Dándole gusto al novio de mi tía – relatos xxx

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Categoria: Sexo con Maduros

Hola, les contaré mi experiencia con el “novio” de mi tía.

Él es un señor de unos 70 ó 72 años, no muy atractivo a decir verdad, de ojos verdes, estatura normal pero eso sí muy atento, divertido y con una mirada bastante picara que deja ver su libido. Yo soy una mujer de 35 años, de buen físico y con un par de tetas que son de los atributos que más destacan en mí.

A Fernando lo conozco desde que tenía 11 ó 12 años, cuando inicio su relación con mi tía; él vivió la mayor parte de su vida en el extranjero pero siempre venia de visita y cuando me conoció me trato con amabilidad y ternura. Siempre que venía me traía regalos o si enviaba detalles siempre me tenía presente para darme un regalo. Cuando me gradué del colegio vine a vivir con mi tia a la ciudad y pues eso permitía que estuviéramos más en contacto.

Para ser sincera nunca vi señales de que me viera como algo más que su “sobrina” pero cuando ya se tienen  18 años y unas buenas tetas que hablan por ti, la mirada le cambia a muchos; y eso le paso a Fernando, que si me veía en pijama o en una blusas de tirantes y pantalonetas muy cortas se le iban los ojos y ponía cara de querer desvestirme.

Para un viaje corto que realizó donde se quedó casi un mes entero, mi tía debía trabajar todo el día y yo permanecía sola la mayor parte del tiempo acompañándolo. Todo inicio una mañana en que me levante temprano para poder organizar casa y dejar almuerzo antes de salir a estudiar en la tarde; yo dormía en el primer piso y él estaba en el segundo piso, ese día llevaba un pijama de tiras y no llevaba sostén. Entre a su cuarto para iniciar el aseo y pensando que se encontraba dormido, pero no fue así; estaba despierto y en cuando me vio en esa pijamita se le salieron los ojos, casi que babeaba viendo mis tetas. Obviamente yo me percate del descaro con que me miro y debo confesar que me encanto verlo asi de embobado por lo que yo tenía y él deseaba. Me dedique a pasearme por toda la habitación recogiendo aquí, limpiando allá, agachándome más de lo necesario para que viera mi ropa interior y seguir disfrutando de las ganas que ya se le notaban.

Él estaba viendo un programa en la tele, yo hice como que me interesaba y me dijo que porque no me metía en la cama para que lo viéramos juntos que luego seguía con el arreglo de casa… y pues yo con ganas de seguir provocándolo, acepte y me metí a la cama a su lado… No miraba la tele, me miraba las tetas de reojo, se acomodaba para quedar más pegadito, y su mano izquierda empezó a rozarme la pierna derecha…

Yo lo miraba, le sonreía y seguía fingiendo que me interesaba lo que se mostraba en pantalla cuando en realidad ya deseaba que me tocara de alguna manera…creo que no puedo aguantar más y empezó a conversar conmigo y decirme que la pijama me quedaba muy bonita, que tan lindas piernas, que si hacia ejercicio y mientras lo decía su mano empezó a acariciarme la pierna derecha….yo lo miraba y lo dejaba poner su mano donde quisiera; sus ojos no se separaban de mis tetas….su mano ya había subido y estaba en mi brazo, subiendo y bajando mientras me adulaba diciendo que yo era una hermosa jovencita y demás bobadas. Con cada caricia del brazo rozaba mi seno derecho, lo que hizo que mi calentura subiera y mis pezones se endurecieran….él lo noto y ya paso a sobar mis senos por encima de la ropa…

Que senos tan bonitos! Grandes como me gustan….se ven ricos! – Decía con su voz melosa y cargada de ganas – puedo verlos?

Yo quería decirle que si porque ya andaba más caliente, pero tenía que posar de casta y no dejar que los obtuviera tan fácil jajajajajajajajaja.

Después de mil argumento por su parte, yo cedí y me quite la pijama para que pudiera verlos y tocarlos… su cara al verlos y sus suaves manos en ellos me tenían mojada, con ganas de que tocara entre mis piernas para que sintiera mi humedad; Cuando su boca se posó en uno de ellos para lamerlo y chuparlo ya no tuve forma de parar; lo deje que los chupara y se divirtiera cuanto quisiera mientras yo gemía con cada lengüetazo. Los agarraba, los amasaba y trataba de meterlos en la boca pero no le cabían….uuuff pero que forma de chuparlos!

Por instinto abrí mis piernas, mensaje que Fernando entendió y bajo su mano para meterla por debajo de mi tanga y llegar a mi panochita caliente y húmeda, eso sin parar de chuparme las tetas; metió sus dedos dentro y yo a pedir más con mi cuerpo… quería su boca en medio de mis piernas! Y entre gemidos se lo pedí, abandono mis tetas para quitarme la tanga y enterrar su cabeza en mi panocha, su experta lengua subía y bajaba, con sus dedos la abría buscando mi clítoris para chuparlo y lamerlo

Rica, que cuquita tan rica mi muñeca…decía entre cada pasada de lengua. Mami me la voy a comer todita! Y así lo estaba haciendo..

Yo mordía mi mano para no gritar de placer y que me escucharan los vecinos chismosos jajajajajajajaja. Su boca, su deliciosa lengua y sus dedos me llevaron a un delicioso orgasmo con cuyo recuerdo aún me masturbo.

Estaba embelesado comiéndose todo rincón de mi cuerpo, cuando sonó el teléfono; quisimos ignorarlo para seguir follando pero era muy insistente, así que respondió y era mi tía. Hasta allí llego ese primer encuentro delicioso ya que me vestí y seguí en mis oficios…

Luego les contare de como siguieron nuestros encuentros y calentadas ricas.

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *