Sexo salvaje el bosque

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Suscribete para recibir mis relatos todos los días >> aquí <<

Esta noche he tenido un extraño sueño…

Estaba completamente desnuda, corriendo en la noche, atravesando un bosque oscuro y nevado. Corría, corría como una loca, sintiendo cómo me ahogaba, cómo me faltaba el aire en el pecho, cómo me palpitaban las sienes y el corazón amenazaba con salirse por mi boca. Las plantas de mis pies se destrozaban, congeladas sobre la nieve, reventadas por los filos fríos de las rocas y por las ramas secas que se clavaban en ellas. También mi cuerpo empezó a sufrir múltiples cortes y heridas por todas partes, pechos, vientre, cara, brazos, nalgas, piernas, golpeado por ramas dura y heladas y atravesado por espinas sin compasión.
Traté de pensar, de recordar por qué corría, de comprender de qué estaba huyendo. Pero no era capaz, mi cabeza estaba tan nublada como aquel bosque denso y oscuro, donde la niebla espesa impedía entrar la luz de la brutal luna llena que iluminaba aquella noche al resto del mundo. A todos, menos a mí. Me dolían los pies, las piernas, las manos. Me dolía la cabeza y los ojos me lloraban. Me dolían los pezones, mortalmente hinchados y endurecidos por el intenso frío invernal. Sin embargo, esa dureza de mis pezones tenía algo libidinoso que resultaba extraño en medio de aquella situación de urgencia y temor. Los pezones, alargados y perfectamente erectos se erguían, brillando como si atraparan los únicos rayos de luz lunar que se atrevían a penetrar la densidad de la niebla y del lúgubre arbolado, tirando de unas hinchadas areolas que tiraban aún más de mis pechos también endurecidos por el frío, pero para nada fríos en sí… Al contrario, mis órganos sexuales y en ralidad todo mi cuerpo se encontraban espantosamente calientes. Los copos de nieve caían sobre mí ya derretidos por el calor que emanaba todo mi ser, y su agua fundida se mezclaba con mi propio sudor que envolvía toda mi piel en una capa resbalosa y lúbrica que ayudaba a mitigar algo el dolor de las laceraciones que recibía mi cuerpo en aquella alocada carrera. Aquella extraña sensación de lujuria me resultaba por completo incompatible con mi desesperada huida de no sabía que. Y, al mismo tiempo, me hacía comprender que precisamente por ello no tenia escapatoria posible. Mis largos y firmes pezones se comportaban como dos antenas que emitían alto y claro sus lujuriosas señales, a lo que se unía mi propio olor, el olor del sudor copioso de mi cuerpo atormentado pero también erotizado. Eso, y una fuerte peste a hembra en celo emanando de entre mis piernas, y que hasta para mí era fácilmente perceptible. Puede que no entendiera nada de mi situación ni mi destino, pero tenía claro que en aquella situación era una presa fácil para determinados cazadores por negra que fuera la noche.

Porque lo que sí sabía es que estaba siendo cazada.

Y, a pesar de mi desenfrenada carrera, pronto comencé a verlas. Sombras, enormemente rápidas y silenciosas a mi alrededor. Adelantándome por ambos lados, cruzándose por delante y por detrás de mí. Pero siempre sombras, unas más grandes, otras más pequeñas. Siempre veloces, cada vez más audaces, cada vez más cerca de mí. Aunque nunca llegaran a tocarme ni atacarme. Se limitaban a salir de las sombras, asustarme y volver a desaparecer en la niebla. Cuerpos negros y grises que pronto me acostumbré a oler y oír yo también. Algunos eran enormes. Pero aunque llegara a anticipar su presencia algunas veces, siempre eran infinitamente más rápidos que yo. Se interponían en mi camino, y veía sus colmillos refulgir y sus ojos brillando amenazantes en la noche negra como la boca del lobo. Entonces cambiaba de dirección, hasta que otro de aquellos seres volvía a salir de la nada frente a mí. Creo que comprendí demasiado tarde que, en realidad, me estaban guiando, conduciendo a donde ellos querían. Hacía ya demasiado rato que corría errática con el rumbo perdido, cambiando una y otra vez de dirección cada vez que aquellos seres querían que así lo hiciera. Al darme cuenta de aquello, fue como si de alguna manera se cayeran los velos de mi cara que me impedían ver y entender lo obvio. Negro como la boca del lobo… ¡Sería estúpida! ¿Habían estado realmente en silencio o es que el terror me había impedido escuchar antes los aullidos? Sólo cuando entendí que eran, de hecho, lobos, empecé a oír también sus largos y lastimeros gritos rasgando la noche. Lobos, pero no uno, sino una inmensa manada. Y yo era la caperucita del cuento, solo que había perdido mi capa y esta vez no tenía cerca ningún fuerte leñador dispuesto a blandir su hacha por mí.

Al entrar por fin en el amplio claro del bosque, me di cuenta también de que aquellos animales eran mucho más inteligentes que el torpe lobo feroz de las historias que me contaban cuando era niña… La manada me había conducido a aquel lugar, con un claro propósito, además. Sobre una alta roca, recortada contra una inmensa luna llena que se recortaba baja sobre las copas de los árboles, la oscura silueta de un inmenso ejemplar aullaba saludando mi llegada. Era enorme, sencillamente inmenso. No podía ser un lobo, no uno normal. Era uno de esos animales legendarios que aparecen en las historias antiguas de reinos olvidados. Podía ser fácilmente el doble o el triple de grande que el resto de la manada que empezaba a entrar también al claro detrás de mí, desde todos los puntos a mi alrededor. Me tenían rodeada por completo, y eran decenas: no tenía escapatoria posible.

Tampoco pensaba en escapar, por otro lado. La figura de aquel lobo enorme, erguido como un rey sobre la negra roca, me fascinaba de tal manera que para mí ya no existía nada más a mi alrededor. Desconectada de la amenazante realidad en la que me encontraba, fui avanzando como sumida en un hechizo hacia él. Su poder era tal que no podía resistirme ni mirar otra cosa que su cuerpo imponente. Pronto me vi en el centro del claro, exhausta y sollozante, rodeada de casi un centenar de lobos hambrientos…

De repente, el silencio era total, y el frío se hizo aún más intenso, arreciando la nevada y soplando un viento helado que comenzó a lanzar violentas cuchilladas contra mi cuerpo desnudo. Pero mi carne seguía emanado aún un calor capaz de fundir la nevada y detener el viento, con una energía que casi me hacía brillar con luz propia, tal era la fuerza con la que el sudor que perlaba mi piel reflejaba la luz lunar. Gruesas gotas saladas escurrían por mi cuello y entre mis tetas, resbalando por mis formas redondeadas hasta los pezones ardientes, donde se condensaban en contacto con el calor que irradiaban mis protuberancias. En medio de remolinos de viento y nieve, pude ver al Huargo levantar su cabeza, hinchar su colosal cuello y aullar a la misma luna que me iluminaba. La orden estaba dada.

No le vi llegar, pero sí que escuche al primero de los animales que saltó corriendo hacia mí para derribarme. Caí de lado, y aún pude incorporarme. Otro animal aún más fuerte y pesado volvió a derribarme. Tendida boca abajo, noté como una o dos de aquellas fieras hocicaban entre mis piernas y lamían mi ano con ásperas lenguas. Repté a gatas hacia delante, y me giré sin ser capaz de levantarme. Antes de poder siquiera pensarlo, otro de los lobos se lanzó sobre mi cara. Sentí su aliento en mi rostro, y el sudor de su cuerpo se mezcló con el mío mientras me hacía caer de espaldas. Pasó sobre mí veloz como el viento, pero ya tenía a otro metiendo su cara en mi coño, lamiendo y lanzando feroces dentelladas. Noté a otros de esos animales acercarse a mí, sus dientes afilados en mis piernas, y temí por primera vez ser devorada. Pateé con fuerza y logré espantar a los últimos en llegar, que salieron aullando, pero no al que hurgaba sádico entre mis muslos. Lloré al sentir que avanzaba sobre mí, casi arrastrándose, lamiendo y mordisqueando mi vientre, mi torso, mis pechos, mi cara. Se tumbó durante un instante sobre mí, aplastándome y dejándome sin respiración. Sus babas cayeron sobre mi rostro, mojándome los ojos, entrando en mi boca. Aquél lobo se estaba frotando contra mi cuerpo. Espantada, lloré, manoteé su cara, traté de moverme sin conseguirlo. Los aullidos a mi alrededor me recordaban que yo era la única víctima posible de aquel akelarre. De pronto, sin más, la bestia se levantó y avanzó sobre mi cuerpo. Pude sentir su pene húmedo y levemente endurecido que, fuera de sus protecciones, golpeaba mi cuerpo, mi coño, mis tetas, mi cara, hasta que el animal se alejó por fin de mi. Como si yo misma fuese una bestia, pude notar los efluvios a sexo caliente que emanaban de sus genitales y de su ano. El contacto conmigo le había puesto cachondo. Tan cachondo como yo misma estaba.

Encogí las piernas y aproveché para levantarme. ¿Quizás todavía estaba a tiempo de huir? Pero, antes de poder siquiera buscar una salida viable, me vi de nuevo en el suelo, cayendo hacia atrás con violencia y sintiendo como mis nalgas se destrozaban en el brutal golpe con un suelo áspero, de duras y afiladas piedras congeladas. Venciendo el dolor, me levanté de nuevo, y de nuevo fui inmediatamente abatida. Esta vez por dos de ellos. Uno me derribó saltando sobre mi torso. El otro se ocupó de que no volviera a levantarme, clavando con fuerza sus afilados dientes en mi muslo. Aquella vez fui yo la que aullé, cayendo de rodillas sobre el suelo. Noté cómo me desollaba las palmas de las manos, las rodillas, y las partes delanteras de las piernas. Pero no sentí ese dolor en absoluto, sino el mucho mayor de las dentelladas que empezaron a lloverme desde todos los lados. Allí, de rodillas, me convertí en una de ellos, a cuatro patas y aullando también, de dolor, de rabia.

De deseo. Porque seguía cachonda, excitada, inexplicablemente en celo… Y, por algún motivo, era capaz de comprender sus olores. Todos aquellos ejemplares que me rodeaban eran machos, y me buscaban como si yo fuera la única loba en leguas a la redonda. Pronto pude notarlo e mis propias carnes cuando uno de ellos me montó sin contemplaciones. Por algún motivo, quizás por su brutal excitación, aquella bestia equivocó su camino y me rompió el culo en lugar de penetrar mi vulva. Una pena, porque mi vulva se encontraba ya abierta y preparada para él, pero no así mi ano. Sin embargo fue precisamente mi estrechez lo que, junto con mi calor, provocó que el miembro del lobo se hinchara casi al momento en mi interior, como hacen los de los perros.

Aullé, aullé de dolor hasta que pude empezar a aullar de placer. Me había convertido yo también en una loba, en la única loba de la manada. Y debía ser sometida a toda la manada si ellos así lo querían. Podía comprender, además, que lo necesitaban; me necesitaban: no podía fallarles. Empalada en aquel miembro que se iba hinchando como un globo en mi recto con cada embestida furiosa y veloz que el lobo arremetía contra mí, sabía que no podía hacer nada más que aguantar o disfrutar, ya que no tenía la fuerza necesaria como para apartar a aquél animal excitado de mi, aún en el caso de que fuera capaz de aguantar el dolor de aquella polla que se estaba hinchando en mis entrañas, hasta alcanzar el tamaño de un brazo. Mientras me dejaba someter por el lobo que me había tomado, el resto se dedicaba a dar vueltas alrededor de nosotros, pasando muy cerca de mí para frotarse con mi cuerpo. Yo aprovechaba, instintivamente, para meter mi cabeza entre sus patas traseras, buscando el olor denso de almizcle en su ano y, más allá, tratar de lamer y meterme en mi boca la polla ardiente de aquellos ejemplares que estaban más excitados por mi presencia. Sin embargo, su incesante danza en torno a mi cuerpo y el estar siendo penetrada al tiempo por el culo por uno de los más grandes de ellos, me dificultaba enormemente conseguir mis objetivos, y a penas podía ir pasando desesperada de ano a ano, de pene a pene.

Pero el lobo que me había tomado era grande, y en su arrebato trató de montarme como si fuera una auténtica loba yo también. No fui capaz de soportar su peso, claro, y caímos los dos rodando sobre la nieve. Él se retorcía pegado a mí por sus genitales, aullando sin duda de dolor. Yo tenía otras cosas de las que ocuparme. Notaba cómo se rasgaba mi culo arrastrado por su miembro, mientras contemplaba horrorizada cómo otras de aquellas bestias se abalanzaban sobre mí al descubrir de nuevo mis tetas al descubierto y mi sexo abierto chorreando flujos calientes, que caían derritiendo la nieve del suelo. En medio de un barrizal noté como se iban turnando para morder mis tetas, tratando de mamar de mis pezones como ubres, mientras otros atacaban con sus afilados colmillos mi chocho después de haberlo lamido con ansiedad.

Todo aquello duró una eternidad, envuelta en una nube furiosa de cuerpos animales que ladraban, aullaban, mordían y se atacaba a mi alrededor, tratando de hacer presa en mi cuerpo una y otra vez. Y así siguió, hasta que noté que la nube se deshacía y el lobo que me había montado se empezaba a relajar y su miembro se iba deshinchando en mi interior. Pensé que se había dado por vencido ante la imposibilidad de consumar el coito en aquella posición, aunque sabía que el resto sólo se había apartado esperando el momento en que él se retirara para que otro ocupara su puesto en una postura más ventajosa. Sólo la sangre caliente chorreando sobre mi cara me hizo ver que otro ejemplar mayor había acabado con aquél que había osado profanar mi cuerpo. La sangre, al abandonarle por la raja que aquellos enormes colmillos que brillaban ante mí le habían abierto en el cuello, había dejado de hinchar así su miembro, permitiendo entonces que la dura tranca saliera de mi culo. Me arrastré llorando y cubierta de sangre y barro de debajo del cuerpo inerte. El suelo era un lodazal de nieve y sangre, donde estaban mezclados mis propios olores y fluidos. Entonces pude ver lo que había ocurrido. El majestuoso Huargo se alzaba frente a mí. Naturalmente.

Los lobos son animales fuertemente jerárquicos. La manada había llevado la presa hasta su jefe, pero no podría disfrutar de ella hasta que éste no lo hubiera hecho y consintiera compartirla. Aquél que había sido incapaz de retener su deseo y se había lanzado a follarme, sin acertar si quiera a hacerlo debidamente tal era la ansiedad que le alimentaba, había firmado su sentencia de muerte. El Huargo me miraba, resollando.

Llevaba toda la noche, quizás toda la vida, esperando ese momento: de él era de quién huía y por fin me había dado caza. Abandoné toda esperanza de huir. Tampoco quería hacerlo. Yo misma estaba tan caliente que necesitaba ser poseída de una vez, aunque fuese lo último que hiciera en mi vida. A cuatro patas, me giré y le ofrecí mi trasero. Enseguida noté su enorme cabeza olisqueando violentamente entre mis nalgas, lamiendo con fuerza mi ano repleto del esperma que ya había vaciado en mí su compañero pese a no haber sido capaz de completar su cópula, esparciéndomelo por las nalgas y la vulva hinchada y peluda que mi nuevo amante lamía con deleite y con sorprendente delicadeza, en comparación con sus hermanos menores.

Sin embargo, el primer intento de montarme fue desastroso. Evidentemente, aquél animal era sumamente enorme como para que mi cuerpo fuera capaz de soportar su peso, así que me vine abajo nada más recibirle. Ni siquiera llegué a sentir su pene contra mi sexo. El lobo rugió enfurecido y sentí un brutal zarpazo en la espalda que me hizo rodar por el suelo. Temí que me hubiera partido en dos con su fuerza y su furia. Pero seguía viva, y podía moverme. Aquel animal, negro como el carbón, giró su inmensa cabeza hacia mí y me miró con sus ojos luminosos e inyectados de deseo. Me recosté sobre una piedra plana, caliente y seca, sabiendo que no podía hacer nada para huir. Pensé que era imposible, antinatural recibirle así, de frente, pero su mirada era implacable y revelaba tan hondo deseo por mi cuerpo que sentí su dominio absoluto sobre mí y entendí, sin lugar a dudas, que me quería precisamente así.

Sumisa, le abrí las piernas según se iba acercando a mí. Justo antes de alcanzarme, el lobo se irguió, aullando a la luna. Tenía, por fin, a su presa. Esta vez sí. Esta vez iba a ser suya. La figura colosal del lobo delante mío me hizo morir de terror por última vez aquella noche. Me meé, lo confieso. Fue tan sencillo como eso. Muerta de miedo, como una niña pequeña, no pude contener mi pavor y noté como el caliente líquido salía dorado y brillante de entre mis piernas, brotando a raudales como un manantial. Para mi sorpresa, vi cómo el inmenso Huargo se acercaba a beber de mi fuente. A lametones bebió mis pises. Comprendí que yo era una loba para él. Era su loba. Para aquél colosal jefe de tan diabólica manada, yo era no ya su igual, sino su dueña. Un inmenso placer recorrió mi cuerpo, y arqueé la cintura desplazando mi coño más al exterior para facilitarle el trabajo al Huargo. Mi sexo se iba calentando más y más, igual que mi cara que sentía arder sintiendo el recorrido de su lengua mezclándose con mi peluda vulva, enrojecida de la fuerza con la que me estaba lamiendo. Con mi mano derecha guié su hocico hacia mi clítoris, para después separar con dos dedos mis labios mayores, dejando todo el esplendor de mi coño a su lengua.

La fiera no tardó en intensificar sus lengüetazos que llegaban hasta lo más profundo de mi cuerpo, de manera que en un par de lamidas me hizo desvanecer en un intenso orgasmo. Tuve que aferrarme con la mano izquierda a la piedra sobre la que me tumbaba, mientras mis piernas se cerraban entorno a la cabeza del lobo para después estallar en un orgasmo bestial.

Supe entonces quién era, por fin entendí todo, mi huida, mi captura… Mi deseo. Pero no cerré las piernas, sino que las abrí todavía más, con el corazón acelerado… Mi lobo se había ganado su premio. Por fin había osado reclamar lo que era suyo. Su cuerpo no tardó en entender mi postura y, en seguida, tras un leve olfateo, comenzó a avanzar sobre el mío, mordiendo con saña mis pechos al hacerlo. Me vi envuelta en la más negra oscuridad. Solamente olía su denso sudor animal, me envolvió con su cuerpo caliente y sentía su miembro golpear ya fuerte, bamboleante, entre mis piernas, cuando su lengua enorme como una sábana alcanzó mi cara.

Las fauces descomunales se abrieron y engulleron toda mi cabeza de una vez. Estaba dentro de él, era irreal, pero supe que era su forma de besarme, así que abrí su boca. Su lengua chorreante de salivas y babas luchó por llenar mi propia boca y buscar mi propia lengua. Nos estábamos besando, nos estábamos morreando… y pude sentir su deseo endureciéndose entre mis piernas justo antes de que aquella bestia me cubriera. Su cabeza se retiró y se quedó justo frente a mi cara, cubriéndome de sus babas y del vapor fuerte de su respiración. Había tenido suficientes experiencias con perros como para saber que en aquella postura era prácticamente imposible que…

Y, sin embargo, pude notar la cabeza de su pene apuntando justo hacia mi vulva. Con delicadeza, agarré aquél duro y caliente vástago entre mis dos manos, y tiré de él hacia mí. Ahí es donde tiene que ir, mi amor, le dije besándole suavito en el hocico. La bestia empujó hacia delante y hacia arriba, y pronto me vi ensartada en un pene ardiente que iba creciendo por segundos al notar cómo mi vagina se iba cerrando poco a poco en torno suyo. Sé quién eres… le susurré mientras empezaba a hacerme el amor. Había decidido entregarme por fin al lobo como la perra que en realidad soy.

En cuanto notaste el calor de la cueva, diste una tremenda embestida que me hizo apoyar las dos manos en el suelo para poder aguantar… Dabas enormes sacudidas, y yo no paraba de gemir… tu pene se iba haciendo mayor, como les ocurre a los perros, tu bola se estaba empezando a hinchar en mi interior, yo apretaba las paredes de mi vagina con fuerza alrededor de tu sexo para retenerlo, para abrocharme a ti, a tu polla, y quedar por fin unidos tú y yo… diste tal embestida que me desplazaste hacia delante, a pesar de que intentaba abrazarme, pegarme a ti, pero tanto placer me tiene sin fuerzas. Noto cómo tu pene dentro de mí va hinchándose más y más, y su bola en mi interior crece y crece… ya no paro de gemir descontrolada, mientras me corro varias veces…

No puedo decir nada, solo gimo hasta que, de repente, paran las embestidas y ambos nos relajamos un poco. En ese momento puedo notar al fin cómo te vacías dentro de mí… mientras me pregunto cuánto tiempo voy a estar enganchada al miembro más enorme que jamás me haya penetrado, cuánto tardará en deshacerse tu bola, la erección de tu polla de lobo en mi interior.

Respiro a bocanadas entre gemido y gemido, pues sigo corriéndome una y otra vez mientras sigues dentro, y de pronto te noto empezar a tirar. Aterrada, te pido que pares, ¡no!, quieto, y consigo contenerte un instante, pero vuelvo a tener otro orgasmo sintiendo que tu pene está dentro y que me estás inundando con tu semen. Y, de nuevo tu empiezas a tirar y esta vez no basta el “quieto”… tiras lo bastante fuerte, moviéndome a mí también, así que me veo obligada a apretar un poco los músculos del coño para intentar expulsar tu tremenda verga y su bola.

El placer es incomensurable…

Suena un ruido sordo y húmedo, y me giro, quedando tumbada en el suelo con la cara pegada a tu verga. Me toco para ver como estoy, noto cómo recorre tu semen mis paredes buscando una salida así que, como puedo, porque estoy agotada, me pongo en cuclillas y vuelvo a apretar mi vagina… Sale una cantidad enorme de semen mientras me vuelvo a correr… con mi mano puesta, noto cómo poco a poco mi agujerito va recuperando su tamaño original, mientras te paseas a mi alrededor empujando tu polla aún medio hinchada contra mi cara. Sé lo que quieres, así que abro la boca para dejar que entres en mí, y te chupo la verga húmeda. Me asombro de lo parecido que es el sabor del semen del lobo al humano.

Mientras mamo de tu polla como una bebé de su madre, noto cómo nos van rodeando tus hermanos. Me huelen, me chupan. También a ti. Les veo lamer tu ano, complacidos. Ha llegado también su momento. Van a follarnos a los dos. No sé si saldré de esta, porque tengo claro que cuando ellos terminen tú volverás a empezar. Una y otra vez, hasta que agotes tu deseo, que es enorme. Hasta que caigas rendido, o tal vez hasta que te canses de mí. Que igual da.

Yo obedeceré, porque soy tuya, soy tu perra ahora, hasta que tú quieras que deje de serlo. O quizás, simplemente, porque quiero.

Porque, en el fondo, lo que ocurre es que simplemente eres tú el que siempre ha sido mío. Y que ahora quiero tomarte.
También sé que, si quiero, podré disfrutar de ti y de tus hermanos hasta quedar saciada, si es que eso es acaso posible… O enfrentaros a muerte si me aburro, si me siento molesta, si sencillamente se me antoja. Mi olor a sexo os ha vuelto locos.

Entiendo que ahora soy la reina de la manada.

Me despierto por fin, empapada en sudor y no sé qué cosas más.
Rodeada de blanco, en la oscuridad.
Creo que sigo en el bosque, tumbada en la nieve, pero me cuesta darme cuenta de que estoy en casa, tumbada en mi cama. Es pleno invierno, y duermo desnuda a pesar del frío. No sé dónde están mis mantas, han debido de caer al suelo… he tenido un sueño algo movido… las sábanas están empapadas, además… mi sudor…
Ni siquiera tengo mis braguitas, la única prenda que llevaba al acostarme. Esas braguitas nuevas, un tanguita transparente que mi mejor amiga, Nuria, me dio justo ayer como regalo de navidad… Unas bragas absurdas, que en nada son capaces de tapar mi poblado peluchito… Pero a Nurita le pone cachonda ver cómo el pelo de mi coño se transparenta en tan fina tela, la atraviesa y rebosa por los lados… y yo siempre hago todo lo que a ella le pone cachonda, porque sé que luego tengo premio 🙂

El caso es que mi nuevo tanga estaba hecho un amasijo, enrollado en la punta de mi pie izquierdo… Tenía el coño mojado, el vello púbico enredado y emplastado y las bragas literalmente empapadas, pegajosas, con costras de flujo ya resecas que hacían imposible desenredar aquella madeja. Estaba agotada, tremendamente cansada. En la cama había restos de sangre, también. Mía, al parecer. Tenía heridas, arañazos y marcas por todo el cuerpo. Respiré hondo. El aire enrarecido y cargado de la habitación después de una larga noche se notaba espeso y cargado de sexo. Con un fondo rancio, animal, que no era típicamente mío… al menos, no sólo mío. Quizás, después de todo, era verdad que habías estado aquí. Quizás no todo había sido un sueño.

Sonreí. En el reloj de la mesilla, la hora y la fecha: madrugada del 5 de enero. Hay veces que los reyes magos se portan bien… Tiré el tanga al suelo. Estaba mejor desnuda. Además, iba a seguir manchando. Recogí las mantas del suelo y me tapé hasta la nariz. Y me dormí…

Recuerdo verme en la cama, como si volase hacia el techo, y luego aún más, subiendo y subiendo. Sobre mi cuerpo, unas sábanas y mantas, cubiertas por la piel de un enorme lobo negro recién cazado, que iba tiñendo con su sangre la blancura inmaculada de las telas que me cubrían y, después, mi propio cuerpo…

De nuevo, desnuda, tan sólo cubierta por esa piel de lobo. Recién cazado. De sus colmillos enormes, relucientes, aún goteando sangre y flujo que iban dejando un rastro sobre el suelo.

El rastro perfecto para que un buen cazador pudiera encontrarme de nuevo.

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *