Una noche de caricias con mi hija

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Autor: Campesino

Tratar de no recordar lo que estaba viviendo con mi hermosa y pequeña hija no era fácil, cada día que pasaba, dentro de mi crecia el fuego del amor y el deseo, y aún mas dificil verla todos los días cerca de mi sin poder decirle nada, debia conformarme contemplandola y ver como se  hacia mas bella cada día. No puedo negar que de vez en cuando sentía la necesidad de vernos a solas, por eso aprovechaba en las mañanas cuando se despedía de mi para ir al colegio para abrazarla fuerte y sentirla plenamente, en verdad el amor por mi pequeña era incontrolable y el deseo aún mas, me alegraba ver que ella no se alejaba de mí, por el contrario la sentía mas cerca, y además cuando podía, la consentia mucho.Soñaba con  volver a tener la oportunidad de tenerla solo para mí, pero la verdad no era algo fácil, me daba temor arriesgarme tanto y que depronto su hermanita, o aún peor, que mi esposa se diera cuenta, también pensaba en que fuera demasiado para ella y no lo soportora y me rechazara, era una encrucijada en que vivía cada día, pero aún asi, guardaba la esperanza de poder vivir otro hermoso momento con mi pequeña. Siempre tuve la paciencia necesaria y me contuve para no dañar las cosas y por fin llego el día; ese fín de semena nos visitaron los papas de mi esposa y una hermana con su hija, y en seguida pense, si se quedan, la oportunidad de poder estar con mi niña es segura, las cosas empezaron a darse, porque al caer la noche, mi esposa le dío por decir que nos tomaramos algo a lo que yo dije que si, a ella y mi cuñada les gustaba tomar algunas veces cuando se veían y ese día sería uno de ellos, que felicidad, me motive mucho, con decir que me encargue de hacer una buena comida para esa noche y además de conseguir el trago que les gustaba a ellas, la comida les gusto y acompañada con el trago fue mejor, lo bueno fue que ya estabamos un poco tomados, bueno yo me tome como cuatro tragos, les decia que estaba un poco mal y esa fue mi disculpa, pensaba en estar bien para mi hija, mis suegros tomaron muy poco, pero mi cuñada y mi esposa, se estaban pasando un poco de copas, yo muy feliz de verlas asi, solo esperaba el momento que dijeran a dormir. Mientras nosotros estabamos en la sala compartiendo, mis hijas y su prima se vieron unas peliculas de dibujos animados que les gustaba, dos veces entre al cuarto de la hermanita para ver como estaban y de paso apreciar a mi bella niña.
Eran como las 10 de la noche, cuando mis suegros dijeron que estaban ya cansados y querian ir a dormir, entonces les dije que se quedaran en la alcoba de mi hija mayor, de esa manera evitaba que ella se quedará en su alcoba y después veìa donde dormiria. Nos quedamos otro ratico los tres en la sala, mi esposa y mi cuñada ya estaban bien tomadas y eran como las 12, entonces mi cuñada dijo que se iba a dormir, porque ya no queria tomar mas, le dije, cuñadita quedate en el cuarto de tu sobrina menor con tu hija y mi hija menor, como estaba tomada no se dio cuenta que mi hija mayor, mi niña, no tenia donde dormir, en ese momento le dije a mi niña que para no incomodar se fuera al cuarto de nosotros y ahi nos acomodabamos, y asi paso, ellas se quedaron las tres en el cuarto y mi niña se fue al cuarto nuestro, mientras eso, yo levante a mi esposa y la lleve a mi cuarto, me dijo que estaba muy tomada, que se habia pasado un poco, al entrar al cuarto vio a nuestra hija y le dijo pq no te vas a tu cuarto, yo en ese momento le dije, es que quedan muy incomodos en un cuarto las cuatro y mejor que se quede con nosotros por esta noche, la verdad mi esposa no le parecio mal, no creo que pudiera pensar bien con los tragos que tenia, le dije a mi hija que saliera mientras la mami se cambiaba y ella salio, le ayude a mi esposa a ponerse su piyama y la acoste, luego sali y le dije a mi hija, que mientras yo me empiyama en el baño, se colocora su piyama y se acostara al lado de la mami. Yo estaba temblando ya, no lo podía creer, todo había salido como lo pense, todo en mi cabeza me daba vueltas, aunque solo me había tomado cuatro tragos, me sentía un poco entonado, eso me producia un poco de miedo, porque me sentía muy excitado y la verdad cuando me puse la piyama se me notaba mucho pero me gustaba estar así y queria que mi niña me viera así con mi pene bien parado, cuando sali del baño, oh sorpresa, mi niña estaba ya en la cama, arropada con la cabeza destapada y se me quedo viendo a la cara y luego bajo su mirada y de dio cuenta como estaba, eso me encanto que viera como sobresalia mi pene por debajo del pantalon de mi piyama, entonces apague la luz y prendí la de la lampara, me sente al borde de la cama y le dije que se quedara en el medio de los dos, de mama y papa, como cuando era mas pequeña y dormia asi con nosotros, me dijo bueno papi esta bien, no apague la lampara, queria seguir viendola a mi lado, era de no creerlo, los dos ibamos a pasar toda una noche juntos y al lado de mi esposa, que locura, pero estaba superexcitado y nervioso, decidi quitarme el pantalon de mi piyama antes de meterme debajo de las cobijas y dejarme en mis boxer, porque mi esposa estaba fundida ya, los tragos hicieron su efecto la durmieron, cuando levante las cobijas, oh sorpresa, mi niña tenia el mismo camison azul del dia de nuestro primer masaje, no se si fue concidencia o ella queria estar asi, como queriendo recordarme algo, fue maravilloso lo que senti cuando la vi asi, enseguida me acoste, apague la luz de la lampara y me arrope, mi niña estaba bocarriba no se habia volteado, al acostarme mis piernas hicieron contacto con las suyas, senti un fuerte corrientazo que recorrio todo mi cuerpo, no sabia que hacer, habia planeado todo y ahora me sentía con mucho miedo, no sabia si abrazarla o solo tocarla con mis manos, era una locura y la oscuridad del cuarto evitaba que nos vieramos las caras.Tome la decisión de darme media vuelta y disimuladamente la abrace, esta temblando mucho, no soportaba estar tan cerca de ella, mi bella niña a mi lado y solo para mi otra vez, solo mía pensaba, ella no dijo nada, solo movio sus manos y las coloco sobre mis brazos, eso decia mucho para mí, ella no estaba molesta, sentia mi respiración fuerte cerca a su rostro y acerque mi boca a sus mejillas y le di un beso, en ese momento la abrace fuerte contra mi y baje unas de mis manos hasta sus muslos sobre su camison y los acaricie apretandolos un poco, estaba super excitado y ella lo sintio cuando la abrace, no queria esperar mucho y desaprovechar la noche, sabia que el tiempo pasaria rapido y era lo que menos queria, sin pensarlo mas, mi mano la meti debajo de su camison y senti la piel delicada de sus muslos toda caliente y empece a acariciarlos, meti mi manos en medio de sus piernitas y los acariciaba, en ese momento ella cerro sus piernitas, como solia hacerlo, entonces con mis dedos empece a moverlos tocando sus muslos de arriba abajo y con mi otra mano cogia una de sus manos y la apretaba un poco y la acariciaba y ella solto sus dedos y tambien me tocaba mi mano, no lo podia creer, mi niña  estaba permitiendo que yo la amara otra vez, no se resistia, lo deseaba igual que yo, suavemente lleve su mano y la coloque encima de mi pene, pero sobre mi boxer e hice que me lo apretara un poco, y ella se quedo asi, con su mano apretando la punta de mi pene sobre mi boxer, les juro que casi exploto en ese momento, no se que tenia ella, pero al sentir su mano me enloqueci mucho, aproveche y nuevamente tome su mano por encima y se la abri para que cojiera mi pene por encima de mi boxer y lo apretara y ella lo hizo, la solte y siguio solita acariciandolo por encima, no espere mas y entonces deslice mi otra mano que estaba en medio de sus piernitas y se las abri un poco y la lleve hasta sentir su magica cuquita por encima de sus pantis, estaba calientica, senti todo su calor y con mis dedos empece a acariciarsela por encima de sus pantys, que delicia era sentirla asi, mi hermosa niña, mi amor imposible, mi amante incondicional, mi todo, eso era ella para mi, la mujercita capaz de enloquecerme totalmente y eso me hacia feliz y sentirme el hombre mas afortunado del mundo, mis dedos no se quedaban quietos, por encima de sus pantys empece a frotar su rajita, mis dedos los pasaba suavemente sobre su rajita y ella apretaba sus piernas y mis dedos quedaban apricionados en medio de toda esa belleza y sus  manos apretaban mas fuerte mi pene, sentia sus dedos apretando sobre mi boxer, estaba feliz, era una locura, pasaba todo esto y mi esposa al lado de nosotros, que miedo que despertara y nos viera, pero la verdad a pesar de que me movia poco, mi respiraciòn era fuerte y se escuchaba y mi niña tambien estaba excitada, lo supe porque bajo sus manos hasta mis guevas y las toco, siempre por encima de mi boxer y yo  por encima de sus pantys, era una noche de locas caricias de los dos.
Estabamos excitados, yo mas creo, entonces pense que debia arriesgarme un poco mas y subi mi mano hasta sus senitos, sentirlos hizo crecer mas mi deseo por ella, eran pequeños pero bien redonditos y mi mano cubria completamente su senito, cabia en una mano mia, yo  se los acariciaba y sentia lo delicada de su piel y lo durito que estaban, algo sorprendente sentir cada uno de sus senitos, en eso ella me dejo de acariciar mi pene, me asuste pense que queria que parara, pero solo bajo su mano y siguio acostada boca arriba, entonces hice que se voltiara de medio lado y quedo dandome su espalda, hice que quedara en medio de mis brazos y la abrace con fuerza, con mis manos en sus senos y mi pene tocando su cola, nos quedamos asi unos minutos y le daba besos a su espalda por encima de su camisón, en ese momento hice una locura, gire y ella quedo sobre mi, entonces aproveche y la despoje de su camizón azul, era arriesgado pero no me importo, tal vez el trago me ayudo en ese momento a correr el riesgo, si se levantaba mi esposa seria la muerte para mi, pero me encanto y entonces tambien la despoje de sus pantys, cuando lo hacia ella me tomo de las manos, senti como sus manos apretaban las mias, quede frio, pense que ella no queria que la desnudara, yo no la force, espere un poco, luego me solto y segui  ella no se opuso, recogi sus piernas para poder despojarlas mas facilmente de sus pantys y cuando los quite no aguante la ganas de llevar mis manos sobre su rica cuquita, pero ella estiro sus piernas otra vez, yo empece a tocar su cuquita con mis manos, electrizante sentir su vellos cuando rosaban mis manos, entonces se me ocurrio tomar sus manos y llevarlas hasta su cuquita y hacer que se tocara con ellas, no se resistio para nada, solo se dejo llevar, abri sus piernas y sus pies quedaron sobre la cama, le abri sus piernas hasta donde ella permitio, sus manos debajo de las mias las llevaba hasta su rajita rica y tome sus dedos e hice que los metiera un poco en su rica rajita, fue maravilloso sentir lo supermojada que estaba mi niña, parecia rios de sus ricos jugos, solte sus manos y me lleve mi mano hasta mi boca para saborearlo, sabian tan rico para mi, me chupe mis dedos, no queria parar, deseaba en ese momento meterle mi verga por su rica cuquita, pero me dio temor, entonces di otra vez el giro y quedamos los dos de medio lado frente a frente, la tome por la cola y le subi una de sus piernas y la lleve sobre mis piernas, su cuquita quedo expuesta y mi pene por fin sintio su tesorito hermoso, los dos estabamos supermojados era una locura, no deje que bajara su pierna y entre un poquito la punta de mi pene en su cuquita, casi no aguanto, me toco parar un poco, sentia como estaba mojada su cuquita y mi pene se deslizo suavemente sobre su rajita, por eso la abrace mas fuerte y busque su boca, deseba sentirla tambien, la bese suavemente tocando sus labios con los mios, nunca habia sentido algo mas fuerte en mi vida, me sentia maravillado, mordi suavemente su pequeña lengua y empece a chuparla, le desperte deseo porque senti como empujaba su cuquita contra mi pene para rozarla mas fuerte, esos labios sabian tan rico, le di un beso tan grande que su boca quedo dentro de la mia, queria comerme su boquita tambien, meti mi lengua en su boca, me moria por penetrarla ya, entonces se me vino una cosa loca a mi cabeza, deseaba mamar su cuquita, esta ansiono por hacerlo, por lo pequeña y delicada meter mi lengua y lamersela me enloquecia y queria que ella probara mi pene, si, yo queria que ella lo besara bien rico, por eso tome su mano e hice que tocara la puntica con sus dedos y luego se los lleve a su boca, no dijo nada, tampoco se opuso, solo se dejo llevar, mi niña por fin iba a probar mi pene con su boca. Ella estaba desnuda, yo aun no, tenia mis boxer, me daba temor que mi esposa despertara y me sintiera desnudo al lado de nuestra hija, no sabria que decir, pero el deseo se habia apoderado de mi, deseaba poder estar con mi niña, hacer el amor con ella por una segunda vez, segui con mis manos cogiendo su colita y sosteniendola para que no se separa de mi, sentir todo su cuerpo desnudo con el mio y sus pequeños seños en mi pecho me enloquecia, estabamos ya un poco sudados, sentia nuestros cuerpos mojados, por segunda vez la tenia frente a frente, entonces la solte un poco y me quite mis boxer, los dos estabamos desnudos, nuestros cuerpos eran como uno solo y al lado estaba mi esposa dormida, sin darse cuenta de lo que pasaba a su lado, me daba mucho miedo, pero a la vez, aumentaba mi deseo, nos estabamos moviendo mucho y depronto despertaba, todo eso pasaba por mi mente mientras deseaba a mi pequeña. Suavemente la solte y me levante de la cama para luego meterme por los pies de la cama, lo hice muy despacio, era un riesgo porque iba a estar debajo de las cobijas y si mi esposa despertaba no me daria cuenta, pero debia correr el riesgo y esperar que si pasaba mi niña me avisara. Abri sus piernas y mi lengua la meti en medio de su rajita, lo que senti es inolvidable, estaba toda mojada y bien caliente y al sentir mi lengua en su cuquita, senti que la apreto contra mi boca, estaba excitada mi niña deseaba que la hiciera mia otra vez, me lo demostraba con ese acto, yo la tome de la cintura con mis manos y con mi boca empece a besar su cuquita y metia mi lengua hasta el fondo era maravilloso lo que me excitaba, sentia todos sus jugos en mi boca y mi cara, deseaba sentirlo, era algo loco, sentir como sus vellos rosaban mi cara me encantaba, asi lo hice por unos minutos y ella movia su cuquita contra mi boca, estaba excitada mi niña, luego me baje otra vez a los pies de la cama y me levante, para luego volver acostarme a su lado, en ese momento le di un beso en su boca y tome sus manos y las lleve a mi pene, deseaba sentir sus manos tocandolo, ella no se resistio y lo hizo, estaba superparado y bien duro, creo que eso le gustaba a ella, pero tambien le daba temor creo yo, me lo habia dicho la primera vez, entonces le dije al oido que si queria bajar un poco como yo lo hice, que un poquito, que lo deseaba, ella me dijo, me da miedo por mama, no lo podia creer, ella queria hacerlo, porque no me dijo que no, solo penso en que la mami podria vernos, le dije,  pasate a la orilla de la cama para que la mami no se de cuenta, asi lo hizo y luego la tome con mis manos y poco a poco la hice que bajara hasta que su cara roso mi pene, no sabia como reacionaria ella, era su primera vez, tenia temor que lo hiciera, pero el deseo era incontrolable, me quede asi de medio lado, y senti que sus manos cojieron mi pene, fue magico ese momento, ella queria hacerlo, pense, sabra como, imagino que si, sus  manos lo cojieron todo y lo apretaba fuerte, se sentia tan especial, sus pequeñas manos en mi pene y cerca de su rostro, puse una de mis manos sobre las de ella y con los dedos de mi otra mano toque su boca y  lleve mi pene a su boca, pase por sus labios mi puntica, cuando senti como sus labios lo rosaban enloqueci, no podia controlarme, era imposible hacerlo, tenia al ser que mas amaba en mi vida para mi solo, mi dulce niña que ya cumpliria los 11 años, quien me habia dado su virginidad, quien no le importaba hacer el amor conmigo, aun con la mami al lado, era atrevida como yo, ahora ella por vez primera me haria sexo oral, su boca virgen probaria mi pene, deje solas sus manos sobre mi pene y lo empuje un poco para que entrara mas en su boca, ella no abria bien su boca y sentia como rosaba mi pene con sus dientes, era como si lo mordiera pero muy suave, me gustaba lo que hacia, volvi y lo saque todo y meti mis dedos en su boca y luego volvi a meterlo en su boca y ella otra vez lo mordia, solo que esta vez lo senti mas fuerte, entonces lo saque otra vez y la subi un poco y le dije al oido que no mordiera, que lo tomara con sus manos y lo chupara sin morderlo mucho pq me dolia, la bese otra vez y luego la baje, lleve sus manos a su boca y la solte, y entonces vivi el mejor momento de mi vida como la primera vez, ella llevo mi pene a su boca y empezo a besarlo y yo lo empuje en poco y lo dejo entrar a su boca, estaba la mitad de mi pene en su boca y lo chupaba tan delicioso que me tocaba sacarlo porque sentia que me venia y pensaba que aun no era hora para que ella sintiera mi semen en su boca, durante unos minutos me chupo mi pene sin soltarlo con sus manos y me hizo ver las estrellas, ni siquiera mi esposa me habia mamado de esa forma, fue tanto el placer que tome su cabeza y casi lo entro todo, no medi mis impulsos y casi la lastimo, en ese momento la subi otra vez, estabamos frente a frente otra vez, totalmente desnudos, la abrace tan fuerte como pude y ella tambien me abrazo, senti ese abrazo tan fuerte, estabamos preparados para terminar esa bella noche, nos besamos como dos adultos desenfrenados, nada importaba en ese momento y yo deseaba hacerla mia otra vez, entonces le dije, hija te amo y eres mi vida me haz mamado mi pene tan delicioso y quiero que me digas si quieres hacer el amor otra vez, ella me dijo que si, no podia creerme todo lo que pasaba en ese momento, ella me deseaba tanto como yo, queria vivirlo otra vez, me murmuro al oido que lo hiciera pasito, entendi de una vez, solo me pedia tener cuidado, senti nuevamente miedo que mi esposa despertara cuando lo estuvieramos haciendolo, pero no habia otra forma, era ahi y en ese momento, yo estaba que explotaba, entonces gire y quede encima de ella, no recoste mi cuerpo encima de ella, separe sus piernitas y me sostuve sobre mis rodillas en medio de sus piernas y mis manos colocadas al lado de sus brazos, me inclini y bese su boca y sus senos se los mordi suavemente tan rico, en ese momento senti sus manos sobre mi pene, ella lo tenia en sus manos, estaba superexcitada y me pedia que entrara en ella, puse mi mano sobre sus manos y lleve mi pene hasta su cuquita y ella lo solto, deje caer un poco mi cuerpo sobre el suyo y empece a entrar mi pene, era toda una fantasia entrar en su cuquita, lo hacia pasito mientras sus manos las sentia en mi espalda y sentia como me apretaba con sus dedos, estaba superapretada su cuquita, lo sentia cuando mi pene entraba, como si sus paredes vaginales lo apretaran fuerte, era mejor que la primera vez, sudando nuestros cuerpos y sintiendonos de pies a cabeza, ella apretaba su cuquita, asi lo sentia, lo entraba un poquito y lo sacaba otra vez, queria sentir toda la magia de su cuquita, llena de sus jugos y bien calientica, no lo entre todo pq no queria lastimarla, era tan pequeña su cuquita, ya no agunte mas, me incline mas y me apoye en mis codos y senti el calor de su barriguita, deseba en ese momento de locura meterle todo mi pene dentro de su cuquita, pero no lo meti todo, solo se que no entro todo, la bese suavemente y luego le dije, quiero que sientas mi semen dentro de tu cuquita, me voy a venir dentro de ti, y tuve cuidado de no meterlo duro cuando me estuviera viniendo, me recoste en mis brazos y deje caer mi cuerpo sobre el suyo, queria sentirla toda,  ella me abrazo fuerte cuando sintio que me venia dentro de ella, era maravilloso lo que sentia, mejor que aquella primera vez en la ducha, todo mi semen quedo en su cuquita y entonces me di media vuelta sin sacar mi pene de su cuquita y la abrace fuerte, pero ella se quejo un poco y me dijo me duele papi, me duele mucho, yo la abrace contra mi cuerpo y la bese, le dije, ya pasara el dolor mi niña y gracias por hacerme el hombre mas feliz del mundo, paso todo esa noche, en la misma cama y con mi esposa al lado, duramos unos minutos asi juntos y le dije que se levantara pasito y fuera al baño y se limpiara y que luego volviera para amanecer junto a ella, asi paso esa linda noche, que jamas he olvidado y su recuerdo perdura aun en mi.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *