El velador me cogió rico – relatos xxx

Sígueme en instagram: @babykarelvis


Saludos a todos y todas las lectoras, este romance me paso cuando tenía 19 años, en aquel entonces yo trabajaba en una empresa de seguridad privada acá en mí ciudad, pero mi trabajo no era de guardia, era más bien de oficina, me toco turno de noche, entraba a las 10pm. y salía al día siguiente a las 6am., en fin, solo éramos yo y un velador de unos 56 años, rellenito y no tan mal parecido que cuidaba el edificio pero que nunca subía al segundo piso donde me tocaba a mi estar esa noche.

Bueno, yo ese día llegue normal al trabajo, mi ropa de vestir e interior de hombre y mi mochila, en mi mochila llevaba lencería muy sexy y algo de ropa de mujer, porque aunque iba a trabajar, pues sentía que esa noche era el momento de aflorar, aparte había estado platicando la semana anterior con un hombre que vivía cerca de mi trabajo y le había dicho que pronto me vería vestido como mujer, él era de 49 años, atlético, corría por las mañanas, se le notaba y todo, habíamos intercambiado fotos, así que ya fantaseaba con el momento de presentarle a Carla (Carly), no solo que hablara conmigo como Carlos, me llevaba 30 años pero nos coqueteábamos y platicábamos muy bien.

Ya en la madrugada cuando me conecte al Internet y al Chat para buscar a mi amigo, me apareció desconectado, así que le di tiempo, mientras fui al baño, me puse mi lencería, era un bóxer cachetero y un top rosa, me puse también lo demás, una mini falda azul de esas que enseñan un poco lo de abajo y las nalgas, aunque soy un hombre que no tiene mucho de eso, me puse una blusa de tirantes blanca, algo escotada, aunque obvio no tengo senos, me regrese a mi cubículo, yo escuche pasos, al tomar mi asiento, volví a checar si mi amigo se había conectado y no estaba, lo espere un rato más, me entro una llamada del conmutador, era el velador, me dijo, “no sabes que hay cámaras en la oficina”, yo le respondí, “eso me dijeron pero no las veo”, luego me dijo, “si estas aburrida dime y voy”, le dije, “porque me dice aburrida, no lo entiendo”, me dijo, “te repito que hay cámaras muchacho, o te digo muchacha putita, lo bueno que las llamadas no se graban y en el baño y otros lados no hay cámaras, te quito lo aburrida o no amiga”, fue cuando ya pensé un poco y ya le encontré el sentido a lo que decía, así que como mi amigo de Internet no llegaba y yo me sentía con necesidad de sentir a un hombre o algo así, le dije, “okey, piso 2 oficina 23” y me dijo que no que porque luego se vería en las cámaras, le dije, “donde”, respondió, “en las escaleras o ven a mi oficina  voy por ti putita”, le dije, “okey, ya voy para allá”.

Su oficina es pequeña, pero acogedora, llegue y me recibió, me dijo, “quieres tomar algo”, le dije que no, que estábamos trabajando”, saco una cerveza y le tomo y me hizo tomar un poco, me senté en la mesa que tenía frente a él, me dijo, “No te sientes en la mesa, siéntate aquí en mis piernas”, me jalo y me sentó sobre él, me acaricio el pecho y las piernas, sentí como su verga (pene), comenzó a ponerse duro, me puse nervioso, me dijo, “tranquilo, de aquí no saldrá nada, ósea, no voy a decir nada, además te gustará mucho, te lo garantizo, solo déjate llevar y disfruta”, yo afloje un poco, ósea, respire profundo y me sentí mejor, ya estando yo más tranquilo seguimos.

Él me besaba, me acariciaba por todas partes, me excitaba mucho, aparte de como andaba ya de caliente, me día putita, perrita, cosas así, me excitaba aún más, yo lo único que hacía es resbalar mi nalgas en sus piernas, sintiendo cada vez más dura su verga entre mis nalgas y así, me pare y me quite mi blusa y mi mini falda, él se quito su pantalón y su trusa, salió a flote su gran verga, aún flácida pero muy gruesa y larga, se me salió la baba, jiji, yo me agache, comencé a masturbarlo, de arriba abajo y de sus huevos (testículos), ya luego de cinco minutos de masturbarlo lo metí en mi boca, le pase la lengua y saboreaba su tronco y sus huevos, su glande, el me acariciaba mis nalgas, mi culo y me metía un dedo, después de un rato, me metía dos y para cuando recordé ya tenía hasta cuatro y yo me había venido, después un minuto más tarde más o menos, se vino en mi boca, no me dejo sacarla, me trague su semen lo que pude, lo demás me cayó en el pecho, lo tomo con la punta de su pene y me lo ofreció, lo tome y limpie todo, me volví a parar y me puso a cuatro patas, abriendo un poco mis piernas, restregaba su verga aun erecta entre mis nalgas, me pegaba con ella, me ponía la punta en la entrada del culo, lo saco, así estuvo un rato, derrepente me penetro, me la metió de a poco, cuando la tenía totalmente dentro, espero un rato, me seguía besando y acariciando, estábamos muy calientes, derrepente comenzó a meterlo y sacarlo, dolía pero me gustaba, así estuvimos un rato, no se cuanto pero me vine 2 veces y él aún no, seguía cogiéndome, entraba y salía, yo nada más le día, “dame más, aahhh, así, así, dame más, cógeme”, me gusto tanto, luego paso otro rato y se vino, no saco el pene, me dejo toda la leche (el semen), dentro de mí, me dijo, “lo disfrutaste verdad perra puta”, le dije, “si claro que si, nunca me había pasado algo así”, me dijo, “cuando quieras”, le dije, “si así es como lo haces por lo regular, siempre estaría aquí”, espero les haya gustado, les dejo mi información de contacto, hasta luego.

Si te gustaría contactarme vivo en México, mi correo es:
carly_83@live.com.mx
Tengo Skype

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Un comentario sobre “El velador me cogió rico – relatos xxx

  • el junio 7, 2019 a las 11:33 am
    Permalink

    Amo a los hombres que les gusta coger a otros por el culo y más amo a los que les gusta tener una verga inmensa entrando y saliendo divinamente de su recto.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *