Mi primo – relatos Gays

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Categoria : Gays

Mi nombre es Felipe, vivo en una casa muy grande donde vivían no solo mi familia sino que convivimos con mi tia y sus hijos y mi abuela materna. La casa estaba dividida en tres casa totalmente independiente pero en un terreno común. Yo soy muy cercanos a mis primos, aunque con mis primos mayores siempre tuve más distancia por tema generacional con mis primos de mi misma edad nos criamos como hermanos.

Como dije anteriormente vivíamos con los dos hijos de mi tia. Benjamin tenía mi misma edad, nacimos solo por meses de diferencia, pero siempre fuimos muy diferentes uno del otro lo que nos género algunas peleas. Con Jaime tenía mucha más distancia, en esta época él había cumplido 18 años y el mayor tiempo lo pasaba con su amigos o jugando consola en su pieza.

Yo desde pequeño fui muy delgado y tenía muchos gesto femeninos, lo que provocaba que en el colegio se burlaran de mi, a tal punto que no me gusta asistir a la escuela. Un dia de invierno que llovía mucho me hice el enfermo para que me dejaran en la casa y no tener que ir al colegio, mi mamá que trabajaba no le dio problema a que me quedara ya que ese dia iba tarde y no quería discutir conmigo, asi ese dia quede solo en casa y ya que mis primos no iban a volver hasta las 4 de la tarde, decidí ir a su casa para jugar un poco al GTA.

El reloj marcaba cerca de las 10 cuando escucho la puerta, no sabia quien podria ser asi que grite para averiguarlo.

  • Quien es?
  • Yo – respondió una voz masculina mientras subía las escaleras, sin duda era mi primo Jaime.
  • Felipe que haces aqui? No se supone que tu estas enfermo?
  • Si pero es que estaba aburrido solo
  • Que tonto, debiste haber ido al colegio asi no te aburres – respondía mientras se sacaba los zapatos negros del uniforme
  • Y tu? No deberías estar en el liceo también?
  • Si pero los profesores tenían una reunión y nos dejaron venirnos temprano

Note que me miraba mucho, yo estaba acostado encima de su cama boca abajo con unos pantaloncillos de pijama que dejaban ver mis piernas y una camisa de pijama sin mangas. Mi primo hace un gesto para que me corriera más hacia el rincón de la cama para el acostarse a mi lado.

  • No tienes frío primo afuera está muy helado – lo decía mientras pasaba una mano por mi pierna derecha.
  • No tengo frío mi tía me dijo que viniera y me puso la estufa.
  • Así veo mi mama te atiende mejor a ti que a mi siendo su hijo – su mano subía cada vez más hasta llegar a mi glúteo.

Luego de un rato, mi primo se levantó de la cama y prendió su computador, en ese tiempo los computadores se demoran un montón en prenderse así que mi primo bajó a la cocina a preparar algo que comer. Cuando volvió lo vi con detención y se le veía un bulto en los pantalones nunca había visto a alguien empalmado, siempre fui muy pudoroso y en las clases de deporte prefería quedarme hasta el final y bañarme solo, que compartir con mis compañeros, además nunca entraba a los baños a no ser que fuera una verdadera emergencia.

Mi primo venia con dos sandwich me dio uno a mi y el otro para el, yo comencé a comer pero el comenzo a cambiarse su uniforme escolar, se sacó el bestón y la camisa mostrando su pecho fuerte y brazos definidos no era musculoso como de revista fit pero estaba fuerte, su pecho estaba adornado por una mota de pelo.

  • Yo no tengo pelo, ¿Me creceran?
  • Tal vez pero esperemos que no, sin pelo es mas lindo
  • ¿Y como tu?, tu eres feo entonces
  • No, yo soy hombre y es normal, pero para gente como tu es mas lindo sin pelos

En ese tiempo no entendí a qué se refería con “esa gente como tu” pero ya más mayor entendi lo que me queria decir

Al sacarse los pantalones note su boxer negro con una mancha húmeda y un gran bulto que atrajo mi atención, él lo notó y sin mediar palabras caminó hasta su computador abrió una carpeta y proyecto en la pantalla una foto de una rubia mamando una linda verga.

  • Hey primo – llamó mi atención para que me fijara en la pantalla 
  • ¿Puedes hacer lo que ella hace?- me dijo mientras se tocaba su polla ahora fuera de su pantalón.
  • Eh – balbuceé sin saber que decir en ese momento mi mente estaba en blanco, solo atiné a sentarme en la cama, no se si para correr o para actuar como la mujer de la pantalla
  • Venga hombre, no seas tímido – dijo tomándome la mano y acercándome a su cuerpo – Te va a gustar- me dijo al oído.

Me miró a los ojos expectante a mi actuar, yo me arrodille imitando la foto.

  • Saca tu lenguita – lo hice sin dudarlo – Ahora pásala por todo mi pico como si estuvieras tomando helado.

Seguía cada una de sus instrucciones, me corrigió la posición de los dientes al momento de meterlo en la boca, pero por mi inexperiencia, me dijo que solo besara su glande.

  • ¡ Uf ! que bien lo haces, aprendes rápido- me decía mientras acariciaba la cabeza.

Luego de un rato, me tomo de los brazos y me levanto hizo que me parase sobre la cama y ahí procedió a quitar lo poco que tenía de ropa, cuando me tuvo completamente desnudo me miro a la cara y me beso, fue un beso suave tierno yo trataba de seguirle el ritmo pero mis besos siguian siendo toscos y torpes. Sus manos se posaron en mi trasero acariciándolo y apretarlo con cierta recurrencia.

  • Tengo que entrar en tu culito- me dijo mientras me besaba el cuello – ¿Me das permiso?

Conteste con un sí, sacudiendo la cabeza, el me pidio que me pusiera en posicion de perrito mirando hacia la pared así tener acceso a mis nalgas, cuando lo hice me acomodo a su conveniencia, haciendo que mi cabeza estuviera en una almohada y así mi trasero quedara en pompa.

  • ¿Estás bien?, relájate que esto te va gustar

Comenzó a pasar su lengua por todo mi ano para dilatarme, cada vez yo empujaba mas mis cadera a la dirección de su cara así no se separará y siguiera haciéndolo, en un momento introdujo un dedo a mi ano y mi cuerpo se erizo completo apretando el extraño objeto que acababa de introducir, comenzó a mover el dedo para que mi ano aflojara y mezclo con besos en mi espalda para que me relajara, después de un rato se atrevió a meter otro dedo y repetir el proceso, cuando logró que el tercer dedo se acomodará, yo ya no podia aguantar mas el dolor de los dedos en mi ano aun cuando se esmeraba en que no sintiera dolor no lo lograba, le dije que no podia mas que por favor me dejara descansar, fue ahí cuando saco los dedos de mi ano, pero no dejo de masajear el exterior de mi ano ni lamerlo, cuando vio que ya estaba recuperandome puso su pene en la entrada de mi culo.

  • Amor por favor respira profundo al comienzo te va a doler pero despues te va encantar ya, respira y relajate.

En ese momento comenzó a empujar suavemente su pene en mi ano, abriéndose paso.

  • Por favor sacalo que duele mucho- le decía cuando logró hacer entrar su glande
  • Shh! Tranquilito, el dolor se te va a olvidar- me decia al oido

Metia su pene despacio centimetro a centimetro haciendo varias pausas asi me iba tranquilizando, dolor se hacía cada vez más tenue y mi culo se acostumbrara a tenerlo adentro. Cuando logro meter lo mas pudo, asi como ¾ de verga ya que mi culo no permitía seguir ya que el dolor se ponia mas intenso, empezo con un pequeño vaivén, en ese momento mi cuerpo supero el dolor y solo sentía placer dentro de mi, solté un par de gemido, lo que para mi primo significó una señal para intensificar el movimiento. Cada vez el vaivén era mayor y mis gemido y los de él se hacían más fuertes, en un momento sentí que mis piernas se hacían débiles no pudiendo sostener la posición que hasta ese momento, y sentía como mi ano se obligaba a cerrarse, en ese momento mi primo gritaba del gusto, sentí como el balanceo se detuvo abruptamente y logre percibir como su semen llenaba mis entrañas.

  • ¡Uff!, que rico amor – me decía aun sin salir de mi, besando mi cuello – ¿Te gusto?
  • Al principio me dolió mucho, pero despues me gusto un monton- le dije jadeando de lo cansado que estaba.
  • Ahi amor a mi me encanto todo tu cuerpo me encanta- me dijo mientras salia de mi ya con una polla mucho más pequeña

Vio como mi culo expulsaba su semen mezclados sangre y excremento. En ese momento me pidió que apretara mi ano con todas mis fuerzas, me tomo en brazo y me llevo al baño, me sentó en el váter y espero a que terminara, estaba muy cansado asi q cuando entro al baño yo estaba medio dormido, él al verme así me llevó a la ducha y con agua tibia limpio todo mi cuerpo.

  • Prometeme que no le dirás a nadie lo que paso hoy- me dijo con un tono serio que nunca le había escuchado – A nadie le puedes ni a tu mama ni a la mía, ni siquiera a mi hermano, nadie lo tiene que saber, ¿Me escuchas?
  • Si te escucho – dije con un dejo de miedo en la voz
  • ¿Lo prometes? – me dijo mirándome a los ojos
  • Lo prometo
  • Muy bien, ahoras eres un niño grande- levanto mi cara que ahora miraba el piso y me dio un largo beso en los labios – Ahora yo soy tu pololo y me debes hacer caso en todo.

Continuará…

———————————

PD: Si llegaron a este punto muchas gracias por leer ojala lo hayan disfrutado tanto como yo disfrute en ese momento, es mi primer relato por lo que las criticas son super importante para hacerme crecer como autor.

Un beso grande a todes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *