.
-Ah hola Rodrigo. Que pasa?-
-Nada, tu hermano se fue por una hora y pico para hacer nosequé con un amigo suyo-
-Jajaja y vos que hacés entonces?- le preguntó Sofi, mientras yo volvía a entrar a mi casa sigilosamente.
-Nada, estaba fumando un poco de porro abajo y tu hermano me dijo que te pida sus álbumes-
-Ahh si, los dejó acá. Pará que te los alcanzo-
Yo, mientras tanto, me escondí en el comedor, por si bajaban.
-Querés venir a fumar abajo? Hasta que llegue Fede…-
-Bueno, dale- Le respondió Sofi.
A los pocos segundos aparecieron ambos en el comedor. Sofi, con la misma remerita de piyama de siempre, y esta vez con un shortcito de piyama y unas medias cortas; llevaba los álbumes en la mano. Estaba infartante.
Se sentaron en el sillón y empezaron a fumar, yo notando como Rodri lanzaba miradas disimuladas al revelador escote de mi hermanita.
-Escuché que cortaste con tu novia- tiró a los pocos minutos Sofi
-Jaja si, una liberación la verdad-
-No la extrañas?- preguntó Sofi, mirándolo con cara de inocente.
-No, me gusta estar soltero. Aunque siempre algo queda. Igual no quiero hablar de eso-
-Hmm bueno, podemos hablar de otra cosa. Querés jugar algo?-
-Jaja que? Un juego de mesa?- preguntó mi amigo
-No, digo más como verdad o consecuencia- Dijo riéndose Sofi
-Ahh bueno, si querés…- Le respondió sonriendo Rodri
-Uff que fuerte este porro. Bueno, empiezo yo. Elijo verdad-
-Emm bueno, te cae bien tu hermano?- Preguntó inocentemente.
-Jaja masomenos. Ahora vos-
Rodri-Verdad
-Sos virgen?
-No- Respondió Rodri, que empezaba a entender la onda. Y, teniendo semejante piba delante, seguramente se empezó a calentar
Sofi-Verdad
-Ahora vos. Sos virgen?
-No- le dijo Sofi, dando una larga pitada al porro y sonriendo pícaramente.
Rodri-Consecuencia
-Hmm tenés que mirarme la frente sin desviar la mirada hacia…nada más por 30 segundos. Si lo logras, dejaré que me des un beso donde quieras. Si desvias la mirada, voy a subir a mi pieza, ponerme una campera grande y volver-
-Acepto- dijo Rodri, ya excitado
Y vi sorprendido como mi amigo miraba la frente de mi hermana metía un dedo entre sus tetas y luego bajaba su escote unos milímetros. Después de lo que parecieron horas, Sofi riendo felicitó a Rodri.
-Bueno, lo lograste. Momento de elegir- Dijo con una sonrisa picantísima
Rodri acercó su cara y le comió la boca por unos cinco minutos, aunque siempre que su mano intentaba tocar algo más que sus piernas mi hermana se la quitaba. Luego se separaron.
Sofi-Verdad
Te parezco fachero?
-Hmm si, bastante-
Rodri-Consecuencia
-Tenés que adivinar si tengo una bombachita puesta o no. Si adivinás bien, mis shortcitos se van. Si no, me regalas toda la marihuana que trajiste- Le dijo Sofi, con una cara de nena para comerla.
-Tenes- Dijo, convencido, Rodri
Vi como mi hermanita se paraba ahí mismo en el sillón y lentamente se bajó el short, quedando en una bombachita rosa. Rodri la miraba ansioso mientras se sentaba nuevamente. Dudo que se pueda estar más caliente.
Sofi-Consecuencia
-Es simple. Tenés que sentarte en mi regazo por un minuto.
Sofi se rió y se sentó, poniendo la cola arriba del miembro de mi amigo, dándole la espalda. Movió un poco el culo durante ese minuto, calentando aún más a Rodri. Luego se paró y se volvió a sentar en su posición original.
Rodri-Consecuencia
-Si adivinas con cuántos hombres tuve sexo, te saco todo menos el calzón. Si no, así te quedás.
-Con uno- Respondió mi amigo, quedando expectante.
-Bingo- Dijo mi hermana, antes de despojar de toda su ropa a Rodri, que quedó en unos calzones apretados, donde se notaba una erección algo avanzada.
Sofi-Verdad
-Estás excitada?-
-Jaja bastante- Respondió riendo Sofi.
-Querés seguir jugando?- preguntó Rodri, seguramente muriéndose por penetrar ese cuerpo adolescente.
-Jaja sos amigo de mi hermano, no se que pretendés.-dijo mi hermanita, con tono inocente. Pero acercó su boca a la de mi amigo y comenzaron a besarse. Primero suavemente, luego aumentaron la brusquedad. Después de unos minutos, Sofi se sentó en el regazo de Rodri nuevamente, pero esta vez cara a cara. Se quitó la remera, para luego recibir la succión en sus pezones que le proporcionaba mi amigo, mientras sus gemidos iban en aumento.
Al ratito Rodri tiró a mi hermanita en el sillón, se sacó su calzón y a ella le quitó la bombachita, dejándola solo con sus medias, y rápidamente la empezó a penetrar. Por más de media hora todo lo que vi fue a mi amigo bombeando a mi hermana, primero en la posición de misionero, luego de perrito, mientras escuchaba como gritaba de placer.
Pero en un momento mi hermanita se incorporó, susurró algo al oído de Rodri, que sonrió ampliamente.
-Estás segura?-
-Sí, dale!-
De pronto Sofi se acostó boca abajo y vi claramente cómo mi amigo encajaba el pene en el agujero del ano de mi hermanita. No pude evitar tocarme mientras veía a mi hermanita siendo desvirgada analmente por mi amigo. Y debía estar ya muy excitada, porque enseguida entró y lentamente empezó a bombear, acelerando de a poco. Ésto siguió por unos 20 minutos, incluidos dos orgasmos de Sofi, cuando:
-Estoy por acabar- le dijo Rodri
-Adentro, dale- contestó Sofi, toda transpirada
Y mi amigo obedeció. Siguió con el mete-saca hasta que vi cómo inundaba de semen el culo de mi hermanita. Se tiró al lado de mi hermana, quien se incorporó y se puso a chuparle el pene a Rodri, quedando en posición 69. Y siguieron nomás por unos minutos, hasta que Sofi se paró, agarró su ropa y se fue para arriba, diciéndole a Rodri que se vista antes de que llegue yo.
Mientras mi amigo fue al baño a cambiarse, yo me escabullí afuera y simulé que recién legaba, dando un portazo disimulado para que se escuche mi llegada.
La noche transcurrió con normalidad, mi amigo no actuó raro ni nada. Sin embargo, alrededor de las 9 de la mañana, esuché un ruido que me despertó, levanté la cabeza y vi a mi amigo entrando a mi habitación silenciosamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *