Una noche inesperada

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Estoy de viaje de trabajo con mi compañera de oficina Inés, y tras un largo dia nos vamos a cenar juntos mientras hablamos de nuestras cosas y nuestra vida matrimonial.

Suscribete para recibir mis relatos todos los días >> aquí <<

Yo le explico como nos conocimos con mi mujer y que llevamos tres años juntos, pero desde que conocí a Inés solo tengo ojos para ella. Es una chica un poco mayor que yo, unos 30 años, morena con unos preciosos ojos verdes, delgadita pero con unos pechos generosos que marcan unos pezones bien definidos, y con un culo y unas piernas torneadas que quitan el hipo. En la oficina siempre que podia le subia la mano por las medias medio en broma sin llegar nunca mas arriba de sus faldas, y ella se reía. Pues bien, esa noche al acabar de cenar nos fuimos a nuestro hotel y ella me invitó a entrar en su habitación con la excusa de ver un rato la tele porque no tenia sueño. Al encenderla me puso el canal porno haciéndose la despistada, y alli teníamos en primer plano un trio en plena follada por la boca y el coño, a lo que Inés se hizo la sorprendida pero no cambió de canal, al contrario empezó a desabrocharse la blusa y me dijo que me quitara los zapatos para estar mas cómodos. Yo no podía creer la situación, estaba en la habitación de Inés, viendo una peli guarra y ella estaba llevándome al huerto, ni en mis sueños más húmedos ni todas mis pajas dedicadas a ella había soñado estar así. No lo dudé ni un momento y nos fuimos quitando la ropa mientras empecé a besarle el cuello y llegamos a nuestras bocas apasionadamente, entrecruzando nuestras lenguas y fluidos. Aquel primer beso fué de infarto. Fui acariciando y besando su delicada piel con mi boca hasta que llegué a sus tan deseados pechos, jugando con sus pezones y notando como se endurecían mientras iba bajando mi mano por su cintura. Ella suspiraba cada vez más y se acomodaba en la cama ofreciéndome todos sus encantos. Mi polla estaba a punto de estallar y al darse cuenta puso la mano dentro de mis calzonzillos para liberarla, mientras yo me estremecía de los pies a la cabeza. La cogió con dulzura y empezó a mover la mano arriba y abajo con los dulces meneos de follar. Yo no podía mas, bajé mis slips y sus bragas de un tirón y descubrí un coñito perfectamente depilado y muy mojado pidiendo a gritos que mi lengua jugara con sus labios vaginales y su clitoris. Pero ella quería su juguete y mi polla y los huevos también estan bien depilados, así que nos pusimos en posición de 69 y nos comimos con pasión y lujuria durante un buen rato. Empecé a chuparle el clítoris y a meterle la lengua dentro de la raja acompañándola del dedo indice, a lo que ella respondió movíendo sus caderas para que entrara más a fondo. Entonces le pregunté si su marido la follaba como ella se merecía y a todas horas, y me dijo que no lo suficiente porque ella necesitaba un hombre de verdad que la empalara bien por todos sus agujeros, y su novio no queria darle esos placeres, no pasaban de la posición del misionero. Yo le contesté que le iba a dar tanto placer que caería rendida orgasmo tras orgasmo, y le metí el dedo pulgar en el culo. Ella se estremeció pero me pidió que siguiera, que quería que le desvirgara su precioso culo aunque le doliera mucho. Cuando empecé a notar los primeros espasmos de mi polla dentro de su boca y mis huevos a punto de estallar, la saqué de golpe porque estabamos justo empezando y quería que aquello no acabara nunca. La tumbé sobre la cama con sus tetas y su vientre plano contra el colchón, las rodillas apoyadas en el suelo y su culo en pompa. Acerqué mi capullo a su vagina y empezé a mojarlo con sus fluidos y los míos mientras me suplicaba que se la clavase hasta el fondo, y mientras lo hacía le iba dilatando la entrada del ano con todos mis dedos. Cuando ya no pude más, le clavé todo el tronco de mi polla hasta los huevos, de golpe y con toda mi fuerza, mientras ella jadeaba como una posesa, aquello debíó escucharse por toda la planta del hotel. Mientras la follaba sin parar cogí el cinturón de mis pantalones y le até las manos por detrás, quería darle lo que me pedía pero forzándola un poco para subir el morbo, si es que se podía subir más. Sabes lo que te va a pasar por puta verdad? Me has llevado a tu habitación y me has puesto una peli guarra. A ella se le erizó el vello al oír la frase, me pidió que no lo hiciera que le haría mucho daño, pero estaba moviendo sus caderas y ofreciéndome su puerta trasera con descaro. Yo no aguanté mucho más hasta que nos fundimos en una corrida interminable donde ella debió tener varios orgasmos seguidos. Y en ese mismo instante pasó algo inesperado, llamaron a la puerta y nos quedamos mudos, yo le pedi a Inés que no se moviera y fui a preguntar quien llamaba, contestando por servicio de habitaciones. No habíamos pedido nada pero por curiosidad me puse rápido una bata y abri la puerta. Nada mas abrir empujaron la puerta con fuerza y entraron dos individuos altos y fuertes, yo me caí al suelo, me apartaron y cerraron. Vaya lo que tenemos aquí, una perrita en celo atada y un egoísta que no la quiere compartir con sus vecinos… pues nosotros también vamos a disfrutar un poco ya que no nos habéis dejado dormir con vuestros gritos. Inés no podía levantarse por culpa de sus ataduras y les estaba ofreciendo el culo en pompa y el coño chorreando. Estos tios debian ser paramilitares o algo así porque estaban muy fuertes y traian material, esposas, pinzas, etc. Me cogieron, me sacaron la bata, me esposaron al cabezal de la cama y me taparon la boca con cinta americana. Primero vamos a darle su merecido a esta putilla y luego nos ocuparemos de este maricón de mierda. Se despelotaron y ya estaban empalmados con dos pollas enormes, de unos 20 cm cada una. Sin mediar palabra el rubio le abrió la boca a Inés y se la metió entera mientras el otro le abrió el ojete y se la clavó por el culo sin contemplaciones. Mmmmm como aprietas nena, no serás virgen verdad? Inés con los ojos vidriosos asintió con la cabeza. Hoy tenia ganas de probar un culazo como el tuyo, pero no esperaba que fuera de estreno Jajaja! Yo veía impotente aquella violación salvaje. A Inés casi se le salen los ojos de las órbitas al recibir aquella estaca sin preparativos previos, yo la había dilatado un poco con mis dedos pero aquel animal le había desgarrado el esfínter. Intentaba gritar pero tenia una polla en la garganta y seguía con las manos atadas. Al cabo de varios minutos de embestidas se corrieron los dos dentro de su boca y su culo mientras la leche salía a borbotones. Entonces la incorporaron para magrearle sus preciosas tetas. Mmmm que tenías escondido aquí, vamos a probar este par de melones decían mientras le mordían y estiraban los pezones sin piedad y le estrujaban las tetas con sus enormes manazas. Como eres muy viciosa esta noche te vamos a dar tanta polla que vas a perder el conocimiento, pero tendrás que esperar un poco… Le amordazaron la boca aún llena de leche, le pusieron unas pinzas en los pezones y la ataron sobre la cama quedando boca arriba y con los brazos y piernas en cruz. Sacaron un bade de beisbol de su mochila y le metieron todo el mango por el coño, abriéndola de par en par.

Yo al ver la situación me volvi a empalmar, no pude evitarlo, y el moreno se dio cuenta. Te gusta ver como nos follamos a tu puta verdad? Pues eso no está nada bien, ella también merece ver como nos follamos a su puto. Además seguro que esta noche le habeis puesto los cuernos a alguien sin remordimientos verdad? Os merecéis un castigo del que os acordaréis mucho tiempo, porque no podréis sentaros sin que os duela el ojete por una buena temporada, os vamos a desvirgar todos los agujeros sin dejar uno solo por rellenar jajaja! Vinieron a por mi y me pusieron las pinzas en los pezones, me dolía mucho pero al mismo tiempo me excitaba. Entonces el rubio riendose dijo, mira si parece que le gusta, vamos a darle también su merecido. Me arrancó la mordaza y me metió su polla aún morcillona en la boca. Yo nunca había tenido experiencias homosexuales y casi se me desencaja la mandíbula con aquel trozo de carne. Pero lo peor estaba por llegar, me dijo que le chupara bien la polla porque así estaría mas lubricada. Ya sabía lo que me esperaba esa noche y me aterraba pensar que iban a hacérmelo de la misma forma salvaje como habían enculado a Inés, y sin ningún tipo de lubricación. Mientras el moreno, que tenía una hembra de infarto a su disposición, se abalanzó sobre ella sacando el bate de béibol de su coño aún virgen de aquel pollón y que aún chorreaba el semen de mi primera corrida. La taladró como un animal en celo, y ella también empezó a gemir. Al ver la escena el rubio me sacó la polla de la boca, desató a Inés y la cogió en volandas para follársela por el culo. Esa doble penetración le provocó un desmayo y parecía una muñeca de trapo en manos de aquellos animales. Al darse cuenta le dieron dos bofetones que la despertaron de golpe. Queremos ver como gozas con nuestras pollas y te beberás toda la leche que salga de nuestros huevos, también la de tu puto. Cuando volvieron a correrse cogieron una taza y echaron dentro la leche que iba saliendo. No descansaron ni cinco minutos y vinieron a por mi, me pusieron a cuatro patas, me abrieron las piernas, escupieron en mi ano y me taladraron el ano con el palo de una escoba. La primera impresión fué un dolor agudo y escozor al mismo tiempo, creía que me habían partido en dos. A su vez el moreno vino para follarme la boca mientras el rubio jugaba con mi culo. Yo no podía escapar y Inés solo podía ver impotente como me sodomizaban. Cuando ya empezaba a adaptarme a aquel palo me lo sacaron de golpe y aquel animal puso su capullo caliente, duro y mojado contra mi ojete. Yo seguía casi ahogándome con la otra polla en la boca, cuando de repente el moreno me empujó para atrás y se me clavó toda la tranca del rubio. Di un grito desgarrador y por ello también me dieron un par de hostias. Calla puto, no queremos que despiertes a mas huéspedes y además no disimules porque te está gustando. Me saltaban las lágrimas, yo notaba los huevos del rubio pegando contra los míos en cada embestida. Mmmm que culito tan prieto tienes, también eras virgen verdad nene? Mira si hasta le sangra como una virgen de verdad jajaja!!! A partir de ahora se hará mas grande para que te follemos mejor. Yo notaba como si me hubieran metido una barra de acero al rojo vivo, pero tenía la polla tiesa y el capullo mojado. Inés también se había excitado con la escena y tenía los pezones rojos y duros. Mientras ellos me follaban la obligaron a chuparme la polla y cuando acabaron llenándome de leche la garganta y el culo me sacaron las dos pollas de golpe y volvieron con Inés, cumpliendo su promesa que iban a tapar todos nuestros agujeros a la vez. Al terminar recogieron la leche en otra taza y nos obligaron a bebérnosla toda sin derramar una gota.

Pues no ha estado nada mal para ser la primera vez pero que sepáis que habrá una próxima, seguro que lo estáis deseando perros viciosos! Y para que no perdáis lo que habéis ganado de golpe tenemos un regalito para vosotros… Sacaron unos plugs anales y nos los metieron sin ningún esfuerzo por la lubricación de nuestros ojetes y lo dilatados que estaban.

Para acabar nos ataron de nuevo a la cama de pies y manos, nos pusieron unos arneses en la boca para que no pudieramos gritar y nos dejaron las pinzas en los pezones tan apretadas que ya habíamos perdido la sensibilidad junto con los tapones anales. No podíamos movernos y estábamos desnudos y pringados de sudor y esperma, parecíamos trapos usados.

Ellos se vistieron y se fueron dejándonos asi hasta que nos encontró la chica de la limpieza la mañana siguiente, pero eso ya es otra historia…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *