sexo en la playa – relatos xxx

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Tierra caliente y playa, el terreno perfecto para follar esos coños calientes. Eramos cuatro, mi mamá, un primo y la novia de él.

Lo primero que noté, es la cantidad de mujeres con gran culo que me rodeaban. Fuimos a reservar un bus turístico, de esos de dos pisos, para observar la ciudad y escuchar un dialogo por auriculares.

La mujer que nos atendió se llamaba ‘Yeni’, lo decía la tarjeta en su pecho. Mi madre hablo con ella, y cada uno hacia preguntas sobre el plan turístico. Esa negra era una puta.

Debimos esperar un rato, mientras ella tramitaba con su jefa, así que aproveche y le pregunté los ‘horarios’, mientras le pasaba un papel con mis diligencias:

-Esta parada tiene limitación de tiempo, ¿No es así?

Deslice el papel en la mesa hacia ella: ‘¿Cuanto cobras por una mamada?’

-Aja, en el castillo de *******, deben llegar más temprano. Te escribo los horarios.

Me devuelve el papel con la respuesta: ‘$50’. Le respondo: ‘$5 y te follare rico la boca’.

-Espere déjeme corregirlo.

‘$10, no aceptare menos’, le vuelvo a responder ‘$8, y te invito un ceviche’.

Guardo el papel en uno de sus bolsillos. Saco otro y me escribió su dirección y la hora en que podía buscarla. Esas perras piensan que pueden estafar con precios altos, pero su culo ya tiene un precio conocido.

Pagamos el plan turístico. Volvimos al hotel, una de las recepcionistas la noche previa, nos había generado un montón de problemas, por poco tenemos que dormir en la calle. Yo la defendí en ciertos puntos, ya que solo era una empleada confundida.

A la media noche, me levanté de la cama, con una erección, mis familiares no me vieron, al estar durmiendo, la única que me vio fue la novia de mi primo. Salí y hable con la recepcionista:

-Señorita, tengo un problema, que no me permite dormir.

-Que necesita.

-Acérquese….Tengo una erección.

Sonrió y se acicalo el cabello.

-Sigame, voy a darle una mano.

Y lo hizo, agarro mi polla venosa, y la sacudió durante varios minutos. Deje sus manos pegajosas por el esperma. Se limpio con un trapo de la mesa.

-Muchas gracias…¿Como te llamas?

-Marly.

-Gracias Marly, te falto limpiarme la verga. Es muy difícil dormir con el sable sucio.

Me miro con cara de confusión, estaba a punto de decir algo. Cuando yo la agarre del pelo y la nuca y la baje a mi entrepierna. Lamió todo el esperma restante, reemplazándolo con su saliva.

-Eres muy atrevido.

Me dijo ella, cuando ya tenia puestos mis pantalones. Me regaló una cerveza. Y volví al camarote.

Eso fue la primer noche. Cuando regresamos al hotel, adquirido el plan turístico. La recepcionista había cambiado.

-¿Que paso con Marly? ¿Se turnan?

-Sí, hoy es mi turno. Y hay otra chica más.

-Mi familia tuvo un inconveniente ayer, estas enterada, ¿No?

-Mmmn..Así que tu eres el atrevido.

(Ella ríe nerviosamente)

-Puede ser, ¿Es cierto que la posición preferida de las negras es en cuatro?

-…..

Arrugó las cejas, la ignore e ingrese a mi cuarto. La segunda recepcionista, a la cual para simplificar llamare Melones, negra (a diferencia de la primera, que es blanca y de pelo castaño), con moña para el pelo, poseía dos grandes tetas y un cuerpo bien proporcionado. Sus características la hicieron merecedora de una generosa dosis de mi savia.

Salimos en la noche, con mi primo y su novia. Comimos y les ofrecí un trato, después de tomar unas cervezas:

-Es linda “Playa Sabrosa” ¿Les gustaría ‘hacer el amor’, sin preocuparse por mi madre?

-Primo, confésandoselo, sí. Pero no hay donde.

La novia de mi primo, que llamare Tragadora. Se relamía por la idea.

-Esperen un momento, le preguntare a la mesera.

Fui a donde ella, inicié la charla, era paraguaya.

-Chico, aquí hay varios. Estos son los mas económicos.

-Gracias, te debo una.

Y la besé, ella no se lo esperaba. Resistió algo al inicio, pero en un rato terminaron danzando nuestras lenguas, y mis manos se posaron firmemente en su culo. Mis chistes sexuales y múltiples preguntas relacionadas a los moteles, nos habían puestos cachondos.

Les dí la dirección a mi primo de un motel cercano, y tomé un taxi hacia la residencia de la chica negra que nos dio el plan de turismo.

Toqué su puerta, entreabrió, me pidió los $8. Se los dí e ingrese. Sin preguntas nos dirigimos a su habitación. Nos desnudamos. Prendí la televisión y me recosté. La deje trabajar, sus manos negras contrastaban con mi verga blanca, la acogió en su boca como un chupete. Siempre supe que las negras les gusta chuparla. Una prima mía que es mulata, intento besarme en una ocasión.

Amasó mis bolas y llegué en su boca. Descansé un poco, y luego la folle. Y la seguí follando.

Hasta regresar al hotel. En la recepción salude a Melones.

-Buenas noches Melones.

-Buenas noches.

-¿Son reales?

-¿Que?

Agarre sus tetas con ambas manos.

-Wow sí lo son. Hasta mañana.

-¡Ey!

Al otro día, desayunamos. Le envié un beso a Melones. Ella rodó los ojos hacia atrás en un aparente rechazo.

Caminamos y llegamos a la parada del bus, el bus turístico. Mi familia subió. Y yo me quedé abajo, donde estaba la guía, una negra con lindos rizos platinados.

-¿Trabajas hace mucho aquí?

Hablamos durante unos diez minutos, luego le pregunté:

-Abajo no hay cámaras, ¿Quien se encarga si ocurre un problema?

-Yo, supongo.

Me baje los pantalones y me masturbé. Ella estaba paralizada, no sabía que hacer. Cuando mi erección estaba completa, le hice un gesto con la mano. Se sentó a mi lado y me chupo la verga.

Luego se sentó en mi polla, cabalgándome como una zorra, ansiosa de probar polla. Llegamos al castillo. De milagro en las anteriores paradas nadie ingreso al bus.

El castillo de ******* es una maravilla. El sexo en “Playa Sabrosa” no cesó, sino que tomo un giro interesante. Nos separamos, Tragadora bajó por los túneles, y la seguí. La luz era muy baja. Me acerque por detrás de ella, y le bese el cuello mientras hurgaba sus bragas.

-No esta bien.

No respondí, no lo necesitaba. Saqué mi polla de mis pantalones y le permití tocarla.

-¿Te gusta?

-Esta muy dura.

-¿Que quieres hacer con ella?

-Quiero chuparla toda.

Escuché unos pasos al fondo. Así que la diversión terminó.

Salimos del castillo y almorzamos. Llegamos al hotel temprano.

Tomaron una siesta, mientras yo hablaba con Melones.

-La otra chica dejó un poco de mi ropa secando, ¿Esta lista?

-Puede ser, debo revisar en la terraza.

-Te acompaño.

-No es necesario.

-Insisto. Me gusta ver mi ropa. No quiero que me des algo mojado.

Ya en la terraza, la manoseé.

-¿¡Que estas haciendo!?

-Deja de remilgar puta. Estas muy mojada.

La puse en cuatro y la follé. Vine dentro de ella. Y me quede con una frase que dijo al finalizar:

-Acertaste con mi posición preferida.

Con la cara de puta pervertida, que poseía Melones. Era imposible no clavársela.

Nos quedaba una guiá turística e ir al mar.

Un señor nos guio por el centro histórico. Frente a la estatua de Simón Bolívar montado sobre su caballo, me hablo una paisa, rubia con overol. Quedamos para salir a bailar a la noche.

Pasó la tarde, y llegada la noche. Volví a ‘salir’ con mi primo y su novia. Ellos fueron al motel. Y yo fui con la rubia. Bailamos, tomamos, y en su residencia, follamos. Uno sobre el otro como animales en celo. Le deje bien repleto el culo de leche cremosa.

La ultima aventura sexual que tuve en “Playa Sabrosa” , fue con Tragadora. Siempre dormía hasta tarde. Así que mientras los otros desayunaban, aproveche y mientras dormía, eyacule en su cara, me masturbé con sus labios y boca, entreabierta. Evidentemente despertó y se tragó toda mi leche, como una buena chica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *