Una hija muy complaciente. CAP 2 – relatos porno

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Categotia: Amorfilia

Continuación del relato “Una hija muy complaciente”, recomiendo leer el anterior para poder seguir la historia de Paco, su mujer Marta y su hija Silvia.

Silvia salió de la ducha, fue directa a la mesa de estudio y cogio los 40 euros que le había dejado su padre para meterlos en la bolsa de playa -que fácil es conseguir lo que quieres de los hombres- pensó.

Aquella jovencita adolescente tenía un cuerpo de mujer adulta perfectamente formado, alta,, sobre 1.70, delgada, una larga melena morena de pelo liso que le llegaba a la cintura, de curvas generosas tanto en pecho como en nalgas, resaltadas por su estrecha cintura -gracias mama por darme todo esto-, se dijo cogiendose las tetas con las dos manos, aquella talla 95 de pecho,  para su edad era la envidia de muchas de sus amigas, sin llegar a ser tan voluptuosa como su madre era de las chicas que llamaban la atención.

Ella lo sabía perfectamente y le gustaba resaltarlo, cogió el tanga plateado que le había enseñado a su padre y se lo puso, era apenas un pequeño corazón que justo alcanzaba para taparle su pubis completamente rasurado, el fino cordón del tanga se clavaba en su culo dejándolo por completo al descubierto, lo ajusto bien y metió una mano por delante del tanga, acariciando con dos dedos su sexo -buff estoy mojada como una perra, hoy necesito una cosita dura aquí dentro- de dijo para sí con el mismo tono picaron que empleaba con su padre, el numerito con el de hacía un rato la había puesto caliente.

Miró su reloj, había quedado con sus amigas en la playa, tenía tiempo, fue a su armario para buscar aquel pantaloncito vaquero tan corto que se ceñía a su culo dejando a la vista una generosa ración de nalgas, se enfundó sus sandalias de plataforma en cuña,, no estaba su madre en casa así que decidió no ponerse la parte de arriba del bikini y se ajustó una camiseta blanca bastante ceñida al cuerpo que le marcaba descaradamente los pezones.

Salió del dormitorio, con su bolso de playa al hombro,  su padre estaba sentado en el sofá del salón, con su ordenador portátil, se dirigió hacia él para despedirse -papi me voy, he quedado con las amigas, ¿estoy guapa?- dijo con el mismo tono pícaro, insinuante, poniéndose frente a él y girando un par de veces sobre sí misma.

Paco la miraba embelesado, la verdad es que estaba preciosa, le encantaba verla vestirse sexy, especialmente si no estaba su mujer en casa -estas preciosa hija, quizás demasiado provocativa, ¿no?, ya sabes que a tu madre no le gusta que salgas así a la calle, ponte al menos la parte de arriba de un bikini por si te encuentras con ella al salir, sino me echara a mi la bronca, ya la conoces-, le recordó

Lo cierto era que los pezones se le clavaban en la fina tela de la camiseta blanca, aquellas tetas juveniles tan desarrolladas se bamboleaban a cada paso y sumado a que el pequeño pantalón vaquero ceñido a su cuerpo era tan corto que dejaba ver un buen cacho de culo el conjunto era ciertamente provocador. La propia Silvia era consciente de que si se encontraba a su madre iba a recibir una buena bronca.

-Esta bien, sere buena– voy a por uno- dijo con un guiño a su padre- En un momento fué a su cuarto y volvió con un bikini blanco en la mano, la parte de abajo la echo a la bolsa de playa que dejo sobre la mesa de la terraza y le mostró la parte de arriba a su padre -¿te gusta este? ¿me lo pongo?- volvió a repetir el guiño de antes

-Es bonito, ponte el que mas te guste hija, no es por mi, ya sabes que es por tu madre…- pero no pudo acabar la frase, Silvia se quitó la camiseta delante de él y se colocó el bikini, era de los que se abrochaba por delante -me parece que ha encogido un poco, me viene muy justo, ¿me ayudas?-

Paco se había quedado sin palabras mirando, aquella diablilla no dejaba de provocar permanentemente, comenzaba a notar de nuevo una fuerte erección bajo su bañador cuando Silvia se le acercó poniendole las tetas a un par de palmos de su cara mientras las dos manos de Silvia sujetaban los extremos del bikini llevándolos al centro de su pecho -papi, ayúdame a abrocharlo, va un poco justo- aquella voz melosa era una permanente invitación al vicio.

El padre aguantó el tipo, cogió las dos tiras del bikini de las manos de su hija y tiro hacia el centro, no sin algo de esfuerzo consiguió cerrarlo y el bikini quedo ajustado al pecho de la chica. Silvia bajó la mirada hacia el bañador de su padre y se dió cuenta de la erección que tenía -Has sido malo antes, me has dejado toda mojada-,después de abrochar el bikini las manos de Silvia cogian las de su padre y las apretaban a sus pechos.

Paco que después de que Silvia le había ordeñado bien en sus tetas  pensaba que no volvería a empalmar, tenía de nuevo una erección de caballo que tampoco quería desperdiciar. Silvia le ofrecía el complemento que no le daba su mujer, ese punto de complicidad, de juego, el picante necesario en cualquier relación, siempre se ha dicho que el órgano sexual más importante está en el cerebro y Silvia conseguía activarlo cada día y de qué manera buff.

El telefóno de Silvia sonó en ese momento y tuvo que soltar las manos de su padre cogiéndolo de la bolsa de playa -Si mama, dime-

-¿Hija te encargas tu de bajar a la pizzería para encargar la cena de esta noche?, creo que viene algún compañero de papá a casa, el te dirá cuantos,  me he encontrado con una amiga, vamos a tomar algo a una terraza, hace muy buena tarde, dile a papá que me retrasare un poco.- mientras escuchaba a su madre con la mano derecha volvió a coger la mano de su padre y la llevó de nuevo a su pecho.

-Si mama no te preocupes, yo me ocupo, cuando baje a la playa las encargo. Ahora estoy con papá jugando….. con el ordenador.   Besitos mama, hasta luego-

-Besitos hija, luego nos vemos.

-Mama se retrasara, me tienes que decir para cuantos quieres que encargue las pizzas.. mmm ya le he dicho que estábamos jugando ¿quieres terminar la partida?-  

A Paco le costaba tragar saliva, hacía tiempo que la iniciativa entre los dos había dejado de tomarla el, Silvia sabía aprovechar perfectamente cualquier ocasión que no estaba su madre, incluso estando ella en casa Silvia esperaba el momento adecuado para buscar las manos de su padre y llevarlas a su cuerpo, buscaba sus caricias, sus miradas, le encantaba notar como sus juegos provocaban la excitación de su padre. A Paco le costaba disimular  sus erecciones si estaba su mujer cerca. Los juegos con Silvia se limitaban la mayoría de las veces a caricias y sexo oral porque Paco solía correrse muy rápido.

Silvia tomaba la pildora desde que comenzó a tener la regla por indicación de su  madre que como profesora sabía de los riesgos del sexo sin precauciones en la adolescencia y por mucho que le aconsejaba que esperase para tener sexo era consciente que si algún día lo hacía mejor estar prevenida.

-Estoy muy cachonda papi, me has dejado caliente, estaba pensando en hacerme un dedito ¿quieres que me toque un poquito para ti?…- las apetencias de Silvia por el sexo eran cada día mayores, su padre para ella era tan solo un entretenimiento que generalmente solo hacia que ponerla mas caliente. Disfrutaba mucho sintiéndose deseada por él y provocándole, cada día que pasaba le excitaban más estos juegos, quizás luego buscase una polla joven que la dejará bien follada, pero la excitación y morbo que despertaba en ella su padre no había encontrado ningún chaval que los superase, ni siquiera su último novio Rubén que era una máquina de follar pero no sabía activar su deseo del mismo modo.

-Que zorrita estas hecha mmm, has conseguido ponermela dura otra vez.  ¿Quieres darme un buen espectáculo?,mmm adelante, claro que sí… y se me ocurre algo más… ahora que llevo el portatil me apetece grabarlo con la cam mmm-

-jajaja chico malo, tu lo que quieres es tener un video para hacerte pajitas mirándolo cuando estés solo ¿a que si?

-claro tonta, me tocó muchas veces cuando no estás pensando en ti, …-

-mm eso me gusta, te propongo un trato…. si cada vez que te tocas pensando en mí me lo cuentas con detalle dejaré que me grabes cuando quieras… como tu quieras… para que te pajees mas a gusto, pero tienes que contarmelo con detalle, no lo olvides, ¿lo harás?-

-claro hija, por supuesto…

Silvia sacó su móvil y busco una canción en el spotyfy, la cancion del streaptease de kim Bassinger en la película nueve semanas y media, -prepara la cam papi, voy a poner una canción de tu época para ambientarla-

Paco se apresuró a enfocar la cam del portatil y pulso REC, al tiempo comenzo a sonar la musica del famoso streaptease. Silvia con las manos apoyadas en el marco de la puerta de su dormitorio frente al sofá comenzó a moverse al ritmo de la música, de forma sugerente, se giró se apoyó en la pared y puso el culito en pompa, aquel short tan corto se le clavaba en las ingles y le marcaba un culito redondo, macizo, poderoso, lo movía rítmicamente al tiempo que hábilmente soltaba el botón que lo mantenía ceñido a su cintura y conseguía bajarlo a los tobillos inclinando su cuerpo pero manteniendo sus piernas rectas. El hilo del tanga se hundía en sus nalgas desaparecido y solo mostrandose por los costados, se giró poniéndose frente a Paco y con habilidad sus manos soltaron el cierre del sujetador lanzandolo hacia el sofá, sus manos ocuparon el lugar del bikini ocultando las tetas al tiempo que se acercaba sugerente a la cam para muy despacio deslizarse ir descubrir poco a poco sus tetas que comenzó a bambolear frente a la camara.

Giró su cuerpo dando la espalda a Paco para a continuación apoyar las rodillas en el sillón que había frente al ordenador, su cabeza apoyada en el respaldo del sillón, su culito en pompa y sus manos que cogian las tiras del tanga por los costados deslizándose por sus piernas para dejar aquel culito maravilloso,  completamente desnudo, a la vista de Paco que había sacado su polla del bañador y comenzado a pajearse en el sofá con sus ojos fijos en el espectáculo que le ofrecía Silvia.

-mmm estas esplendida, tocate, tocate para mi

Silvia completamente desnuda se puso de cuclillas sobre el sillón, con las piernas completamente abiertas, como si fuese a mear en un parque, mostraba su sexo rasurado por completo, sus labios sonrosados y el pequeño piercing a la entrada de su vagina  brillaba en su piel, con la mano izquierda acariciaba sus pechos, la mano derecha subió a su boca y comenzó a lamer los dedos uno a uno, humedeciendo los, llenándolos de saliva para luego deslizarlos a su sexo y comenzar a frotarlo despacio, en círculos sobre su clítoris y la entrada de su vagina -¿te gusta que tu zorrita se toque asi para ti? dimelo papi, dimelo, dime todo lo que te gusta que haga, me gusta oirtelo decir,… me gusta saberlo para hacerlo, para hacer todo lo que te guste…no te corras aún por favor, no te corras, deja que tu putita se corra ahora- Silvia poco a poco aumentaba el ritmo de sus caricias, su cara no podía disimular el placer que le daba tocarse.

-mmm si, si, me gusta mucho ver como te tocas hija, ver como te vistes, o cómo te desnudas, acariciarte cuando te enjabono en la ducha, meter las manos bajo tus sábanas cuando te doy las buenas noches y buscar tu coñito mojado mmm, me gusta mucho cuando frotas tus tetas con mi cuerpo en cualquier momento con disimulo, cuando me tocas para comprobar que me la has puesto dura, mmm me gusta mucho cuando eres una chica mala como el otro dia cuando me la chupabas arrodillada en la cocina mientras mama tomaba el sol en la terraza, me gusta mucho sentir toda mi polla en tu boca y que luego te tragues toda mi leche, me encanta cuando me ordeñas con tus tetas, ufff me gustan tantas cosas cariño-

Paco hacía pausas mientras lo decía, su mano aceleraba y paraba cada vez que le decía algo que le gustaba, intentando controlar su excitación, había aflojado el ritmo de su paja para evitar correrse mientras miraba a Silvia que hacía justo lo contrario, incrementan el ritmo de la suya metiendo ahora tres dedos por completo en su coño empapado y gimiendo con ganas. Silvia se dio cuenta que estaba comenzando a mojar mucho el sillón y paró un instante para cambiar de postura. Se sentó en el sillón apoyando el culito en el borde, levantó las piernas y las subió a ambos brazos del sillón quedandose completamente abierta. Su coño y su culo frente a la CAM, ahora goteaban en el suelo, el flujo que su coño empapado rezumaba..

Paco no dejaba de mirar el espléndido cuerpo desnudo tan moreno de su hija, resaltaba la fina marca blanca del tanga que parecía lo llevase puesto en contraste con la piel tan bronceada.

-buff como me gusta que me digas lo que te gusta mmm lo hare, lo hare todas las veces que quieras, siempre que tengas ganas tienes que pedirmelo a mi, pidemelo A MI por favor papá ¿lo harás?, dime que lo harás, por favor…. – las gotas de sudor estaban empapando el cuerpo de Silvia que no cesaba de estrujarse las tetas con una mano y meterse los dedos en el coño con la otra

-Claro que sí cariño, hace mucho tiempo que a mama no le pido nada, solo te lo pido a ti mi vida…-

-mmm si, si solo a mi….mmm metemela papi, metemela en el coñito, hace  días que no la tengo dentro, quiero correrme teniendo tu cosita dentro de mi, ven papi, ven…-

Paco se levanto, tenia tantas ganas como ella de follarla y no se lo pensó dos veces, se acercó al sillón, se inclinó lo suficiente para acercar su verga al coño chorreante de Silvia,  la penetro de un solo empujón hasta el fondo y comenzó a cabalgarla. El jugoso coñito de Silvia lo acogió con ganas.

-mmm si si hasta dentro, toda, toda, follame bien papi, follate bien a tu niña… asi asi mas fuerte papi, mas fuerte- las manos de Silvia se clavaban con fuerza en la espalda de Paco

-si zorrita si …como me gusta metersela a mi putita mm voy a correrme otra vez, voy a darme mi lechita de nuevo ahhh- varias fuertes embestidas mas y Paco no pudo aguarse, un fuerte espasmo le tumbó encima de Silvia mientras se corría vaciándose en el coño de su hija.

-si papi, siii voy a correrme yo también, no la saques, tu putita va a correrse para ti …. si, si, ahhh… qué gozada papi.. como me gusta-

Paco quedo tumbado sobre ella, abrazados ambos resoplaban del orgasmo que casi simultáneamente habían disfrutado los dos.

-uff que ganitas tenía papi- dijo Silvia cuando por fín se incorporó, -voy a limpiarme y ahora si que me voy-

Minutos después Silvia por fin salía de casa con su bolso de playa al hombro. Paco se quedo relajado en el sofa, ahora mas tranquilo reviso el video que había grabado -y yo que pensaba que no volvería a empalmarme en todo el fin de semana ufff, esta cría es el demonio- se decía.

Paco se centró en su verdadera pasión privada, con mirada fija en la pantalla de su portátil abrió la aplicación de gestión remota de dispositivos móviles, allí aparecían una lista de varios números de teléfono. Pulso el primero, era el número de móvil de Marta, su mujer;

-Veamos donde está de verdad y que está haciendo la puta de mi mujer-, pulso en la opción de localización, en el mapa aparecía la localización, cualquiera se habría sorprendido, el no, su propia casa aparecía en el plano. -Maldita zorra, me tomas por idiota, así que tu amante ya se ha instalado en el apartamento de al lado y te lo estas jodiendo puton-.

Paco sabía desde el primer día que Marta tenía un amante, desde que los dispositivos móviles se podían controlar remotamente con aplicaciones espía le había regalado un móvil a su mujer y otro a su hija con una de estas aplicaciones instalada. Esto le permite saber en cualquier momento dónde estaba, leer sus mensajes, ver sus fotos, videos, escuchar las conversaciones de teléfono, incluso activar el sonido en remoto y escuchar el sonido ambiente de donde se encontraba el móvil.

Pulso esta última opción para escuchar el micrófono del móvil de su mujer, al instante escuchaba con su portátil lo que sucedía en el lugar donde estaba su mujer

-Chupa puta, chupa, cometela entera, no dejes de mamar….le debes una satisfacción por el desprecio de ayer, no volverás a despreciar en tu puta vida zorra …desde hoy mas te vale hacer todo lo que te digamos o como te dije ayer perderás tu trabajo  y tu familia…-

-mmm que bien la chupa papa… uff que rico lo haces profe.. que dura me la estas poniendo, como me gusta ufff.. voy a joderte cuando termine mi padre… que ganas tenía de tenerte asi-

Paco no parecía sorprendido de lo que estaba escuchando, por algo había escuchado todos y cada uno de los polvos que su mujer había disfrutado con su amante, pulso otro de los programas de su ordenador y entro en la gestión de cámaras, tenía cámaras ocultas instaladas en su propio apartamento y en el de alquiler.

 Seleccionó el apartamento de al lado y en pantalla aparecieron 6 cuadritos con las cámaras instaladas, vio las tres personas que aparecían en la cámara del salón y seleccionó esta. La imagen del salón contiguo aparece a pantalla completa, enfoco la posición exacta donde estaban y la imagen de los tres aparecía centrada en la pantalla, pulsó el zoom y fue enfocando a las tres personas.

Allí estaba Marta, su mujer de rodillas delante del sofá comiendole  la polla a un chaval, que Paco imagino sería el hijo del amante de Marta, detrás de ella Juan el amante de su mujer se la estaba follando por detrás.

-Maldita zorra, no tenías bastante con tu amante que ahora también te vas a follar a su hijo- se decía Paco sin dejar de mirar la escena.

Inicialmente Paco había instalado las cámaras en casa para poder grabar a Silvia que era su verdadera pasión, cuando un día alquilaron su apartamento un matrimonio con dos hijas jovencitas pensó en ampliar las cámaras al apartamento de alquiler para espiarlas y ahora se alegraba de haber tomado aquella decisión que le había producido muchos ratos de disfrute espiando a las personas que alquilaban su apartamento.

Paco tenía un compañero de trabajo, Sergio, con el que tenía mucha confianza desde hacía muchos años. Sergio era un voyeur empedernido igual que Paco y al mismo tiempo un manitas aficionado a las nuevas tecnologías, el le había instalado el material y las aplicaciones espia a cambio de poder disfrutar de los videos grabados por Paco. En ese momento recordó una de las charlas que había tenido con su amigo Sergio:

-No solamente puedes hacer todo esto con las cámaras y los móviles que tengas controlados con estas aplicaciones, también puedes instalar wifi gratis en el apartamento de alquiler aprovechando tu propio wifi y colocando un amplificador de señal en el otro apartamento.  De este modo con esta aplicación, podrás controlar todos los dispositivos móviles que se conecten a la wifi, móviles, ordenadores, tabletas, cualquier cosa que se conecte a la wifi tendrás acceso a todo el contenido de los dispositivos- esta opción con el programa instalado por su amigo le permitía curiosear en el contenido de los ordenadores de Silvia, Marta, de cualquier persona que se instalará en su apartamento de alquiler o de cualquier otra que visitase uno de los apartamentos y se conectaba al wifi con un dispositivo móvil, por ejemplo las amigas de silvia cuando venían a su casa, podía entrar sin que ellas se dieran cuenta de nada, en sus móviles  y revisar sus fotos, videos, mensajes, cualquier cosa que tuvieran.

-Veamos si los nuevos vecinos ya han conectado sus móviles y ordenadores al wifi del apartamento- se dijo Paco, confiando que lo primero que hacía cualquiera al llegar a un apartamento o un hotel era comprobar si el wifi funcionaba con buena señal.

-Perfecto, estos capullos ya tienes todo conectado, veamos todo lo que guardan-  Paco se decidió a revisar uno a uno todos los dispositivos conectados. El teléfono y el ordenador del amante de su mujer guardaban todos los videos y audios grabados desde que la conocieron.  Podía copiarlos, moverlos, borrarlos, de momento opto por la opción de guardar copia de todo, no quería despertar sospechas borrando nada, siempre podía hacerlo cuando quisiera. También encontró otras carpetas con contenido parecido de otras mujeres a las que había chantajeado el amante de su mujer, las copió también.

-Que inocente eres Marta- se decía Paco una vez tuvo todo el material copiado y guardado en su portátil en una carpeta cifrada.-Gracias a estos pardillos voy a tener en casa la puta que siempre he querido tener, dejare que hagas todo lo que te manden sin que sepas que soy yo quien les digo lo que tienes que hacer. No tenías bastante con la polla de tu marido, tranquila,  vas a tener un montón de pollas que satisfacer-

Paco se reía cínicamente mientras pensaba esto para si -ni te imaginas lo mucho que me pone que los demás piensen que soy un cornudo, cariño, después de tantos años todavía no te has dado cuenta que es lo que más me excita.  Parecer un cornudo pero ser yo quien controla la situación para mi disfrute mmm te vas ha enterar….-

Mientras hacía todo esto tenía una ventanita donde seguía viendo el salón de los vecinos, donde se seguían follando a su mujer, ahora habían cambiado las posiciones, Marta mamaba la polla de su amante mientras el hijo de éste, de pie tras ella, la estaba enculando -maldita zorra y a mi me decias que no te gustaba por detrás, que te dolía…te vas a enterar-

Paco cogió su móvil y marcó el número de su amigo Sergio -querido amigo ya va siendo hora que dejemos de pajearnos viendo a nuestras familias respectivamente, tengo novedades que contarte de Marta, creo que ha llegado el momento de que puedas follartela a gusto…bueno siempre que tu sigas manteniendo tu oferta de ponerme en bandeja a tu mujer tambien jejeje- parecía que era algo con lo que fantaseaban hacía mucho tiempo, desde que ambos veían a sus respectivas familias intercambiando los videos que habían grabado.

-¿De verdad?, eso es una magnífica noticia, ya sabes que le tengo muchas ganas a Marta, esas tetazas de tu mujer no tienen parangón.-

-Bien, pues no te olvides de venir a la cena de esta noche, viene el jefe también-

-Ha sido buena idea sumarle a nuestro pequeño club, ¿Has visto los últimos videos que nos ha mandado de su hija?, vaya vicio tiene esta chavala buff. –

-Sí, desde luego, estoy de acuerdo. No deja de insistirme que pasemos a la fase 2, compartirlas en real. Desde luego el jefe se lo está currando, el dinero  extra que nos ha pagado este mes, a los dos. promete mantenerlo si damos el paso-

-Si, es verdad, jajajaja…. si supiera que al menos yo aceptaría encantado sin que pagase nada, pero una vez mas tenías razón..tengo que reconocer que me sigues sorprendiendo cada día, tantos años trabajando juntos y jamás pensé que eras tan listo, vicioso y maquiavélico, me encanta descubrir tu verdadera personalidad amigo-

-Gracias Sergio, sin tus conocimientos técnicos nada de esto habría sido posible, llevamos mucho tiempo sembrando, es hora de recoger la cosecha…-

Paco se concentró de nuevo en las imágenes de la cam, parecía que sus nuevos vecinos habían terminado de follarse a su mujer, Marta se estaba vistiendo mientras aceptaba hacer todo lo que le pidieran los dos hombres, padre e hijo, la tenían bien pillada. Después de colocarse su vestido Paco veía como Marta buscaba sus bragas, era lo único que le faltaba ponerse cuando vio en la cam como el hijo de su amante las agitaba en su mano -buscas esto profe, no necesitas bragas, no vas a volver a llevar bragas nunca en clase, ves acostumbrandote, me las quedo de recuerdo- le decía.

Marta resignada salió del apartamento de los vecino, instantes después Paco escuchaba abrirse la puerta de su casa, le había dado tiempo de guardar su portátil y el seguía sentado en el sofá  disimulando como si estuviera adormilado echando la siesta.

Marta que vestía un sugerente vestido playero, estampado, -un poco escotado y demasiado corto para salir a la calle- le había dicho mas de una vez  a su marido, -pero muy cómodo para estar en casa, gracias cariño por habérmelo regalado- le decía a su marido. El vestido tenía un generoso escote en forma de V, que le permitía mostrar un hermoso canillo de sus exhuberantes pechos, el tejido vaporoso se ceñía bastante a su cuerpo resaltando sus abundantes curvas, se abotonaba por delante, con cuatro grandes botones de arriba abajo, era bastante cortito sin llegar a ser minifaldero, el primer botón de abajo caía un poco alto y sentada hacía que el vestido en su parte de abajo se abriera bastante dejando a la vista buena parte de sus muslos.

Vestía unas sandalias veraniegas, con tacon de plataforma  de esparto, en forma de cuña. el tacón a Marta le favorecía mucho, especialmente al caminar y mover las caderas aquellas nalgas poderosas que tenía se balanceaban igual que sus pechos. Su abundante melena rizada resaltaba en su delgada figura que acentuaba sus potentes curvas. Sus 36 años los lucía espléndidamente y “su dueño” se había encargado durante los dos últimos meses que fuese plenamente consciente de ello.

-Hola cariño, ya estoy aquí, qué bien se estaba paseando por la playa, pero vaya calor buff, vengo sudando- dijo Marta acercándose a Paco que abrió los ojos como si despertase en ese momento.

-Vaya que guapa te has puesto para ir a la playa, ¿no decías que ese vestido te parecía muy corto y escotado para salir a la calle?, preguntó irónico Paco

-Hace mucho calor, para pasear por la playa está bien- respondió Marta que se le notaba que no quería seguir con ese tema -voy a darme una ducha, estoy sudando-

-mm qué buena idea, voy a ducharme contigo cariño, nunca lo hacemos, creo que hoy estoy juguetón, verte con ese vestido parece que me ha animado la cosita- dijo Paco tanteandola

-Buff estoy muy cansada y me duele un poco la cabeza, creo que será por el sol. Mejor me ducho sola y me acuesto un ratito- huyendo de la situación -ahh por cierto me he encontrado a los vecinos nuevos ya se han instalado en el apartamento, parecen buena gente-  y sin querer dar mas explicaciones Marta se dió la vuelta para dirigirse al dormitorio -necesito una ducha y no quiero que se de cuenta que voy sin bragas- pensó al tiempo que Paco había imaginado su reacción y pensamientos desde el primer momento.

-Como quieras cariño, descansa, para la cena de esta noche viene Sergio y mi Jefe, quiero te pongas ese vestido, te sienta muy bien-

-Paco se lo importante que es para ti llevarte bien tu Jefe, pero no me gusta que cada vez que viene se pega mas tiempo con Silvia, en su cuarto, jugando a la videoconsola que con nosotros.-

-Ya sabes que desde que se separó de su mujer ve muy poco a su hija, Silvia es como una hija para él, tienes que tener paciencia y Silvia está encantada de tener alguien con quien jugar, a nosotros dos no nos gustan los videojuegos. Para ella es como un amigo, está encantada con él, siempre me lo dice.- dijo Paco defendiendo a su Jefe.

-Tu siempre te pones del lado de Silvia, la estás malcriando. Le das demasiados caprichos.- protesto Marta -ahh y por cierto dile a tu amigo Sergio que cuando se toma unas copas se pone muy pesadito con que beba yo, no me gusta beber me sienta muy mal, insiste tanto que siempre bebo mas de la cuenta y se me sube enseguida, no quiero pasar la vergüenza del último día, por favor Paco-

-No seas tonta Marta, te pones muy divertida cuando bebes un poco, ríes, bailas, te lo pasas bien, te hace falta pasarlo bien, personalmente prefiero verte así….-

-El último día me maree, vomite, me puse muy mal, me tuviste que acostar, no recuerdo nada desde mitad de la cena, no quiero que se repita, por favor..no podría asegurarlo pero tengo la sensación que Sergio se sobrepasó un poco-

-No digas tonterías, yo estaba delante y no vi nada raro, lo pasaste muy bien bailando y riendo sus bromas y cuando te mareaste me ayudó a llevarte al baño y acostarte, es un gran amigo, quitate esas tonterías de la cabeza- insistió  Paco haciéndose un poco el ofendido.

Paco sabía perfectamente que lo ocurrido en la última cena no fue casualidad, lo habían planeado juntos él y su amigo Sergio, con intención de que Sergio tuviese ocasión de manosearla un poco en presencia de Paco. -objetivo cumplido- se dijo Paco recordando como su amigo manoseaba a su mujer en el baño delante de él  y la luego la desnudaron entre los dos para acostarla -menudo pajote me hice viendo como te sobaba desnuda en la cama mientras él se pajeaba con tus tetas, puta- pensaba Paco

-Esta bien,  te daré el capricho con el vestido, pero me sigue pareciendo un poco corto  y escotado para estar con gente, ahora necesito esa ducha y descansar un poco-

-Yo voy a conocer a los vecinos mientras descansas, luego vuelvo- respondió Paco

Paco se dispuso a salir de casa mientras oía el ruido del agua de la ducha -limpiate bien puta, después de comerte un par de pollas y que te follen el culo y el coño te hace falta zorra, te vas ha enterar. Lo mejor será dejar claras las cosas con los vecinos desde ya, voy a ponerle las pilas al capullo de tu amante- se dijo decidido volviendo a coger su portátil antes de salir, entró en las carpetas que había descubierto y las borro todas, sabiendo que él tenía copia de todo.  Ahora el era el único con las pruebas de los chantajes a Marta y otras mujeres, – los voy a tenerlos bien cogidos por los huevos- pensó antes de salir de casa.

Después de la reacción de su mujer y comprobar una vez más que ella no estaba dispuesta a contarle nada había decidido adelantar los acontecimientos, les diría que estaba al corriente de todo, que tenía las pruebas de los chantajes tanto a Marta como a las otras mujeres y que desde ya serían ellos quienes hicieran lo que él quería o el amante de su mujer iría a la cárcel.

Si señor, Paco estaba decidido a coger la sartén por el mango, su mujer haría todo lo que él quisiera sin tener que pedirle nada, otros lo harían por él, no tenía ninguna duda.

CONTINUARÁ

Queridos amigos lectores, una vez mas daros las gracias por vuestras aportaciones, comentarios y valoraciones.  Confío sea de vuestro agrado el giro que va tomando la historia, que nuestro protagonista Paco tenga un papel mas relevante es mérito vuestro, lo hago contentando muchas de la peticiones recibidas en vuestros mails.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *