Buscando un Nuevo amo. 2

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Primera parte: https://www.relatosporno.club/2019/05/19/buscando-un-nuevo-amo-relatos-porno/

No fui capaz de calcular el tiempo que pase en aquel maletero. Estaba incomoda. Encogida, esposada, sin luz ya que el antifaz no permitía ver nada. Desnuda. Indefensa. En lo que si pensaba es en como había llegado a aquella situación tan perversa. A pesar de todo, sentía una excitación latente combinada con un miedo atroz.

Al fin, el vehículo se detuvo. Escuche pasos. El maletero se abrió, porque a pesar del antifaz pude intuir un resplandor ¿un foco?¿una linterna?.

– Sal puta.

Arrastrándome como pudo, me encarame al borde del respaldo para ponerme de pie…

– Estas muy buena zorra.

Me puso algo en el cuello. Un collar. Tenia pinchos, o algo, sentí que tiraban de el…

– Andando perra.

Intente seguirle.

– Como las perras… estúpida.

Entendí. Me puse de rodillas y seguí en dirección a donde la cadena tiraba. Oí sus risas.

– Pobre zorra estúpida.

Me dolían las rodillas. Pasamos por varios charcos. Con tierra, lodo. Me manche.

– Vamos, en pie.

Me tumbo, y sujeto firmemente mis manos a algo, unas argollas quizá. Estaba incomoda, había algo frio debajo de mi. Entonces me quito el antifaz.

Ante mi tenia un hombre normal. No muy grueso. Llevaba una careta de cerdo. Su torso peludo estaba desnudo. Gire algo la cabeza y pude ver que estaba encima de un somier metálico.

Se quito el pantalón. Tenia una polla gorda y erecta. No había que ser muy lista para saber que pensaba hacer.

– Primero voy a follarte zorra. Después te juro que te arrepentirás de haber venido.

Sin ningún miramiento abrió mis piernas y me la metió de golpe… grite…de repente no quería estar allí, me abofeteo con fuerza. Comenzó a follarme mientras mordía mis pezones…

– Joder que coñito tienes y que tetas…uff.

Empece a correrme…el lo noto.

– Zorra… – empezó a golpear mis tetas con sus manos, retorcer mis pezones…pero yo seguía corriéndome de placer-

El saco su polla y la acerco a mi boca.

– Come perra. Hasta que me corra.

Obedientemente me dedique a chupar aquel miembro viril duro y erecto que se me presentaba. Trabaje largamente aquella polla…el animal no tardo demasiado en correrse de forma brutal…me obligo a tragarme todo su semen.

– Buena puta.

Ato mis pies a la cama metálica.

– ¿sabes?, de pequeño me gustaban mucho los laboratorios de juguete … sobre todo los eléctricos jajajaja

Aterrorizada observe como colocaba unas pinzas de batería en el somier.

– No, no por favor, no…

Giro un interruptor… y una descarga corrió mi cuerpo recién usado. Volvió a darle… otra…otra…

– Sabes?, entiendo que las putas como tu no saben donde se meten, ahora que te he usado solo tienes que suplicarme… y te podrás marchar.

No quería irme. El dolor y la excitación se mezclaban de forma brutal.

– ¿No vas a suplicarme?¿no?… probaremos algo mejor.

Tomo las pinzas de batería… coloco una en mi coño…

– ¿Crees que se conducirá mejor así la electricidad?… giro el mando… y grite, grite como nunca lo había hecho.

– Suplicame.

Moví la cabeza de forma negativa.

– Bien. Muy bien.

Me soltó para atarme de las manos en una argolla en posición vertical. Tomo una vara.

– Abre las piernas. Si las cierras, sera peor.

Comenzó a varearme… con dureza… no dejo un solo milímetro de mi cuerpo de cuello para abajo sin usar. Pero aunque grite, no suplique… Note su admiración ante mi entrega. Incluso una cierta mirada de lastima.

Me soltó…

– Suficiente por hoy. Nos quedan dos días. Vamos.

Me condujo a un baño. Me introdujo atada en la bañera. Con una esponja comenzó a enjabonar mi cuerpo… de repente, aquel animal, me trataba con dulzura. Lavo mi cuerpo, mi pelo. Luego, con las manos atadas a la espalda y completamente desnuda y descalza, me condujo a un lugar donde había preparada una mesa. Allí me sirvió una cena, cena que el fue colocando en mi boca. Finalmente, pasamos a una habitación con una cama, una habitación decorada con gusto. Ato mis manos a una larga cadena. Luego, volvió a desnudarse, y comenzó a acariciarme… a pesar del dolor de mi cuerpo no podía evitar sentir placer de aquellas caricias, de aquella situación donde yo no era mas que una animal al servicio de aquel hombre del que no conocía absolutamente nada, solo su apodo: Darkman. Me hizo el amor de una manera especialmente dulce, provocando variados orgasmos… tomo mi trasero despacio y con pausa. Beso mis labios… me dejo completamente extasiada, exhausta, dichosa, feliz, dolorida… dormí.

El despertar no fue tan dulce. Sentí un fuerte golpe en mis pechos… Darkman me golpeaba con un látigo…

– Buenos días. zorra. Hoy tengo algo especial… algo verdaderamente especial para ti.

¿Aquel era el hombre que me había amado aquella noche?

Me soltó de mi cadena, y coloco otra a mi collar. Me hizo caminar al exterior. Era una especie de granja… no se…

– No hay nadie en kilómetros puta. Da igual que grites o corras.

No pensaba hacerlo. Pero nada dije.

– Toma esa pala. Cava.

Estábamos en una zona de lodo y barro… sabia que no debía preguntar. No lo hice. Cave… mi cuerpo desnudo no tardo en mancharse de barro sucio. No se porque no quería que se manchara ni coño. ¿Hasta donde tenia que cavar?. Lo ignoraba. Simplemente cave mientras el miraba con una cerveza en la mano.

– Esta bien. Para. Entra.

Le mire… Entonces me dio una bofetada que me lanzo dentro del agujero.

– Cuando te doy una orden, la cumples. Puta.

Llore. Le gusto eso. Quería verme sufrir. Pero entonces ¿porque me había amado así aquella noche?.

– Mete el barro dentro. Vamos.

Sollozando empece a empujar con mis manos el barro hacia dentro del agujero…

– De rodillas golfa.

Horrorizada lo entendí. De rodillas solo sobresalía mi cabeza. Le mire con odio… y seguí metiendo barro… cuando no pude mas, el tomo la pala y comenzó a sepultarme. Sentí mi coño lleno de barro… mis pechos… hasta mi cuello… El contemplo gozoso su obra.

– ¿sabes?, hoy hace sol. No se.. no podemos dejar que se seque ¿no?, tendrías un problema.

Si el barro se secaba, presionaría sobre mi cuerpo.

Saco su polla… y comenzó a orinar sobre mi.

– Uff. Que descuido.. esto va oler de mierda… espera.

Yo lloraba… el fue a buscar una manguera…

– Limpiemos la orina… que no se diga que no cuido a mi zorra.

El chorro mojo mi cara y mi cabello, levanto el barro con orín de mi alrededor. Cada vez sentía mas la presión del barro.

Estaba a su entera merced. Y el lo sabia.

– Bueno,… tengo que dejarte. Tengo muchas cosas que hacer.

Y se marcho. Me dejo allí, al sol… no se cuanto tiempo paso hasta que regreso. Yo estaba deshidratada y medio inconsciente.

– Vaya… quizá. ahora quieras suplicarme.

No lo hice. Me acerco una botella de agua… bebí…

– Bien. Sal.

Le mire… no podía salir… era imposible.

– Amo.. yo no puedo.

– Entonces, quedate ahí si tanto te gusta.

Comencé a luchar, a moverme…no tenia apenas fuerzas. Después de mucho pelear, logre tener holgura en un brazo…poco a poco… muy poco a poco… lo conseguí… quede tirada en la tierra… llena de barro…lo sentía dentro de mi…Mi Amo se reía…

– Hueles de pena…

Tomo la manguera, me apunto y lanzo un chorro continuado de agua helada contra mi cuerpo magullado…

– Girate… tengo que limpiar tu culito jajaja.

Sentí que caía algo que no era tierra… gusanos…grite asqueada…

– Tranquila que ya los quito jajaja….abre las piernas… alguno quedaría dentro.

Horrorizada y asqueada permití que el chorro de agua azotara sin piedad mi sexo…

– Así… limpia… muy bien… Ahora vamos…quiero oír como gritas…

Puso una cadena en mi collar, y me condujo a donde existían dos arboles. Me ato a uno de ellos…luego, tomo una soga llena de nudos y la tendió desde el otro árbol al mio… atándola justo por debajo de mi coño… Mis pies estaban sobre un tocón… retiro el tocón… y mi coño se clavo en la soga. Libero mis manos.

– Creo que el ejercicio es muy importante… así que vas a recorrer este camino marcado con la cuerda…

Aunque la soga marcaba mi coño… no era tan difícil…

-Ah… espera…se me olvidaba un detalle, para hacerlo divertido…ya veras como nos reímos.

De un maletín saco unas velas con un soporte… y fue colocándolas a lo largo de la soga… me di cuenta de lo que pretendía… encendió las velas.

– Y para hacerlo mas divertido todavía…

Vi unas agujas en su mano…me horrorizaban…

– Vamos puta. -Me dio un varazo en el culo… y me moví hacia la primera vela… El dolor fue enorme cuando la apague con mi coño…

– Tu recompensa putita…- tomo un pezón y empezó a clavarme una aguja. No podría soportar aquello… sabia que no podría. Avance hacia la segunda…y el proceso se repitió.

– Vamos golfa…Seras recompensada. No sabes el placer que me estas dando… ninguna puta llego tan lejos.

Hubo otras… otras a las que toco… otras a las que forzó… otras a las que humillo y vejo…yo seria la mejor…

Termine dolorida el recorrido… pero comprobé su mirada de admiración… de respeto…

El proceso de la noche anterior se repitió… exactamente igual… pero esta vez y a pesar del enorme dolor que sentía en mi coño, que el aplaco con una crema, mis orgasmos fueron todavía mas intensos si cabe… y creo que el se empeño especialmente en darme placer esa noche. Palabras como “eres increíble” me hacían sentir llena de gozo… estaba complaciendo a mi Amo… Esa noche, extasiado como yo, se tumbo a mi lado… fumo un cigarro que compartió conmigo. Por supuesto,yo seguía atada.

– Me contaste que tenias una hija.

– Si

– ¿Me la entregarías?

Que responder a eso…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *