follando con otro frente a mi novio – relatos porno

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Categoria: Confesiones

Saludos a todos mis lectores de nuevo si amiga blankis, gracias por todos sus correos, trato de responder todos los que puedo.

En esta ocasión les quiero contar una vivencia que tuve con uno de los amigos de mi novio, esta vez fue por su culpa que termine cogiendo con otro, buen todo comenzó debido a que mi novio esta en competencias de airsoft, y se tenía previsto una en Guadalajara, mi novio solo me pregunto si le gustaría acompañarme puesto que primero iríamos a un rancho, y de allí se irían a la competencia que irían más chicas algunas amigas de ellos y esposas también todo en ambiente familiar, sin titubear le dije que sí, la verdad disfruto mucho de acampar y estar al aire libre, sin más llego el día, partimos un jueves, mi novio rento una Ford lobo doble cabina para llevar a algunos amigos y cargar todo lo necesario.

Salimos temprano, así que decidí ponerme bonita para él, como siempre me depile todo mi ser, me perfume el cuerpo, me peine de chongo coqueto, unos aretes que él me regalo largos, me gustan bastante, resaltan mi cuello de una manera elegante, una blusa color blanca, ligera con escote abierto del vientre, y una falda negra holgada pero corta, unos tacones de piso negros, cómodos pero sexys, y un brasier color blanco, de encaje(cómodo) con unas pantaletas tipo colegiala, de algodón muy cómodas, algo justas, de manera que recalcan mis nalgas y mi vulva, en fin, paso por mí, y pasamos por sus amigos, a otra locación. Cabe mencionar, mi novio venía manejando y yo de copiloto.

Al llegar a la casa salieron bastantes personas, 8 personas 6 hombres y 2 mujeres, mi novio cordial mente nos presentó, los chicos trataban de disimular su mirada, yo simplemente me presente como novia del ya saben la chica buena y fiel, por otro lado las chicas me veían con algo de coraje y envidia, puesto ellas iban más vestidas como si fueran a acampar de una manera más ruda, sin embargo, al presentarme con un chico de nombre Gustavo me miraba y me sonreía pero no asentía por qué? Simplemente regrese la sonrisa, sin perder tiempo subieron todo a la camioneta y nos fuimos, cabe recalcar que todos iban un poco apretados a tras y otros mejor se fueron en la caja de la camioneta, yo obviamente como una Reyna en mi asiento a lado de mi amado, en fin acordamos hacer algunas paradas en carretera por alimentos o para estirar las piernas, el recorrido se fue rápido, todos en el cotorreo risas y más, al llegar a un entronque en la carretera decidimos parar para estirarnos.

Al bajarme este chico se me acerca y me dice sonriendo: no me reconoces blanquita? Solo conteste ammm no, no te reconozco, solo me contesto soy Gustavo de la secundaria, inmediatamente se me vinieron los recuerdos a la mente, era un exnovio que tuve en secundaria, duramos solo 1 mes, y fue con quien me di mis primero fajes, hooooo Gus como has estado? Replique, el solo contesto muy bien no sabía que venias a acampar con nosotros, en ese momento entramos a una tienda de autoservicio, compramos algunas cosas mientras reíamos, y recordábamos todo ese tiempo, la verdad fue muy divertido, salimos de la tienda y mi novio a un estaba en el baño, nos sentamos en unas bancas tras la tienda y no paraba de alagarme, lo buena que me había puesto, mi piel, mis labios carnosos, solo sonreía y le decía que el tiempo me a caído bien jajaja, no quise pero al final se lo dije, tú también te has puesto bien, se veía en forma atlético.

A si seguimos platicando, hasta que me dijo:

Gustavo: oye puedo robarte un beso?

Blanca: no se dice si lo vas a robar solo lo robas no?

Sin perder el tiempo me tomo por la cara de manera gentil y me beso, lo correspondí lentamente, entre mezclando nuestras lenguas, moviendo la cara, comencé a tocarlo también del rostro mientras nos besábamos, y algo en mí se prendió instintiva mente tras de esos besos con gemidos, abrí mis piernas, el entendió de inmediato el mensaje, comenzó a tocarme desesperada mente por encima de mi ropa interior, por un lado estaba tan excitada que quería en ese momento que me penetrara ya que nunca pudimos hacerlo, por otro lado, me sentí culpable no quería hacerle esto a mi novio era solo una ida a acampar todo para pasar tiempo juntos y distraernos, rápida mente me pare, y solo le dije espera no puedo vengo con mi novio esto no puede ser.

Me Salí de ese lugar en busca del grupo para disimular, mientras me acomodaba mi falda, mi blusa y limpiaba la saliva de mi boca, solo para encontrar que ya casi todos estaban a bordo de la camioneta, al ir al a puerta del copiloto veo que ya estaba ocupado, por uno de los amigos de mi novio Gerardo, algo molesta le dije a Jorge, oye que honda no iba yo de copiloto? A lo que solo me contesto, es mi amigo, en la siguiente parada, se cambian de lugar, un poco molesta solo ice caras, y me subí del lado derecho de la parte trasera de la camioneta, en fin todos al subir note que Gustavo izo todo por quedar a lado de mí, encima de que íbamos muy apretados, no paraba de mirarme y hacerme platica, de repente coloco su mano en mi muslo izquierdo, lo mire con desdén y un poco asustada, solo le susurre… no inventes a aquí no, a lo que él solo seguía sonriendo.

Cada vez acercaba más su mano a mi intimidad, por pena puse mi bolsa por encima para que no se viera, con su dedo meñique me rosaba mi vulva y parte de mi clítoris, conforme la camioneta se movía, mis muslos y piernas se movían también, cada vibración de la suspensión era un rose de su dedo contra mi intimidad, y la magia comenzó a ocurrir….Comencé a sentirme más y más húmeda, y él lo notaba puesto en la ropa de algodón se siente bastante cuando se está húmeda, con mi mano izquierda tome su mano y la acerque total mente a mi parte intima, ya sus masajes eran fuertes, sus dedos eran éxtasis en mi ropa interior, al parecer él me estaba leyendo completa, con movimientos sutiles, saco su mano, y se colocó en cima una de las mochilas, y volvió a colocar su mano en mi vulva, tomo mi mano izquierda y como pudo me la metió a su pantalón, sin pensarlo tome su pene de manera desesperada, lo apretaba con deseo con toda mi mano, solo pude sentir que era delgada pero muy larga.

Mientras el me masajeaba de la manera más deliciosa, yo miraba mi novio, el sin darse cuenta ni mirando a tras estaba concentrado en la plática con su amigo, y encima con el ruido de la música, entre todos se hacina platica, yo solo traba de participar en  breves ocasiones puesto estaba disfrutando bastante de ese momento, saque mi mano de su pantalón y sin que nadie me viera ensalive mi palma y volví a tomársela, (cosa que solo hago cuando ya estoy total mente encendida)

De lo apretados que íbamos y puesto que iba a ser un viaje muy largo me dije, me voy a sentar en sus piernas, para disimular les dije recórranse chicos, para estar mejor acomodados, todos se movieron y disimulando incomodidad, me subí en las piernas de Gustavo, inmediata mente entendió el mensaje, todos nos recorrimos, y quede encima de él, mis nalgas quedaron total mente en su entre pierna, y solo replique, ay ya ven chicos casi me botan de mi lugar, mi novio solo voleto y me dijo en un momento llegamos a otra parada para que cambien de lugares, ha no te preocupes amor, voy ya más cómoda, Gustavo me sirve de almohada, ni noto la forma en que me acomode, Gustavo por su parte solo trataba de, seguir con el cotorreo o platica, entre todos para disimular, conforme pasamos más y más carretera el pene de Gustavo se colocó de estar entre mis nalgas incrustando más mis pantaletas, a estar apuntando a mi entrada, podía sentir como palpitaba incluso atreves de mi ropa interior ya mojada por tanto estimulo, por suerte nadie se percataba de la situación y gracias al aire acondicionado, disimulaba el calor que ambos despedíamos, con mi bolsa encima de mis piernas, trate de hacerme mis pantaletas a un lado ya estaba más que lista y no pensaba claramente solo tenía en mente su verga en mi entrada, por desgracia por la posición no podíamos acomodarnos de una manera que me penetrara sin que el, tomara su pene y apunara a mi vagina o yo me diera de un sentón rico, los roses se fueron haciendo más y más fuertes, su cabeza recorría desde mi vulva hasta mi entrada, para disimular, tome mi celular y me ice la ocupada viendo cosas, apretando los labios, y los muslos en movimientos leves de adelante a atrás, justo en ese momento llegamos a una caseta de cobro, al pasar los retar dantes o topes leves que ponen antes de entrar a la caseta para que bajen la velocidad los autos, las vibraciones solo ayudaron a mojarme aún más fue tan delicioso que apreté mi bolsa lo más fuerte que pude.

Ya no podía más quería ese pene dentro de mi ya, y mi deseo fue escuchado, al pasar la caseta y salir se ubican unos topes un poco grandes, justo al pasar el primero fue el inicio de la penetración mas deliciosa, brinque de tal forma que su pene quedo en mi entrada y de un solo golpe entro todo, no pude evitarlo solté un gemido, justo mi novio me miro y me dijo: todo bien amor? Con mi cara toda roja, solo le conteste si amor es que del tope me pegue en la cabeza, solo me miro y dijo está bien manejare con más cuidado, mientras él seguía en el cotorreo, yo estaba total mente ensartada en el pene de Gustavo, ambos no podíamos más, por mi parte movía mis caderas de adelante a atrás, y el solo su centro de una manera sutil, ya no podía más deseaba poder darme de sentones y sentirme perforada por él, con todas mis fuerzas me acerque a Jorge, dejando total mente mis nalgas a disposición de Gustavo, al estirarme le dije a mi novio: amor pon la canción que me gusta anda la electrónica padre, como él iba manejando solo me dijo toma el cel. y búscala, como pude la puse, y subí el volumen.

Comenzó la canción y le susurre al Gustavo….no te muevas, comencé a bailar un poco, brincaba cada que la camioneta daba un leve salto, por suerte ese tramo de carretera está bastante mal, los baches y hoyos eran muchos, no desaprovechaba cada oportunidad de brincar, me movía de círculos de arriba debajo de adelante atrás, solo podía sentir la respiración de Gustavo en mi cuello, no podía creerlo estaba siendo penetrada, por un ex en frente de mi novio, conforme pasaba el camino sentí que me venía un orgasmo, me mordí los labios lo más fuerte que pude ara no gritar de tan tremendo placer, su pene era delgado pero llegaba muy profundo en mi interior, por suerte no solté ningún gemido, y note como moje todo el pantalón de Gustavo, mi cuerpo se relajó, mientras el no perdía su erección, seguía dura y palpitante dentro de mí, quería besarlo pero obviamente no podía, sin más llegamos a la segunda parada.

Al llegar todos bajaron, espere que Jorge bajara y de manera rápida me desconecte de Gustavo, baje y me acomode mi falda, rápida mente me fui al baño, solo escuche que iban a comer, algo, al meterme al baño de damas, para fastidio mío era uno de esos baños de carretera muy sucios y básicos, olía muy mal, el piso algo lamoso, las paredes total mente rayadas, los lavamanos sucios, y los espejos empañados de mugre, me metí al baño de discapacitados, está un poco más grande que los regulares, saque algunas toallitas húmedas de mi bolsa para limpiarme el sudor y mis muslos empapados, justo cuando tocan la puerta y escucho: Blanquita ábreme vamos a terminar lo que empezamos…. Me congele por un instante pero mi excitación llego a otro nivel.

Solo abrí la puerta y como desesperada lo metí, nos besamos como locos, desabrocho mi blusa, mientras masajeaba mis senos, mis pezones estaba total mente duros, sin pensarlo me arrodille y comencé a mamársela, olía a una mezcla entre mis jugos, orines y hormonas de él, me volví loca, aun con su pene en mi boca le dije, cerraste la puerta? Solo me dijo si no te preocupes, sigue, se la pulí toda, la cabeza el tronco, colocaba sus testículos en mi cara, en todo el baño se escuchaba el eco de ese chapoteo riquísimo al hacer oral como solo yo sé hacerlo, sin mas no aguanto y me levanto me puso contra la pared, y solo me dijo ahora me toca a mí, voltee y vi que se estaba colocando un condón, ya casi colocado, le replique, no quítatelo, como pude se lo quite lo tire al piso y puse mis nalgas a su total disposición.

Comenzó a penetrarme mientras solo se escuchaba el golpe de caderas y el choque de mis nalgas con sus testículos, comencé a gritar y gemir fuerte, pero con fuerza puso su mano en mi boca, solo hacia el momento más erótico, parecía una escena de violación y yo estaba en total éxtasis, solo le decía, soy tu puta no pares cógeme cabron, duro no pares no pares, al parecer eso le excito bastante y me arrodillo en el piso, bajando mi cabeza al piso con mis nalgas al aire, comenzó a taladrarme de una manera única, el muy cabron coloco su pie derecho encima de mi cabeza, mientras me decía todo tipo de obscenidades, mi cara de lado izquierdo tocaba el piso sucio de ese baño, me sentí toda una puta una wila hambrienta de sexo, justo en ese instante tuve un segundo orgasmo, temblando y toda chorreada me separe de el, se perdió la penetración, mi cuerpo vibraba como juguete, mis nalgas y mis senos temblaban de tanto placer, me tomo del cabello y me hizo montarlo, el acostado en el piso, aun temblaba por ese orgasmo solo sentía su pene golpeando mi útero o alguna parte muy profunda de mi vagina.

Entre gemidos besos y mordidas, el comenzó a decirle al oído, me vengooooo me vengo, a lo que solo le dije vente dentro de mí, lléname con tu esperma, no acabe de decir la palabra esperma cuando comencé a sentir chorros de sus fluidos dentro de mí, fue tal el disparo de esperma, que sentí como golpeo mi útero, ambos sudados y sucios de aquel piso de baño, nos quedamos unidos en un beso suave, conforme ambos nos movíamos de manera suave podía sentir como se movía tanto semen dentro de mí, era una sensación muy caliente por dentro pues jamás nadie había eyaculado tanta cantidad, dentro mío.

Sin más mi mente regreso, y le dije vámonos o van a sospechar, me pare como pude me metí al baño de nuevo y me encerré le grite salte antes de que te vean, se acomode y salió, me senté en la tasa y mientras tomaba mis toallitas húmedas sentía como chorros espesos de semen salían de mi vagina, al mirarlo ese líquido blanquiso espeso, no pude evitarlo tomar un poco con mis dedos y probarlo, era muy dulce de echo me gusto bastante el sabor, pero debía de darme prisa, como pude me seque el sudor, me limpie el semen, y me perfume toda, ya lista solo acomode mi ropa y mi peinado.

Al salir de ese baño me sentí más aliviada, mas no veía al grupo, recorrí un poco y en una pequeña fondita, los encontré, todos sentados comiendo y cotorreando, me incorpore a lado de mi novio ya que me dejo un lugar, y solo me pregunto qué paso? Haa solo quería ir al baño amor me tarde por el baño tan sucio, ya sabes cosas de mujeres, sin más comimos mientras Gustavo y yo cruzábamos miradas, sin más terminamos y volvimos a la camioneta, ya sin dudarlo tome el lugar de copiloto pero justo en ese momento, Gustavo toma la iniciativa y le dice a mi novio que si gusta descansar el manejaba en adelante, el muy tonto de mi novio accedió y se fue a las filas traseras, me quede enfrente con Gustavo y nueva mente me sentí prendida, parecía que él era mi novio…..continuara.

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Un comentario sobre “follando con otro frente a mi novio – relatos porno

  • el junio 22, 2019 a las 11:30 am
    Permalink

    Que divino el comentario, me hubiera gustado tener una novia así que fuera cogida por otro hombre, ese siempre fue mi sueño que mi novia tirara con otro macho

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *