Mi novia es manoseada en el camión

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Anteriormente les conté sobre nuestra experiencia, en la que mi novia hizo un cosplay sexy en público, esta es otra de nuestras aventuras, como les contaba en mi relato anterior mi novia y yo somos una pareja joven yo tengo 21 años y ella tiene 19, ella es muy bajita de estatura, tiene rasgos muy finos, es muy guapa y tiene un cuerpo de complexión muy delgada de la cintura pero muy bien proporcionada de sus bubis y sus nalguitas, es de color aperlada, nariz respingada, cabello negro muy lacio y corto hasta los hombros, con ojos muy grandes, ella es muy linda y se ve muy muy inocente, nuestra aventura comienza un día en el que ella estaba muy caliente, pero a diferencia de otros días ella se negaba a coger conmigo, pero yo podía notar como estaba de cachonda, ella me recordó sobre nuestra experiencia anterior y como se había sentido de excitada, el como quería repetir algo así, sentí una excitación enorme de solo recordar, pero a la vez un gran miedo por los riesgos que corrimos y la suerte de que no pasara a mayores, así que trate de evitar el tema de momento para planearlo mejor, sin embargo ella estaba tan cachonda que en el momento en el que yo me descuide y me quede dormido (estábamos en su casa, sus padres normalmente salen de la ciudad por días) ella aprovecho para cambiarse de ropa, se puso una camisa ligeramente escotada, se maquillo mucho, se pinto sus labios de un rosa rojizo muy intenso, sus ojos con muchas sombras y se puso de nuevo la peluca que utilizó la vez anterior, rojiza ligeramente ondulada para que no la reconocieran, con unos lentes de nerd enormes y que solo hacían ver sus ojos aun mas grandes e inocentes, todo esto contrastado con una minifalda de tablones negra brillante, de un material similar al cuero sintético pero muy delgado y acompañado de unas calcetas negras que llegaban muy alto de sus piernas nuevamente dejando ver solo una pequeña linea de piel entre sus calcetas y su diminuta faldita, en cuanto yo me desperté ella ya estaba lista, y fue tan grande mi sorpresa y a la vez mi excitación al verla que inmediatamente le pregunte que era lo que estaba pasando, a lo que ella me respondió “las mismas reglas de la vez anterior, no me puedes dirigir la palabra, voy a exhibirme con otro hombres, alcánzame maricón” mientras salía a la calle, me di cuenta de que acababa de caer en su juego nuevamente, por lo que salí detrás de ella, ella vive en un lugar muy inseguro, yo tome mi distancia a una cuadra aproximadamente detrás de ella, y solo podía sentir el miedo y la excitación de que pasara algo malo, es una sensación indescriptible el ver como tu novia va vestida como una puta en frente de ti, y no poder hacer nada, cada paso que daba levantaba su faldita, y mostraba ese pedacito de pierna entre sus calcetas, a la distancia note que se acercaban unos señores en bicicleta, normalmente son trabajadores que salen de la zona industrial nuestra ciudad, y vienen en grupos, ellos la comenzaron a ver con un morbo y perversión enormes desde la distancia, la querían comer con la mirada, la estaban desnudando y violando con sus ojos depravados, le gritaban piropos sucios y volteaban la cabeza después de haberla pasado para ver sus nalguitas, no solo ellos, todos los hombres de la calle no dejaban de verla, llego el punto en que ella llego a la parada del camión, en ese momento se acercó el camión, era un ruta que estaba llena en su mayoría de trabajadores y algunos pandilleros, ella lo sabía perfectamente y no dudo en subir, pero al momento de subir los escalones, ella hizo como si fuera un accidente y tiro sus monedas y al intentar recogerlas se agachó, todos los que estábamos abajo esperando a subir observamos sus calzoncitos cacheteros rosas, tenían encaje y un brillo satín, no soportaba la excitación, finalmente subimos al camión, pero este por la hora estaba extremadamente lleno, todas las personas estaban apretadas, en ese momento intente recorrerme cerca de ella por si algo pasaba, pero solo podía observar como todos los hombres rozaban su verga con sus nalguitas al pasar, incluso se lograba levantar ligeramente su faldita, otros pasaban sus manos disimuladamente en sus nalguitas, todo esto me aceleraba el corazón y mi excitación, pero esta aumento, cuando un trabajador moreno, feo, con cara de depravado y muy corpulento se puso detrás de ella, pero este a diferencia de los otros no rozaba y pasaba, no, este se quedo detrás de ella por mucho tiempo, en ese momento noté, que no solo el estaba frotando su verga con sus nalguitas, ella también estaba embarrando y parando sus nalguitas con mucha presión en su verga, la imagen de su falda levantándose y arrugandose en el pantalón de ese tipo era tan excitante, pero de pronto sentí algo de miedo, al observar que ese tipo estaba sacando su verga del pantalón, y la rozaba entre sus piernas y debajo de su faldita en sus calzoncitos rosas, así se mantuvieron por varios minutos, hasta que comenzó a desalojar el camión, y las personas ya no iban apretadas ni tenían que ir de pie, ella se recorrió para sentarse, inmediatamente ese sujeto la siguió y se sentó al lado de ella, yo me ubique detrás de ellos, así avanzo en camión hasta que se quedo totalmente solo, en ese momento observé como mi novia se agachaba para hacerle sexo oral, yo no aguante las ganas y me comencé a masturbar, sentí tan rico el ver a mi novia vestida como una puta chupándosela a un desconocido depravado, al poco tiempo ella se paró y avanzó hacia la bajada, yo también me levante y note que tenia su blusa llena de semen, observe con mas detalle y vi que en sus labios también tenia un poco, en ese momento cruzamos miradas, y estábamos tan excitados que nos comenzamos a besar, no me importo el sabor de semen en su boca, al contrario se sentía tan rico, sentir esa temperatura y consistencia en sus labios, el tipo depravado nos volteo a ver muy sorprendido, supongo que por lo puta que era mi novia, y lo cornudo que era yo, pero con un morbo enorme y una mirada de deseo hacia ella, y retadora hacia mi, como buscando pleito, yo al igual que ella soy muy bajito de estatura, y delgado, me sentí intimidado, como un maricón, pero estaba sensación solo me hacia sentir mas y mas excitado, mi novia vio como no nos dejaba de ver y en ese momento bajamos del camión para tomar un taxi e ir a coger de tanta excitación, espero les haya excitado nuestra experiencia, como mi novia cada vez se transforma mas en una puta y yo en un maricón cornudo.

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *