Mamá Borracha 2

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Queridos amigos lectores, esta es la segunda parte y continuación del episodio “Mamá borracha”, os recomiendo leerlo para quienes no lo hayan hecho. 

Por favor, que nadie se asuste por la extensión, me puse a escribir y cuando me di cuenta llevaba como tres capítulos escritos. Prefiero adjuntarlos completos y los vais leyendo a vuestro aire, espero que os gusten y disfruteis tanto leyéndolos como yo al escribirlos.

Madrid, sábado 31 de Agosto, 13 h. Roberto después de una noche de trabajo como recepcionista de un hotel de Madrid ha llegado a las 9 de la mañana a su casa, su mujer Teresa sigue dormida profundamente en la cama, la noche anterior salió de cena con las amigas. Completamente desnuda sobre las sábanas, la ropa tirada en el suelo, abierta de piernas parece una invitación para que su marido se la folle cuando llegue.

Roberto hace meses que no tiene sexo con ella, cada vez es mas esporádico y mas insatisfactorio para los dos, tampoco es algo que eche en falta en exceso, ha llegado al extremo que prefiere las pajas imaginando situaciones morbosas que el sexo con su esposa. Imaginar otros hombres usando y abusando de su mujer es algo que no puede quitarse de la cabeza. Verla cada día cuando llega a casa y su mujer  se va a trabajar, maquillada, elegante, provocativa, con esa ropa ajustada, esos escotes descarados, le hace imaginar cuántos hombres la desearan, ¿alguno se la estará follando?, ¿cuántas pollas pondrá duras hoy con esa ropa?. No es capaz de follarla cuando la ve, sin embargo cuando ella se va a Roberto le falta tiempo para comenzar a pajearse imaginandola con la ropa que la ha visto en situaciones morbosas con otros hombres.

 Pero aquella mañana verla tan accesible hace que tenga una erección como no recuerda, se quita toda la ropa y se sienta de rodillas entre sus piernas, con las dos manos coge los tobillos de su mujer y los levanta, separando las piernas. Los dos agujeros de Teresa quedan completamente abiertos y accesibles a la altura de la pequeña verga de su marido, completamente tiesa.

-¿Me estabas esperando puta? ¿Que tal lo has pasado esta noche? Seguro que te has tirado alguno y te habrás comido mas de una polla- dice Roberto mientras su pene se desliza por la vagina de Teresa llegando hasta el ano y subiendo de nuevo. El coño de Teresa receptivo y bien lubricado después de tantas folladas de aquella noche se abre con facilidad, sin ningún esfuerzo Roberto la penetra hasta el fondo con su verga, sorprendido y encantado de aquella facilidad.

-mmmm veo que si, estas caliente, mojada, cachonda…..seguro que no es la primera verga que te metes esta noche-  dice fantaseando sin saber que aquella noche sus fantásias se quedan muy cortas comparadas con la realidad. 

No espera respuesta de su mujer, sabe que cada noche que Teresa  sale con sus amigas bebe mas de la cuenta y al día siguiente tiene unas resacas monumentales, el  sigue a lo suyo, un mete saca clásico, mas que follarse a su mujer esta follando con sus pensamientos, ella inconsciente no se entera de nada de lo que esta ocurriendo.

Teresa semi-inconsciente piensa que alguno de sus hijos la sigue follando, ni siquiera se ha dado cuenta que es su marido, las frases que le han hecho repetir sus hijos durante la noche las lleva grabadas como un mantra y empieza a repetir algunas -follame, follame, follame el culo, follamelo…..si si sigue follame follame follame el culo metemela metemela por detras- repite una y otra vez.

Roberto sorprendido de las palabras de su mujer, jamás han tenido sexo anal y siempre ha sido una de las fantasías de Roberto -¿a quién le has dado el culo esta noche zorra? ¿No has tenido suficientes pollas?- se dice para si.  No lo duda, saca la verga del coño de Teresa y la desliza un poco hacia atrás buscando la entrada del ano, completamente dilatado por las enculadas de la noche, especialmente por la de Felipe y su verga descomunal acoge la verga de su marido sin problemas. Aquella novedad hace que Roberto comience a follarla con ganas, movimientos rápidos, metiendola y sacandola con fuerza, aquella repentina disposición de su mujer le tiene encendido,  no tarde en correrse en el culo de Teresa, encantado con la experiencia, se levanta, busca unas toallitas húmedas y la limpia después de sacar lustre a su propia verga ya flácida después de correrse.

Después  busca el camisón de su mujer en el armario y se lo pone sin que ella se de cuenta de nada de lo que ocurre -siempre enseñándolo todo, maldita golfa, ni siquiera piensas que tus hijos son mayores para verte así- dice sabiendo que ella no le oye.

Viven en un apartamento de Madrid, un edificio antiguo de tres plantas, ellos en el tercero A. El espacio central del apartamento es un espacioso salon-cocina que hace de distribuidor de las habitaciones, desde él se accede por un pasillo a los dormitorios de sus hijos, por otro al de matrimonio y un pequeño estudio donde Roberto pasa las horas escribiendo, su gran pasión frustrada. Al único baño de la casa se accede directamente desde el salón.

Cuatro horas después de acostarse, sobre la una del mediodía Roberto se levanta, Allí en el sofá se encuentran sentados desayunando sus dos hijos, Lucas el mayor de 20 años y Hugo el pequeño de 18.  Roberto tiene 44 años y su mujer Teresa 38, se casaron muy jovencitos después de dejar embarazada a su mujer cuando apenas tenía 17 años. 

Roberto ha descuidado su físico, regordete, carnes fofas por su ausencia total de ejercicio físico, pasa las horas entre su trabajo y su estudio dedicado a su gran afición frustrada de escritor, mantiene la ilusión de escribir algún día una importante novela histórica.  Quizás si escribiese sobre sus fantasías sexuales tendría mas éxito que sobre aquellas aburridas novelas históricas que no interesan a nadie. 

Pero en el fondo tiene asumida su mediocridad y falta de carácter, ha dejado la educación de sus hijos por completo en manos de su mujer, que los ha malcriado y consentido en exceso y ahora a sus años se ve incapaz de imponerse.  Se le burlan constantemente en su cara, para ellos es algo así como un monigote que vive en casa.

-Buenos días hijos, que día tan estupendo, estoy feliz, la vida es maravillosa,  tambien acabais de levantaros por lo que veo- Roberto no puede disimular su alegría después del polvo mañanero que le ha regalado su mujer sin saberlo.

-Pues si, anoche era viernes, las tias van descontroladas cuando llega el fin de semana. Pareces contento, seguro que mamá te estaba esperando cachonda a que llegases. Después de una noche de jolgorio siempre apetece un buen polvo al despertar, ¿a que si? – dice Lucas el mayor, que no puede evitar soltar una risita al ver como su padre tropieza con el sillón, al escuchar el comentario de su hijo, visiblemente se ha puesto nervioso al oírlo. Sufre de miopía hace mucho tiempo y a pesar de llevar aquellas gafas de culo de vaso no ve mas allá de un palmo delante de sus narices.

-Hijo no es de buena educación comentar esas intimidades, pero sí, tu madre estaba muy receptiva esta mañana- dice Roberto dando por zanjada la cuestión.

-Ten cuidado papá, no ves una mierda… nose como puedes seguir trabajando en la recepción del hotel, seguro que no distinguen ni a los clientes jajaja- se le burla Hugo el pequeño.

-Tengo el ordenador adaptado para mi vista y se perfectamente donde está cada cosa, no tengo problemas para realizar mi trabajo pero si es verdad que tengo que ir de nuevo a que me graduen las gafas con estas veo muy poco- reconoce Roberto

-¿Mamá sigue dormida?, si has triunfado esta mañana seguro que la has dejado para el arrastre jajajaja, debió pillar una buena anoche, cuando sale con sus amigas se desata….., pero luego bien te viene a ti para meterla en caliente jajaja- se rió irónicamente Lucas

-Hijo por favor, esos comentarios estan fuera de lugar. Mamá no se encuentra muy bien, dice que algo que bebió le sentó mal, no está acostumbrada al alcohol, tiene el cuerpo revuelto, le duele la cabeza, me dijo que bailaron bastante…..- responde Roberto que delante de sus hijos no quiere desvelar sus verdaderos pensamientos “maldita zorra, mis propios hijos saben la clase de golfas con las que sales”, piensa para si.

-Claro, claro, seguro que movió mucho el cuerpo anoche, yo creo que la menea muy bien…¿Tu crees que la menea bien papá?- pregunta Hugo con sorna

-Si te refieres al cuerpo se dice lo menea no la mena…. y si … creo que tu madre baila muy bien, siempre le ha gustado mucho. Bueno tendremos que preparar algo de comer, se está haciendo muy tarde, ¿no os parece?. Además hoy invite a mi compañero Julio a comer, me esta ayudando con unas traducciones  que necesito para mi novela.

-Julio es el gordo ese un poco baboso, ¿no?, me da ganas de vomitar cada vez que veo como le mira el escote a mamá, no le quita el ojo de encima, se le salen los ojos mirándole el culo, no me extraña que siga soltero.- comenta Hugo, el hijo pequeño.

-Si hombre si… papá solo trabaja con él en el turno de la noche….a mi me parece simpático… siempre tan atento con mama, tan cariñoso… me acuerdo que el último día  que estuvo se ofreció para hacerle un masaje y todo… creo que dijo que había hecho un cursillo de masajes jajajajaja. Será idiota el tío, se ve a una legua que solo busca excusas para meterle mano pero a mamá no se la cuela le tiene bien calado.- añadió Lucas, el hijo mayor.

-Chicos no me gusta que se hagan ese tipo de comentarios, Julio es un buen hombre, tiene un poco de sobrepeso pero es un buen compañero. Quiere mucho a mama, le tiene mucho aprecio, siempre le trae algún detalle.- dice Roberto, pero sabe perfectamente que sus hijos tienen razón aunque no quiera o esté dispuesto a reconocerlo. Julio es de los pocos amigos que le quedan, la verdad es que pocas personas soportan a Roberto, taciturno, introvertido, parco en palabras, es todo menos la alegría de huerta. En cierto modo Julio y Roberto son muy parecidos, seres solitarios que viven en un mundo de fantasías, fuera de la realidad, que se creen sus propios sueños.

-Tienes razón papá,… si se le dan bien los masajes hoy es el mejor día para que se lo dé a mama… tiene que estar “hecha polvo” después de una noche de jolgorio, tienes que pedírselo, mama estará encantada, seguro- dijo Hugo con ironía siguiendo con las burlas, sabiendo que su madre no soporta las miradas de aquel baboso compañero de su padre..

-¿Porque no preparas algo de comer papa? y mientras nosotros vamos a despertar a mama, seguro que le vienen bien un poco de mimos para despertarse y conseguimos que se levante para comer…. no podemos hacerle el feo a tu invitado, ¿que te parece papá?- dijo Lucas

-Gracias hijos, me parece muy buena idea, si conseguis animarla y que se levante os daré una buena propina para esta noche….cuando sale con sus amigas y esta resacosa no hay quien la saque de la cama. Yo mientras me encargo de preparar  la comida y la mesa- respondió 

A Roberto si que le apetecía que su amigo/compañero de trabajo viese a su mujer,  le hacía sentirse orgulloso, importante, por tener una hembra deseable en casa. Pero sobre todo le ponía cachondo escucharle hablar sobre cómo le sentaba el vestido, la falda, .. como se le marcaba la ropa o se le insinuaban los pechos con el escote de turno. Julio era un libro abierto, un tipo simple, que decía lo que pensaba y aquellas cosas dichas cuando estaban solos a Roberto le ponían cachondo.

Lucas y Hugo se levantaron en dirección al dormitorio de sus padres mientras Roberto hacía lo propio dirigiéndose hacia la zona de cocina integrada con el salón.

-Mirala, que a gusto duerme, después de pegarse la noche follando y chupando pollas, hasta el cornudo se la ha metido esta mañana…. será guarra- dice Hugo sentado en la cama de su madre

-El cornudo se ha tenido que quedar contento esta mañana porque después de tirarsela le ha puesto el camisón y la ha dejado tapadita, es un cielo este padre nuestro jajajaja- se burla Lucas

-Despierta zorra… ya vale de sobar … que es la hora de comer … vamos holgazana- dice Hugo zarandeando a su madre.

Teresa abre los ojos, está rendida de cansancio, dolorido todo el cuerpo y con una resaca espantosa…..le cuesta reaccionar, solo oye ruidos en su cabeza que tiene la sensación que está a punto de estallarle. No recuerda gran cosa de la noche anterior, pero si de la última parte en la que sus dos hijos la follaron repetidamente en su propia cama….-¿Qué hicisteis anoche? ¿Estais locos?… soy vuestra madre- les increpa Teresa intentando aclarar sus ideas…

-Me parece que no eres muy consciente de lo que TU hiciste anoche…. te haré un pequeño resumen que me ha enviado mi amigo Blas al movil, ves estas fotos….son de un tal Jorge cliente al que le estas comiendo la polla y haciéndole una cubana…. luego estas en el metro follandote a media docena de viejos…. luego mis amigos…. eres un Putón… lo menos que podías esperar es que después de follarte a todos estos tios no te follaran tus hijos en casa…….-

Teresa escuchaba  horrorizada aquellos comentarios, no era consciente de haber hecho muchas de esas cosas -Anoche me hicieron beber mucho…. yo yo no era consciente de lo que hacía…. abusaron de mi….. yo no quería…..- intentaba explicar Teresa

-Los clientes a los que les chupas la polla para firmar seguros también te emborrachan?… eres una puta, una zorra.  ¿Pero no queremos que nadie más lo sepa verdad? ¿El cornudo de nuestro padre tampoco, verdad?-

-Hijos por favor, yo lo he hecho siempre todo por vosotros, para que no os faltase de nada…para que pudieseis tener todo lo que me pediais….por favor tenéis que creerme…. por favor.-

-Tranquila mama…. lo vas ha seguir haciendo… vas a seguir haciendo todo lo que haga falta por nosotros…. todo lo que te digamos,…vas a ser una buena puta, muy buena…. esta noche por ejemplo vendrán mis amigos y harás lo que haga falta para que no se vayan de la lengua- dijo Lucas

-Y yo ya me he cansado de pajearme viendo tus fotos o que me la menees tu, ya no me conformo con pajas mama. Y menos después de las folladas de anoche, ahora quiero poder metertela  cuando quiera, por donde quiera… bueno no solo yo, mi hermano tambien… la puta de la casa tiene dos hijos que atender antes que a nadie… ¿te queda claro mamá?- decía Hugo

-Pero que estais diciendo, esto es una locura…. sois mis hijos… yo no puedo hacer esas cosas que decís… no puedo- decía aterrada Teresa

-Claro que puedes mama, te lo voy a demostrar….voy a llamar a papá para contarle lo puta que es su mujer…..pobre hombre el disgusto lo va ha matar… con lo contento que estaba hoy después de habertela metido esta mañana que ahora nos está haciendo la comida para todos…. pobre cornudo…- dijo Hugo convencido

Teresa sintió pánico al escuchar aquella amenaza, ella que llevaba tanto tiempo queriendo cambiar de vida, cuando llegaba la ocasión de romper con todo sentía pánico…. un miedo atroz, el escándalo, a los comentarios de sus amigos, familiares, a perder su trabajo, a todo lo que implicaba aquello -No, no lo hagas, no le llames…. haré lo que querais todo lo que queráis….por favor… os lo suplico- imploraba Teresa.

-Bien, sal de la cama puta…- Ordenó Lucas. Teresa vestía un camisón blanco, cortito , semi transparente, muy sexy….

-Ves como eres una puta mamá, no puedes ponerte esta ropa tan provocativa para dormir con el cornudo, verte así le levanta la polla a cualquiera. Desde hoy para dormir pantalón de pijama y camisa cerradita, el cornudo ya ha cubierto el cupo de folladas de momento… no dejarás que te la meta si no te lo decimos. ¿Entendido?- dijo Hugo

Teresa asintió con la cabeza.

-Nosotros decidiremos qué te pones cada día, para salir o para estar en casa, vestirás siempre como te digamos, sin rechistar, sin comentarios, sin excusas….- fue la siguiente regla que le puso Lucas

-Ya te lo dije antes pero quiero que te quede claro, te tocaremos, usaremos y follaremos cuando queramos, donde queramos,  como queramos y con quien queramos. Si te decimos de chuparla en el sofá la chupas, si nos apetece encularte en la mesa del salón pones el culo, si queremos que salgas de casa sin bragas sales sin bragas…. ¿Te  queda claro el tipo de cosas que queremos que no discutas en ningún caso mama?- insistió Hugo

– Si, me queda claro, respondió Teresa

-Pues ya estas poniendote a cuatro patas sobre la cama, no pienso hacerme una paja más,  para algo tienes que servir mamá, tenemos que aprovechar tus agujeros en casa, me encantó darte por el culo anoche, quiero repetir….- dijo Hugo cogiéndola por la cintura y dándole la vuelta sobre la cama

-Hijos vuestro padre está aquí al lado, en el salón……- zass zass dos fuertes manotazos de Hugo sobre sus nalgas le dejaron la marca de sus dedos

-¿No decías que te había quedado claro puta?, cuando me apetezca follarte el culo lo pones y si me apetece que la chupes la chupas…. cuando te diga, donde te diga, sin rechistar….. no lo volveré a repetir … maldita zorra- dijo Hugo que llevaba ya la verga en la mano, dura como un palo y apuntaba a la entrada del ojete de su madre,  sin miramientos la penetró, necesitó un par de embestidas con fuerza pero consiguió meterla hasta el fondo y comenzó una enculada a buen ritmo mientras su hermano se tumbaba sobre la cama mirándole a la cara a su madre:

-Por cierto mamá ayer en el bar de tu cliente, el tal Jorge, me enrolle con una de tus amigas, esa rubia Pili, la pechugona, la lleve a su casa en su coche y me la follle, esta buena esa maciza tetona. ¿Sabes que tienes varias amigas que tienen un buen polvo?.. vas a empezar a organizar reuniones de amigas en casa… será divertido que se emborrachen en casa..por lo que vi anoche la mayoría están muy mal folladas… andan salidas perdidas,.. seguro que son tan golfas como tu ¿cuales dirías, en tu opinion,  que son las dos mas putas de todas mamá?, seguro que tu las conoces bien y entre las amigas se cuentan las zorrerias de todas…DI, RESPONDE- preguntaba Lucas, como si estuviesen tomando un té, cuando en realidad su madre estaba a cuatro patas siendo enculada por su hijo pequeño

Teresa recibía la embestidas de Hugo en su culo y la cara de Lucas a un palmo de la suya esperaba una respuesta que le costaba dar cuando vió levantarse la mano de este dispuesto a soltar un bofetón….-Pili… pili y Sandra son las mas golfas….-dijo por fin Teresa antes de recibir el guantazo

-Si, eso me pareció a mi anoche, personalmente me gustan tetonas, por eso me lleve a Pili, pero la Sandrita esa esta buena, vive cerca de Pili, la lleve en el coche también,  es delgadita, tiene las tetas pequeñas pero duras como si fuese una cría, se las estuve sobando mientras su amiga me comia la polla en el coche, me quede con ganas de follarmela también pero se puso a vomitar y la eche fuera del coche, la muy guarra estuvo a punto de potarme encima..joder. mmm las dos casadas y con hijos… me mola el rollo de los cornudos…. follartelas  y que luego vayan con sus mariditos como si nada… joder que morbazo.

Lucas hablaba indiferente a la situación, cuando Hugo comenzó a gemir fuerte … se estaba corriendo en el culo de su madre mientras su hermano preguntaba de nuevo  -Mamá, una curiosidad ¿Tu te has tirado al marido de alguna de esas zorras de tus amigas?

-No, claro que no- decía Teresa mientras notaba como la verga de su hijo salía de su ano, desmontandola

-Se me hace raro, eres la que está mas buena de todas, no me creo que ninguno de los maridos de tus amigas no te haya tirado los tejos o propasado contigo..- insistió Lucas

Teresa estaba en silencio, acaba de ser enculada por su propio hijo y una horas antes follada por los dos repetidas veces y por sus amigos, de repente todo le daba igual, no necesita ocultar nada, guardar ningún secreto que en otras circunstancias habría sido motivo de revuelo, ahora cualquier cosa pasada era una nimiedad para ella, por eso ante la insistencia de Lucas, respondió…

-Hemos celebrado varias noches viejas con mis amigas y sus parejas, todos saben que no aguanto el alcohol, siempre me fuerzan a que beba mas de la cuenta, el año pasado la pille grande como anoche, en el chalet de Sandra, tengo pocos recuerdos, pero se que me desperté en el baño medio desnuda,  con semen en la boca y las tetas, no se quien o quienes fueron… nunca dije nada a nadie, ni a mis amigas ni a tu padre… porque nose lo que ocurrió

-Entiendo… me alegra saberlo… me gustaría conocer los detalles…alguien tiene una deuda que pagar…pienso cobrarme esa deuda.-dijo Lucas muy serio

———————————————————————–

EL AMIGO DEL CORNUDO

En ese momento se escuchó el timbre de la puerta de casa. -Seguro que es el baboso del gordo, el compañero de papa, que viene a comer. Voy a salir fuera a preparar el terreno, ya sabes lo que hemos hablado, encargate de que se vista como procede- dijo Lucas a su hermano

-No te preocupes, enseguida veremos si la puta de la casa hace todo lo que dice- respondió Hugo viendo como su hermano salía del dormitorio

Teresa se tocaba la cabeza con la mano, tenía un dolor terrible por la resaca, le dolía todo el cuerpo por las folladas nocturnas,  pero sobre todo lo que mas le dolía era el corazón, estaba destrozada por la actitud y el comportamiento de sus hijos, aquello le producía una angustia vital insufrible, le costaba respirar, tragar saliva… no se veía con fuerzas para hacer las locuras que estaban diciendo sus hijos….no se veía capaz…. pero la resistencia humana es algo que no conocemos hasta que no la ponemos a prueba de verdad y era algo que Teresa tendría que afrontar ya mismo….

-Bien mama, imagino que te dolerá mucho la cabeza, tómate un par de pastillas, te van ha hacer falta….luego quiero que te pongas el vestido que te querías poner anoche, aquel blanco, de gasa, que se transparentaba mucho a la luz, creo que lo compró papá este verano ¿no?

Teresa asintió con la cabeza.

-Bien entonces seguro que le gustará que lo lleves… póntelo con esas sandalias blancas de tacón alto, te conjuntan muy bien….no te pongas nada debajo… no te hace falta- dijo con voz tajante Hugo

-Pero hijo…. tu mismo dijiste que se transparentaba mucho a la luz…. ¿y quieres que lo lleve sin nada debajo?, ¿Delante del compañero de tu padre que es un baboso?, no soporto las miradas de ese cerdo.

Por toda respuesta recibió un bofetón que le giró la cara -No te ha quedado claro lo que te he dicho antes, si te digo que te pongas algo te lo pones, si te digo que hagas algo lo haces, sin excusas, sin preguntas…. solo lo haces… por última vez ¿te ha quedado claro puta?-

Teresa con la mano en la cara sonrojada por el guantazo recibido asintió con la cabeza -si, si, me ha quedado claro- respondió viendo que su hijo no se conformaba con el gesto.

Minutos después estaba vestida como le había dicho su hijo… un precioso vestido blanco, estilo ibicenco, de tirantes estrechos al hombro, escote de pico generoso, tejidos naturales mezcla de gasa y fino lino, corto sin llegar a ser minifaldero. Era mas bien un vestido de noche, con poca luz era sexy pero discreto, con bastante luz el tejido transparentaba mucho como le había demostrado su hijo poniéndola cerca de la ventana.

Las sandalias blancas de tacón le combinaban perfectas con el vestido, pero sobre todo a Hugo le llamaba la atención como se le clavaban los pezones de su madre en el fino tejido, no dejaban ninguna duda que Teresa no llevaba nada debajo del vestido, por si no era suficiente ver como se bamboleaban aquellos cántaros sin sujeción. -Estas preciosa, me gusta como te queda mama, muy apropiado para una comida en familia. La falda un poco larga para mi gusto pero no nos da tiempo de acortarla…. inclínate hacia adelante… veamos el escote mejor-

Teresa se inclinó hacia adelante dejando que su hijo la mirara con descaro el escote de pico, no era exagerado, pero inclinada y sin sujetador con el ángulo adecuado mostraba con facilidad casi la totalidad de los pechos -Bien, no se te salen, pero te tienes que inclinar bastante para que te las vean ….eres una chica lista, seguro que te las apañas para que el compañero de papa te las vea bien…quiero que le pongas bien cachondo, que dejes que te vea bien, las tetas, el culo… si se sienta frente a ti y puede verte bien las piernas, no las cierres, no pongas las manos, abrelas, separa bien las piernas, que pueda verte el coño, calientalo igual que haces con tus clientes, seguro que una puta como tu me entiende bien lo que quiero que hagas, ¿no es así?- preguntó Hugo

Teresa asintió con la cabeza, sabía perfectamente cómo seducir y provocar a un hombre lo hacía cada día en su trabajo, era una maestra de ese tipo de juegos.

-Bien así lo espero… me parece muy paradito, baboso y mirón pero con falta de decisión… Nadie se creería, ni siquiera ese imbecil,  que una zorra como tu quiere seducir a un gordo baboso como él gratis, tu eres una puta y las putas hay que pagarlas. Digamos que por ejemplo 100 euros, tienes que sacarle cien pavos a ese gordo mama, tu veras que tienes que ofrecerle, con tu cuerpo,  para conseguirlos, pero los quiero antes de que se vaya, hoy es tu cliente….-

Teresa estaba aterrada mirando a su hijo, su propio hijo actuaba como un experto proxeneta, estaba obligandola a prostituirse por cien euros, en su propia casa, estando su marido y con un compañero de su trabajo. Pero si tenía alguna duda su hijo terminó por despejarlas…..

No te veo muy convencida mama, quiero que lo hagas motivada, con ganas, como la puta profesional que eres, llevas muchos años zorreando con tus clientes, demuestra que lo sabes hacer,…. Veamos si esto te motiva “si no le sacas cien euros hoy yo le ofreceré que pueda venir a follarte por diez cuando quiera” ¿A que eso te motiva más?. Mejor un mal rato rápido que muchos malos ratos, ¿no te parece? ¿Queda claro?, date una vuelta quiero verte bien-

Teresa asintió de nuevo con la cabeza y se dió una vuelta delante de su hijo. La espalda no era excesivamente escotada, el vestido quedaba bastante suelto por detrás y ajustado a las caderas, el culo se marcaba bastante y fue cuando Hugo se dió cuenta que en  la parte central del vestido por detrás había una costura un poco suelta, un hilo blanco sobresalía y tiró de él, la costura se abrió desde la base del vestido hasta casi la altura de las nalgas. Aquella improvisada raja trasera hacía que de espaldas al menor movimiento se le vieran por completo las piernas hasta el comienzo de las nalgas

-Quédate quieta, quiero comprobar una cosa- dijo Hugo colocándose a la espalda de su madre. Sus manos cogieron la tela del vestido a la altura de la cintura, lo subieron un poco -uhmmm si subimos el vestido un poco y lo sujetamos con un cinturón por ejemplo, se hace mas cortito como me gusta y ¿sabes que pasa entonces que la raja de falda trasera mamá? que te sube hasta la mitad del culo…. así de espaldas se te ve medio culo y….. todo el potorro… joder menuda vista trasera de tu culo y tu coño… levanta a un muerto.  Bueno tampoco nos pasemos el primer día ya tendrás ocasión de lucirlos….dejemos que solo se vean las piernas… ya le enseñaras tu el resto…..! PUTA… al salon! jajajaja…. venga, A TRABAJAR!!-

En el salón Julio esperaba sentado en un silloncito frente al sofá hablando con Roberto que estaba sentado frente a él, en el sofá de tres plazas, en uno de los extremos, unas copas de vino vacías esperaban la botella de vino que estaba abriendo Lucas. 

Lucas ponía la mesa que había acercado  mas a la ventana, una mesa rectangular de seis plazas, en un momento habían calentado un rollo de pavo relleno ya preparado y una gran ensalada central. Una comida fácil y rápida. Lucas esperaba que salieran su hermano y su madre mientras observaba al compañero de su padre.

Julio era un cuarentón obeso, soltero empedernido, vivía con su madre, no se le conocía pareja alguna en su vida, introvertido, solitario, había hecho muchas migas con Roberto su compañero de noches, compartiendo intereses comunes como la literatura.  Pero Julio de puertas adentro tenía una vida privada peculiar, adicto al sexo por internet, pajillero compulsivo, voyeur impenitente, le gustaba imaginarse en el papel de macho dominante al que obedecían en todo mujeres sumisas, cosa que jamás había conseguido, tan sólo era fruto de su morbosa imaginación.

Nada mas verla aparecer en el salón Julio se levantó para saludarla  -Vaya Teresa, estas preciosa…. como siempre. Que envidia me das Roberto por tener una mujer tan guapa-,  Roberto sonreía por los halagos de su compañero a su mujer, realmente estaba preciosa con aquel vestido que él mismo le había regalado no hacía muchos días. -Que bien te sienta el vestido, gracias por ponertelo cariño- le dijo inocente su marido incapaz de distinguir con su vista si llevaba o no ropa interior o si se transparentaba el vestido

Teresa se sentó junto a su marido en el sofá,   Julio de nuevo en el sillón que había frente a ellos.

-Emputecerla con el compañero de papa ha sido buena idea, me da morbo hacer al cornudo mas cornudo con su propio compañero de trabajo.  Si ella supera bien este trago será mucho más fácil que lo haga con cualquier otro que no tenga ninguna relación.- dijo Hugo a su hermano antes de dirigirse al sofá para llevarles una botella de vino recién abierta.

-Mamá porque no le sirves a Julio una copa de vino… la tiene medio vacía… – dijo mirándola fijamente y luego a sus piernas, su madre se había sentado con las piernas cerradas quería que ella se diese cuenta…. con su hermano se sentaron en la mesa del comedor, a la espalda de Julio, desde allí podrían ver la actuación de su madre perfectamente…

Teresa cogió la botella de vino de la mesa, se levantó y se inclinó frente a Julio  para servirle, despacio, colocando el escote frente a los ojos abiertos como platos de Julio, el vestido se ahuecó, el generoso escote de pico dejaba ver casi por completo aquellos pechos gloriosos libres de cualquier sujeción, confirmando la primera impresión de Julio cuando la vió, aquellos pezones clavados en la fina tela no dejaban dudas sobre su libertad….-Pruébalo Julio, dime si te gusta y te sirvo un poco más- dijo picaramente Teresa, manteniendo la postura para que Julio pudiese seguir viendo sus tetas a placer….

-mmm me encanta lo que veo, claro que quiero más…. me lo tomaría todo- dijo Julio sin poder aguantarse

-Esta bien, pero no es para tanto…..caldos como este hay muchos- dijo inocente Roberto sin darse cuenta de cómo su mujer le estaba enseñando las tetas, con descaro, a su compañero de trabajo…

-¿Que no es para  tanto dice? ufff no me cansaría….-insistió Julio visiblemente sofocado por la visión de aquellas tetas… pensando en la cantidad de pajas que les había dedicado imaginándoselas.

Teresa en esos momentos solo pensaba como buena vendedora, en su objetivo, conseguir cien euros de aquel gordo baboso, si no lo conseguía sus hijos eran muy capaces de dejar que la follase a diario por diez euritos y eso no era trago de buen gusto. Decidida a conseguir su objetivo cuanto antes, sin dar importancia a que su marido estuviese sentado junto a ella se acomodó mejor en sofá acercando su culo al borde del asiento y separó las piernas…se estaba exponiendo por completo para él, dejando que viera su coño totálmente desnudo y abierto….a Julio casi se le cae la copa de vino ante aquella exhibición tan descarada del coño de la anfitriona…

-Julio no tengo tu whatsapp… ¿me lo das? .. me gusta compartir chorraditas de las que me envían dijo Teresa, sin inmutarse, ni cerrar las piernas….al tiempo que cogía su móvil dispuesta para agregarle….

-Cariño a mi no me mandas nunca…. -dijo Roberto quisquilloso

-Porque tu no sabes mandar Roberto….yo creo que Julio Si, seguro que sabe mandar…¿Te gusta MANDAR, Julio?- respondió Teresa con ironía y recalcando la palabra

Julio sería gordo y baboso, pero desde luego no era un idiota, entendió perfectamente la indirecta de Teresa, al tiempo que fue consciente de la inocencia de Roberto…“Su mujer enseñando el coño y las tetas buscando quien la mande y el no se entera. Menudo Cornudo Imbécil” pensaba mientras se relamía viendo el chocho de Teresa.  Le costó un poco responder, como queriendo hacerle desear la respuesta a la hembra que se le mostraba con tanto descaro….

-Me encanta mandar Teresa. Anota mi teléfono si te gusta que te manden. No te defraudaré..- dijo Julio diciendo su número que Teresa incluyó en su whatsapp al momento.

-Yo odio los whatsapp, todo el mundo está enganchado con ese maldito programa, no me gusta mandar tonterías …-Insistió Roberto

-A mi sin embargo me encanta… me gusta que me manden. Es cuestión de carácter…. – recalcó de nuevo Teresa

-Bueno pues mientras os mandáis cosas y os bebéis el vino voy a preparar el trabajo que tenemos que hacer Julio y yo después de comer….-dijo Roberto al tiempo que se levantaba del sofá dirigiéndose a su estudio.

Julio sonrió viendo como se marchaba, el cornudo deja el terreno libre para el macho dominante, pensó al tiempo que giraba la cabeza viendo que los dos hijos de Teresa parecían muy entretenidos sentados en la mesa viendo un partido en la televisión. Julio se decidió a mandar el primer whatsapp a Teresa:

-Levántate y sírveme otro vino… quiero ver esas tetas otra vez PUTA!

Teresa sonrió al ver el mensaje, parecía que el gordito se había decidido pronto, el bulto en su pantalón daba buena prueba de que se estaba animando.  Se levantó y repitió la misma escena, despacio, dejando que se recrea mirando el escote, que se animase viendo sus tetas…. ahora tenía que conseguir que aquel baboso excitado soltara cien euros, ese era el objetivo.

Se sentó de nuevo y volvió a separar las piernas, dejando que disfrute de nuevo de la visión de su coño completamente abierto y expuesto… cogió el móvil y mientras se exhibía para él le mandó un primer mensaje, comenzaba un chat caliente separados por apenas dos metros, uno frente al otro.

-Me excita sentirme como una puta sabiendo que mi marido está cerca…saber que un buen macho se calienta conmigo tratándome como una zorra, cobrando por ello para sentirme puta de verdad- click de enviar mensaje, Teresa tragó saliva, aquel gordo baboso le repugnaba, pero lo mismo le ocurría con docenas de clientes y no le quedaba mas remedio que fingir con ellos para conseguir un contrato.

-uhmmm eso me pone mucho, siempre he pensado que eras una golfa…. pero lo de cobrar como las putas ufff, no me importaría pagar para que hicieses todo lo que te dijese…..

-mmm eso es lo que quiero, dame cien euros y hazme sentir asi, tu puta…

-vaya con la puta, cien euros es tarifa de profesional, tendrías que currarlelos mucho, – decía el mensaje con la respuesta de Julio

-por cien euros haría lo que quieras esta tarde… mientras estés en casa… seré tu puta…todo lo que quieras… sin que se entere mi marido claro, ese es nuestro secreto y nuestro morbo, ¿que te parece?- Teresa estaba convencida que por mucho que le ofreciera aquel gordito baboso sería muy fácil de conformar, posiblemente con un polvo rápido de cinco minutos tuviese suficiente.

-Acepto. Si cumples lo que dices. Con las siguientes condiciones. 1.-Si te los doy “harás lo que quiera esta tarde..mientras esté en tu casa.. serás mi puta…. todo lo que quiera.. sin límites. ¿aceptas?-

-Acepto- respondió  convencida Teresa

-Segunda condición: quiero que después de comer te las apañes para que tus hijos se vayan de casa. Sería complicado con ellos cerca.

-Acepto. Les daré los cien euros a ellos para que se vayan de casa. Seguro que están encantados si lo hago…

-Tercera y última. Ve a buscar un folio en blanco y un rotulador, te metes en el baño y escribes con letras grandes en tres líneas “Soy Teresa, mujer de Roberto. SOY UNA PUTA. Boca, coño y culo por 100 euros.”, después te quitas el vestido, te sientas en el borde de la bañera, coges el cartel con las dos manos, sujetándolo a la altura de tu vientre, las piernas muy separadas, que se vean bien las tetas y el coño completamente. Cuando estés lista me llamas diciendo algo así como “¿Julio puedes venir a ayudarme?, se ha atascado el grifo”.  Yo iré y te haré unas fotos rápidas, de frente y de espaldas abriéndome el culo con las manos. Esas fotos serán mi seguro, si no cumples esta tarde, haciendo todo lo que te pida, se las enseñare a tu marido. Quiero tener una garantía de que cumples lo que dices.

Teresa leyó la tercera condición, no le hacía ninguna gracia que aquel tipo le hiciera fotos desnuda y menos con aquel cartel, pero si se negaba y no conseguía los cien euros sus hijos eran capaces de cumplir su promesa y ofrecersela a aquel tipo por diez euros. -Acepto. pero me tienes que prometer que antes de que te vayas de casa borraras las fotos de tu móvil-.

-Tienes mi palabra

Teresa se levantó y fue a buscar un folio con un rotulador, metió en el baño y poco después llamaba a Julio tal como habían quedado…esperaba en el baño completamente desnuda, tan solo con las sandalias blancas de tacón, el cartel sujeto por sus manos en el vientre, abierta de piernas mostrando su sexo completamente abierto y sus tetas expuestas, instintivamente bajó la cabeza….

Julio entró y cerró la puerta tras él, -no bajes la cabeza, levántala, mírame PUTA-

Teresa obedeció mientras él hacía varias fotos con el móvil, -dame el cartel, date la vuelta, inclínate hacia adelante y ábrete las cachas con las manos, quiero verte bien el ojete y el coño-

De nuevo obedeció, mientras Julio colocaba el cartel sobre su espalda y hacia varias fotos desde distintos ángulos. -Que buena estás zorra, te follaría aquí mismo- dijo Julio guardando el móvil  y comenzando a sobarla por todas partes, un manoseo rápido del culo, el coño y las tetas que le supo a muy poco cuando Teresa le apartó las manos…..

-Primero el dinero…. me debes cien euros- le dijo

-Tienes razón ahora te los daré, vístete, te espero fuera….- Julio satisfecho salió del baño, casi topándose con Roberto que estaba impaciente por comer y ponerse a trabajar con Julio.

-Bueno,  ¿comemos o que? – preguntó ansioso Roberto viendo salir a Julio del baño

-Claro, cuando queráis…. por cierto Roberto, necesito un favor… ¿Podrías dejarme cien euros?, te los devuelvo mañana, he olvidado coger dinero y no me gusta ir sin nada

-Claro hombre, no te preocupes, voy a buscarlos – dijo inocente Roberto, que lo último que podía imaginar que con aquel dinero su amigo pensaba pagar los servicios de su mujer.

Roberto fué al dormitorio y regresó al momento con los cien euros en la mano entregandolos a Julio -Aqui tienes amigo, devuelvemelos cuando puedas…-

-Tranquilo, es una inversión segura.. pienso multiplicarlos esta tarde..-dijo Julio con sorna.

Los cinco se dirigieron hacia la gran mesa rectangular del salón, Roberto sentado en la presidencia, a su derecha Julio, a su izquierda su hijo mayor, al lado de Julio Teresa y frente a ella su hijo menor.

La mesa pegada al gran ventanal del salón irradiaba de luz la estancia y hacía que el vestido de Teresa transparentarse por completo su figura, especialmente aquellas areolas oscuras tan grandes que enmarcaban los dos poderosos pitones de sus pezones a punto de rasgar la fina gasa del vestido…

-Sirvenos Teresa por favor – pidió Roberto, haciendo que Teresa se levantase de su silla y comenzase a servir los platos repartiendo la comida. Julio aprovechó la ocasión haciendo una pelotita con los dos billetes que llevaba en la mano y disimuladamente deslizó su brazo bajo el vestido de Teresa para introducirlos con habilidad en la raja de Teresa,  ella no pudo disimular soltar un suspiro al notar aquella mano maniobrando bajo su vestido y meterle algo en el coño.

-Deuda pagada- dijo Julio con toda naturalidad, frase que no entendieron los demás salvo Teresa que adivino lo que había metido en su coño.

-¿Que quieres decir?- preguntó Roberto

-Es algo que se dice en mi pueblo cuando una mujer suspira, significa satisfacción, quitarse el peso de una deuda por ejemplo….otras veces significa contraerla… saber que debes algo te hace suspirar…¿Tu porque suspiras Teresa?¿Debes algo?- preguntó irónico Julio

-Todos debemos algo…. yo siempre pago mis deudas.. – dijo Teresa sin cortarse 

La comida transcurrió sin grandes incidentes, salvo los manoseos de Julio bajo el mantel a las piernas de Teresa. Al terminar la comida Teresa se levantó para recoger la mesa aprovechando discretamente para hablar con su hijo pequeño. Hugo se guardó los cien euros y dijo en voz alta que pasarían la tarde en el centro comercial con su hermano, querían ir al cine.  No tardaron mucho en marcharse, Teresa suspiro aliviada de no tenerlos allí, se sentía mucho más cómoda sin estar ellos presentes. 

Durante unos minutos Julio parecía ausente de todo, centrado en su móvil, no dejaba de chatear con alguien. Roberto parecía impaciente por comenzar a trabajar en su novela y necesitaba las traducciones de Julio para su trabajo.

-Bueno nos ponemos con lo nuestro Julio, hay mucho trabajo de traducción que necesito tu ayuda ¿vas a dejar el móvil ya?- pidió Roberto ansioso por su maldita novela.

-Tranquilo Roberto, estaba chateando con un amigo muy bueno para las traducciones que necesitas, le he pedido que venga, va ha ser de mejor ayuda que yo. Sabes que me preocupo mucho por ti, no creo que tarde.

-Ahhh que bien, gracias amigo, estoy atascado por esas malditas traducciones para referenciar bien mi trabajo… no se como podré agradecerte tu ayuda…

-Jajajaja no te preocupes… lo hago por mi tambien. Se que son varias horas de trabajo lo que costará hacer lo que me pediste… mi amigo no nos cobrará nada por hacerlo y es muy bueno en eso…. pero yo… pienso saquearos la nevera y el mueble bar…. esta tarde juegan un par de partidos que me encantaría ver…. me gustaría acomodarme en ese sofá espléndido que tenéis.

-Claro Julio,… como si estuvieses en tu casa…. Teresa ahí donde la ves también es aficionada al deporte, yo para nada… pero con lo cansada que está hoy, seguro que se queda dormida… no creo que te haga mucha compañía…

———————————————————————-

EL JEFE Y LOS COMPAÑEROS DE ROBERTO SE PRESENTAN EN CASA

De repente sonó el móvil de Roberto, era Paco el jefe de recepción

-Hola Roberto, buenas tardes, perdona que te moleste chaval, habíamos quedado con Julio y los chavales de recepción del turno de la mañana para ver el partido pero me ha mandado un mensaje Julio para decirme que lo ve en tu casa. Salimos ahora del curro y como vives tan cerca del hotel  ¿No te importará si subimos a verlo en tu casa?.. podemos llevar unas bebidas y algo de picar. Ya me ha dicho Julio que tu tienes mucho curro, tranquilo… tu a lo tuyo. Es que los partidos en buena compañía son mucho mas entretenidos.

-Claro jefe, encantado, será un placer. Ya me dijo Teresa el mes pasado que usted le había ayudado mucho presentándole al Director del hotel para los seguros. Le está muy agradecida.

-De nada Roberto, fue un placer. Tienes una mujer que se lo merece todo. Entre nosotros….le causó muy buena impresión al Director, los próximos días la llamará para negociar mas seguros. Ya me encargaré yo de allanar el terreno. Y entre nosotros querido Roberto quedo muy satisfecho de su imagen y estilo, como sabes además de ser el director es el propietario del Hotel y vive en la suite del piso superior. Me ha encargado que escoja los uniformes de sus doncellas personales, es una cuestión delicada, ya sabes lo exigente que es y tiene un gusto muy personal. Me sería de gran ayuda la opinión de Teresa.

-Vaya, pues muchas gracias Jefe, que contenta se va a poner Teresa cuando se lo diga. Seguro que ella se lo agradece cuando le vea y lo de los uniformes estará encantada, es una apasionada de la moda… si que es verdad que tiene mucho gusto.- Respondió encantado y orgulloso Roberto.

-La verdad es que eso sería de gran ayuda, acabo de recoger uno de los uniformes con algunos complementos, su opinión sería importante, pero para decidir necesitaría pedirle el favor que se los probase… me parece un poco de atrevimiento por mi parte pero no conozco ninguna mujer con mejor gusto que la tuya… querría tu opinión…no me gustaría incomodarla…….

-Claro que no, Teresa estará encantada de probarselos…es difícil decidir un uniforme sin verlo puesto…

-Sería un gran favor, además podría hacer unas fotos y mandarlas al Director para que diese su aprobación. Sería un punto a tu favor, que el Director seguro tendría en cuenta, yo defiendo tu trabajo…. pero ya sabes que a veces ciertas decisiones se toman desde arriba….Hoy en día nadie tenemos el puesto de trabajo garantizado…

Roberto tenía un nudo en la garganta, su puesto de trabajo podía correr peligro como se temía desde hace un tiempo, su vista era cada vez peor y no era la mejor carta de presentación para estar en una recepción.  Era el único trabajo que sabía hacer, llevaba toda la vida trabajando en aquel hotel, habían comprado su piso allí por estar tan cerca… a su edad… sin una cualificación sería muy difícil encontrar trabajo tal como estaban las cosas.  Aquel miedo le atenazaba desde hacía bastante tiempo consciente de sus limitaciones.

-Lo comprendo Jefe, lo comprendo y le agradezco mucho su ayuda…. no se preocupe por nosotros no será …. puede contar con Teresa para que se pruebe lo que haga falta y por supuesto puede hacer las fotos que necesite para el Director  y que él pueda tomar una decisión……

-Muchas gracias Roberto Pero lo dicho, tu a lo tuyo, se que tienes mucho trabajo… no queremos molestar.

Roberto dentro de su intraquilidad estaba muy contento de que su jefe tuviera esa familiaridad y confianza con él para autoinvitarse a su casa, estaba convencido que quería ayudarle de corazón a mantener su puesto de trabajo. Ahora le tocaba a él no decepcionarle y para ello la ayuda de su mujer parecía decisiva. 

Les contó a Julio y Teresa la conversación, los últimos meses había llegado a pensar que su puesto de trabajo corría peligro por la miopía, pero después de aquella llamada se sentía mas seguro y con mas confianza. Gracias a su mujer, Teresa, podría destacar directamente ante el Director del Hotel… para ello era muy importante la ayuda de su Jefe, su opinión, su influencia con el director…..

-Están muy contentos contigo en el hotel Teresa, tienes que hacer de buena anfitriona esta tarde, yo no valgo para esas cosas, sabes que soy muy torpe y me pongo nervioso enseguida. El jefe nunca ha estado en mi casa. es muy exigente, autoritario, pero buena gente si no le llevan la contraria, no le discutas sus opiniones, siguele la corriente en todo…. por favor…. es muy importante para mi.

-Tranquilo Roberto, yo la ayudo en lo que haga falta, tu a lo tuyo en tu estudio, cuanto menos aparezcas mejor ya sabes lo puntilloso que es el jefe, deja las relaciones sociales en manos de Teresa que es una magnífica vendedora.

Teresa en ese momento solo pensaba en levantarse para cambiarse de ropa, no quería que el Jefe de su marido la viese tal como iba….

-Bueno yo voy un momento a cambiarme de ropa

-Ni hablar cariño, estas preciosa con ese vestido blanco, no quiero que te cambies. Quiero que le causes muy buena impresión….te necesito.. tienes que hacer que quede muy contento con eso de los uniformes…su opinión me puede ayudar mucho cariño…. por favor…

-Tu marido tiene razón Teresa, es muy importante que te lo ganes, su opinión es decisiva para el trabajo de Roberto. La relación con el jefe es fácil, solo tiene un secreto, hacer todo lo que él dice, no discutirle lo que pide ni su opinión, así todo va bien….le gustan las personas dóciles, sumisas…solo tienes que ver a tu marido. Así que muérdete los labios si hace falta pero no le lleves la contraria…¿verdad Roberto?

Roberto asentía con la cabeza -Es cierto Teresa, tenemos una deuda con él, se amable por favor. Es muy exigente en todo, haz lo que pida, procura complacerle, me juego mi trabajo y tu negocio en el hotel-

Julio sonreía de ver tan nervioso a Roberto  -No te preocupes Roberto, Teresa es una profesional, eficiente y muy complaciente con sus clientes. El jefe no tendrá queja, seguro, ¿Verdad Teresa?-

-Tranquilo cariño, no te preocupes por nada…-Dijo Teresa viendo lo estresado que se había puesto su marido

Pocos minutos después sonó el timbre de casa…. Roberto se levantó  para abrir la puerta, en el rellano tres hombres trajeados y un chaval joven.

-Que tal Roberto… nos hemos encontrado a este  chaval subiendo, se llama Manuel, nos ha dicho que es amigo de Julio, traductor, creo que viene a trabajar contigo esta tarde..-dijo Paco el jefe de recepción, un tipo cincuentón, alto, moreno, bien conservado, con pinta de serio.  Le seguían con traje, el uniforme del hotel, Gerardo a punto de jubilarse como recepcionista y Tobías un chaval veinteañero recién incorporado al turno de mañanas.

-Adelante, adelante… por favor… estáis en vuestra casa..- dijo Roberto, sin poder ocultar su estado de nerviosismo.

Paco entró en el salón, saludando con familiaridad a Teresa que se acercó a recibirlos…..

-Perdona la intromisión en vuestra casa Teresa… donde hay confianza… da asco… ya se sabe.  Hemos traído unas cositas para picar y algo de bebida… para ver el partido…¿te gustan los deportes?..Roberto creo que los odia … jajajaja

-Si me encantan…. mi marido prefiere sus libros y su ordenador

-Pues nada Roberto… tu a lo tuyo…creo que tienes mucho trabajo -el tono en el que lo dijo sonó a un “vete y no molestes”, Roberto después de tantos años conocía bien aquel tono de su jefe

-Si, si, claro don Paco…. está en su casa…acomódese…Teresa se queda con ustedes para lo que necesiten…lo que sea… con confianza… lo mío es suyo Don Paco..- dijo Roberto en actitud completamente sumisa, tan solo le faltaba hacer una reverencia, sus gestos y actitud parecían más del siglo 19 que del 21

Don Paco, el jefe de recepción, tenía 55 años, acostumbrado a dirigir el departamento con mano de hierro y actitud paternalista, sonreía cínicamente escuchando a su empleado, Roberto. 

En actitud cariñosa cogió de la cintura a Teresa mirando fijamente a Roberto que bajó la cabeza -Te tomo la palabra Roberto, ya tenía ganas de conocer mejor a Teresa, … siempre que la he visto venía por trabajo al Hotel, .. el Director parece que está muy contento con ella. –

-Se la ve una mujer muy capaz… con empuje… predispuesta….bien dotada…lista, que sabe aprovechar las oportunidades, esto me gusta… -Dijo Don Paco, recreándose en cada una de las palabras, como pronunciandolas a cámara lenta… al tiempo que su mano se deslizaba de la cintura de Teresa bajando a sus nalgas y acariciandolas por encima del vestido con descaro. -mmm si, me gusta mucho…. has tenido mucha suerte de encontrarla Roberto…. parece una mujer muy dispuesta a sacrificarse por ti…..-

Teresa aguantaba estoicamente de pie, sin un solo gesto, notando aquella mano que le manoseaba descaradamente el culo delante de su marido, con una frialdad que daba miedo. Incapaz de decir nada por las consecuencias que tendría para su marido, su falta de reacción hacía que aquella mano se volviese mas osada por momentos, su silencio estaba dando un consentimiento tácito al abuso que estaba sufriendo, era consciente…Aquellos dedos expertos del jefe de su marido ya habían encontrado la raja de la falda y se deslizaban dentro del vestido…. 

Julio y los otros dos compañeros de Roberto veían la escena colocados a la espalda de Don Paco y Teresa… Roberto  y el chaval traductor, frente a ellos, completamente ajenos a los manoseos discretos y descarados del Jefe de Recepción.

Los halagos de su jefe a su mujer hacían que Roberto se fuese tranquilizando, ya no le temblaba la voz como hacía  unos minutos. -Si, Don Paco, he tenido mucha suerte con Teresa…. es una mujer muy sacrificada por su familia..siempre dispuesta y complaciente… no le defraudará- decía Roberto mirando a su mujer

-No me cabe duda Roberto…esta tarde voy a ponerla a prueba… ¿le has dicho que soy muy exigente?.. todos los que trabajan para el Hotel me gusta que lo den todo…- mientras lo decía su mano ya se había perdido bajo el vestido de Teresa y acariciaba la entrepierna, manoseando el culo y el coño de la mujer de su empleado. Teresa aguantaba aquella humillación delante de su marido, lo mejor que podía, angustiada, comenzando a sudar.. y sin poder evitar aquel pequeño suspiro al notar como dos dedos del jefe de su marido se había metido en su coño y la estaban masturbando…

-No se preocupe Don Paco, Teresa se entrega como nadie …. lo da todo… no tendrá queja…. ¿verdad que si cariño? – preguntó el pobre Roberto a su mujer

En medio del salón, delante de los compañeros de trabajo de su marido, Teresa estaba siendo masturbada por el jefe de su esposo, metiendo y sacando  los dedos en su coño al tiempo que frotaba su clítoris con maestría, unos dedos expertos que se habían deslizado por sus nalgas y metiéndose bajo el vestido. 

El miope de su marido delante de ella no se daba cuenta de nada.. aquella situación estaba comenzando a ser grotesca .. al tiempo  que estaba excitando y de que manera a los tres espectadores que a la espalda de Teresa no perdían detalle, consiguiendo que tres vergas estuvieran ya duras como palos.

Julio se dió cuenta que Teresa estaba bloqueada por la situación, que no era capaz de responder a su marido, temió por un momento que se no aguantara la presión y se viniera abajo.  Dió dos pasos al frente y se puso en el otro costado de Teresa, cogiendola también por la cintura -Tranquilo Roberto, Teresa está en buenas manos… ¿Verdad que si Teresa?- Dijo Julio elevando el tono para hacer reaccionar a la mujer de su amigo al tiempo que su mano se deslizaba por el costado de Teresa, subiendo para acariciar un pecho desde atrás..

¿buenas manos?, pensaba Teresa, una la estaba masturbando el coño metida bajo su vestido y ahora otra, la del que su marido suponía su mejor amigo, le metía mano en la teta desde atrás presionando con fuerza para forzarla a responder..-No te preocupes Roberto…Don Paco..no tendrá queja..- Dijo Teresa por fín, 

Haciendo un gran esfuerzo en contenerse, mordiéndose los labios, sin poder evitar que la sensación de humedad inundara sus bajos.. aquel cerdo, el Jefe de su marido estaba consiguiendo excitarla con sus tocamientos, Teresa estaba a punto de alcanzar un orgasmo y su cuerpo se encogió de repente ..

-¿Te encuentras bien cariño? Tienes mala cara… se me olvidaba que hoy estas un poco resacosa…. ¿tienes ardores.. de estómago? – preguntó inocente Roberto

-Lo mejor para la resaca es una buena copa… recuperar el nivel de alcohol hace que el cuerpo se resienta menos.  Pero tiene razón tu marido…yo creo que son ardores…tengo un calmante estupendo… verás como te sienta bien.- Dijo Don Paco con tono irónico.

.-Igual tienes algo de fiebre Teresa… ¿Quieres que traiga el termómetro?- pregunto inocente ´Roberto

-Tranquilo amigo, ahora mismo le tomamos la temperatura… yo creo como Don Paco que son ardores…¿Te notas caliente Teresa?- dijo Julio sin poder evitar el tono burlón, que provocó risitas entre todos menos en el infeliz marido

-Si, un poco..- respondió Teresa con la respiración agitada, estaba a punto de correrse allí mismo, de pie, delante de todos…no podría contenerse si aquella mano no cesaba en sus caricias, masturbandola con saña, tenía el coño a punto de reventar

-Bueno Roberto, te estamos entreteniendo y tu tienes muchas cosas que hacer… – dijo Don Paco con su tono seco y serio habitual que Roberto distinguía perfectamente

-Si, es verdad, estaré en mi estudio… – dijo Roberto sin atreverse a levantar la cabeza y dándose la vuelta para dirigirse hacia el pasillo. Justo el tiempo necesario para que Teresa no pudiese contener mas el orgasmo, su cuerpo se doblara hacia adelante, conteniendo el jadeo pero sin poder evitar que sus flujos comenzaron a brotar de su sexo, un abundante chorro que dejaba un charco en medio del salón cuando se escuchó cerrar la puerta del estudio de su marido.

Las risotadas de los cuatro inundaron el salón, Teresa en cuclillas en el suelo recuperaba la respiración.. los cuatro hombres a su alrededor formaban un pequeño círculo.

-Jajaja pues si que estaba caliente la señora, si señor, muy caliente… casi se corre delante de su maridito la puta de ella… mirad que mano me ha dejado… empapada… chorreando… Lameme los dedos perra… chupamelos bien -dijo Don Paco acercando su mano a la boca de Teresa.

-Lame perra, lame… ¿No has oído a Don Paco?- Decía Gerardo, un vejestorio a punto de jubilarse, el perro fiel y obediente del jefe de la recepción.

-¿Habéis visto cómo nos ha recibido?, la golfa no se corta delante de su marido, meneando las tetas, sin bragas, sin sostén… menuda zorra esta hecha- añadió Tobias el mas joven del grupo 

Acosada por los cuatro hombres que la rodeaban, en medio del salón de su casa, Teresa no veía otra opción que obedecer, de rodillas en el suelo, sobre un charco de sus propios flujos al correrse, cogió aquella mano del jefe de su marido  y se puso a lamer…

-Muy bien perrita, muy bien, déjamela bien limpia, chupa, … eso es … así muy bien putita muy bien…. ahora quiero que lamas el suelo..limpia esa corrida tuya guarra… limpiala bien…-insistía Don Paco

Teresa estaba muerta de miedo, temblando… la angustia recorría su cuerpo.. no la dejaba pensar…. incapaz de reaccionar… se había quedado de rodillas, quieta…cuando sintió la mano del jefe de su marido agarrandola del cuello y haciéndola bajar la cabeza hasta el suelo….-Te he dicho que lo limpies con tu boca de puta…OBEDECE GUARRA!!- volvió a increpar Don Paco

Teresa de rodillas, apoyándose en sus manos y con la cara pegada al suelo comenzó a lamer su propia corrida… una mano le subió el vestido, echándolo sobre su espalda, dejando su culo completamente al aire, un pie golpeó en la parte interior de sus sandalias para que separa mas las piernas..-¿Tenía o no tenía razón? ¿Habéis visto que culo y que coño tiene esta zorra? y esperad a verle las tetas al natural…espectaculares. Bueno que me decís, ¿Merece la pena o no los cien euros?… venga ratas… sacad la pasta joder- Decía orgulloso Julio a sus compañeros…

Los tres hombres sacaron sus carteras y dieron sus cien euros a Julio… Teresa hizo ademán de levantar la cabeza para decir que eso no era lo acordado con Julio.. pero este vió sus intenciones antes de que pudiese hablar..-Harás todo lo que te diga esta tarde, mientras esté en tu casa, TODO, ese es el acuerdo, no lo olvides PUTA- le recordó Julio

-Bien chicos yo creo que nos toca rentabilizar la inversión…barra libre de puta- dijo el Jefe de Recepción sacándose la polla y colocándose a la espalda de Teresa entre sus piernas -Empezaremos por probar este coño empapado… uhmmm que bien entra- con suma facilidad aquella verga tiesa, no muy gruesa pero bastante larga entró en el coño de Teresa a la primera embestida y comenzó a follarla con ganas…

Gerardo el vejestorio del grupo se pajeaba viendo a su jefe follarse a la mujer de su compañero, a su edad la erección no era muy consistente, su pequeña verga casi flácida recibía fuertes tirones de aquellas manos temblorosas, pero su cara de salido, su voz entrecortada por la excitación daban a entender que ya contaba con ello…-Yo me conformare con unas chupaditas…comemela Teresita, comesela a Gerardo… -decía el viejo arrodillado en el suelo frente a la cara de Teresa que aguantaba las embestidas de Don Paco resignada.

-Nunca olvidaré cuando vinimos a visitarte después de parir a tu segundo hijo….ver como le dabas de tetar en aquel viejo sillón que había ahí mismo… mmm..tenías las tetas hinchadas..rebosantes de leche.. todos los compañeros de tu  marido viendo como lo hacias sin cortarte lo mas mínimo. Aquella batita de estar por casa, corta, que dejaba ver casi por completo tus piernas sentada en el sillón, despreocupada , ajena a nuestras miradas, que se clavaban en tus piernas esperando un descuido que afortunadamente se produjo y por fin las separaste para poder ver aquellas braguitas blancas…. mmmmm… La de pajas que me he hecho estos años recordando ese dia… tus tetas de parturienta, aquella braguita blanca…. joder  que buena sigues estando Teresa… mmm sigue chupando Teresa, sigue chupando… vas a ponermela durita….sacale la leche al viejo Gerardo… sacasela que hace mucho que lo está deseando uhmmm-

Teresa chupaba la pija flacida de aquel viejo mientras recibía las embestidas en su coño de Don Paco, el jefe de su marido no tardó en vaciarse en aquel coño jugoso, receptivo, le costaba reconocerlo, pero la reciente corrida la había dejado cachonda, seguía caliente….noto como aquel macho la desmontaba después de correrse y unos instantes después aquel hueco en su espalda lo ocupaba Tobías, un macho joven, de la edad de su hijo mayor ansioso por probar el culo de aquella madurita cachonda. No se lo pensó dos veces, apuntó, apoyó la verga en la entrada del culo, aquel ojete varias veces follado en las últimas horas se abrió con facilidad y la poderosa verga del chico fue ocupando el hueco, llenando el culo de Teresa de una vigorosa polla juvenil.-mmm vaya culo mas rico… no te van a faltar clientes.. te lo aseguro.. cuando el resto de los empleados del hotel vean tus fotos en el baño harán cola para follarte jajajaja-decía Tobias.

Don Paco sentado en el sofá miraba la escena fumando un cigarrillo post coito, -Tobías tiene razón, todos van a querer follarse a la mujercita de Roberto pero primero tendrás que contentar al Director..le pusiste cachondo el otro día con aquel escote tan generoso … me dijo que lo dejaste empalmado..menuda sorpresa que se llevó el día que se enteró que eras la mujer de Roberto, no se lo podía creer-

Teresa caliente por el orgasmo reciente estaba a punto de correrse de nuevo mientras era enculada por aquel semental joven que la metía y sacaba con furia de su culo. Se mordió los labios con fuerza, intentando contener el grito cuando le sobrevino el orgasmo que recorrió todo  su cuerpo, volviendo a encharcar el suelo bajo sus piernas.

Aquella escena terminó de motivar a Tobías, -correte puta, correte… menuda golfa estas hecha- le decía  el chaval que no aguantó más y sacando la polla del culo de Teresa se vació sobre sus nalgas desnudas, un abundante chorro de leche espesa que comenzó a deslizarse por sus muslos goteando el suelo. -Vaya culazo tiene joder.. menudo polvo mas rico- decía satisfecho el chaval enfundando la verga flácida en su pantalón. En ese momento el viejo Gerardo se vació en la boca de Teresa, una corrida pequeña nada que ver con la lechada del joven semental pero para el viejo a punto de jubilarse aquello era mucho mas de lo que esperaba.

-Me habéis dejado a la perra toda pringosa- se quejaba Julio que era el único que no la había follado….-Levántate, limpia el suelo de nuevo y ves a ducharte… te quiero fresquita para mi….toma ponte esto de la bolsa cuando vuelvas… no tardes… ponte todo lo que hay en esa bolsa.. TODO. Y solo eso, nada más. ¿Entendido puta?-  Teresa asintió a las palabras de Julio, -venga, ligera, no tardes, que no tenga que ir a buscarte….-

-No te quejes Julio, tienes toda la tarde para hacer lo que te dé la gana con ella… venga sirve unas copas y pon el partido- ordenó Don Paco

—————————————————

EL CORNUDO

Julio no tardó en preparar unas copas para todos, poner la televisión… el partido estaba comenzando, los cuatro se acomodaron en el sofá y los sillones..de repente unos pasos tras ellos hicieron que todos giraran la cabeza.. todos imaginaron que era Teresa que volvía cambiada ……. pero era Roberto, su marido.

-¿Que tal el partido? … voy a coger unos refrescos, el pobre Manuel está sudando la gota gorda con las dichosas traducciones…¿Y Teresa.. dónde está?. dijo Roberto

Don Paco fue el primero en responder -Joder Roberto que susto nos has dado, pensábamos que te quedarías en tu cuarto toda la tarde…. Teresa se está probando los uniformes nuevos-

– Ahh que bien… tengo curiosidad por verlo- dijo Roberto

Los cuatro se miraban entre si, daban por supuesto que el cornudo no saldría de su cuarto, Don Paco tomó de nuevo la iniciativa -Igual a Teresa no le gusta que la veas de doncella Roberto, se puede sentir incómoda….- pero no le dió tiempo a terminar la frase, el ruido de tacones avanzó la entrada de Teresa en el salón….

-Pero… pero ¿que es eso? ¿que ropa te has puesto?- a pesar de la miopía Roberto tenía que haber sido ciego para no ver como iba vestida su mujer…..

Zapatos negros de tacón de aguja de quince centímetros, medias negras altas al muslo que dejaban ver las tiras de un liguero  que se metía bajo una micro falda negra, con mucho vuelo, sobre ella en la parte delantera un delantalito blanco, muy pequeño, mera decoración…Una blusita negra, ceñida, abotonada delante, con blonda blanca en el cuello y las mangas, el escote redondo de la blusa era tremendamente exagerado, dejando casi por completo a la vista las tetas de Teresa que botaban al menor movimiento a punto de salirse. En el cuello, un collar ancho de cuero negro, alto, parecido a un collar de traumatología, con un aro delante y otro detrás, en las muñecas y tobillos algo parecido a muñequeras de cuero negras con un aro cada una….. es espectáculo era digno de un club sado, y allí estaba Roberto contemplando a su mujer, vestida de esta guisa, expuesta para su Jefe y compañeros de trabajo.

-¿Algún problema Roberto?- ¿No te gusta el uniforme que el Director a escogido para sus doncellas?- Dijo Don Paco elevando el tono y con gesto de pocos amigos.

-Pero jefe… ¿no ha visto a mi mujer?… va medio desnuda…

-¿Y a quién le interesa tu mujer? puto engreído de mierda…Hablamos de los uniformes de las doncellas del Director, ¿Quien eres tu para juzgar si le gustan de una u otra manera?, tu no eres nadie para opinar sobre los gustos del Director del hotel, NADIE me oyes, EL, querido amigo, es el puto propietario, que nos paga la nómina a todos,  A TI incluido … se trata de mandarle unas fotos, para que vea si la ropa y los complementos que ha escogido son de su agrado… tu mujer es solo el maniquí que los lleva, Teresa lo hace encantada porque sabe que es una gran oportunidad, para ella, pero sobre todo, PARA TI ..- el responso era de campeonato, Roberto estaba asustado y al mismo tiempo avergonzado de ver a su mujer en aquella situación estaba sin palabras.

-Me decepcionas Roberto,.. estás poniendo en duda la profesionalidad y honorabilidad de tu propia esposa….Teresa que es un encanto, que lo hace todo por ti, para  que mantengas tu trabajo y puedas seguir escribiendo esa maldita novela.. que vergüenza!!! No la mereces… – el silencio se hizo en el salón

-Solo digo que no me gusta que se exhiba así para nadie…- se atrevió a decir Roberto.

-Pero no te das cuenta que hay modelos que hacen lo que está haciendo tu mujer… que cobran un dineral… y que ella solo lo hace por ayudarte… debería dedicarse a esto, tiene un cuerpazo… ¿no lo ves?…MÍRALA JODER… parece que te de verguenza tu propia mujer…Que la mires ostia..  FIJATE BIEN… esas piernas, ese culo y esas tetas son para presumir de ellas, no para avergonzarse como tu ¿ME entiendes paleto ? Eres un becerro, un pueblerino… debería despedirte ahora mismo.

-Yo, yo… lo siento… creo que se han malinterpretado mis palabras…. perdona Teresa, no quise dudar de ti….fue solo  un pronto…. -Roberto se sentía atrapado y con mucho miedo por el tono y las palabras de su jefe, estaba acostumbrado a que le tratase así en el trabajo, las humillaciones de Don Paco eran constantes en la recepción,  ¿pero en su propia casa, delante de su mujer y de sus compañeros de trabajo?.  

Roberto miraba de reojo a su mujer que como él estaba en silencio,  con la mirada fija en el suelo, sin atreverse a levantar la cabeza. Don Paco, de pié, frente a él, paseaba a su alrededor mirándole fijamente, como un León observa a su presa antes de cazarla.  Roberto se dió cuenta que en ese momento de humillación, de vergüenza, de rabia, de miedo, de nervios, de todas aquellas sensaciones y sentimientos que se apelotonaban en su cabeza, que le producían una sensación de ahogo terrible, de falta de respiración, por encima de todo aquello se dio cuenta que sentía algo mas… sentía excitación, tenía la polla dura.

La realidad era que Roberto se había empalmado de ver a su mujer delante de su Jefe y sus compañeros de trabajo con aquella indumentaria tan sexy, tan provocativa. Fue consciente en ese instante que la verga le dolía de dolor por la erección brutal que tenía y en unos instantes pasaron por su cabeza todos aquellos comentarios que le hacía su compañero Julio en el trabajo sobre su mujer.

Roberto recordaba las veces que se había pajeado en el baño de la recepción después de oírle decir  cosas así: “que buena esta tu mujer, vaya tetazas tiene.. como marca el culo, tiene que levantar las pollas allí por donde pase…¿te la follas todos los días?, una hembra así necesitará mucha verga para estar satisfecha, cuentame como es en la cama Roberto, ¿le follas el culo?”.  Con los años los comentarios de Julio sobre su mujer, subían cada vez mas de tono y el cada vez se excitaba mas al escucharlos imaginando situaciones…. como la que estaba viviendo en aquel momento, su mujer expuesta para todos.

Don Paco le seguía observando, escrutando cada gesto, sus sagaces ojos se percataron al momento de la situación, el bulto en la entrepierna de su empleado era tan revelador como un libro abierto..-Jajajaja estas empalmado Roberto, te la ha puesto dura ver a tu mujercita vestida así para nosotros…. reconócelo … te gusta ser un cornudo, ERES UN CORNUDO.-

Aquello era superior para Roberto, no podía controlar su excitación, las palabras humillantes de su jefe habían sido el detonante, sus fantasías íntimas en las que se imaginaba a su mujer como objeto de placer de otros hombres parecían hacerse realidad y él se veía incapaz de negarlas, totalmente incapaz.

Don Paco se dió la vuelta y fué hacia el sofá, en la bolsa que había traído la ropa para Teresa guardaba alguna cosa mas, saco una correa de cuero negra  terminada en un mosquetón de acero. Se acercó de nuevo a Roberto y se la dió -Ponle la correa a la perra, sujeta al collar y cederla..lo estas deseando cornudo-

Roberto incapaz de negarse, cogió la larga correa negra de cuero y la ajustó a la anilla de acero que llevaba el collar de su mujer, bajando la mirada, incapaz de hacerlo mirando a los ojos a su esposa.

Teresa no daba crédito a lo que veía su propio marido le estaba poniendo una correa, como si de fuese una perra, una mascota que se entrega a su dueño, ¿eso era ahora para su marido?.. no tardaría en escucharlo de sus propios labios, no tardó en sentir el tirón de la correa  que la hizo avanzar varios pasos cuando Roberto sumiso se la entregó a Don Paco.

-Muy bien Roberto, asi me gusta, obediente, pero tienes que decirlo, “Aquí tiene a su perra, jefe. Es suya”, repitelo cornudo, dimelo- El tono de voz, la mirada, la actitud, el gesto, no dejaban alternativa para Roberto, jamás en la vida se había sentido tan intimidado, tan en la obligación de obedecer..y sorprendentemente aquello le estaba produciendo placer, un inmenso placer, a punto de correrse sin tocarse en el momento de darle la correa a su nuevo dueño.

-Aquí tiene a su perra, jefe. Es suya- dijo Roberto

-Muy bien cornudo, asi me gusta- dijo Don Paco, pero la mirada del hombre ya no estaba en Roberto. Observaba a Teresa, su reacción,  la respuesta a su entrega, aquella hembra tan deseable podría aceptarlo o negarse. La mano firme de Don Paco tiró de la correa obligando a Teresa a dar un par de pasos hacia el

En las últimas horas Teresa había sufrido abusos, violada y tratada como un objeto por un montón de machos ansiosos de sexo, incluídos sus propios hijos, la cabeza le estallaba de dolor por la resaca y el cuerpo magullado, dolorido cada rincón, se encontraba incapaz de resistirse a nada, incapaz de negarse o protestar, era solo un objeto y ahora… una mascota, un juguete, del que tiraba la mano fuerte del jefe de su marido.

– Mueve el culo perra, ponte a cuatro patas y camina así, quiero que todos te vean bien para hacerte unas fotos, mañana las imprimiré,  el lunes Roberto en persona se las llevara al Director…le dirás que te sientes orgulloso de la oportunidad dada a tu mujer, que esperas que le gusten y que si necesita cualquier cosa….a su disposición- la mirada de Don Carlos se clavaba en Roberto incapaz de aguantarla

-Si, Don Carlos, lo que usted ordene- respondió sumiso

Teresa a cuatro patas, junto a las piernas de Don Carlos, como una auténtica mascota esperando que su dueño tirara de su correa para hacerla caminar. Aquella falda negra tan pequeña en esa postura se le subía aún más haciendo que su culazo quedase completamente a la vista. El liguero tiraba de sus medias y se ajustaba a la cintura, por encima de él la tira de un fino tanga negro se ocultaba dentro de sus nalgas clavándose en su coño.

-Eso está mejor Roberto, menudo culazo tiene mi perra, ¿verdad que si cornudo?, quítale ese tanga que lleva, quiero que muestre y airee bien sus agujeros, tú ni te has dado cuenta pero esta perra esta en celo y ¿que hay que hacer con las perras en celo, cornudo?  … RESPONDE cornudo, ¿que hay que hacer con las perras que estan en celo?- insistía Don Paco mientras Roberto inclinado tras la espalda de Teresa le quitaba el tanga.

-Montarlas – dijo al fin Roberto, quitando el tanga a su mujer y entregándoselo a Don Paco.

-Eso es Roberto, muy bien… hay que montarlas..preferiblemente por un buen semental… los mansos como tu no valen para la monta, pero pueden ver como lo hacen los de verdad. En mi opinión el chaval que está en tu estudio currando para ti se merece algo a cambio. Creo que se llama Manuel, parece joven y fuerte, ve y pregúntale si le apetece montar a Teresa, pídeselo por favor, dile que el manso de la casa no es capaz de hacerlo bien… andando cornudo, VE-

Julio no estaba nada contento con aquello, era el único que no se la había metido a Teresa, se sentía ninguneado por su jefe -Jefe yo creo que era mi turno, la quería recién lavadita, vosotros ya os la habéis follado los trés….ese chaval no ha pagado nada para tirársela….- no pudo continuar, la voz seca de Don Paco le cortó la frase.

-No te hagas el machito Julio, tu eres tan nenaza como tu amigo Roberto, tu ya has hecho negocio, has cobrado 300 euros por la perrita, la has vendido, ya no es tuya, ¿De quién es la perra Roberto?, diselo a tu amigo – preguntó Don Paco al ver que el marido de Teresa volvía con Manuel, aquel chaval veinteañero fuerte que no quitaba la vista de Teresa a cuatro patas a los pies de Don Paco, con aquella correa tirando del collar de su cuello, el culo desnudo en pompa y las tetas colgando fuera de aquella blusa tan escotada menudas ubres pensaba el chaval.

-suya jefe, suya- recalcó Roberto

-Ves Julio, tu ya no pintas nada en esta historia, quédate calladito o márchate, tú eliges.  – dijo Don Paco cambiando el foco de atención hacia el chaval que acompañaba a Roberto 

-¿Te apetece montarla chaval? imagino que el manso de la casa te la ha ofrecido, ¿es así?… si tienes de ganas escoge un agujero, boca, coño y culo, ¿cual prefieres?

El chico miraba incrédulo el ofrecimiento, aquella situación era propia de una peli gore no de la vida real, se pensó la respuesta…-pensaba que era una broma, joder con lo buena que esta me follaría los tres.. pero si tengo que escoger me quedo con el coño, soy muy tradicional…-

-Bien, adelante, ¿necesitas que el manso te haga de mamporrero y te ayude a meterla o puedes solito?- aseveró impaciente Don Paco

-Jajaja prefiero solito, no me gusta que me toquen la polla los tíos…- dijo Manuel mientras se bajaba los pantalones y se cogia una generosa y dura verga con la mano derecha meneandosela al tiempo que se acomodaba a la espalda de Teresa entre sus piernas .. -Ven aquí perrita, toma rabo mmm veras como te gusta- decía orgulloso el chaval mostrando aquella verga grande, venosa, dura, muy dura que presionaba ya entre las piernas de Teresa para entrar en su coño….

-Me encantan estos chavales jóvenes, dices de follar y no se lo piensan dos veces, un buen rabo y dura como una piedra.. si señor.. jodela bien chaval, es la compensación a tu trabajo.- animaba Don Carlos al joven Manuel

Roberto miraba la escena sin atreverse a decir nada.

-Cornudo, siéntate en una silla para ver la sesión, pero calladito eh… y ni se te ocurra tocarte la polla sin pedir permiso- dijo Don Carlos sin cambiar de tono

-Mejor me voy a mi estudio… tengo mucho trabajo…..- Roberto solo quería desaparecer en ese momento, humillado, avergonzado, incapaz de mirar a su mujer, prefería huir… 

-Que te sientes y te calles.. joder.. odio repetir las cosas, siéntate allí… detrás de la mesa .. no te quiero por el medio,  NO MOLESTES cornudo, fijate bien y aprende a tratar a una hembra

Don Paco tiraba de la correa haciendo que Teresa levantase la cara para mirarle, mientras el chaval colocado a su espalda  la estaba follando a cuatro patas -Tu marido tiene la polla dura viendo como te montan como una perra, seguro que desea pajearse como un mono viéndolo, pídeselo perrita, pídele que que se toque la polla, dejaré que se corra mirando, fijándose como lo hace un macho de verdad… di “Tócate la polla cornudo viendo como me monta un macho de verdad”-

Escuchar aquellas palabras de la boca de Teresa hicieron que Roberto se pajeara compulsivamente, en su silla pero a la vista de todos, sus ganas eran tan grandes de hacerlo que mucho antes de que Manuel terminase de montar a su mujer, él se había corrido sin moverse de su silla, escurriendo su leche  junto a sus pies en el suelo del salón……Había descubierto el placer que le daba sentirse cornudo de verdad y poder disfrutar viendo a su mujer gozando con otros hombres.

En las siguientes horas Teresa sería usada por aquellos hombres de todas las formas imaginables, cuando se cansaban le hacían las fotos mas obscenas que podían imaginar, las posturas mas indecentes, mientras Roberto en un rincón apartado se masturbaba compulsivamente una y otra vez. 

Cuando llegaron sus hijos a casa la encontraron en un estado tan lamentable de agotamiento que Teresa apenas podía sostenerse de pie. Su padre ya se había marchado al Hotel, comenzaba el turno de noche.

-Tus amigos tendrán que venir a follarla en otra ocasión, si se la quieren joder hoy será cómo metérsela a una muñeca- dijo Hugo a su hermano

En cualquier caso la vida de todos los miembros de la familia sería muy distinta después de aquel fin de semana.

CONTINUARÁ

Una vez más gracias por vuestros comentarios y mails. Disculpad que no los responda todos, cada día son más y eso ME ENCANTA :).  Prometo que los leo todos.

Intento mejorar cada día, pero nose si lo consigo como me gustaría, en cualquier caso vuestras valoraciones, aportaciones, críticas y comentarios me ayudan en ese objetivo.  Por favor continuad así 🙂

Besitos humedos

Maria

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *