Manoseada en el metro

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Saludos a todos y a todas los que lean este relato, mi nombre como ya saben es Dania Lora, tengo 18 años y soy de México. Este es el segundo relato ya que subo a esta página y puedo ver que les gustó el primero sobre una experiencia mía en el camion. Este segundo es otra tambien, pero no tan reciente, de hace algunos años, cuando estaba en tercer año de secundaria, hace 2 años ya.

Yo iba con una amiga en el metro, íbamos hacia su casa que está muy cerca de una de las estaciones.

Yo llevaba puesta un short de mezclilla y una blusa ligera de color azul si no recuerdo mal, mientras mi amiga llevaba un pantalón también de mezclilla y una camisa de cuadros rosa y negro. No era día de escuela ni nos subimos cerca de ella. Bueno, en la estación que nos subimos teníamos que avanzar 4 estaciones, cambiar de línea y un par de estaciones más.

Ella tiene mi misma edad, en ese entonces ambas con 18 años si mal no recuerdo, es más alta que yo, media entonces y sigue midiendo 1.65 o 66 más o menos, de piel más oscura y cabello negro igual que el mío, pero el suyo siempre ha Sido corto, más arriba que donde su hombro. Su cuerpo es muy bello para mí, teniendo un muy buen par de pechos, muy grandes y que destacan bastante al igual que un trasero envidiable, pero aún así me dicen que el mío es mejor jajaja.

Nos subimos y todo normal, salvó por la gran cantidad de gente que había ese día dentro de los vagones, sigo sin saber porque, ya que no era una hora concurrida ni parecido pero bueno. Nos acomodamos lo mejor que pudimos, quedando las dos pegadas frente a frente y casi sin posibilidad de movernos casi. Las puertas se cerraron y al instante siento como algo rosa una de mis piernas. No le di ninguna importancia, casi qué pasó desapercibido para mi, pero justo después volví a sentir el mismo toque y movimiento. No podía voltear, me sentía nerviosa y aún más sabiendo que no me podía casi ni mover.

No era la primera vez que alguien me manoseaba en el metro, ya lo habían hecho varias veces y me gustaba pero siempre estaba sola, está vez iba con alguien y no sabía cómo reaccionaria si se daba cuenta.

Volví a sentir lo mismo de nuevo pero esta vez con mucha más obviedad y ya pude sentir que perfectamente era una mano. Me puse aún más nerviosa, quería moverme para no “evidenciarme” frente a ella pero era imposible. En el siguiente toque ya no la quitó, ahí la dejo, sobre mi trasero ahora, por encima de mi short, no apretaba ni empujaba, solo la posó sobre el. Mi amiga no se daba cuenta que estaba siendo manoseada justo frente a ella, pero eso no fue todo.

Subió un poco su mano e intentó meterla por dentro de mi short… Lo consiguió. Yo me estaba calentando mucho ya, no solo por estar siendo manoseada, si no por estarlo siendo frente a ella… Pasó también por dentro de mis pantis su mano y apretó un poco una de mis nalgas. Quería gritar, quería gemir, quería suspirar pero me habría delatado cualquiera de esas cosas… Solo pude ligeramente alzar mi culo para darle mejor posicion.

Ya habían pasado 2 estaciones de las 4 de esa línea… Hasta que llegamos a la 3ra un par de personas se bajaron y había un poco, pero solo un poco más de espacio. Mi amiga aprovecho para recargarse de tal manera que me dió la espalda… En ese momento supe que tenía que aprovechar, me daba por completo igual el resto de pasajeros, ella era la que me importaba que no me viera.

Me di la vuelta por completo, quedando de frente a mi acosador, viéndolo por primera vez desde que me subí al metro. Era un hombre de unos 30 años más o menos, de barba larga y lentes también. El también volteó a verme y con una seña le dije que ahora metiera su mano por enfrente.

El entendió enseguida, pues bajó su mano hasta llegar al broche y cierre de mi short, desabrochando lo y dejando pasó libre a su mano. A pesar de que ya había sido manoseada en el pasado nunca ninguno de ellos (y en una ocasión “ella”) me había tocado mi vagina… El lo hizo por primera vez. Comenzó a jugar con ella, moviendo sus dedos a lo largo de ella y obviamente mojandome mucho más, sabiendo que ya no había riesgo de que mi amiga se diera cuenta.

Llegamos a la estación en donde ella y yo debíamos bajar… Yo obviamente no quería irme… Quería terminar… Me tocó el hombro y me dijo que bajaramos, yo solo le dije que si e hize como si la fuese a seguir pero la dejé irse, no la seguí, me quedé con el. Además, solo bajó ella y pocas personas mas del metro pero se metieron más personas, por lo que ahora íbamos más apretados pero también más ocultos.

Ya ella al haber salido y yo sin que me importe que alguien más me vea me dispuse a agarrar su verga… Mas que nada para que fuese más morboso aún. El negó que lo hiciera, no con palabras, ni con su otra mano, si no metiendo uno de sus dedos en mi vagina. Eran grandes, mucho más que los míos, sentía como penetraban fuertemente en mi y como sentía que llegaba profundo, o al menos todo lo profundo que podía por la posición, era doloroso pero a la vez muy caliente y morboso todo.

Yo ya suspiraba mucho, aunque en bajito claro, le apretaba su brazo por el dolor y el placer, me temblaban mis piernas y después de un rato, casi al llegar a la siguiente estación me vine con su dedo dentro. Casi grito del placer y lo habría hecho de no ser porque estábamos ahí. El sacó su mano de mi short y al voltear lo a ver ví como lamía su dedo del medio… fue increíblemente sexy para mí.

Al llegar a la siguiente estación yo me bajé como pude, con mis piernas temblando y mi short desabrochando, con mi vagina pidiendo a gritos una verga para coger, a pesar de que nunca lo había hecho y hasta la actualidad sigo siendo virgen, y mi mente completamente en blanco… Me devolví como pude a casa, al llegar tuve que masturbarme porque venía aún muy caliente. Y al día siguiente le inventé una excusa a mi amiga de lo que pasó… Ella nunca se dió cuenta de que me estaba dedeando y manoseando un hombre justo a su lado…

Ese es mi relato. Espero que sea de su agrado y les pido que me manden mensaje a mi correo que es danialorarelatos@gmail.com

Si quieren también pueden decirme si quieren que el siguiente sea uno más actual, de ayer por ejemplo, o si en cambio prefieren de mi “primera vez” siendo manoseada.

Gracias por leerme!

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Un comentario sobre “Manoseada en el metro

  • el septiembre 28, 2019 a las 9:37 am
    Permalink

    Mmmm que rico. Manda mas relatos

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *