obsesionada con las pollas grandes – relatos eroticos

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Sígueme en instagram: @babykarelvis

OBSESION POR POLLA GRANDE
Hola amigos, me llamo Sandra, soy de Barranquilla, ciudad costera al norte de Colombia, y les voy a contar algo que me paso hace poco con el novio de una amiga de estudio.
Comenzare por describirme como soy físicamente: tengo 19 años recién cumplidos, de tez trigueña, ojos azules, 1.75 metros de estatura, cabello rizado rubio, piernas largas y torneadas, senos grandes y parados, cintura delgada, caderas anchas, nalgas redondas y grandes, (un culaso como dicen los hombres).
No es por presumir, pero los hombres dicen que soy bonita, toda una hembra.
MI amiga rosiris estudia conmigo en la facultad de derecho desde comienzo de año, y hace un mes cuando salimos de clases nos sentamos en la cafetería a tomar un refresco y hablar un poco, me comento algo que me dejo inquieta y prácticamente obsesionada.
Comenzó diciéndome que hacía dos meses había conocido un muchacho en su casa debido a que el baño de ella se había dañado y su mama había llamado a una empresa de plomería para que le enviaran a alguien a repararlo, me comento que el plomero que enviaron era alto, delgado, moreno y bien parecido de aproximadamente 25 años, ella había llegado de clases a eso de las 2 de la tarde en el momento en que lo hacía también Luis, así se llamaba el muchacho, su mama tenía que regresar al trabajo y la dejo encargada de supervisar que todo quedara bien reparado; así que quedaron solos los dos ya que rosiris era hija única y su papa trabajaba por fuera y solo regresaba los fines de semana.
Me cuenta rosiris que cuando el muchacho termino de arreglar el baño quedo muy sudado y le pregunto que si podía tomar una ducha, ella le dijo que si, pero en el baño que estaba en el patio donde estaba el cuarto de lavado, el muchacho se dirigió hacia haya, dice rosiris que cuando sintió el chorro del agua ella no pudo contener la curiosidad y se asomo por un resquicio de la ventana de su cuarto desde donde se veía la regadera del patio, lo que vio la dejo atónita, Luis se estaba restregando el pene con jabón y el miembro así flácido se veía enorme, era largo y grueso, a medida que se lavaba se sobaba y aquella verga se fue poniendo dura, mas grande y gruesa, el glande era una enorme cabeza oscura, rosiris se empezó a frotar la vulva, se estaba excitando mucho viendo esa enorme verga negra que jamás había visto en su vida, me cuenta que se metió los dedos en la raja de su vagina y estaba mojada, empapada, su pepita estaba babosa, lista para la penetración.
Cuenta mi amiga que en un momento de arrebato se desnudo y salió para el patio dispuesta a que luis le quitara la arrechera que la estaba volviendo loca, me cuenta que sentía miedo por lo que le pudiera pasar porque ella se considera de vagina pequeña, pero pudo más la calentura que el miedo, cuando salió al patio el tenia la verga entre sus manos masajeándose, al verla se sorprendió y agacho la cabeza, pero ya ella iba dispuesta a todo, asi que agarro esa enorme verga gruesa y trato de metérsela a la boca y no le cupo, se la besaba y el empezó a gemir levemente, de repente ella se volteo y se puso doblada en el lavadero, de tal forma que su raja quedaba expuesta para que aquel muchacho la pudiera penetrar, sintió que él se acerco y le puso la cabeza de la verga en toda la entrada de su vagina y empujo, hayyyyy me dijo rosiris que grito, aquella verga no le entraba, ella sentía esas ganas de ser clavada, penetrada pero al mismo tiempo le dolia, el volvió a intentar y ella sentía esa enorme cabeza que la partia en dos. Finalmente el empujo nuevamente y saas, se le fue el glande y la mitad de la verga, hayyyyy moreno grito ella, se sentía clavada por un burro, era una sensación de dolor y placer infinitos, el empezó a moverse primero lentamente y después más rápido, jamás había experimentado una sensación mas riiica y placentera, ella gritaba mas, mas, dame mas verga y el se afincaba todo, se le iba la verga integra, hasta que se vino al mismo tiempo que rosiris y ella sintió en sus entrañas esa leche caliente que la llenaba por dentro.
Me dijo que desde ese día son novios escondidos porque su mama no va aceptar que un simple plomero sea novia de su hija.
Esa historia me dejo con una gran curiosidad, porque aunque yo tengo novio y tenemos sexo hace más de un año, yo no me he acostado con nadie más, ni le conozco el pene a otros hombres, salvo lo que he visto en videos pornográficos, mi novio es blanco como yo, su miembro es de aproximadamente 14 centímetros cuando esta erecto y un poco delgado; la primera vez que estuvimos fue doloroso para mi, ya que era virgen y mi vagina es estrecha en la entrada, a pesar que mis labios mayores son gruesos, mis labios menores son pequeños al igual que el clítoris, para verlos tengo que abrir bien esos enormes labios y se ve mi rajita pequeña y rosada, mi vulva estéticamente es abultada, pero el orificio vaginal es súper pequeño, a mi novio le encanta pasarme la lengua y abrir mis labios mayores para contemplar esa pepita que para él, es hermosa.
Por eso cuando rosiris me conto lo que le había pasado con el plomero y que ahora era su novio, no se cambiaba por nadie, ya que ella si había tenido relaciones con muchos chicos pero ninguno era comparable a Luis, ya que se la culeaba riico con esa enorme verga que media 23 cms aproximadamente y un enorme glande más grueso que el resto del miembro, yo estaba obsesionada en saber que se sentiría dejarse penetrar de semejante verga, seria que me entraba en mi pequeña raja, vivía atormentada con esa idea, es más, ya casi no quería estar con mi novio, prefería introducirme los dedos en mi vagina y masturbarme a nombre de Luis y su gran verga. Quería conocerlo, pero no podía darle malicia a mi amiga rosiris, ya que ella no me lo había presentado, sin embargo un día cualquiera salimos de clases y yo salí a sacar unas copias, cuando me dirigí a la cafetería, vi a mi amiga rosiris con un muchacho moreno, más bien negro, alto y delgado y me imagine- ese debe ser Luis_, cuando mi amiga me vio, me llamo y me senté al frente de ellos, este es mi novio Luis . –me dijo-, mucho gusto, conteste, al mirarlo sentí una extraña sensación, pensé- este es el hombre de la verga enorme que embriaga de placer a mi amiga, sentí que mi vagina empezaba a mojarse, como andaba de vestido, entreabrí las piernas y por debajo de la mesa me eche el panty a un lado y mi enorme labio derecho la sostuvo, con gran disimulo mirando a mi alrededor me introduje el dedo del medio y sentí mi rajita babosa, caliente y apretada, tuve un ligero temblor y gemido involuntario, ellos me preguntaron qué pasaba y les conteste que me sentía un poco indispuesta, mi cara estaba desencajada de la arrechera, el corazón me latía a mil y no hallaba la forma de poder hacer contacto con ese hombre para probar esa enorme verga que sin conocer ya me tenia dominada, con mucho temor le toque la pierna por debajo de la mesa, el me miro y retiro la pierna, tenía que buscar la forma de interactuar con él, llego la oportunidad cuando mi amiga se fue al mostrador a pagar lo que habían consumido, cuando dio la espalda yo sin dudarlo dos veces escribí mi numero de whatsapp en una servilleta y se la entregue doblada, el me miro sorprendido, sin embargo se la guardo muy rápido en el bolsillo del pantalón, ella regreso, nos despedimos y yo quede sentada viendo a ese hombre de espaldas que me mantenía arrecha sin conocerlo solo con pensar en lo que me había contado mi amiga. Seguía con una enorme calentura y mi raja súper mojada, me dirigí al baño, me introduje el dedo otra vez y no pude contener un gemido involuntario, en el baño había alguien porque se oyó una tos a propósito, me limpie la vagina y me fui para mi casa.
Pasaron tres días y nada que el hombre me escribía ni llamaba, pensé que quizás había votado el papel a propósito , o le habían lavado el pantalón y la servilleta se había desintegrado, o que tal que se lo había dado a mi amiga y le había dicho algo, sentí un poco de susto y temor al pensar en eso, estando en mis pensamientos , entro un mensaje de whasapp de un número desconocido, al ver la foto de perfil quede petrificada, era Luis saludándome, -hola como estas- me dijo, yo le conteste- bien gracias y tu como vas, me dijo bien, luego me escribió nuevamente, eres una chica muy linda- yo no hallaba que contestarle, mi corazón se acelero y empecé a arrecharme otra vez, tú también eres un chico interesante- le conteste, – gracias me dijo, luego volvió a escribirme nuevamente, tengo que decirte algo, pero me da temor que te disgustes, agrego, yo me sentía extraña, el corazón seguía acelerado y mi vagina estaba completamente mojada, tenía una arrechera terrible de solo pensar que estaba chateando con el hombre que según mi amiga tenía una verga descomunal, la cual quería sentir dentro de mí. Dime, no tengas temor- le conteste- seguro no te molestas – me insistió Luis- claro que no le dije, es que ese día que te vi me gustaste mucho, yo quede en shokc, sin embargo le dije – tu también me caes bien, aunque eres novio de rosiris. Pero enseguida reaccione, no podía perder esa oportunidad de probar ese tremenda verga aunque fuera una sola vez – si quieres nos vemos y hablamos como amigos- le dije, lo que me escribió a continuacion me dejo estupefacta – estoy excitado, tu voz me excita- me dijo, yo saque fuerzas de mi interior y le dije: si quieres me muestras tu miembro para ver que no me estas mintiendo,- seguro? Replico él, si quiero ver tu miembro, los segundos que siguieron fueron eternos. Luego me llegaron dos fotos, lo que vi me sorprendió sobremanera, era una verga gruesa, larga, se veía dura con un glande enorme , -definitivamente esa verga no entra en mi vagina, pensé, la arrechera que sentía me hizo meter los dedos y masturbarme, sentía mi raja babosa pero estrecha, era muy reducida para tremenda verga.
No te gusta? me pregunto. Sí claro, tienes un miembro tremendo, le dije, debes hacer sufrir a mi amiga Rosiris cuando la penetras, el me dijo _ al principio sufría pero ya se acostumbro, es que ella lo tiene pequeño, acoto, si así piensa de ella, que tal cuando me vea a mí que soy más reducida. De todas maneras iba a intentar, no podía quedarme con esa obsesión enfermiza de probar eses pollon, como él había facilitado las cosas ya no me importaba que pensara que yo era una chica fácil, así que le escribí para que nos viéramos esa misma noche, el me dio una dirección de un apto que le prestaba un amigo, me imagine que para hacer sus fechorías. Me cito a las 8 de la noche, así que cuando llegue de la universidad le dije a mi mama que iba a estudiar en grupo para una exposición, luego le escribí a mi novio que nos veíamos al día siguiente ya que estaba ocupada con unos compañeros de estudio, el me dijo que no me preocupara sin imaginar que posiblemente esa noche a su noviecita le iban a meter una verga el doble de gruesa y larga que la de él, que me iban a perforar esa rajita estrecha y rosada.
Tome un taxi y me dirigí al sitio indicado, cuando llegue era un edificio de apartamentos, había un guardia en la puerta y me pregunto que si yo era Sandra, le dije que si , el me dijo que me estaban esperando en el apartamento 208, le di las gracias y empecé a subir las escaleras, note que me miraba con morbosidad, yo tenía puesto un vestido rojo ceñido al cuerpo, un poco debajo de las rodillas, mis nalgas se veían voluminosas y redondas, ya que el hilo dental que traia puesto solo me protegían mi vagina abultada que sobresalía un poco sobre el vestido, mis senos grandes y parados querían soltar los botones del mismo, su mirada sentía que taladraba mi pepita, será que también es vergon –pensé en ese momento, al llegar a la puerta del numero 208 mi corazón se acelero y volví a sentir esa sensación de miedo y excitación al tiempo, pensé en no tocar y regresarme, pero algo superior a mi me decía tienes que probar si es cierto que esa verga es tan deliciosa como dice mi amiga, o que tal que no me entre, que me rasgue o algo asi, como una autómata toque la puerta, sentí unos pasos y de repente se abrió la puerta- adelante dijo Luis- entre lo vi sentado en una silla con el dorso desnudo y una toalla cubría su cuerpo de la cintura para abajo, -hola le dije yo, pensé que íbamos a hablar un poco , atine a decirle de manera torpe, claro, si es solo eso lo que quieres, contesto él ,-pasa y te sientas me dijo, estas hermosa con ese vestido rojo, eres imponente, realmente linda- me dijo, gracias le conteste, podía ver un bulto debajo de la toalla y de manera sorpresiva le dije – es verdad que tienes una verga descomunal? El me miro y se quito la toalla, mira por tus propios ojos, bestia! Exclame, de veras que es inmensa, ven , tócala y bésala si quieres, quede paralizada, mi vagina se empezó a mojar, sentía palpitaciones ricas en mi pequeño clítoris, – quiero ver tu raja, debes tenerla linda –me dijo_ yo me le acerque , alce mi vestido, retire mi hilo dental, abrí un poco las piernas de tal forma que mi raja quedo al frente de su cara, el me abrió mis enormes labios y paso su lengua por mi rajita tierna y mojada, guuuao exclamo él , que pepita tan rica y hermosa tienes mona linda, yo sentí un escalofrió delicioso al contacto de su lengua por mi raja, es toda tuya negro le dije, seguía con mi arrechera incontrolable, el seguía lamiendo mi vagina y a cada lengüetazo yo gemía de placer, mas, mas , mas exclamaba, extendí mis manos y agarre su enorme verga tratando de masturbarlo, el se puso de pies y trato de introducirla en mi boca, pero fue imposible, no me cabía, yo le chupaba el glande y el temblaba, cuando tenía la verga bien mojada de mi saliva me voltie de repente y le ofrecí mi raja recostada a una mesa que estaba en la sala, casi en cuatro patas, el sin pensarlo dos veces se me abalanzo con su enorme verga tiesa y ensalivada, pensé que al fin iba a saber lo que se sentía ser clavada por una verga tan larga y gruesa, al fin se cumplía mi obsesión enfermiza, sentí miedo y al mismo tiempo una necesidad incontrolable de ser penetrada hasta el fondo, sentí su enorme cabeza en la entrada de mi raja chorreante de lujuria, el empujo con fuerza y sentí como si algo caliente y enorme me estuviera partiendo en dos, haaaayyyy mi mama exclame, trate de enderezar un poco mi cuerpo y aquella enorme verga se resbalo de mi raja e hizo un chasquido raro, – suas!, yo lo mire de reojo y veía en él una mirada vidriosa, aquel hombre estaba poseído, pensé, ya nada me iba a salvar de esa culiada bestial, déjame recuperme un poco le dije, -pero si apenas trate de meterte la puntica riposto el, si esa es la puntica que tal cuando me la metas pensé, el me abrazo y me puso nuevamente la verga en la raja , estábamos de pie y el detrás mio y me sobaba de arriba abajo, y ese enorme palo resbalaba entre mis labios, la sensación de placer era riiica, mi arrechera me hizo olvidar el dolor y nuevamente me le puse en cuatro apoyada en la mesa, el me hecho saliva en la vagina y puso nuevamente su verga en la raja, empujo con fuerza y saaas, se fue su enorme cabeza, yo quede petrificada, haaaayyyyyyy, haaayyyyy, exclame que es esto!, el se quedo quieto unos segundos, sentía que algo enorme estaba dentro de mi , mis ojos se blanquearon, luego volvió a empujar y termino de entrar su enorme verga, ya estaba estacada como siempre desee, esa si era una verga riiica , empezó a culiarme, sentía un placer y dolor infinitos, dame verga le grite, culeame asi papi, dame sin compasión, el seguía dándome verga pero la redondez de mis nalgas no permitían que me entrara toda, tuve dos orgasmos seguidos, yo gemia que riiico papi, riiica tu verga , de repente el me separo mis nalgas con sus dos manos y empujo con fuerza, hayyyyyy! Exclame, me entro toda hasta el pegue y sentí que me tocaba algo dentro, sentí un poco de dolor, trate de enderezarme y con mis manos lo empujaba para que sacara su enorme verga, sin embargo el seguía dándome sin compasión, empuje la mesa hacia delante y me deslice con ella, ese movimiento brusco hizo que su tolete se saliera de repente y se escucho un sonido plosss, yo me puse de pie y mire su enorme verga tiesa , luego me mire mi raja, la tenia abierta y roja, completamente mojada, me veía los labios mas grandes de lo normal y mi rajita ahora era el triple de amplia, pensé- este hombre me perforo completamente y ahora mi novio cuando me vea se imaginara que fui culiada por un burro-pensé. Luis me dijo – déjame terminar bebe hermosa, estoy arrecho, yo me dirigí hacia un mueble que estaba en la sala y me acoste boca arriba con mis piernas abiertas mostrándole a mi macho mi raja abierta por la embestida recibida, el se acerco , tomo su enorme verga con su mano izquierda y la acomodo en mi vagina, empujo con todo el peso de su cuerpo y saaas, se fue nuevamente esa verga enorme, esta vez solo sentí un infinito placer, mire y la tenia toda dentro, sentía como si ese falo llegara a mi garganta, rico papi, riiiico gemia yo, dame mas, el empezó a temblar y cada vez me culiaba mas rápido, me embestía con fuerza y su verga entraba y salía de mi raja dilatada, hhaaayy me vengo grito, mientras yo también experimentaba un orgasmo profundo, papi riiico , que verga deliciosa, de repente sentí un chorro caliente que me inundaba mis entrañas, su leche se había derramado dentro de mí, Luis se quedo unos segundos encima de mí, me dio un beso tierno en la boca y se puso de pie, su verga salió chorreante y volví a sentir ese chasquido plosss!, como si estuviera abotonada, me mire la vagina completamente abierta y empezó a salir un hilillo de semen, luego salió un chorro abundante , me pare y de mi raja goteaba su leche aun, me dirigí al baño, me duche rápidamente, me vestí, le di un beso y me despedí, no sin antes mirar de reojo esa enorme verga que ya empezaba a ponerse flácida pero aun así estaba enorme .
De esa forma termino mi obsesión por probar una verga grande.
Pasaron algunos días y yo seguía pensando en lo rico que la había pasado dejándome penetrar por semejante verga, eso me mantenía arrecha a toda hora, no podía estar con Luis tan rápido, Habia que ser prudente, -pensé, de pronto por mis alborotos mi amiga se podía dar cuenta y yo no quería eso, de tal modo que hice el amor con mi novio para poder apaciguar mi calentura, cuando me penetro yo sentí como si fuera un dedo lo que me entraba, ya no era lo mismo , mi raja ansiaba esa verga grande, larga que alcance y gruesa que llene, por eso intente ver a mi moreno nuevamente, pero Rosiris no daba chance de nada, después de una semana completa Luis no me escribía ni recibía los mensajes que le enviaba a su teléfono, eso me puso inquieta, será que no le gusto como mujer – pensé- pero si yo soy bonita, los hombres me miran con deseo y me tiran piropos cuando voy por la calle y en la universidad, algo debió pasar. –pensé. Un día cualquiera estaba en la cafetería de la universidad con mi amiga Rosiris y me atrevi a preguntarle, amiga- no la veo con su novio, están disgustados, le dije. Ella me respondió- imaginate nena que a Luis lo trasladaron para otra ciudad y cuando llego halla lo atracaron bajándose del taxi, – le robaron sus pertenencias, hasta el teléfono, menos mal que sabe mi numero y me informo, afortunadamente ya compro otro móvil, nos vamos a ver este fin de semana, acoto rosiris, y prosiguió, -no sé qué voy a decirles a mis padres para poder ir, pero no puedo dejar de pensar en su verga y lo riiico que me culea, dijo entre risas. Eso confirmaba mis temores, algo había pasado para que no me escribiera, seguro no sabe mi numero, eso iba a complicar las cosas porque no me atrevía a preguntarle a mi amiga en que ciudad estaba y cuál era su nuevo número, eso me podía delatar.
Paso otra semana y yo seguía con mis calenturas, la verga de mi novio ya no me satisfacía, tenía que averiguar dónde estaba Luis, de repente se me vino a la mente el vigilante del apto donde fui esa vez, el mismo que me miraba con cara de morbo, de pronto sabia para donde lo habían trasladado, o tal vez su teléfono, enseguida reflexione , ese señor no era su amigo y por consiguiente no sabía de su vida, además el apto se lo habían prestado recordé, sin embargo algo extraño e inexplicable me impulso para ir a ese sitio, recordé nuevamente lo que había pensado del celador sobre si también tendría su miembro grande, esa mirada que me lanzo al subir las escaleras me produjo una sensación de que me quería culiar cuando veía mis nalgas grandes y redondas, será que ese señor también tiene una porra enorme, ahora en medio de mi arrechera quería saber cómo era el miembro del celador, estoy loca – pensé- ahora me quiero dejar clavar de un celador que apenas he visto una vez en mi vida, en eso iba pensando cuando ya estaba ahí, había tomado un taxi casi que como una autómata y volví de mis pensamientos cuando el chofer me dijo que habíamos llegado, pague la carrera y me acerque a portería, ahí estaba el vigilante, era un tipo de unos 40 años aproximadamente, un poco más bajo que Luis, grueso y de tez clara, al verme volvió a clavarme esa mirada morbosa en mi cuerpo, yo cargaba puesto un vestido de algodón negro, largo hasta los tobillos, con un escote profundo que dejaba ver la mitad de mis seños blancos y grandes, mis nalgas se veían protuberantes y enormes. El señor me dijo con una leve sonrisa, -a la orden bella dama- busco a Luis –le dije-para ver cómo me respondía, aunque yo sabía su respuesta, -aquí no vive nadie con ese nombre reina, -acoto el vigilante, el del apto 208 le dije, no señorita, ese apto lo desocuparon hace dos días, está en arriendo, -me dijo- , a ok, y usted no sabe para donde se mudo el muchacho que me recibió hace dos semanas, le pregunte, no señorita, ese apto lo usaban muchos hombres para encerrarse con mujeres, me dijo con una sonrisa picara, eso me puso nerviosa, de verdad? Le dije, -si señorita-acoto él, aunque yo tengo las llaves por si usted lo quiere usar nuevamente – prosiguió el, como así le conteste, que si usted lo quiere arrendar yo se lo puedo mostrar, esa afirmación me acelero el corazón y no se porque empecé a excitarme, seria porque allí fui penetrada salvamente por un hombre un una verga descomunal, o porque tenía la oportunidad de estar sola con ese vigilante que a simple vista se notaba que deseaba culiarme, lo segundo me excito aun mas , ya sentía mi raja mojada, cuanta arrechera se estaba concentrando en mi vagina, en un arrebato de locura le dije que me mostrara el apto para verlo bien y recomendárselo a algún amigo, el sin dudarlo dos veces cerró la puerta principal y empezamos a subir, me dijo que fuera delante, me imagino que para ver bien mi trasero grande y redondo, sentía su mirada clavada en mi y no sé porque presentía que aquel hombre me iba a culiar dentro del apto, eso me producía unas palpitaciones en mi vulva. Al fin yo estaba ahí con esa intención , de saber si el vigilante tenía su miembro grande, cuando abrió la puerta se paro al frente y me dijo que entrara, la sala que había conocido estaba completamente vacía, no estaba la mesa donde había sido clavada por Luis, mucho menos el sillón,.
Muéstrame lo demás, -le dije- venga y le muestro la cocina, seguimos y al frente había un mesón en acero, ahí me podía poner en cuatro y ser clavada, -pensé- la verdad estaba súper arrecha y no hallaba como insinuármele al hombre, el tampoco me decía nada, mi raja estaba dispuesta a recibir su merecido, la sentía mojada, de repente se me ocurrió algo, -présteme el baño un momento- le dije, siga por acá – me dijo-, entre y me quite el panty, estaba mojado y lo guarde en el bolso , luego me alce el vestido, me mire al espejo y me veía hermosa, con mis senos grandes , mi vulva abultada y mis caderas anchas, toda una hembra. Ya no podía echar para atrás, tenía que quitarme esas arrecheras como fuera, así el vigilante tuviera su verga pequeña, algo me satisfacía, el noto que me demoraba y pregunto, se demora, -no- le dije, entre para que me explique cómo se llena el jacuzzi, apoye mis manos en la pared, abrí las piernas y levante mi vestido, alce mi trasero lo mas que pude, mi raja se entreabrió esperando su merecido, cuando el hombre entro quedo perplejo viendo semejante espectáculo, yo me le ofrecía en cuatro con mi raja rosada esperando ser penetrada, el vigilante del cual ni su nombre sabia, no perdió tiempo y metió su lengua en mi raja dando lengüetazos arriba y abajo, hayyyy papi, así , asi gritaba yo, que riiico se sentía, estuvo como un minuto dándome lengua en mi raja me imagino dando tiempo que su verga se templara, de repente se bajo el pantalón, yo lo mire de reojo, lo que vi me dejo estupefacta, su verga era aun más gruesa que la de luis, más corta, pero el grosssor era terrible, me prepare a recibir la estocada, el se ensalivo su enorme verga y la coloco en la entrada de mi gruta, sentí la cabezota en mi vagina, empujo con fuerza, saaas, se fue ese enorme pollon, haaaayyyyyy mi mama grite yo, su verga entro hasta la mitad y sentí un calor y dolor indescriptible, trate de enderezarme para librarme de semejante clavada, el conoció mis intenciones por lo que me abrazo fuerte y embistió nuevamente, esta vez entro mas su verga, sentía que me partía en dos, hayyy, hayyy sácamela gritaba yo, el estaba poseído y me culeaba de manera salvaje, di unos pasos hacia el lado y el no se movió, el pantalón en sus tobillos no le permitia moverse libremente, aquella enorme verga se salió, plops sonó, me había penetrado de un solo golpe y por eso sentí semejante quemón , el vigilante se enredo con el pantalón ya que no se lo había quitado y se cayó, eso me dio tiempo de salir corriendo y bajar a toda prisa las escaleras, cuando llegue a la portería, esta estaba con seguro, me senti atrapada a merced de aquel salvaje que me había empalado de un solo golpe, sentía mi vagina hinchada y adolorida, los pasos atrás de mi, indicaban que el vigilante había llegado, no me puedes dejar asi bb – me dijo- yo voltie y le vi esa verga enorme templada con las venas brotadas, es que me hiciste ver estrellas –atine a decir en medio de mi turbación, – yo te lo meto con más cuidado reina –acoto el- en serio – respondí yo, claro mi vida. Yo no quería subir nuevamente al apto, aquel salvaje con su enorme verga me había maltratado con su rudeza al clavarme de un solo lance, note que el vigilante se guardaba rápidamente la verga, era que acababa de llegar un huésped del edificio, cuando el vigilante abrió yo Salí a toda prisa sin despedirme, iba con las mismas arrecheras que había llegado pero con mi raja mas hinchada y adolorida, definitivamente esa verga no calzaba en mi vagina, tendría que conformarme con mi novio hasta que diera con el paradero de Luis. Aunque con lo arrecha que soy, estoy segura que si él vigilante me la mete con cuidado se me va toda, ya que a pesar de semejante clavada, mi raja dilato y no estaba rasgada, ya abra la oportunidad de sentir ese pollon dentro de mí, total, el vigilante también quedo caliente y alborotado, pensé yo, al no terminar su faena y derramar su leche en mi raja caliente y estrecha. Estoy segura que el va a estar esperándome para hacerme ver estrellitas otra vez.

OBSESION POR POLLA GRANDE
Hola amigos, me llamo Sandra, soy de Barranquilla, ciudad costera al norte de Colombia, y les voy a contar algo que me paso hace poco con el novio de una amiga de estudio.
Comenzare por describirme como soy físicamente: tengo 19 años recién cumplidos, de tez trigueña, ojos azules, 1.75 metros de estatura, cabello rizado rubio, piernas largas y torneadas, senos grandes y parados, cintura delgada, caderas anchas, nalgas redondas y grandes, (un culaso como dicen los hombres).
No es por presumir, pero los hombres dicen que soy bonita, toda una hembra.
MI amiga rosiris estudia conmigo en la facultad de derecho desde comienzo de año, y hace un mes cuando salimos de clases nos sentamos en la cafetería a tomar un refresco y hablar un poco, me comento algo que me dejo inquieta y prácticamente obsesionada.
Comenzó diciéndome que hacía dos meses había conocido un muchacho en su casa debido a que el baño de ella se había dañado y su mama había llamado a una empresa de plomería para que le enviaran a alguien a repararlo, me comento que el plomero que enviaron era alto, delgado, moreno y bien parecido de aproximadamente 25 años, ella había llegado de clases a eso de las 2 de la tarde en el momento en que lo hacía también Luis, así se llamaba el muchacho, su mama tenía que regresar al trabajo y la dejo encargada de supervisar que todo quedara bien reparado; así que quedaron solos los dos ya que rosiris era hija única y su papa trabajaba por fuera y solo regresaba los fines de semana.
Me cuenta rosiris que cuando el muchacho termino de arreglar el baño quedo muy sudado y le pregunto que si podía tomar una ducha, ella le dijo que si, pero en el baño que estaba en el patio donde estaba el cuarto de lavado, el muchacho se dirigió hacia haya, dice rosiris que cuando sintió el chorro del agua ella no pudo contener la curiosidad y se asomo por un resquicio de la ventana de su cuarto desde donde se veía la regadera del patio, lo que vio la dejo atónita, Luis se estaba restregando el pene con jabón y el miembro así flácido se veía enorme, era largo y grueso, a medida que se lavaba se sobaba y aquella verga se fue poniendo dura, mas grande y gruesa, el glande era una enorme cabeza oscura, rosiris se empezó a frotar la vulva, se estaba excitando mucho viendo esa enorme verga negra que jamás había visto en su vida, me cuenta que se metió los dedos en la raja de su vagina y estaba mojada, empapada, su pepita estaba babosa, lista para la penetración.
Cuenta mi amiga que en un momento de arrebato se desnudo y salió para el patio dispuesta a que luis le quitara la arrechera que la estaba volviendo loca, me cuenta que sentía miedo por lo que le pudiera pasar porque ella se considera de vagina pequeña, pero pudo más la calentura que el miedo, cuando salió al patio el tenia la verga entre sus manos masajeándose, al verla se sorprendió y agacho la cabeza, pero ya ella iba dispuesta a todo, asi que agarro esa enorme verga gruesa y trato de metérsela a la boca y no le cupo, se la besaba y el empezó a gemir levemente, de repente ella se volteo y se puso doblada en el lavadero, de tal forma que su raja quedaba expuesta para que aquel muchacho la pudiera penetrar, sintió que él se acerco y le puso la cabeza de la verga en toda la entrada de su vagina y empujo, hayyyyy me dijo rosiris que grito, aquella verga no le entraba, ella sentía esas ganas de ser clavada, penetrada pero al mismo tiempo le dolia, el volvió a intentar y ella sentía esa enorme cabeza que la partia en dos. Finalmente el empujo nuevamente y saas, se le fue el glande y la mitad de la verga, hayyyyy moreno grito ella, se sentía clavada por un burro, era una sensación de dolor y placer infinitos, el empezó a moverse primero lentamente y después más rápido, jamás había experimentado una sensación mas riiica y placentera, ella gritaba mas, mas, dame mas verga y el se afincaba todo, se le iba la verga integra, hasta que se vino al mismo tiempo que rosiris y ella sintió en sus entrañas esa leche caliente que la llenaba por dentro.
Me dijo que desde ese día son novios escondidos porque su mama no va aceptar que un simple plomero sea novia de su hija.
Esa historia me dejo con una gran curiosidad, porque aunque yo tengo novio y tenemos sexo hace más de un año, yo no me he acostado con nadie más, ni le conozco el pene a otros hombres, salvo lo que he visto en videos pornográficos, mi novio es blanco como yo, su miembro es de aproximadamente 14 centímetros cuando esta erecto y un poco delgado; la primera vez que estuvimos fue doloroso para mi, ya que era virgen y mi vagina es estrecha en la entrada, a pesar que mis labios mayores son gruesos, mis labios menores son pequeños al igual que el clítoris, para verlos tengo que abrir bien esos enormes labios y se ve mi rajita pequeña y rosada, mi vulva estéticamente es abultada, pero el orificio vaginal es súper pequeño, a mi novio le encanta pasarme la lengua y abrir mis labios mayores para contemplar esa pepita que para él, es hermosa.
Por eso cuando rosiris me conto lo que le había pasado con el plomero y que ahora era su novio, no se cambiaba por nadie, ya que ella si había tenido relaciones con muchos chicos pero ninguno era comparable a Luis, ya que se la culeaba riico con esa enorme verga que media 23 cms aproximadamente y un enorme glande más grueso que el resto del miembro, yo estaba obsesionada en saber que se sentiría dejarse penetrar de semejante verga, seria que me entraba en mi pequeña raja, vivía atormentada con esa idea, es más, ya casi no quería estar con mi novio, prefería introducirme los dedos en mi vagina y masturbarme a nombre de Luis y su gran verga. Quería conocerlo, pero no podía darle malicia a mi amiga rosiris, ya que ella no me lo había presentado, sin embargo un día cualquiera salimos de clases y yo salí a sacar unas copias, cuando me dirigí a la cafetería, vi a mi amiga rosiris con un muchacho moreno, más bien negro, alto y delgado y me imagine- ese debe ser Luis_, cuando mi amiga me vio, me llamo y me senté al frente de ellos, este es mi novio Luis . –me dijo-, mucho gusto, conteste, al mirarlo sentí una extraña sensación, pensé- este es el hombre de la verga enorme que embriaga de placer a mi amiga, sentí que mi vagina empezaba a mojarse, como andaba de vestido, entreabrí las piernas y por debajo de la mesa me eche el panty a un lado y mi enorme labio derecho la sostuvo, con gran disimulo mirando a mi alrededor me introduje el dedo del medio y sentí mi rajita babosa, caliente y apretada, tuve un ligero temblor y gemido involuntario, ellos me preguntaron qué pasaba y les conteste que me sentía un poco indispuesta, mi cara estaba desencajada de la arrechera, el corazón me latía a mil y no hallaba la forma de poder hacer contacto con ese hombre para probar esa enorme verga que sin conocer ya me tenia dominada, con mucho temor le toque la pierna por debajo de la mesa, el me miro y retiro la pierna, tenía que buscar la forma de interactuar con él, llego la oportunidad cuando mi amiga se fue al mostrador a pagar lo que habían consumido, cuando dio la espalda yo sin dudarlo dos veces escribí mi numero de whatsapp en una servilleta y se la entregue doblada, el me miro sorprendido, sin embargo se la guardo muy rápido en el bolsillo del pantalón, ella regreso, nos despedimos y yo quede sentada viendo a ese hombre de espaldas que me mantenía arrecha sin conocerlo solo con pensar en lo que me había contado mi amiga. Seguía con una enorme calentura y mi raja súper mojada, me dirigí al baño, me introduje el dedo otra vez y no pude contener un gemido involuntario, en el baño había alguien porque se oyó una tos a propósito, me limpie la vagina y me fui para mi casa.
Pasaron tres días y nada que el hombre me escribía ni llamaba, pensé que quizás había votado el papel a propósito , o le habían lavado el pantalón y la servilleta se había desintegrado, o que tal que se lo había dado a mi amiga y le había dicho algo, sentí un poco de susto y temor al pensar en eso, estando en mis pensamientos , entro un mensaje de whasapp de un número desconocido, al ver la foto de perfil quede petrificada, era Luis saludándome, -hola como estas- me dijo, yo le conteste- bien gracias y tu como vas, me dijo bien, luego me escribió nuevamente, eres una chica muy linda- yo no hallaba que contestarle, mi corazón se acelero y empecé a arrecharme otra vez, tú también eres un chico interesante- le conteste, – gracias me dijo, luego volvió a escribirme nuevamente, tengo que decirte algo, pero me da temor que te disgustes, agrego, yo me sentía extraña, el corazón seguía acelerado y mi vagina estaba completamente mojada, tenía una arrechera terrible de solo pensar que estaba chateando con el hombre que según mi amiga tenía una verga descomunal, la cual quería sentir dentro de mí. Dime, no tengas temor- le conteste- seguro no te molestas – me insistió Luis- claro que no le dije, es que ese día que te vi me gustaste mucho, yo quede en shokc, sin embargo le dije – tu también me caes bien, aunque eres novio de rosiris. Pero enseguida reaccione, no podía perder esa oportunidad de probar ese tremenda verga aunque fuera una sola vez – si quieres nos vemos y hablamos como amigos- le dije, lo que me escribió a continuacion me dejo estupefacta – estoy excitado, tu voz me excita- me dijo, yo saque fuerzas de mi interior y le dije: si quieres me muestras tu miembro para ver que no me estas mintiendo,- seguro? Replico él, si quiero ver tu miembro, los segundos que siguieron fueron eternos. Luego me llegaron dos fotos, lo que vi me sorprendió sobremanera, era una verga gruesa, larga, se veía dura con un glande enorme , -definitivamente esa verga no entra en mi vagina, pensé, la arrechera que sentía me hizo meter los dedos y masturbarme, sentía mi raja babosa pero estrecha, era muy reducida para tremenda verga.
No te gusta? me pregunto. Sí claro, tienes un miembro tremendo, le dije, debes hacer sufrir a mi amiga Rosiris cuando la penetras, el me dijo _ al principio sufría pero ya se acostumbro, es que ella lo tiene pequeño, acoto, si así piensa de ella, que tal cuando me vea a mí que soy más reducida. De todas maneras iba a intentar, no podía quedarme con esa obsesión enfermiza de probar eses pollon, como él había facilitado las cosas ya no me importaba que pensara que yo era una chica fácil, así que le escribí para que nos viéramos esa misma noche, el me dio una dirección de un apto que le prestaba un amigo, me imagine que para hacer sus fechorías. Me cito a las 8 de la noche, así que cuando llegue de la universidad le dije a mi mama que iba a estudiar en grupo para una exposición, luego le escribí a mi novio que nos veíamos al día siguiente ya que estaba ocupada con unos compañeros de estudio, el me dijo que no me preocupara sin imaginar que posiblemente esa noche a su noviecita le iban a meter una verga el doble de gruesa y larga que la de él, que me iban a perforar esa rajita estrecha y rosada.
Tome un taxi y me dirigí al sitio indicado, cuando llegue era un edificio de apartamentos, había un guardia en la puerta y me pregunto que si yo era Sandra, le dije que si , el me dijo que me estaban esperando en el apartamento 208, le di las gracias y empecé a subir las escaleras, note que me miraba con morbosidad, yo tenía puesto un vestido rojo ceñido al cuerpo, un poco debajo de las rodillas, mis nalgas se veían voluminosas y redondas, ya que el hilo dental que traia puesto solo me protegían mi vagina abultada que sobresalía un poco sobre el vestido, mis senos grandes y parados querían soltar los botones del mismo, su mirada sentía que taladraba mi pepita, será que también es vergon –pensé en ese momento, al llegar a la puerta del numero 208 mi corazón se acelero y volví a sentir esa sensación de miedo y excitación al tiempo, pensé en no tocar y regresarme, pero algo superior a mi me decía tienes que probar si es cierto que esa verga es tan deliciosa como dice mi amiga, o que tal que no me entre, que me rasgue o algo asi, como una autómata toque la puerta, sentí unos pasos y de repente se abrió la puerta- adelante dijo Luis- entre lo vi sentado en una silla con el dorso desnudo y una toalla cubría su cuerpo de la cintura para abajo, -hola le dije yo, pensé que íbamos a hablar un poco , atine a decirle de manera torpe, claro, si es solo eso lo que quieres, contesto él ,-pasa y te sientas me dijo, estas hermosa con ese vestido rojo, eres imponente, realmente linda- me dijo, gracias le conteste, podía ver un bulto debajo de la toalla y de manera sorpresiva le dije – es verdad que tienes una verga descomunal? El me miro y se quito la toalla, mira por tus propios ojos, bestia! Exclame, de veras que es inmensa, ven , tócala y bésala si quieres, quede paralizada, mi vagina se empezó a mojar, sentía palpitaciones ricas en mi pequeño clítoris, – quiero ver tu raja, debes tenerla linda –me dijo_ yo me le acerque , alce mi vestido, retire mi hilo dental, abrí un poco las piernas de tal forma que mi raja quedo al frente de su cara, el me abrió mis enormes labios y paso su lengua por mi rajita tierna y mojada, guuuao exclamo él , que pepita tan rica y hermosa tienes mona linda, yo sentí un escalofrió delicioso al contacto de su lengua por mi raja, es toda tuya negro le dije, seguía con mi arrechera incontrolable, el seguía lamiendo mi vagina y a cada lengüetazo yo gemía de placer, mas, mas , mas exclamaba, extendí mis manos y agarre su enorme verga tratando de masturbarlo, el se puso de pies y trato de introducirla en mi boca, pero fue imposible, no me cabía, yo le chupaba el glande y el temblaba, cuando tenía la verga bien mojada de mi saliva me voltie de repente y le ofrecí mi raja recostada a una mesa que estaba en la sala, casi en cuatro patas, el sin pensarlo dos veces se me abalanzo con su enorme verga tiesa y ensalivada, pensé que al fin iba a saber lo que se sentía ser clavada por una verga tan larga y gruesa, al fin se cumplía mi obsesión enfermiza, sentí miedo y al mismo tiempo una necesidad incontrolable de ser penetrada hasta el fondo, sentí su enorme cabeza en la entrada de mi raja chorreante de lujuria, el empujo con fuerza y sentí como si algo caliente y enorme me estuviera partiendo en dos, haaaayyyy mi mama exclame, trate de enderezar un poco mi cuerpo y aquella enorme verga se resbalo de mi raja e hizo un chasquido raro, – suas!, yo lo mire de reojo y veía en él una mirada vidriosa, aquel hombre estaba poseído, pensé, ya nada me iba a salvar de esa culiada bestial, déjame recuperme un poco le dije, -pero si apenas trate de meterte la puntica riposto el, si esa es la puntica que tal cuando me la metas pensé, el me abrazo y me puso nuevamente la verga en la raja , estábamos de pie y el detrás mio y me sobaba de arriba abajo, y ese enorme palo resbalaba entre mis labios, la sensación de placer era riiica, mi arrechera me hizo olvidar el dolor y nuevamente me le puse en cuatro apoyada en la mesa, el me hecho saliva en la vagina y puso nuevamente su verga en la raja, empujo con fuerza y saaas, se fue su enorme cabeza, yo quede petrificada, haaaayyyyyyy, haaayyyyy, exclame que es esto!, el se quedo quieto unos segundos, sentía que algo enorme estaba dentro de mi , mis ojos se blanquearon, luego volvió a empujar y termino de entrar su enorme verga, ya estaba estacada como siempre desee, esa si era una verga riiica , empezó a culiarme, sentía un placer y dolor infinitos, dame verga le grite, culeame asi papi, dame sin compasión, el seguía dándome verga pero la redondez de mis nalgas no permitían que me entrara toda, tuve dos orgasmos seguidos, yo gemia que riiico papi, riiica tu verga , de repente el me separo mis nalgas con sus dos manos y empujo con fuerza, hayyyyyy! Exclame, me entro toda hasta el pegue y sentí que me tocaba algo dentro, sentí un poco de dolor, trate de enderezarme y con mis manos lo empujaba para que sacara su enorme verga, sin embargo el seguía dándome sin compasión, empuje la mesa hacia delante y me deslice con ella, ese movimiento brusco hizo que su tolete se saliera de repente y se escucho un sonido plosss, yo me puse de pie y mire su enorme verga tiesa , luego me mire mi raja, la tenia abierta y roja, completamente mojada, me veía los labios mas grandes de lo normal y mi rajita ahora era el triple de amplia, pensé- este hombre me perforo completamente y ahora mi novio cuando me vea se imaginara que fui culiada por un burro-pensé. Luis me dijo – déjame terminar bebe hermosa, estoy arrecho, yo me dirigí hacia un mueble que estaba en la sala y me acoste boca arriba con mis piernas abiertas mostrándole a mi macho mi raja abierta por la embestida recibida, el se acerco , tomo su enorme verga con su mano izquierda y la acomodo en mi vagina, empujo con todo el peso de su cuerpo y saaas, se fue nuevamente esa verga enorme, esta vez solo sentí un infinito placer, mire y la tenia toda dentro, sentía como si ese falo llegara a mi garganta, rico papi, riiiico gemia yo, dame mas, el empezó a temblar y cada vez me culiaba mas rápido, me embestía con fuerza y su verga entraba y salía de mi raja dilatada, hhaaayy me vengo grito, mientras yo también experimentaba un orgasmo profundo, papi riiico , que verga deliciosa, de repente sentí un chorro caliente que me inundaba mis entrañas, su leche se había derramado dentro de mí, Luis se quedo unos segundos encima de mí, me dio un beso tierno en la boca y se puso de pie, su verga salió chorreante y volví a sentir ese chasquido plosss!, como si estuviera abotonada, me mire la vagina completamente abierta y empezó a salir un hilillo de semen, luego salió un chorro abundante , me pare y de mi raja goteaba su leche aun, me dirigí al baño, me duche rápidamente, me vestí, le di un beso y me despedí, no sin antes mirar de reojo esa enorme verga que ya empezaba a ponerse flácida pero aun así estaba enorme .
De esa forma termino mi obsesión por probar una verga grande.
Pasaron algunos días y yo seguía pensando en lo rico que la había pasado dejándome penetrar por semejante verga, eso me mantenía arrecha a toda hora, no podía estar con Luis tan rápido, Habia que ser prudente, -pensé, de pronto por mis alborotos mi amiga se podía dar cuenta y yo no quería eso, de tal modo que hice el amor con mi novio para poder apaciguar mi calentura, cuando me penetro yo sentí como si fuera un dedo lo que me entraba, ya no era lo mismo , mi raja ansiaba esa verga grande, larga que alcance y gruesa que llene, por eso intente ver a mi moreno nuevamente, pero Rosiris no daba chance de nada, después de una semana completa Luis no me escribía ni recibía los mensajes que le enviaba a su teléfono, eso me puso inquieta, será que no le gusto como mujer – pensé- pero si yo soy bonita, los hombres me miran con deseo y me tiran piropos cuando voy por la calle y en la universidad, algo debió pasar. –pensé. Un día cualquiera estaba en la cafetería de la universidad con mi amiga Rosiris y me atrevi a preguntarle, amiga- no la veo con su novio, están disgustados, le dije. Ella me respondió- imaginate nena que a Luis lo trasladaron para otra ciudad y cuando llego halla lo atracaron bajándose del taxi, – le robaron sus pertenencias, hasta el teléfono, menos mal que sabe mi numero y me informo, afortunadamente ya compro otro móvil, nos vamos a ver este fin de semana, acoto rosiris, y prosiguió, -no sé qué voy a decirles a mis padres para poder ir, pero no puedo dejar de pensar en su verga y lo riiico que me culea, dijo entre risas. Eso confirmaba mis temores, algo había pasado para que no me escribiera, seguro no sabe mi numero, eso iba a complicar las cosas porque no me atrevía a preguntarle a mi amiga en que ciudad estaba y cuál era su nuevo número, eso me podía delatar.
Paso otra semana y yo seguía con mis calenturas, la verga de mi novio ya no me satisfacía, tenía que averiguar dónde estaba Luis, de repente se me vino a la mente el vigilante del apto donde fui esa vez, el mismo que me miraba con cara de morbo, de pronto sabia para donde lo habían trasladado, o tal vez su teléfono, enseguida reflexione , ese señor no era su amigo y por consiguiente no sabía de su vida, además el apto se lo habían prestado recordé, sin embargo algo extraño e inexplicable me impulso para ir a ese sitio, recordé nuevamente lo que había pensado del celador sobre si también tendría su miembro grande, esa mirada que me lanzo al subir las escaleras me produjo una sensación de que me quería culiar cuando veía mis nalgas grandes y redondas, será que ese señor también tiene una porra enorme, ahora en medio de mi arrechera quería saber cómo era el miembro del celador, estoy loca – pensé- ahora me quiero dejar clavar de un celador que apenas he visto una vez en mi vida, en eso iba pensando cuando ya estaba ahí, había tomado un taxi casi que como una autómata y volví de mis pensamientos cuando el chofer me dijo que habíamos llegado, pague la carrera y me acerque a portería, ahí estaba el vigilante, era un tipo de unos 40 años aproximadamente, un poco más bajo que Luis, grueso y de tez clara, al verme volvió a clavarme esa mirada morbosa en mi cuerpo, yo cargaba puesto un vestido de algodón negro, largo hasta los tobillos, con un escote profundo que dejaba ver la mitad de mis seños blancos y grandes, mis nalgas se veían protuberantes y enormes. El señor me dijo con una leve sonrisa, -a la orden bella dama- busco a Luis –le dije-para ver cómo me respondía, aunque yo sabía su respuesta, -aquí no vive nadie con ese nombre reina, -acoto el vigilante, el del apto 208 le dije, no señorita, ese apto lo desocuparon hace dos días, está en arriendo, -me dijo- , a ok, y usted no sabe para donde se mudo el muchacho que me recibió hace dos semanas, le pregunte, no señorita, ese apto lo usaban muchos hombres para encerrarse con mujeres, me dijo con una sonrisa picara, eso me puso nerviosa, de verdad? Le dije, -si señorita-acoto él, aunque yo tengo las llaves por si usted lo quiere usar nuevamente – prosiguió el, como así le conteste, que si usted lo quiere arrendar yo se lo puedo mostrar, esa afirmación me acelero el corazón y no se porque empecé a excitarme, seria porque allí fui penetrada salvamente por un hombre un una verga descomunal, o porque tenía la oportunidad de estar sola con ese vigilante que a simple vista se notaba que deseaba culiarme, lo segundo me excito aun mas , ya sentía mi raja mojada, cuanta arrechera se estaba concentrando en mi vagina, en un arrebato de locura le dije que me mostrara el apto para verlo bien y recomendárselo a algún amigo, el sin dudarlo dos veces cerró la puerta principal y empezamos a subir, me dijo que fuera delante, me imagino que para ver bien mi trasero grande y redondo, sentía su mirada clavada en mi y no sé porque presentía que aquel hombre me iba a culiar dentro del apto, eso me producía unas palpitaciones en mi vulva. Al fin yo estaba ahí con esa intención , de saber si el vigilante tenía su miembro grande, cuando abrió la puerta se paro al frente y me dijo que entrara, la sala que había conocido estaba completamente vacía, no estaba la mesa donde había sido clavada por Luis, mucho menos el sillón,.
Muéstrame lo demás, -le dije- venga y le muestro la cocina, seguimos y al frente había un mesón en acero, ahí me podía poner en cuatro y ser clavada, -pensé- la verdad estaba súper arrecha y no hallaba como insinuármele al hombre, el tampoco me decía nada, mi raja estaba dispuesta a recibir su merecido, la sentía mojada, de repente se me ocurrió algo, -présteme el baño un momento- le dije, siga por acá – me dijo-, entre y me quite el panty, estaba mojado y lo guarde en el bolso , luego me alce el vestido, me mire al espejo y me veía hermosa, con mis senos grandes , mi vulva abultada y mis caderas anchas, toda una hembra. Ya no podía echar para atrás, tenía que quitarme esas arrecheras como fuera, así el vigilante tuviera su verga pequeña, algo me satisfacía, el noto que me demoraba y pregunto, se demora, -no- le dije, entre para que me explique cómo se llena el jacuzzi, apoye mis manos en la pared, abrí las piernas y levante mi vestido, alce mi trasero lo mas que pude, mi raja se entreabrió esperando su merecido, cuando el hombre entro quedo perplejo viendo semejante espectáculo, yo me le ofrecía en cuatro con mi raja rosada esperando ser penetrada, el vigilante del cual ni su nombre sabia, no perdió tiempo y metió su lengua en mi raja dando lengüetazos arriba y abajo, hayyyy papi, así , asi gritaba yo, que riiico se sentía, estuvo como un minuto dándome lengua en mi raja me imagino dando tiempo que su verga se templara, de repente se bajo el pantalón, yo lo mire de reojo, lo que vi me dejo estupefacta, su verga era aun más gruesa que la de luis, más corta, pero el grosssor era terrible, me prepare a recibir la estocada, el se ensalivo su enorme verga y la coloco en la entrada de mi gruta, sentí la cabezota en mi vagina, empujo con fuerza, saaas, se fue ese enorme pollon, haaaayyyyyy mi mama grite yo, su verga entro hasta la mitad y sentí un calor y dolor indescriptible, trate de enderezarme para librarme de semejante clavada, el conoció mis intenciones por lo que me abrazo fuerte y embistió nuevamente, esta vez entro mas su verga, sentía que me partía en dos, hayyy, hayyy sácamela gritaba yo, el estaba poseído y me culeaba de manera salvaje, di unos pasos hacia el lado y el no se movió, el pantalón en sus tobillos no le permitia moverse libremente, aquella enorme verga se salió, plops sonó, me había penetrado de un solo golpe y por eso sentí semejante quemón , el vigilante se enredo con el pantalón ya que no se lo había quitado y se cayó, eso me dio tiempo de salir corriendo y bajar a toda prisa las escaleras, cuando llegue a la portería, esta estaba con seguro, me senti atrapada a merced de aquel salvaje que me había empalado de un solo golpe, sentía mi vagina hinchada y adolorida, los pasos atrás de mi, indicaban que el vigilante había llegado, no me puedes dejar asi bb – me dijo- yo voltie y le vi esa verga enorme templada con las venas brotadas, es que me hiciste ver estrellas –atine a decir en medio de mi turbación, – yo te lo meto con más cuidado reina –acoto el- en serio – respondí yo, claro mi vida. Yo no quería subir nuevamente al apto, aquel salvaje con su enorme verga me había maltratado con su rudeza al clavarme de un solo lance, note que el vigilante se guardaba rápidamente la verga, era que acababa de llegar un huésped del edificio, cuando el vigilante abrió yo Salí a toda prisa sin despedirme, iba con las mismas arrecheras que había llegado pero con mi raja mas hinchada y adolorida, definitivamente esa verga no calzaba en mi vagina, tendría que conformarme con mi novio hasta que diera con el paradero de Luis. Aunque con lo arrecha que soy, estoy segura que si él vigilante me la mete con cuidado se me va toda, ya que a pesar de semejante clavada, mi raja dilato y no estaba rasgada, ya abra la oportunidad de sentir ese pollon dentro de mí, total, el vigilante también quedo caliente y alborotado, pensé yo, al no terminar su faena y derramar su leche en mi raja caliente y estrecha. Estoy segura que el va a estar esperándome para hacerme ver estrellitas otra vez.

OBSESION POR POLLA GRANDE
Hola amigos, me llamo Sandra, soy de Barranquilla, ciudad costera al norte de Colombia, y les voy a contar algo que me paso hace poco con el novio de una amiga de estudio.
Comenzare por describirme como soy físicamente: tengo 19 años recién cumplidos, de tez trigueña, ojos azules, 1.75 metros de estatura, cabello rizado rubio, piernas largas y torneadas, senos grandes y parados, cintura delgada, caderas anchas, nalgas redondas y grandes, (un culaso como dicen los hombres).
No es por presumir, pero los hombres dicen que soy bonita, toda una hembra.
MI amiga rosiris estudia conmigo en la facultad de derecho desde comienzo de año, y hace un mes cuando salimos de clases nos sentamos en la cafetería a tomar un refresco y hablar un poco, me comento algo que me dejo inquieta y prácticamente obsesionada.
Comenzó diciéndome que hacía dos meses había conocido un muchacho en su casa debido a que el baño de ella se había dañado y su mama había llamado a una empresa de plomería para que le enviaran a alguien a repararlo, me comento que el plomero que enviaron era alto, delgado, moreno y bien parecido de aproximadamente 25 años, ella había llegado de clases a eso de las 2 de la tarde en el momento en que lo hacía también Luis, así se llamaba el muchacho, su mama tenía que regresar al trabajo y la dejo encargada de supervisar que todo quedara bien reparado; así que quedaron solos los dos ya que rosiris era hija única y su papa trabajaba por fuera y solo regresaba los fines de semana.
Me cuenta rosiris que cuando el muchacho termino de arreglar el baño quedo muy sudado y le pregunto que si podía tomar una ducha, ella le dijo que si, pero en el baño que estaba en el patio donde estaba el cuarto de lavado, el muchacho se dirigió hacia haya, dice rosiris que cuando sintió el chorro del agua ella no pudo contener la curiosidad y se asomo por un resquicio de la ventana de su cuarto desde donde se veía la regadera del patio, lo que vio la dejo atónita, Luis se estaba restregando el pene con jabón y el miembro así flácido se veía enorme, era largo y grueso, a medida que se lavaba se sobaba y aquella verga se fue poniendo dura, mas grande y gruesa, el glande era una enorme cabeza oscura, rosiris se empezó a frotar la vulva, se estaba excitando mucho viendo esa enorme verga negra que jamás había visto en su vida, me cuenta que se metió los dedos en la raja de su vagina y estaba mojada, empapada, su pepita estaba babosa, lista para la penetración.
Cuenta mi amiga que en un momento de arrebato se desnudo y salió para el patio dispuesta a que luis le quitara la arrechera que la estaba volviendo loca, me cuenta que sentía miedo por lo que le pudiera pasar porque ella se considera de vagina pequeña, pero pudo más la calentura que el miedo, cuando salió al patio el tenia la verga entre sus manos masajeándose, al verla se sorprendió y agacho la cabeza, pero ya ella iba dispuesta a todo, asi que agarro esa enorme verga gruesa y trato de metérsela a la boca y no le cupo, se la besaba y el empezó a gemir levemente, de repente ella se volteo y se puso doblada en el lavadero, de tal forma que su raja quedaba expuesta para que aquel muchacho la pudiera penetrar, sintió que él se acerco y le puso la cabeza de la verga en toda la entrada de su vagina y empujo, hayyyyy me dijo rosiris que grito, aquella verga no le entraba, ella sentía esas ganas de ser clavada, penetrada pero al mismo tiempo le dolia, el volvió a intentar y ella sentía esa enorme cabeza que la partia en dos. Finalmente el empujo nuevamente y saas, se le fue el glande y la mitad de la verga, hayyyyy moreno grito ella, se sentía clavada por un burro, era una sensación de dolor y placer infinitos, el empezó a moverse primero lentamente y después más rápido, jamás había experimentado una sensación mas riiica y placentera, ella gritaba mas, mas, dame mas verga y el se afincaba todo, se le iba la verga integra, hasta que se vino al mismo tiempo que rosiris y ella sintió en sus entrañas esa leche caliente que la llenaba por dentro.
Me dijo que desde ese día son novios escondidos porque su mama no va aceptar que un simple plomero sea novia de su hija.
Esa historia me dejo con una gran curiosidad, porque aunque yo tengo novio y tenemos sexo hace más de un año, yo no me he acostado con nadie más, ni le conozco el pene a otros hombres, salvo lo que he visto en videos pornográficos, mi novio es blanco como yo, su miembro es de aproximadamente 14 centímetros cuando esta erecto y un poco delgado; la primera vez que estuvimos fue doloroso para mi, ya que era virgen y mi vagina es estrecha en la entrada, a pesar que mis labios mayores son gruesos, mis labios menores son pequeños al igual que el clítoris, para verlos tengo que abrir bien esos enormes labios y se ve mi rajita pequeña y rosada, mi vulva estéticamente es abultada, pero el orificio vaginal es súper pequeño, a mi novio le encanta pasarme la lengua y abrir mis labios mayores para contemplar esa pepita que para él, es hermosa.
Por eso cuando rosiris me conto lo que le había pasado con el plomero y que ahora era su novio, no se cambiaba por nadie, ya que ella si había tenido relaciones con muchos chicos pero ninguno era comparable a Luis, ya que se la culeaba riico con esa enorme verga que media 23 cms aproximadamente y un enorme glande más grueso que el resto del miembro, yo estaba obsesionada en saber que se sentiría dejarse penetrar de semejante verga, seria que me entraba en mi pequeña raja, vivía atormentada con esa idea, es más, ya casi no quería estar con mi novio, prefería introducirme los dedos en mi vagina y masturbarme a nombre de Luis y su gran verga. Quería conocerlo, pero no podía darle malicia a mi amiga rosiris, ya que ella no me lo había presentado, sin embargo un día cualquiera salimos de clases y yo salí a sacar unas copias, cuando me dirigí a la cafetería, vi a mi amiga rosiris con un muchacho moreno, más bien negro, alto y delgado y me imagine- ese debe ser Luis_, cuando mi amiga me vio, me llamo y me senté al frente de ellos, este es mi novio Luis . –me dijo-, mucho gusto, conteste, al mirarlo sentí una extraña sensación, pensé- este es el hombre de la verga enorme que embriaga de placer a mi amiga, sentí que mi vagina empezaba a mojarse, como andaba de vestido, entreabrí las piernas y por debajo de la mesa me eche el panty a un lado y mi enorme labio derecho la sostuvo, con gran disimulo mirando a mi alrededor me introduje el dedo del medio y sentí mi rajita babosa, caliente y apretada, tuve un ligero temblor y gemido involuntario, ellos me preguntaron qué pasaba y les conteste que me sentía un poco indispuesta, mi cara estaba desencajada de la arrechera, el corazón me latía a mil y no hallaba la forma de poder hacer contacto con ese hombre para probar esa enorme verga que sin conocer ya me tenia dominada, con mucho temor le toque la pierna por debajo de la mesa, el me miro y retiro la pierna, tenía que buscar la forma de interactuar con él, llego la oportunidad cuando mi amiga se fue al mostrador a pagar lo que habían consumido, cuando dio la espalda yo sin dudarlo dos veces escribí mi numero de whatsapp en una servilleta y se la entregue doblada, el me miro sorprendido, sin embargo se la guardo muy rápido en el bolsillo del pantalón, ella regreso, nos despedimos y yo quede sentada viendo a ese hombre de espaldas que me mantenía arrecha sin conocerlo solo con pensar en lo que me había contado mi amiga. Seguía con una enorme calentura y mi raja súper mojada, me dirigí al baño, me introduje el dedo otra vez y no pude contener un gemido involuntario, en el baño había alguien porque se oyó una tos a propósito, me limpie la vagina y me fui para mi casa.
Pasaron tres días y nada que el hombre me escribía ni llamaba, pensé que quizás había votado el papel a propósito , o le habían lavado el pantalón y la servilleta se había desintegrado, o que tal que se lo había dado a mi amiga y le había dicho algo, sentí un poco de susto y temor al pensar en eso, estando en mis pensamientos , entro un mensaje de whasapp de un número desconocido, al ver la foto de perfil quede petrificada, era Luis saludándome, -hola como estas- me dijo, yo le conteste- bien gracias y tu como vas, me dijo bien, luego me escribió nuevamente, eres una chica muy linda- yo no hallaba que contestarle, mi corazón se acelero y empecé a arrecharme otra vez, tú también eres un chico interesante- le conteste, – gracias me dijo, luego volvió a escribirme nuevamente, tengo que decirte algo, pero me da temor que te disgustes, agrego, yo me sentía extraña, el corazón seguía acelerado y mi vagina estaba completamente mojada, tenía una arrechera terrible de solo pensar que estaba chateando con el hombre que según mi amiga tenía una verga descomunal, la cual quería sentir dentro de mí. Dime, no tengas temor- le conteste- seguro no te molestas – me insistió Luis- claro que no le dije, es que ese día que te vi me gustaste mucho, yo quede en shokc, sin embargo le dije – tu también me caes bien, aunque eres novio de rosiris. Pero enseguida reaccione, no podía perder esa oportunidad de probar ese tremenda verga aunque fuera una sola vez – si quieres nos vemos y hablamos como amigos- le dije, lo que me escribió a continuacion me dejo estupefacta – estoy excitado, tu voz me excita- me dijo, yo saque fuerzas de mi interior y le dije: si quieres me muestras tu miembro para ver que no me estas mintiendo,- seguro? Replico él, si quiero ver tu miembro, los segundos que siguieron fueron eternos. Luego me llegaron dos fotos, lo que vi me sorprendió sobremanera, era una verga gruesa, larga, se veía dura con un glande enorme , -definitivamente esa verga no entra en mi vagina, pensé, la arrechera que sentía me hizo meter los dedos y masturbarme, sentía mi raja babosa pero estrecha, era muy reducida para tremenda verga.
No te gusta? me pregunto. Sí claro, tienes un miembro tremendo, le dije, debes hacer sufrir a mi amiga Rosiris cuando la penetras, el me dijo _ al principio sufría pero ya se acostumbro, es que ella lo tiene pequeño, acoto, si así piensa de ella, que tal cuando me vea a mí que soy más reducida. De todas maneras iba a intentar, no podía quedarme con esa obsesión enfermiza de probar eses pollon, como él había facilitado las cosas ya no me importaba que pensara que yo era una chica fácil, así que le escribí para que nos viéramos esa misma noche, el me dio una dirección de un apto que le prestaba un amigo, me imagine que para hacer sus fechorías. Me cito a las 8 de la noche, así que cuando llegue de la universidad le dije a mi mama que iba a estudiar en grupo para una exposición, luego le escribí a mi novio que nos veíamos al día siguiente ya que estaba ocupada con unos compañeros de estudio, el me dijo que no me preocupara sin imaginar que posiblemente esa noche a su noviecita le iban a meter una verga el doble de gruesa y larga que la de él, que me iban a perforar esa rajita estrecha y rosada.
Tome un taxi y me dirigí al sitio indicado, cuando llegue era un edificio de apartamentos, había un guardia en la puerta y me pregunto que si yo era Sandra, le dije que si , el me dijo que me estaban esperando en el apartamento 208, le di las gracias y empecé a subir las escaleras, note que me miraba con morbosidad, yo tenía puesto un vestido rojo ceñido al cuerpo, un poco debajo de las rodillas, mis nalgas se veían voluminosas y redondas, ya que el hilo dental que traia puesto solo me protegían mi vagina abultada que sobresalía un poco sobre el vestido, mis senos grandes y parados querían soltar los botones del mismo, su mirada sentía que taladraba mi pepita, será que también es vergon –pensé en ese momento, al llegar a la puerta del numero 208 mi corazón se acelero y volví a sentir esa sensación de miedo y excitación al tiempo, pensé en no tocar y regresarme, pero algo superior a mi me decía tienes que probar si es cierto que esa verga es tan deliciosa como dice mi amiga, o que tal que no me entre, que me rasgue o algo asi, como una autómata toque la puerta, sentí unos pasos y de repente se abrió la puerta- adelante dijo Luis- entre lo vi sentado en una silla con el dorso desnudo y una toalla cubría su cuerpo de la cintura para abajo, -hola le dije yo, pensé que íbamos a hablar un poco , atine a decirle de manera torpe, claro, si es solo eso lo que quieres, contesto él ,-pasa y te sientas me dijo, estas hermosa con ese vestido rojo, eres imponente, realmente linda- me dijo, gracias le conteste, podía ver un bulto debajo de la toalla y de manera sorpresiva le dije – es verdad que tienes una verga descomunal? El me miro y se quito la toalla, mira por tus propios ojos, bestia! Exclame, de veras que es inmensa, ven , tócala y bésala si quieres, quede paralizada, mi vagina se empezó a mojar, sentía palpitaciones ricas en mi pequeño clítoris, – quiero ver tu raja, debes tenerla linda –me dijo_ yo me le acerque , alce mi vestido, retire mi hilo dental, abrí un poco las piernas de tal forma que mi raja quedo al frente de su cara, el me abrió mis enormes labios y paso su lengua por mi rajita tierna y mojada, guuuao exclamo él , que pepita tan rica y hermosa tienes mona linda, yo sentí un escalofrió delicioso al contacto de su lengua por mi raja, es toda tuya negro le dije, seguía con mi arrechera incontrolable, el seguía lamiendo mi vagina y a cada lengüetazo yo gemía de placer, mas, mas , mas exclamaba, extendí mis manos y agarre su enorme verga tratando de masturbarlo, el se puso de pies y trato de introducirla en mi boca, pero fue imposible, no me cabía, yo le chupaba el glande y el temblaba, cuando tenía la verga bien mojada de mi saliva me voltie de repente y le ofrecí mi raja recostada a una mesa que estaba en la sala, casi en cuatro patas, el sin pensarlo dos veces se me abalanzo con su enorme verga tiesa y ensalivada, pensé que al fin iba a saber lo que se sentía ser clavada por una verga tan larga y gruesa, al fin se cumplía mi obsesión enfermiza, sentí miedo y al mismo tiempo una necesidad incontrolable de ser penetrada hasta el fondo, sentí su enorme cabeza en la entrada de mi raja chorreante de lujuria, el empujo con fuerza y sentí como si algo caliente y enorme me estuviera partiendo en dos, haaaayyyy mi mama exclame, trate de enderezar un poco mi cuerpo y aquella enorme verga se resbalo de mi raja e hizo un chasquido raro, – suas!, yo lo mire de reojo y veía en él una mirada vidriosa, aquel hombre estaba poseído, pensé, ya nada me iba a salvar de esa culiada bestial, déjame recuperme un poco le dije, -pero si apenas trate de meterte la puntica riposto el, si esa es la puntica que tal cuando me la metas pensé, el me abrazo y me puso nuevamente la verga en la raja , estábamos de pie y el detrás mio y me sobaba de arriba abajo, y ese enorme palo resbalaba entre mis labios, la sensación de placer era riiica, mi arrechera me hizo olvidar el dolor y nuevamente me le puse en cuatro apoyada en la mesa, el me hecho saliva en la vagina y puso nuevamente su verga en la raja, empujo con fuerza y saaas, se fue su enorme cabeza, yo quede petrificada, haaaayyyyyyy, haaayyyyy, exclame que es esto!, el se quedo quieto unos segundos, sentía que algo enorme estaba dentro de mi , mis ojos se blanquearon, luego volvió a empujar y termino de entrar su enorme verga, ya estaba estacada como siempre desee, esa si era una verga riiica , empezó a culiarme, sentía un placer y dolor infinitos, dame verga le grite, culeame asi papi, dame sin compasión, el seguía dándome verga pero la redondez de mis nalgas no permitían que me entrara toda, tuve dos orgasmos seguidos, yo gemia que riiico papi, riiica tu verga , de repente el me separo mis nalgas con sus dos manos y empujo con fuerza, hayyyyyy! Exclame, me entro toda hasta el pegue y sentí que me tocaba algo dentro, sentí un poco de dolor, trate de enderezarme y con mis manos lo empujaba para que sacara su enorme verga, sin embargo el seguía dándome sin compasión, empuje la mesa hacia delante y me deslice con ella, ese movimiento brusco hizo que su tolete se saliera de repente y se escucho un sonido plosss, yo me puse de pie y mire su enorme verga tiesa , luego me mire mi raja, la tenia abierta y roja, completamente mojada, me veía los labios mas grandes de lo normal y mi rajita ahora era el triple de amplia, pensé- este hombre me perforo completamente y ahora mi novio cuando me vea se imaginara que fui culiada por un burro-pensé. Luis me dijo – déjame terminar bebe hermosa, estoy arrecho, yo me dirigí hacia un mueble que estaba en la sala y me acoste boca arriba con mis piernas abiertas mostrándole a mi macho mi raja abierta por la embestida recibida, el se acerco , tomo su enorme verga con su mano izquierda y la acomodo en mi vagina, empujo con todo el peso de su cuerpo y saaas, se fue nuevamente esa verga enorme, esta vez solo sentí un infinito placer, mire y la tenia toda dentro, sentía como si ese falo llegara a mi garganta, rico papi, riiiico gemia yo, dame mas, el empezó a temblar y cada vez me culiaba mas rápido, me embestía con fuerza y su verga entraba y salía de mi raja dilatada, hhaaayy me vengo grito, mientras yo también experimentaba un orgasmo profundo, papi riiico , que verga deliciosa, de repente sentí un chorro caliente que me inundaba mis entrañas, su leche se había derramado dentro de mí, Luis se quedo unos segundos encima de mí, me dio un beso tierno en la boca y se puso de pie, su verga salió chorreante y volví a sentir ese chasquido plosss!, como si estuviera abotonada, me mire la vagina completamente abierta y empezó a salir un hilillo de semen, luego salió un chorro abundante , me pare y de mi raja goteaba su leche aun, me dirigí al baño, me duche rápidamente, me vestí, le di un beso y me despedí, no sin antes mirar de reojo esa enorme verga que ya empezaba a ponerse flácida pero aun así estaba enorme .
De esa forma termino mi obsesión por probar una verga grande.
Pasaron algunos días y yo seguía pensando en lo rico que la había pasado dejándome penetrar por semejante verga, eso me mantenía arrecha a toda hora, no podía estar con Luis tan rápido, Habia que ser prudente, -pensé, de pronto por mis alborotos mi amiga se podía dar cuenta y yo no quería eso, de tal modo que hice el amor con mi novio para poder apaciguar mi calentura, cuando me penetro yo sentí como si fuera un dedo lo que me entraba, ya no era lo mismo , mi raja ansiaba esa verga grande, larga que alcance y gruesa que llene, por eso intente ver a mi moreno nuevamente, pero Rosiris no daba chance de nada, después de una semana completa Luis no me escribía ni recibía los mensajes que le enviaba a su teléfono, eso me puso inquieta, será que no le gusto como mujer – pensé- pero si yo soy bonita, los hombres me miran con deseo y me tiran piropos cuando voy por la calle y en la universidad, algo debió pasar. –pensé. Un día cualquiera estaba en la cafetería de la universidad con mi amiga Rosiris y me atrevi a preguntarle, amiga- no la veo con su novio, están disgustados, le dije. Ella me respondió- imaginate nena que a Luis lo trasladaron para otra ciudad y cuando llego halla lo atracaron bajándose del taxi, – le robaron sus pertenencias, hasta el teléfono, menos mal que sabe mi numero y me informo, afortunadamente ya compro otro móvil, nos vamos a ver este fin de semana, acoto rosiris, y prosiguió, -no sé qué voy a decirles a mis padres para poder ir, pero no puedo dejar de pensar en su verga y lo riiico que me culea, dijo entre risas. Eso confirmaba mis temores, algo había pasado para que no me escribiera, seguro no sabe mi numero, eso iba a complicar las cosas porque no me atrevía a preguntarle a mi amiga en que ciudad estaba y cuál era su nuevo número, eso me podía delatar.
Paso otra semana y yo seguía con mis calenturas, la verga de mi novio ya no me satisfacía, tenía que averiguar dónde estaba Luis, de repente se me vino a la mente el vigilante del apto donde fui esa vez, el mismo que me miraba con cara de morbo, de pronto sabia para donde lo habían trasladado, o tal vez su teléfono, enseguida reflexione , ese señor no era su amigo y por consiguiente no sabía de su vida, además el apto se lo habían prestado recordé, sin embargo algo extraño e inexplicable me impulso para ir a ese sitio, recordé nuevamente lo que había pensado del celador sobre si también tendría su miembro grande, esa mirada que me lanzo al subir las escaleras me produjo una sensación de que me quería culiar cuando veía mis nalgas grandes y redondas, será que ese señor también tiene una porra enorme, ahora en medio de mi arrechera quería saber cómo era el miembro del celador, estoy loca – pensé- ahora me quiero dejar clavar de un celador que apenas he visto una vez en mi vida, en eso iba pensando cuando ya estaba ahí, había tomado un taxi casi que como una autómata y volví de mis pensamientos cuando el chofer me dijo que habíamos llegado, pague la carrera y me acerque a portería, ahí estaba el vigilante, era un tipo de unos 40 años aproximadamente, un poco más bajo que Luis, grueso y de tez clara, al verme volvió a clavarme esa mirada morbosa en mi cuerpo, yo cargaba puesto un vestido de algodón negro, largo hasta los tobillos, con un escote profundo que dejaba ver la mitad de mis seños blancos y grandes, mis nalgas se veían protuberantes y enormes. El señor me dijo con una leve sonrisa, -a la orden bella dama- busco a Luis –le dije-para ver cómo me respondía, aunque yo sabía su respuesta, -aquí no vive nadie con ese nombre reina, -acoto el vigilante, el del apto 208 le dije, no señorita, ese apto lo desocuparon hace dos días, está en arriendo, -me dijo- , a ok, y usted no sabe para donde se mudo el muchacho que me recibió hace dos semanas, le pregunte, no señorita, ese apto lo usaban muchos hombres para encerrarse con mujeres, me dijo con una sonrisa picara, eso me puso nerviosa, de verdad? Le dije, -si señorita-acoto él, aunque yo tengo las llaves por si usted lo quiere usar nuevamente – prosiguió el, como así le conteste, que si usted lo quiere arrendar yo se lo puedo mostrar, esa afirmación me acelero el corazón y no se porque empecé a excitarme, seria porque allí fui penetrada salvamente por un hombre un una verga descomunal, o porque tenía la oportunidad de estar sola con ese vigilante que a simple vista se notaba que deseaba culiarme, lo segundo me excito aun mas , ya sentía mi raja mojada, cuanta arrechera se estaba concentrando en mi vagina, en un arrebato de locura le dije que me mostrara el apto para verlo bien y recomendárselo a algún amigo, el sin dudarlo dos veces cerró la puerta principal y empezamos a subir, me dijo que fuera delante, me imagino que para ver bien mi trasero grande y redondo, sentía su mirada clavada en mi y no sé porque presentía que aquel hombre me iba a culiar dentro del apto, eso me producía unas palpitaciones en mi vulva. Al fin yo estaba ahí con esa intención , de saber si el vigilante tenía su miembro grande, cuando abrió la puerta se paro al frente y me dijo que entrara, la sala que había conocido estaba completamente vacía, no estaba la mesa donde había sido clavada por Luis, mucho menos el sillón,.
Muéstrame lo demás, -le dije- venga y le muestro la cocina, seguimos y al frente había un mesón en acero, ahí me podía poner en cuatro y ser clavada, -pensé- la verdad estaba súper arrecha y no hallaba como insinuármele al hombre, el tampoco me decía nada, mi raja estaba dispuesta a recibir su merecido, la sentía mojada, de repente se me ocurrió algo, -présteme el baño un momento- le dije, siga por acá – me dijo-, entre y me quite el panty, estaba mojado y lo guarde en el bolso , luego me alce el vestido, me mire al espejo y me veía hermosa, con mis senos grandes , mi vulva abultada y mis caderas anchas, toda una hembra. Ya no podía echar para atrás, tenía que quitarme esas arrecheras como fuera, así el vigilante tuviera su verga pequeña, algo me satisfacía, el noto que me demoraba y pregunto, se demora, -no- le dije, entre para que me explique cómo se llena el jacuzzi, apoye mis manos en la pared, abrí las piernas y levante mi vestido, alce mi trasero lo mas que pude, mi raja se entreabrió esperando su merecido, cuando el hombre entro quedo perplejo viendo semejante espectáculo, yo me le ofrecía en cuatro con mi raja rosada esperando ser penetrada, el vigilante del cual ni su nombre sabia, no perdió tiempo y metió su lengua en mi raja dando lengüetazos arriba y abajo, hayyyy papi, así , asi gritaba yo, que riiico se sentía, estuvo como un minuto dándome lengua en mi raja me imagino dando tiempo que su verga se templara, de repente se bajo el pantalón, yo lo mire de reojo, lo que vi me dejo estupefacta, su verga era aun más gruesa que la de luis, más corta, pero el grosssor era terrible, me prepare a recibir la estocada, el se ensalivo su enorme verga y la coloco en la entrada de mi gruta, sentí la cabezota en mi vagina, empujo con fuerza, saaas, se fue ese enorme pollon, haaaayyyyyy mi mama grite yo, su verga entro hasta la mitad y sentí un calor y dolor indescriptible, trate de enderezarme para librarme de semejante clavada, el conoció mis intenciones por lo que me abrazo fuerte y embistió nuevamente, esta vez entro mas su verga, sentía que me partía en dos, hayyy, hayyy sácamela gritaba yo, el estaba poseído y me culeaba de manera salvaje, di unos pasos hacia el lado y el no se movió, el pantalón en sus tobillos no le permitia moverse libremente, aquella enorme verga se salió, plops sonó, me había penetrado de un solo golpe y por eso sentí semejante quemón , el vigilante se enredo con el pantalón ya que no se lo había quitado y se cayó, eso me dio tiempo de salir corriendo y bajar a toda prisa las escaleras, cuando llegue a la portería, esta estaba con seguro, me senti atrapada a merced de aquel salvaje que me había empalado de un solo golpe, sentía mi vagina hinchada y adolorida, los pasos atrás de mi, indicaban que el vigilante había llegado, no me puedes dejar asi bb – me dijo- yo voltie y le vi esa verga enorme templada con las venas brotadas, es que me hiciste ver estrellas –atine a decir en medio de mi turbación, – yo te lo meto con más cuidado reina –acoto el- en serio – respondí yo, claro mi vida. Yo no quería subir nuevamente al apto, aquel salvaje con su enorme verga me había maltratado con su rudeza al clavarme de un solo lance, note que el vigilante se guardaba rápidamente la verga, era que acababa de llegar un huésped del edificio, cuando el vigilante abrió yo Salí a toda prisa sin despedirme, iba con las mismas arrecheras que había llegado pero con mi raja mas hinchada y adolorida, definitivamente esa verga no calzaba en mi vagina, tendría que conformarme con mi novio hasta que diera con el paradero de Luis. Aunque con lo arrecha que soy, estoy segura que si él vigilante me la mete con cuidado se me va toda, ya que a pesar de semejante clavada, mi raja dilato y no estaba rasgada, ya abra la oportunidad de sentir ese pollon dentro de mí, total, el vigilante también quedo caliente y alborotado, pensé yo, al no terminar su faena y derramar su leche en mi raja caliente y estrecha. Estoy segura que el va a estar esperándome para hacerme ver estrellitas otra vez.

Un comentario sobre “obsesionada con las pollas grandes – relatos eroticos

  • el julio 18, 2019 a las 7:36 pm
    Permalink

    un buen relato entretenido y excitante

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *