LA PERVERTIDA FAMILIA LINARES. TERCERA PARTE.

Sígueme en instagram: @babykarelvis

En la segunda parte del relato narré cómo mi padre y yo culiamos con mi prima Jenny y mi hermana Lady, y conté que, aunque ellas se odiaban, al final resultaron teniendo una buena sesión de sexo conmigo durante la reunión con mis depravados tíos y primos. Ahora continúo en esta tercera parte en la cual relato, entre otras cosas, cuando la puta de mi mamá y la zorra de mi hermana María Regina follaron con mi amigo Joaquín y conmigo en plena sala de la casa.

Recuerdo que papá me enseñó desde muy joven a culear putitas, estoy tan agradecido con él porque  siempre me ayudó a que creciera sin complejos y con una mente abierta, sin apoyarme en creencias, dogmas ni religiones, lo cual ha sido lo que ha promovido todos mis éxitos, en todos los ámbitos, en lo sexual, en lo académico, en lo laboral, etc.

Papá me inculcó desde niño a tocarle las tetas, la vulva y el culo a mi buenota mami, y a mis ricas tías. Mi padre siempre me indujo a tocar e irrespetar a mis compañeritas del colegio y a las putitas de mis hermanas. Él me decía:

– Tienes que aprender a aprovechar a todas esas putitas y tocarles sus partes íntimas, a ellas les gusta.

Y agregaba:

– Te las tienes que culear porque si uno no aprovecha lo va a hacer otro en algún momento.

Y por si fuera poco me recalcaba lo siguiente:

– Las mujeres dan culo tarde o temprano, a cualquiera, así sea feo, pero para que sea temprano toca meterles mano de una. Todas las mujeres son putas, sin excepción, hasta la zorra de mi madre lo era, y la perra de tu mami lo es, y  toca darles mucha verga, a diestra y siniestra, por boca, cuca y culo. Lo que te digo considéralo como útiles lecciones de vida. 

Mi papá nos ha contado frecuentemente, a todos en familia, con palabras fuertes, pero muy sinceras, cómo se follaba a su puta mamá, es decir a mi abuela, y a sus hijueputas hermanas, o sea a mis tías, obviamente aún  lo hace (y lo hacemos) con sus hermanas.

Mi padre nos comenta, en forma desvergonzada y sin resquemores, cómo su madre murió de un ataque cardíaco, pero muy a gusto porque mientras moría unos sujetos se la metían por el culo, por la boca y por la chochaza en un cine porno. 

Mi pervertido padre lo expresa así:

– La puta de mamá murió de la emoción, aun siendo joven. La malparida estaba muy buenaza, era una mamasota, trabajó como modelo, luego se metió al mundo del porno y de la prostitución, hizo una gran fortuna de esa forma, aparte de la que ya tenía, la malparida era cochinamente millonaria, pero era sumamente puta, le daba culo a todo lo que se moviera y mis hermanas aprendieron a ser unas zorras completas porque ella les enseñó y las motivó a serlo, así como mi bella Dorisita ha hecho con mis busconas hijitas.

Papá nos explica que ella iba a los batallones militares que estaban bajo el mando de mi abuelo y les hacía shows de striptease a los soldados, y luego les chupaba la verga y les repartía culo. Los militares gozaban con ella, mi papi la acompañó a esas orgías muchas veces, allá él también se la comía y motivaba a todos los militares a follarla como bien quisieran.

Mi papi siempre nos ha manifestado que  todas las mujeres son unas perras, y entre risas, todavía afirma que su madre lo era con creces y que  todavía lo debe ser en el infierno, donde le  debe estar dando su puto culo al diablo y a todos los demonios, y repite:

– ¡Ojalá que allá, en el infierno, estén violando a esa perra! taponándole los  putos huecos de buena verga y que le estén metiendo sus tridentes culo arriba hasta que se los saquen por la malparida boca, por puta.

Todos en la familia soltamos una sonora carcajada la primera vez que le escuchamos decir eso, pero él es enfático y se permite aclarar que incluso ella misma en vida decía, jocosamente, que le gustaba la idea de irse para el infierno al fallecer, ya que según ella, se goza más allá que en el cielo, pues al infierno  va la gente sabrosonga para seguir en fiesta por toda la eternidad, culiando en ese sitio, por lo que ella promulgaba que le quería mamar la gordota, largota y cochina verga a Lucifer y a toda su corte de demonios  y que gustosa le daría culo a Satanás, a todos los condenados, a los monstruos y a todos los demonios que se pudiera topar en ese lugar. Jejeje qué fuerte todo eso, y qué puta era mi abuela.

Mi hijueputa padre nos expresa cosas como la siguiente:

– A las mujeres toca darles verga hasta la muerte por todos sus agujeritos, matarlas de gusto, así como le dieron a  mi puta madre, que se la culearon fuertemente hasta que se murió la malparida, jejeje. 

Mi padre también manifiesta sus pensamientos riéndose y diciendo:

– Jajajajaja, tal vez a la puta de mamá la mataron pero a punta de buena verga en ese cine XXX, jejejeje, pues es posible que un vergazo despiadado le haya llegado al puto corazón que provocó que la perra se muriera del ataque cardíaco. Al fin y al cabo así era como ella decía en vida que quería morir, a punta de una buena dosis de verga, en una violación entre muchos sujetos, en una ruptura de culo por culpa de varias vergas abriéndose paso dentro de él, y así fue.

Y prosigue:

– Jejejeje, aunque la hijueputa no dijo que quería morir en un cine porno, sí dijo que quería hacerlo filmando una película porno o puteando por ahí, en algún motel o en la calle. Lo cierto es que murió en su ley, los sujetos que se estaban divirtiendo con ella en ese cine porno  le seguían dando con vitalidad por ese puto culo, esa perra chocha y esa boca mamadora incluso ya estando muerta ¡Debió de ser divertido! ¡Cómo me hubiera gustado haber estado en ese momento clavándole  la verga por ese majestuoso culazo de puta a esa perra! 

Papá explica que lo que quieren todas las mujeres es que se las follen y les den duro con la verga. Según papá, el ser humano tiene que gozar porque  solo hay una vida, no hay más, y toca disfrutarla, así sea follando con la mismísima putísima madre y con la depravada familia.

Es así como papá llegó a proponerme culear a mi propia mami, a la cual siempre me hizo ver que era una puta. Me contaba muchas cosas morbosas de ella. Yo si le tenía muchas ganas, más cuando la veía follar con diferentes tipos en casa, era muy excitante. 

La verdad es que si era reputa la malparida, no me podía aguantar las ganas de pajearme cuando veía como papá y/o los sujetos  le metían la verga por el culo, la concha y la boca, y como le apretaban y magreaban las tetas, me gustaban mucho ese par de tetorras tan grandotas y ricas, y verlas balancearse y bailar con el ritmo de las embestidas que le daban era magníficamente excitante. 

Se me paraba la verga cuando mamá me pedía que le chupara las tetas, eso me volvía loco, pues ella sacaba como excusa que tenía que alimentarme con buena y saludable leche materna, como toda madre responsable con la alimentación y salud de su hijo, pero la verdad es que la zorra lo hacía  para sentir el placer del chupeteo en sus pezones, vaya perra, y siempre me ha dado teta, jajajaja hasta el día de hoy.

Era  niño aun cuando quise devolverle el favor a mi madre y darle ahora de mi leche,  pues puse a esa puta a mamarme la verga. Ella se portó como yo quería que se portara, además de madre como toda una puta, como lo que siempre había sido. 

Un deseo muy añorado en mi vida fue que esa putita de mi mami me chupara el pipí con las mismas ganas con que se lo mamaba a mi padre y a los otros hombres, los cuales habían sido muchos hasta ese entonces. Me lo mamó muy rico esa puta, hasta me dijo que de ahí en adelante siempre estaría dispuesta a chupármelo cuando ella o yo quisiera. Ella siempre ha tenido la costumbre, desde esos tiempos, de llevarme al baño cuando tengo ganas de orinar y me saca la verga, me la jala, luego me la saborea, chupetea y me la mama.

A la cerda de mi mami me la gozo bastante, hasta a ella misma le encanta que la irrespete y toquetee. Desde niño fui siempre muy grosero con ella, siempre la irrespeté y le tocaba descaradamente las tetas, las piernas, el culo y  la vulva, le metía los dedos en la chocha y el culo. Hasta en el colegio, en las reuniones lo hacía adelante de todo el mundo.

Recuerdo, en forma muy agradable, que yo juntaba mi pelvis a la entrepierna o el culo de mamá, sobre todo en este último cuando ella se agachaba, y yo empezaba a realizar un movimiento continuo simulando una penetración, como si le estuviera dando verga por la cuca o el culo; mi mami siguiéndome el juego gemía, ponía carita de puta y de placer, sacaba la lengua, se relamía, y llevaba los mismos movimientos míos con el ritmo de penetración, eso hacía que me motivara a gritarle:

–  ¡Toma putita! ¡Toma perrita! ¡Disfrútalo zorrita! ¡Qué sabrosa esta putilla callejera! 

Y por si fuera poco también le gritaba:

–  ¡Toma esta buena verga por el puto culo cerda hijueputa!

Luego miraba su culo y ponía cara de pervertido, le alzaba la faldita de un manotón, le daba unas palmadas en las nalgas  y miraba a mi padre o a los que estuvieran presentes, y decía:

–  ¡Qué rico culo tiene esta puta!

Todos reían enseguida por mis ocurrencias, aunque muchas veces repetía lo que veía que le hacían a mamá mis tíos, mi papá y otros hombres.

Lo mismo hacía yo con las tetas de mamá, le sacaba una teta, se la amasaba, se la pellizcaba y le estiraba el pezón, y le vociferaba con cara de pervertido:

– ¡Mamasota rica, que tetota! 

Y con toda la confianza del caso me atrevía a recitarle a viva voz la siguiente composición:

– ¡Hola, putita regálame esa tetita lecherita para hacerme con ella una rica chupetita nenita! Y le pegaba un chupón violento a esa puta teta, jejeje, que rico era eso. 

También, con todo descaro, a veces le decía a mí mami: 

– Oye rica putita ¿me lo vas a mamar?

Y le mostraba mi pipí obscenamente. 

Mi padre, mi madre y los demás adultos que estuvieran ahí soltaban la carcajada, se reían divertidamente de mis ocurrencias. Decía mi mami:

– ¡Ay Pedrito! ¡Qué alegría! ¡Este nene ya sabe qué decirle a las zorritas! ¡Ya tiene en claro cómo tratar a las putas como yo! ¡Mijo ya tiene muy en la mente la clase de puta que soy! ¡Lo felicito mijo, así se hace mi bebé!

Esas cosas que yo le decía a mi mamita, las decía  porque se me hacía normal y natural, pues siempre le escuchaba a mi padre, a mis tíos y a otros tipos decirle así a ella. Pero no solo les escuchaba dirigirle esas palabras a mi zorrita madre sino también a mis tías,  primas y a las putillas de calle que ellos traían a casa,  en ese momento no sabía que esas eran putas callejeras. 

Yo siempre me portaba así con mamá y hasta con mis tías y primas, y como siempre se reían y les causaba risa pues  me motivaba a seguir haciéndolo sin ningún tipo de pudor o temor. 

Me divertía bastante metiéndole los dedos a mi mami por sus hoyitos de zorra ¡cómo disfrutaba la puta de esos momentos también! Ella daba gemidos y hacía una cara de puta  complacida, subía la cara, cerraba los ojitos, sacaba la lengua, se relamía de gusto, sonreía y pedía más dedo.

Como la muy puta siempre usaba faldas, minifaldas y generosos escotes era fácil meterle mano a piernas, culo, cuca y tetas. En muchas ocasiones hice eso con mi mami en la calle, le sacaba las tetas al aire de un momento a otro, se las apretaba y le estiraba los pezones duro mientras le decía a viva voz:

– ¡Vaya tetas tan ricas tienes, perrita, vamos a culear mamá! 

La gente que nos veía y escuchaba  hacía una cara de espanto y asombro, y le decían a mí mami: 

– Señora eduque a su hijo. 

Jejejeje, a mi mami y a mí no nos daba ni el menor resquemor y mucho menos pena, más bien nos daba mucha risa. Mi mamá se quedaba un buen rato con las tetas al aire dejándoselas agarrar por mí, que me portaba como un verdadero gamín, y respondía:

– ¡Qué les importa, sapos hijueputas!

Recuerdo muy bien lo pillo que yo era, le proponía a mi mami que jugáramos a que ella era la puta y yo el cliente, jejejeje es que yo si era todo un demonio completo. Nos divertíamos mucho jugando a eso, era nuestro juego preferido. Con mis hermanas jugábamos también a eso, y fue mucho más delicioso cuando a ellas les crecieron las ricas téticas. Mi mamá era la madame del putiadero, mis hermanas las putitas y yo el afortunado cliente, las muy zorras me besaban en la boca y me chupaban el pipí, de verdad claro está, pues las folladas eran reales.

Me divertía mucho tocando las tetas y la chocha a mis hermanitas, me extasiaba dedeando sus cucas, metiendo mi verga en sus bocas y follando a esas perritas. Cuando les crecieron las tetas fue sabroso. 

A mis zorritas primitas, a mis golfas tías y a mis putillas compañeritas del colegio  me las culeaba igual que a mamá. Es así como durante mi adolescencia, obviamente, mis ansías de sexo aumentaron, y las de mis hermanas también, me follaba y culeaba a todas esas puticas en cualquier parte de la casa sin importar quiénes estaban por ahí, ni las horas que fueran, nada.

Mamá y yo veíamos muchas revistas pornográficas y me practicaba perversas felaciones mientras yo me distraía viendo sus revistas, las cuales eran muchas, toda una hemeroteca jejeje.

Recuerdo que desde hace mucho tiempo, con mi mami, veíamos películas pornográficas de todo tipo, hasta aprendí más inglés viendo películas porno que en el colegio. Nos gustaba mucho, obviamente, las de incesto, mis padres pagaron buen dinero por películas de incesto reales habladas y dobladas en español. Con mi mami vi porno en la casa, en el DVD. Cuando adquirimos por fin el videobeam poníamos severas proyecciones pornográficas en la sala de la casa, invitamos en muchas oportunidades a toda la familia y a amigos a disfrutar de una buena película pornográfica, y a comer palomitas de maíz, luego las sesiones de sexo entre nosotros empezaban cuando ya no aguantábamos las ganas.

A veces nos reuníamos 15 o más hombres en la casa, nos pajeábamos rico (aclaro que cada uno en lo suyo, en la familia no practicamos mariconadas, al menos hasta donde sé), y descargábamos el semen sobre las caras de las mujeres que estuvieran, podía estar solo mi mami y/o alguna o algunas de mis putillas hermanas, o varias hermanas sin mi mamá, o mamá sola, o una que otra putita compañera de la Universidad o perrita excompañera del colegio. Nos veníamos en sus caras y/o bocas o si estábamos solos dejábamos la sala untada de semen por todas partes.    Después de un rato llegaban mi mami y mis hermanas y se ponían a lamer esos goterones de lefa que quedaban por todas partes, en el piso, la alfombra, los sillones, los muebles, la pared, etc. Ellas ya sabían que habíamos eyaculado y dejado todo cochino y no iban a desperdiciar ese viscoso semen.

Antes de tener el videobeam, muchas veces mamá y yo  íbamos a cine a ver porno, claro está que en esa época yo no era mayor de edad, pero los de la taquilla no se daban cuenta, al ser yo alto y corpulento. 

Una vez, el señor de la taquilla se dio cuenta de que yo era menor de edad, pero mi mamá se lo mamó y el hombre nos dejó entrar, de todas maneras éramos clientes reconocidos ya, aunque el señor de la taquilla se enteró que éramos madre e hijo hasta esa ocasión. 

Pero antes que se me olvide les voy a contar algo que mencione anteriormente pero que no entré en más detalles.

Cuando era niño, mi mami entraba hombres a la casa y tenía tremendas sesiones de sexo duro ahí, conmigo presente mirando. A veces llegaba mi padre y la sorprendía con vergas en la boca o dentro del puto culo. Obviamente a ella no se le daba nada y aunque a mi padre le encantaba ver putear a mi mamita, le dirigía y gritaba tremendas obscenidades y vulgaridades, le llamaba putita, perra, malparida, maldita puta, cerda hijueputa, marrana malparida, mujerzuela triplehijueputa y demás lindezas, las cuales yo aprendía. Mi papi le ensartaba violentamente la verga a mamá por la boca y luego por el culo, cosa que los otros hombres también hacían mientras mi padre les exigía que le rompieran el culo a la puta de mamá con violencia y gran rudeza, igualmente les pedía que la maltrataran fuertemente y sin piedad. 

Mi padre frecuentemente me decía  que viera muy bien como perforaban a mi mamá por todos los huecos, y la muy perra me miraba relamiéndose y sonriéndome, me lanzaba besos y me preguntaba:

 – ¿Te gusta ver como  estos marranos amigos míos  le están enchufando verga por todos los huecos a la puta de tu mamita? ¿Sí mi amor? ¿Te gusta que mami sea tan putita? 

Cosas así  me decía cuando se sacaba las vergas de la boca, y luego seguía con su tarea de mamar esos duros e inmensos cipotes. 

Después de mamar esas vergas la muy puta vomitaba babas, líquido preseminal y por supuesto espeso semen. Mamá me decía que yo tenía que aprender a como dominar a las putas como ella y que se sentía tan perra y depravada que  sería capaz de enseñarme y entrenarme en las cuestiones del sexo ella misma cuando yo estuviera más crecidito y tuviera una buena vergota. 

Después de un tiempo yo ya participaba en esas sesiones de sexo duro con ella, con mis hermanas, con mi papi, con la puta del servicio y su turrita hija, y muchas veces con otros tipos como los tíos, primos, amigos y desconocidos, obviamente sin tener relaciones homosexuales entre los hombres ya que eso jamás nos ha gustado ni interesado, no lo atacamos, pero por lo menos nosotros no tenemos esa orientación ni esa conducta sexual, pero… entre las mujeres si se da el bisexualismo. 

Jejejeje, para resumir un poco, papá me enseñó a darles por el culo a todas esas cerditas, siempre me inculcó la idea que a mujer que conociera mujer que tenía que romperle el culo, así fueran primas, tías, etc. No había que perdonar ni desaprovechar ninguna oportunidad. Tanto mamá como papá también me inculcaron y enseñaron a ir a donde las putas y tratarlas como las perras que son. Siempre mi mamá estaba presta para enseñarme y para practicar con ella todas las perversiones que pudiera. Mi mami me enseñó a ser todo un macho alfa, a tratar como putas a las mujeres, pues me decía que eso es lo que en el fondo todas quieren.

Jejejeje ahora para hablar de algo más reciente, les contaré una de las tantas situaciones que he vivido con mi mami y mi familia, les narraré la vez en que un amigo mío se enteró que mi mami es toda una puta viciosa y de paso que toda mi familia es tan altamente pervertida.

Fue relativamente hace poco tiempo, cuando le dije a mi amigo Joaquín, al cual había conocido unos meses atrás y al que me le comí a la zorrita de la novia en una fiesta adelante de él con la excusa de que estábamos borrachos, que viniera a mi casa para prestarle un computador portátil que él necesitaba. Joaquín es un muchacho de 20 años de edad, un poco gordo, de baja estatura, medio calvito y con gafas, somos amigos desde que estábamos en la Universidad, yo terminé la carrera hace poco, pero él continúa en la carrera porque es de un semestre menor. 

Joaquín llegó a la casa, y por casualidad mi propia madre fue la que abrió la puerta. Ella estaba vestida como siempre, como puta, con unas botas negras largas, hasta la rodilla, de altos tacones, una pequeñísima y suculenta sexi minifalda negra ajustada, las medias de malla le llegaban por encima de las botas y se le veían las ligas,  y un “topsito” sin tirantas y ceñido, de esos que estiran, del mismo color negro, el cual dejaba mostrar una generosa porción de sus buenas tetazas y de su abdomen, también tenía unos guantes de seda hasta el antebrazo, en fin, estaba vestida como la buscona que es. 

Mi mami estaba muy rica esa vez, con el cabello suelto, onduladito, y castaño. Ella después me dijo que apenas él la vio casi se le salen los ojos y se puso rojo como un tomate. Mi madre también le lanzó una mirada coqueta de pies a cabeza y se mordió un labio.

– Buenas tardes señora, disculpe ¿Esta Pedro?

– Hola papi, tú debes ser Joaquín, Pedro me ha hablado de ti… sigue que aquí está.

Mi amigo Joaquín entró, no se había dado cuenta aún que yo estaba ahí, y mientras mi mami cerraba la puerta pude ver que le lanzaba una miradita al soberbio culazo de mi putita mami. Y lo salude:

– Entonces qué huevón, pensé que no ibas a venir jejeje

– Jejejejeje,  pero vine Pedro, cómo no iba a venir si necesito el computador, muchas gracias por el favor. Te prometo devolvértelo cuanto antes.

En ese momento mi madre dijo:

– Pero sigue, siéntate nene ¿Puedo ofrecerte algo de tomar?

A lo que mi amigo contestó que no se molestara, que gracias.  

– Mira Joaquín te presento a mi madre.

– Buenas tardes señora, mucho gusto.

Mi madre lo volvió a mirar de abajo hacia arriba con morbo y dijo:

– Doris Vanessa, puedes llamarme Dorisita o Vane,  para servirte con mucho gusto. Te felicito hijo, tienes un amigo muy apuesto…

Eso último lo dijo mi mami con cara y tono de deseo. En ese momento pensé:

– Jejejeje en realidad puedes llamar a mi putita madre: la putis, doña putita o simplemente puta, como quieras, jejejeje, ya está claro que te quiere mamar la verga y que te quiere dar buen culo jejejeje si supieras lo puta que es mi perra madrecita, es infinitamente más puta que la zorra de tu novia, jajajajaja.

Cuando terminé de pensar eso, le dije a Joaquín que se sentara mientras traía el computador y me fui por él a mi cuarto, ubicado en el segundo piso de la casa,  pero me quedé mirando por un momento por la ventanita que hay en el corredor de la segunda planta, donde se ve la sala.

Mientras tanto Joaquín se sentó y mi puta madre no perdió oportunidad de exhibirse. Se hizo la que limpiaba con la mano un poco el sillón, donde ella se iba a sentar, dándole la espalda a  mi amigo. La muy puta se agachó sin siquiera flexionar las piernas y obviamente se le vio el rotundo culazo. La muy putorra no tenía calzones. Joaquín se dio cuenta de ello, pues miraba su culo, luego se hizo el que no vio nada y se puso nuevamente colorado.  

 Mi madre se sentó y comenzó a hablar con Joaquín, le preguntó si tenía novia, a lo cual él dijo que si pero que no se han visto desde hace rato, mi madre le contestó:

– ¡Qué bueno! Así nosotros dos nos podremos cuadrar mi Juaco, sin que esa nena se entere. ¿Si te gustaría ser mi novio papi?

Joaquín tratando de esquivar la pregunta, y alterado de que ella le dijera papi, le indagó sobre mi padre, preguntándole dónde estaba.

Mi hermosa y turrita madre le contestó sin ninguna clase de vergüenza que su esposo estaba en la empresa, o seguramente dándole caña a alguna putita, y la zorrota en ese momento se abrió un poco de piernas a propósito, supongo yo que como la faldita era tan cortita y como no llevaba bragas se le vio toda la chocha bien rico y se metió los deditos de su mano derecha a la boca como mordiéndose las uñas mirando pícaramente a Joaquín, y con la mano izquierda apunto con su dedo índice a su cuca. Mi amigo retiró la mirada y mi mami se levantó para sentarse a su lado.

Yo bajé con el computador y encontré a mi mami con una mano en la frente de Joaquín, muy pegada a él, y mientras yo colocaba el computador sobre la mesita de la salita me dijo:

– Pedrito, parece que tu amigo se sintió un poco mal, parece tener fiebre, está sudando, voy a traerle un poco de agua.

Mi madre se levantó acomodándose la falda, pero al principio no se la jaló hacia abajo sino hacia arriba mostrando el inicio de las nalgas a Joaquín y la cucaza a mis ojos. 

Apenas Joaquín vio eso se estremeció y me miró a mí. Mi mami salió y yo le miré descaradamente el culo delante de Joaquín y muy tranquilamente le dije:

– Mi mami está muy buena ¿Cierto?

Joaquín sin saber que decir y titubeando al principio me dijo:

– Tu madre es muy simpática.

– Si, bastante, pero también está buenaza ¿no crees?

Joaquín me miró con cara de sorpresa y pronunció:

– Es muy bonita Pedro.

Y le contesté con todo descaro pero con voz no muy audible:

– Lo que es ¡Es una perrita!

Al escuchar esa frase Joaquín pensó que había escuchado mal y me dijo:

– ¿Cómo dijiste? 

Y nuevamente sin importarme nada le repetí en voz alta:

– Es una perrita, una zorra, una puta completa, como la trola de tu novia pero infinitamente más puta. 

Joaquín frunció el ceño, y se notó agitado. Con mucha calma agregué: 

– ¿Acaso no viste cómo está vestida la putita? Tiene pura pinta de puta de cabaret  ¿No te diste cuenta cómo te coquetea y te muestra la cuca y el culo?

Mi amigo hizo una mueca exagerada de asombro y de extrañeza, y en ese momento llegó mi madre con el vaso de agua para Joaquín.

Mientras Joaquín bebía el agua con nerviosismo, mi madre se sentó a mi lado, la faldita se le subió y yo sin ninguna timidez le puse una mano en la pierna y comencé a frotársela deliciosamente. Joaquín al ver eso se atoró con el agua y se levantó de la silla. Mi mami se levantó a ayudarlo dándole suaves palmaditas en la espalda, pero arrimándosele más de la cuenta.

– ¿Estás bien amor? – Le preguntó confianzudamente mi mami mientras aprovechaba en frotarle las enormes tetas en el brazo.

Joaquín todo extrañado contestó que sí, que muchas gracias y que ya se tenía que ir, que agradecía la buena  atención pero que tenía que ponerse a hacer el trabajo en el computador, y que luego vendría a devolverme el portátil, que lo cuidaría como propio, y todas esas cosas. 

Mi mami le dijo:

– No te vayas tan rápido cariño, me agradaste, esperara un poco, unos minutos, y te presento a mi hija María Regina que no demora en llegar, quiero presentarte para que ella vea que tengo buen gusto al escoger mis novios y le dé envidia. 

 Joaquín inmediatamente volteó a mirarme sorprendido.

– No te preocupes Joaquín espera al menos 5 minutos hombre, siéntate. Mientras tanto dime ¿cómo es eso de que tú y mi mami son novios?

Joaquín se sentó pero no sabía qué contestar a mi pregunta.  Apenas se reía nerviosamente. Mi mami dijo que iba a llevar el vaso a la cocina y Juaco se quedó mirándola, a lo cual yo le exprese lo siguiente acercándome a él abrazándolo:

– Está muy rica mi mami ¿no? ¡Esas piernotas que se manda! ¡Ese culazo! y ¿qué me dices de sus putas tetotas? tan grandes como las de una vaca jajaja.

Joaquín se alteró y me preguntó si ella de verdad era mi madre. Y le contesté:

– Jejejeje sí, ella es mi madre biológica, muchos no lo creen porque se ve muy joven,  pues nací cuando ella tenía 14 años, ella tiene ahora 35 y yo 21, me tuvo siendo muy niña aún, pero muy reputa jejejejeje.

Joaquín me hizo una cara de espanto y me respondió:

– ¡Oye, deberías tratar mejor a tu madre! no la trates así, mira que ella es lo más valioso de la vida.

– Jejejejeje Joaquín, no sabes nada….

– ¿Es que no la quieres?

– Yo amo mucho a mi puta madre, jejejejeje solo que ella es bien puta, Joaquín, pero la quiero, y la quiero tanto que me la culeo rico.

– ¡Pero Pedro! ¿Si te estás escuchando? Aunque ella se dedique a la… a la… bueno, eso, a la prostitución ella sigue siendo tu madre, debes respetarla…

– Jejejeje Joaquín, esa puta es una perrísima malparida, jejejeje ya te darás cuenta… mira, ahí viene….

Mi madre vino y dijo:

– Juaco, mi amor, ya casi llega mi hija María, está por aquí cerca comprando algo, espérate un poco y verás que ella tiene unas téticas riquísimas, mientras tanto tómate un trago…

Joaquín al escuchar eso de labios de mi santa madrecita linda y pura hizo nuevamente una cara de asombro, no lo podía creer…

Mi madre le ofreció el trago y Juaco lo recibió.

– Muchas gracias señora.

– No me digas señora jejeje dime Vane, jejeje

En ese momento me dio risa y le dije a mi putita mamita mientras ella se sentaba en la silla frente a nosotros:

– Mami, o que te diga de la otra manera con la que te llamamos aquí en casa, tu sabes…. Jejejeje

Mi mami me miró y sonrió, se le iluminó el rostro y respondió:

– Si, jejejejeje de esa otra manera me gusta más jejejeje

 Mi amigo me preguntó:

– ¿Cómo es esa otra manera?

Y le dije de una vez, sin pensarlo y sin ningún recato:

– Pues aquí a mi zorrísima mamita le decimos con mucho cariño Putis, putita, puta, doña puta, putota…

Joaquín al escuchar eso automáticamente se levantó del sillón y dijo:

– Bueno, no puedo esperar más, me tengo que ir…

Yo lo interrumpí y mientras lo impulsaba a sentarse de nuevo, le exprese estás ideas:

– Tranquilo amigo, serénate, no te alteres, mira, mi mami te la quiere mamar ¿Cierto mami? Aprovecha que esta perra es bien puta ¿Dónde vas a encontrar una zorra así de golfa? ¿Dónde vas a tener la misma oportunidad de disfrutar a una putita así como mí hermosa y perra madre? ¡Desquítate! ¡No seas huevón! ¡Yo se la metí muy rico hasta por el culo a la puta de tu novia esa noche de supuesta borrachera, la malparida estuvo muy rica,  ahora méteselo por el puto culo a la puta de mi mami! ¡Aprovecha marica!

Mientras decía esto mi mami se dirigía hacia nosotros a gatas, con cara de viciosa, en esa posición se le veían unas buenas tetas, mi amigo se quedó callado sorprendido, no sabía qué decir ni qué hacer, se petrificó.

– ¡Mira! ¡Ahí viene mi garosa y putita mamita con cara de pervertida a chuparte la verga! ¡Déjate llevar amigo! ¡Mírale las tetas! ¡Qué sabrosas tetazas tiene la puta! ¿Cierto? ¡Míraselas con toda confianza, yo no soy celoso, no te preocupes por mí!  jejeje ¡Tienes que probar sus mamadas! ¡La perra lo mama delicioso! ¿Cierto mami perrita, que lo chupas riquísimo?

– Claro que sí mi amor, soy una puta experta en mamar vergas, tu amigo va a saber ahora mismo qué clase de putaza soy, jejejeje la mejor puta del mundo, se lo voy a mamar muy rico a este papasote con mi boquita de tragavergas tan terrible que tengo. Tu putita novia de seguro solo se lo mama a mi hijo y a otros, menos a ti, así que desquítate de esa perra, yo si soy infinitamente mejor zorra y mamavergas que esa mujerzuela de calle. 

Mi mami comenzó a sobarle la verga a Juaco por encima del pantalón, mi amigo estaba muy nervioso, estaba colorado, sudando e inmóvil.

– ¡Eso mami, sácale la verga a Joaquín y chúpasela  como Dios manda! Jejejeje ¡Qué soberana  perraza eres mamá!…

Mi mami le bajó la cremallera y metió su mano sacando una verga que se notó que iba a explotar de la excitación. Al ver que aún crecía más en la mano de mi sacrosanta madre exclamé:

– Este huevón… tenía tremenda parola, lo que estaba era superexcitado el gran marica este, y diciendo que se quería ir, jejejejeje, yo sé cómo son las cosas, lo que querías realmente era culiarte a mi querida y mañosa mami. Es que con ese cuerpazo quién no…Si la puta de tu mami se me insinuara  así como se te está  ofreciendo la zorra de mi madre en estos momentos,  yo si me comería en el acto a esa turra.

Joaquín con lo excitado que estaba no me decía nada, ni siquiera al escucharme hablar así de su madre, nunca me había atrevido a decirle nada parecido hasta ahora, incluso nunca habíamos tocado el tema de su novia, aunque siempre vi su odio reflejado en su mirada hacía mí desde el momento en que me la culié frente a él, el cual estaba ebrio, le metí la verga a su novia por cuca, boca y culo y el huevón no tuvo fuerzas para impedirlo, la perrita lo disfrutó muy conscientemente, ella no estaba borracha, se reía de él, y el idiota sí que estaba bien borracho y nunca después de eso se atrevió a reñirme ni a decirme nada siquiera.
Mi madre comenzó a masturbar con la manita enguantada y a descapullar a Joaquín quién tenía las manos aferradas al sillón excitado y tembloroso  pero a la vez muy estático. Mi mami sacó la lengua y se la puso en la cabeza y en la punta de la verga. 

– Pedrito, Juaquito tiene un señor vergón delicioso, mira que cabezota rosadita y suavecita, papasote, que verga tan venosa y erecta ¡Qué delicia!

– Jejejejeje  ¡Chúpasela puta! ¡Y tú Juaco, huevón, tócale las tetas a la zorrita! ¿Qué estás esperando? ¿No estás viendo que la putilla quiere que te aproveches de ella? ¡Abusa de la prostituta buscona de mi mami! 

Mi mami comenzó a lamerle la verga, pasó su lengua por toda la extensión del pene, y luego se dedicó a lengüetearle la punta de su vigoroso pipí. Mientras lo masturbaba, con la otra mano tomó una de las manos de Joaquín y la puso sobre una de sus tetas para que se la sobara, ella llevaba el movimiento hasta que de un momento a otro él tomó las riendas del asunto y le sacó la teta de su top y con la otra mano tomó la cabeza de mamá y la obligó a meterse su verga en la boca con más fuerza.

–  Jejejejejeje  ¡Buena Juaco! ¡Por fin despertó mano! Pensé que eras un pendejo completo, pero ya veo que eres todo un varón, hermano, buena esa, aprovecha a mi putita mamita, tócale rico esas tetazas y dale buena verga, tranquilo, dale con confianza, me gusta que mi madre sea tan perraza.

Joaquín ya le había sacado juntas tetas, y luego se levantó, mi mami le bajó el pantalón y los calzoncillos, y mi amigo dijo:

– Señora Doris….

Ella lo interrumpió y le contestó:
– No, no…no me digas señora Doris mi amor, dime Putis, o putita, o si quieres ser más respetuoso conmigo dime señora puta o Doña putita, no te amarres cariño….

– Eso mamá, dile que te trate como la puta que eres…Juaco dile mujerzuela malparida, o perra hijueputa, cosas así que a ella le encantan.

Juaco me miró admirado, pero ya estaba comenzando a disfrutar con mi madre, estaba empezando a gemir mientras mi marrana madre seguía con la felación suavemente. Joaquín tenía las manos sobre la cabeza de ella pero no hacía fuerza, era una mamada  delicada y deliciosa. Joaquín pronunció:

– Oooohhhhh señora…..que boquita  tan deliciosa tiene….

Mi madre se sacó la verga de la boca y le corrigió:

– Oooohhhhh señora putis que boquita tan hijueputamente deliciosa tiene perrita malparida….

Y volvió a mamarle la verga con mucho agrado. Yo me había quitado el pantalón y me estaba masturbando cuando le dirigí las siguientes palabras a mi amigo:

– Jejejejeje Joaquín, ya te estás empezando a dar cuenta de qué tan zorra y puta es mi dinámica madre jejejeje.

Él me respondió:

– ¡Si, así es! ya me estoy dando cuenta….ooooohhhhhh qué rico, qué delicia de boca…..Esto es increíble….

Mientras con una mano me masturbaba con la otra tome a mi mami del cabello y la obligue a meterse más profundamente el miembro de mi amigo en la boquita de zorra. Los dos soltaron un gemido más sonoro que los anteriores.

– Aprovecha a mi putita mamita Joaquín, dale duro por la boquita hasta el fondo, puedes metérsela hasta la garganta, esta perra aguanta de todo, ya te dije que es muy puta la malparida….

Solté el cabello de mi mami y mi amigo comenzó a darle duro por la boca jalándola del cabello.

– Aaaahhhh señora……

En ese momento fui yo el que le corregí:

– Señora no, dile puta, putita, putaza, ella es toda una perra, no tienes porqué demostrar respeto, trátala como lo que es, una cerda putona, ella no es ninguna dama, es una marrana, dile al menos por su apodo putis jejeje  
Ahí fue cuando mi amigo lleno de morbo, excitación y deseo por fin se atrevió a decir:

– ¡Ooooohhhhhh señora putis, que mamada tan espectacular, ohhhhhhhh!

– ¡Eeeeesssssooooo! ¡Por fin, Juaco! aprendió a decirle puta a mi trola madre, recuerda que ella es una mujerzuela vulgar que le gusta meterse los pipís de todo el mundo  a la boca y le fascina que se la metan por el culo y por la cuca sin piedad.

Mi mami se sacó la verga como pudo de la boca, escurriéndosele gran cantidad de saliva, y expresó lo siguiente:

– Papacito hermoso, dime puta, trátame mal, trátame como  la perversa grofa que soy, no te de pena, estamos más que en confianza, jálame el cabello bien duro y oblígame a meterme tu vergota hasta la garganta cabrón. Así como mi hijo me cuenta que le hizo a la puta de tu novia.  

Doña Putis, como en casa todos le decimos, se volvió a meter la vergota de mi amigo a la boca y ya sin tanta preocupación él le jaló el cabello por los lados de la cabeza y le dio buenos vergazos en la boca, luego la obligó a hacer garganta profunda. Los ojos se le lagrimearon bien rico a la hijueputa, la cual solo apoyaba sus manos en las piernas de Juaco. Se escucharon sonidos de ahogamiento en mi puta mami, y Joaquín le sacó la verga de la boca para dejarla respirar, después se la volvió a meter de igual manera y mientras yo disfrutaba viéndolos y masturbándome sentado en el sillón le repetí a Juaco:

– ¡¡¡Llama a la cerda: puta, perra, zorra, mujerzuela!!! ¡¡¡Joaquín a ella le excita mucho esas marranadas!!!

Él, siendo presa del deseo y el morbo se soltó diciendo:

– ¡¡Toma grandísima puta, toma perra, toma zorra, toma ramera, toma puta, puta, puta, puta, puta, puta, puta!! ¡¡¡Pedro, nunca pensé que poderle decir semejantes palabrotas a la madre de otro y más mientras me la culeo fuera tan putamente placentero!!! 

– Jejejejeje, eso campeón, así me gusta que traten a la puta de mi madre, y es mucho más placentero cuando uno se lo dice a su propia madre, sobre todo si ella lo admite y quiere, dale bien duro a esa marrana, trátala mal que a ella le encanta, jálale el cabello duro y dale cachetadas, dile perra hijueputa, dile así con muchas ganas.

Mi amigo, como un autómata obediente, le recitó lo siguiente a mi mami, a la vez que le daba reduro por la puta boca jalándole fuertemente el cabello:

–  Toma perra hijueputa, toma perra hijueputa, toma perra hijueputa, toma perra hijueputa….

Estábamos en eso, muy divertidos, cuando se abrió la puerta de la sala y entró mi hermana María Regina y al vernos en plena acción, gritó:

– ¡Qué viene a contener esto! ¿A quién le dicen perra hijueputa? ¡Mamá! ¡Una vez más comportándote como la puta que siempre has sido! ¡Perra hijueputa!

Mi mami siguió practicándole la felación a Joaquín como si nada, ni siquiera miró quién había entrado. Joaquín si intentó retirarse de la boca succionadora de mamá y taparse, pero mi hermanita linda fue directo hacía él, empujó a mi mami, y se apoderó de la verga babosa de Joaquín, la cual se metió de una vez a la boca, para continuar la felación que no dejó seguir haciendo a  mamá. A mi amigo casi se le salen los ojos, al ver que, también, una hermosa nena le estaba succionando la verga. 

Para recordar, mi hermana María Regina tiene 15 años de edad; es blanca;  de cabello liso, largo y negro; es la más alta de mis hermanas, delgada, de tetas pequeñas pero paraditas y tiene un culazo de ataque, es muy linda, le tenemos de apodo María Vagina.

En ese momento ella tenía puesto un pantalón ajustadito de jean, unas zapatillas rosadas, una camiseta rosadita que resaltaba las copas del brasier, aunque sus pechos son pequeños se le ven muy sexys así.

Le dije a Joaquín que se calmara, que se dejara llevar por que ella era mi hermanita María Regina, apodada María Vagina porque también es reputa. A esto mi amigo, mientras María Vagina le chupaba con ansias la verga, dijo:

– Pedro ¿Es que en tu familia todas las mujeres tienen esos apodos tan estrambóticos y son putas?

Mi hermanita, sacándose el miembro de la boca repentinamente, contesto:

– Muchas de nosotras tenemos apodo, algunas primas aún no, pero en esta casa sí, nos gusta mucho, nos hace recordar que somos muy putas, nosotras somos todas unas putazas….a todas estás ¿Quién mierdas eres tú? Jajajaja, se la estoy mamando, como suele suceder, a un puto desconocido jajajaja.

Yo le presente a mi amigo, mientras ella seguía mamando, ni siquiera lo miro a la cara, solo levantó la mano para saludarlo y con verga en boca dijo:

– Mmuugggo ggggutttoooo (Mucho gusto).

En esas mi mami se incorporó, me tomó de la mano y me llevo a uno de los sillones, me hizo sentar y me comenzó a mamar mi poderosísima y supererecta verga.

– Oooohhhhh madre Putis, qué rico lo chupas…. Joaquín ¿Si ves que mi madre es reputa? Cómo lo mama la malparida de bueno…

Joaquín dominado de una gran morbosidad y una fuerte conmoción al ver cómo mi puta madre me lo succionaba contestó:

– Ay, santo Dios, nunca había visto que una madre le chupara el pene a su propio hijo, ni siquiera en películas porno, me voy a desmayar hoy….pero mejor me aguantaré, esto no me lo voy a perder por nada del mundo  ¡Y tu hermanita también es toda una putita!

Ella inmediatamente se sacó el cipote de la boca, y le dijo:

– Cerdo hijueputa, tan confianzudo este malparido, viene a mi casa a decirme putita, ve y te comes un cerro de mierda hijueputa….

Mi amigo confundido y asustado ante la reacción de mi hermanita me miró como pidiendo explicación.

– Tranquilo Juaco, es que mi hermanita María es una hijueputa bien grosera, aunque tiene una hermosa y angelical voz es la más vulgar de todas mis hermanas, jejeje bueno, Lady también es bien soez la malparida, jajaja creo que hasta más que la hijueputa de la María Vagina. Jejeje, pero no le hagas caso, lo que pasa es que ella quiere que le des ahora por la cuca, trátala peor que a mi mami, dale duro por esa puta cuca a esa zorra.

Juaco se calmó al ver que mi hermanita se reía aprobando lo que dije, tomó su verga y comenzó a masturbarse en tanto que mi hermanita se despojaba de la ropa. Una vez se la hubo quitado por completo se subió a uno de los sillones y comenzó a abrirse los labios vaginales para que Juaco la viera, lo invitó a follarla, y él ni corto ni perezoso aprovechó la oportunidad, le chupó la chocha, se la escupió, le metió los dedos, y obviamente le clavó la verga.  Ella sobre mi amigo, mirando hacia él,  saltaba metiéndose profundamente el garrote de mi amigo, juntos jadeaban, y en un momento ella, como la prostituta que es se riega diciendo con voz fuerte:

– ¡Eso papacito, dame duro por la puta cuca, no aguanto tanta calentura! ¡Aaayyy Jueputa! ¡Cómo me entra de rico ese monstruo de verga que tienes! ¡Perro hijueputa! ¡Eres feo como una mierda, pero tienes un mástil precioso, bien gordo y largo papito rico! ¡Así si vale la pena untarse con mierda como tú! ¡Así las mujeres siempre te amaremos, sobre todo las putitas como mamá y yo! 

Y Prosiguió la hija de puta:

– ¡Dale papi! ¡Dale papi! Dame bien duro putito, me revientas la puta chocha con ganas maricón…

El amigo Joaquín la tomó de la cintura y le dio por la cuca con más fuerzas aún, y también le dijo sus buenas palabras:

– Perra hijueputa, maricón tu papá que te hizo tan puta, más reputa que la zorra de tu cabrona mami, si quieres groserías recibirás groserías y humillaciones cerda malparida, toma verga mal hablada de mierda, toma cerda, eres una ñera completa, mujerzuela de calle…

Mi hermana, mi madre y yo quedamos sorprendidos, no pensamos que Joaquín fuera a decir esas cosas, y entre los tres lo felicitamos.

Le dije yo:

– Eso Juaco, ya aprendiste a tratar como debe ser a estas perras, ahora si te voy a invitar a culear a todas mis cerdas hermanas y a mis putísimas primas.

Mi mami también le expresó:

– Juaco mi héroe, mi amor, mi novio divino, quiero que a mí también me culees mientras me dices esas palabrotas tan ricas, papi, pensé que no ibas a decir cosas así, sigue dándole duro a mi hija, luego voy por ti a violarte ese pipí papacito rico. Estás demostrando que eres todo un macho, papito rico…

Y mi hermana María Regina remató exclamando:

– ¡Soy una ñera, puede que sí, pero me encantan las buenas cogidas, y que me traten como la soberana puta y fulana que soy! ¡Me encanta que me maltraten y humillen! Y tú, perro hijueputa hazme gozar, soy una trola…

  Y dijo durísimo:

– ¡¡¡METEMELA POR EL CULO!!!

Al escuchar eso, enseguida me corrí en la boca de mi madre. Apenas veía como a la puta se le inflaban los cachetes y luego me dijo que se tomó toda la espesa leche.

Al ver cómo en efecto Joaquín ya le estaba taladrando el culo a mi hermana Regina me excite tanto que la verga se me volvió a poner dura, cogí a mamá con fuerza y se la clave por la cuca peludita y caliente. En ese momento ella solo estaba con las botas, el liguero y esos guantesitos de seda que le cubrían el antebrazo. 

Me acosté sobre mamá en el sillón, le chupé las tetazas y se las magree de lo lindo, mientras le daba con potencia por la chocha. En la sala se escuchaba bastante los gritos y gemidos de Regina, Juaco se estaba portando rebien con mí linda hermanita, le estaba dando lo que ella quería, buena verga por el culo.  

Mi mami totalmente encendida decía:

– ¡Hijo, dame duro por esa puta cuca! ¡Dame fuerte! ¡Así, así, papito! ¡Eso cariño! ¡Eso! ¡Dale duro a mamá putis!

Entre más la escuchaba decir esas cosas más duro le daba por esa suculenta y peludita vagina, hasta que me vine adentro, le enleche el útero a la hijueputa calenturienta…

– ¡Qué sabroso hijo tengo! ¡Uuuuyyyyyy Dios mío que puta soy! ¡Gracias Dios por hacerme tan perra! Hijo, estuviste excelente, gracias a Dios tengo un hijo tan perro, excitante y morboso, amor.

– Gracias mami putita, también digo lo mismo, menos mal tengo a la más zorra, caliente y puta de todas las madres del mundo entero, gracias a Dios……. o al diablo jajajajajajaja.

– ¡Mira a la parejita!… ¡Cómo le dan de rico por ese culo a la puta de mi hija!…. ¡ya vengo, quiero que Joaquín me viole el culo también…!

– Eso mami…a mí me toca con la putita de la Regina ahora.

Juaco al escuchar que yo quería meterle mi verga a mi hermanita me la cedió sin problemas, ya que él quería follarle el culo a mi perrísima madre también…y le grite a Regina:

– Oye, María Vagina, ven para acá putita, ya mi amigo disfrutó con tu culo, ahora me toca el turno.

– Hermanito, ese puto Juaco es un cerdo, me abrió mucho el malparido culo, esa es la clase de machos que me gustan, bien folladores de culos jejejeje, pero quiero más, dame más pipí por el puto orto, por el amor de Dios, Pedro. 

Eso último lo dijo Regina implorándomelo con sus manitas juntas y haciendo carita de piedad. Así fue que hicimos intercambio de putita y les dimos duro por esos rotundos culazos. 

Mientras tenía ensartada por el culo a mi hermana, mi mamá disfrutaba de la taladrada anal que le estaba dando mi amigo Joaquín, él la tenía en cuatro y le decía gran cantidad de vulgaridades motivado por ella, por su hermoso cuerpo y su gran morbosidad:

– Toma por ese ojete perra doblehijueputa, furcia, puta esquinera….

Mi mami cotorreaba:

– Dame duro, cabrón, dame fuerte con ese gigantesco y puto guamo, métemelo culo arriba, que rico, lléname los intestinos con tu puto miembro…

Entre tanto mi hermana, subida y sentada sobre mí, dando saltos sobre mi verga, estando yo acostado en el sofá, tocándole las tetas ya que ella estaba frente a mí, proclamaba:

– Duro, duro, duro con ese puto culo hermano, fuerte, fuerte, fuerte con esta puta, papito…enhebra rico a esta perra que quiere más verga por el maldito culo, mi macho hermoso, enséñale a esta zorra a beber leche por el ojete, agrándale el ojo del culo, eso papi que quede como un cráter de grande, amor, que rico, eres un puto demonio sexual rompeculos….

Y yo esmerándome por trepanarle el culo de la mejor forma le contestaba:

–  Severo culazo de puta que tienes, me estoy comiendo tremendo orto tan delicioso mamita, eres una putaza fenomenal…. Ohhhhhh Diossss de dónde sacaste a semejantes putas tan buenas y tan exquisitas.

Después de un buen rato jodiendo por el culo a este par de zorras, mi amigo se le vino en el culo a mi mami y yo me le vine en la carita a mi hermanita, pues ella me lo comenzó a mamar muy rico y no aguante más. Yo produzco mucho semen, así que siempre puedo correrme varias veces en forma abundante, de manera que tuve para correrme sobre la carita de mi hermanita, la cual quedó completamente enlechada, le cayó hasta en la puta cabeza, y como ella tiene pelo muy liso y suave, el semen le resbaló por el capul con suma facilidad, cayendo sobre su linda cara y hermosas tetitas.

Después de que nos corrimos en nuestras respectivas putitas, le dije a Joaquín:

– Jejejeje ya conoces a las putas de la casa y ya sabes lo que hacemos, así que bienvenido cuando quieras, ya sabes que todas las putas de mi familia están a tu disposición, te fue rebien con mi hermanita María Vagina y con mi mami putis. 

– Gracias Pedrito, aún no puedo creer lo que pasó hoy, me desconozco un poco. Es algo inaudito y fenomenal, hoy me imaginaba hacer de todo menos esto, nunca llegué a pensar que me fuera a suceder semejante cosa hoy ni nunca amigo.

Mi madre quien había estado lamiendo mi semen de la carita de mi hermana María Regina dijo:

– Jejejejeje Juaquito, mi amor, fue una buena experiencia para ti y para nosotras, me alegro que hayas venido, estás delicioso, te estaré buscando cuando necesite una buena verga que me tapone los huequitos papito, tu como mi novio me debes dar toda la verga que quiera amor, y claro puedes venir cuando quieras a culear con mis hijas o conmigo, o con la empleada doméstica y su hija,  todavía no has probado el culito de Lady ni de Diana ni de Johanna, lo que te faltan son culos por probar, de todo el resto de familia, imagínate, tienes buen futuro con nosotras, no te preocupes por mi marido, a él le encanta vernos putear. Jejejejeje, además de esta forma te puedes vengar de la perra de tu noviecita malparida, que te traicionó con mi hijo jejeje.

Y mi hermanita María Regina, también dijo lo suyo:

– Si, Juaco, me divertí mucho hoy contigo, me dejaste el hijueputa culo como un puto cráter lunar, me enamoré de tu polla, déjame tu número telefónico, quiero pasarla bien nuevamente contigo putito, la empleada está en vacaciones pero cuando vuelva puedes disfrutar de su culito y de el de su putita hija, esa perra es también una zorra ninfómana como la mamá y como nosotras, te podemos cumplir todas tus fantasías cabroncito rico.

Joaquín nos agradeció mucho, particularmente a mí por haberlo invitado a la casa jejejeje por haber hecho  que disfrutara de las putas de mi familia, al menos de mi mami putis y de mi hermanita Vagina, jejeje aparte de prestarle el computador,  en el cual no eliminé severas imágenes y videos de implacables culeadas nuestras, así que se va a divertir en la casa también jejeje, y finalmente a la zorra de su noviecita también me la seguiré culiando sin importar nada. Jajajajajajaja.

Continúa (Cuarta parte)

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *