Mi iniciación en el mundo femdom 2

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Habíamos dejado a Ernesto con aquel aparato metálico dentro de su esfínter, mientras que Martha y yo tranquilamente fumábamos un cigarrillo, y ella me explicaba todo lo que podría disfrutar teniendo a mi esposo completamente sometido y sus palabras no dejaban de fascinarme,

– bueno Gabriela, ahorita viene lo mejor, bueno lo mejor para ti, por que para tu esposo va a ser el inicio de su sumisión y su hombría se va a venir por los suelos,

Sabia que Martha se refería a penetrar de alguna forma a mi esposo, pero aun así le pregunte,

– te refieres a que lo voy a penetrar,

– así es Gabriela, y además suele ser uno de mis castigos preferidos, claro después de las nalgadas, ya que es la completa dominación de tu esposo, imaginate que invitas a algunas amigas y frente a ellas lo penetras duramente,

 La idea no me parecía nada mala y era justo lo que estaba deseando, así que apagamos nuestros cigarrillos y volvimos con Ernesto,

– bien Gabriela, retirale el dildo,

Me acerque a Ernesto, sujete la base del dildo y comencé a retirárselo lentamente y cuando lo saque por completo, me di cuenta que su esfínter estaba ya bastante dilatado y enrojecido, en verdad aquel aparato había echo su trabajo, Martha se acerco y le echo un vistazo,

– bien, esta excelente, ahora vamos a escoger el dildo que vamos a usar,

Martha se acerco de nuevo a aquel anaquel metálico lo abrió y después de observar en su interior durante unos segundos, saco un consolador de color negro, no era muy grande, digamos que era de tamaño y grosor mediano y tenia unas cintillas de cuero unidas a la base, me lo dio y me dijo

-puedes quitarte la falda para que te sea mas cómodo,

me quite la falda quedando únicamente en pantaletas y medias, tome aquel dildo de plástico y Martha lo fijo a mi cintura, cuando termino, aquel consolador de plástico quedo justo a la altura de mi pelvis y se tambaleaba de forma amenazante,

– vaya Martha, así que esto es tener un pene colgando,

– mas o menos Gabriela, ahora déjame ponerle un poco de aceite a tu sumiso…jajá jajá

Martha tomo el frasco de aceite y de nuevo comenzó a esparcírselo entre las nalgas a Ernesto,

– bien Gabriela, creo ya sabes lo que tienes que hacer,

Me acerque a Ernesto lentamente, mientras que con mi mano guiaba el consolador, lo apoye en su orificio anal y después sujete sus caderas con ambas manos,

– bien Gabriela, ahora comienza a introducírselo lentamente,

Seguí las instrucciones de Martha y comencé a empujar mi pelvis, Ernesto al sentir la presión de aquel aparato, comenzó de nuevo a moverse, pero apreté fuertemente sus caderas y comencé a introducirle el consolador,

– muy bien Gabriela,

Aquel aparato comenzó a desaparecer entre las nalgas de Ernesto, el claro comenzó a gemir de forma tremenda, se veía que cada centímetro que entraba le provocaba un gran dolor, pero la mordaza hacia perfectamente su trabajo y ahogaba sus gritos,

– muy bien Gabriela, asegurate que sea lo suficientemente doloroso para el,

sujete sus caderas lo mas fuerte que pude y continué introduciéndole el consolador, hasta que mi pelvis choco contra sus nalgas, para ese momento Ernesto se movía frenéticamente, así que Martha se fue hacia su cabeza y con ambas manos la sujeto, sometiéndolo aun mas,

– bien Gabriela, puedes comenzar,

Me acomode lo mejor que pude y después comencé a mover mi cadera lentamente de atrás hacia adelante, a pesar de que no le sacaba todo el consolador, una buena parte de el entraba y salía de su enrojecido esfínter,

– bien Gabriela, así, que tus movimientos sean firmes,

Me recargue un poco sobre la cintura de Ernesto y únicamente me centre en meter y sacar, con cada embestida que daba, las nalgas de Ernesto se levantaban ligeramente,

– vaya Martha, en verdad se siente bien,

– claro Gabriela, es lo mejor que puedes hacerle a tu sumiso…jajá jajá

Continué moviendo mis caderas y el aceite que le había puesto Martha facilitaba mucho las cosas, prácticamente el consolador se resbalaba entre sus nalgas, pero para Ernesto era bastante doloroso, ya que a los pocos segundos escuche como comenzó a sollozar,

– ya lo escuchaste Gabriela, llora como una muchachita,

– así es Martha, como una muchachita recién desvirgada,

ambas comenzamos a reír, Martha tenia razón, la hombría de Ernesto estaba ya por lo suelos, continué moviéndome mas y mas rápido, y procuraba que con cada embestida mis caderas pegaran contra las nalgas de Ernesto, me quedaba quieta unos instantes y se lo sacaba lentamente, Ernesto no dejaba de sollozar, y de moverse, pero Martha lo teia bien agarrado después de unos minutos, mis caderas comenzaron a cansarse, y decidí que era suficiente, pero antes de detenerme, le di unas cuntas embestidas con mayor fuerza,

– creo ya es suficiente Martha,

– tienes razón, Gabriela, vamos desatarlo,

Me retire de Ernesto y ambas observamos como su esfínter estaba bastante enrojecido y un hilillo de sangre salía de entre sus nalgas,

– tenias razón Gabriela, lo desvirgaste…jajá jajá

Cuando le quietamos las correas a Ernesto, el prácticamente cayo al suelo, su respiración era aitada y gemía bastante,

-Vamos a dejarlo así y después le retiramos la mordaza

salimos del sótano de Martha dejando ma ernesto sollozando en el suelo,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *