Mi Novio me quito la virginidad

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Mi nombre es Amy, actualmente tengo 20 años de edad y soy una chica delgada de estatura promedio y cabello castaño y ondulado con unos pechos no muy grandes y con un buen trasero.

Todo paso poco después de que cumpliera 18 años y mi novio adrian 19. Ambos vivíamos en ciudades distintas y ambos queríamos hacerlo con el otro. Teníamos que encontrar un momento y lugar donde estuviéramos solos los 2  

Fue así como un día la familia de adri viajaría fuera de la ciudad quedándose el solo en la casa durante unos días.

Acordamos con mis padres que me quedaría unos idas en con él en su casa, ellos ya lo conocían así que eso no fue un problema, el plan era vernos en la estación de metro(tren), el me recogería y de ahí iríamos a su casa.      

Y llego el día acordado, me desperté muy temprano para prepararme y arreglarme. Me vestí con una blusa algo escotada rosa claro, una chaqueta rojo oscuro, uno pantalones negros ajustados y unos zapatos de tacón alto rojos.

Tome una pequeña maleta que había preparado unos días antes y baje de mi habitación para salir de casa.

-Pero mírate! Pareces salida de una revista de modas.  Eso respondió mi madre al verme, y después decirme que tuviera cuidado me dio algo extra de dinero por si lo necesitaba, a si vez que me recordaba que la llamara una vez que hubiese llegado.

Salí de mi casa rumbo a la estación, fue cerca de una hora de camino para cuando llegue, adri estaba esperándome cerca de la salida. Cuando lo vi inmediatamente camine hasta donde estaba.

-wow, te vez más hermosa que de costumbre. Menciono mientras tomaba mi maltea sin antes darme un largo y pausado beso.  

Partimos de la estación en un taxi hasta su casa en donde inmediatamente avise a mi madre con el fin de no preocuparla.

Había llegado la hora, estábamos adri y yo en su habitación donde sin mucha experiencia comenzamos a besarnos apasionadamente en la boca, eran besos profundos y mientras nuestras lenguas se entrelazaban una con la otra el comenzaba a acariciar mis pechos por debajo de la ropa mientras yo desabrochaba la suya.

Nos mantuvimos así un rato hasta que ya sin mi blusa bajo besando mi cuello hasta que llego a mis pechos donde comenzó a chuparlos y lamerlos.

Volvió a besarme para después de eso terminar de sacarme la ropa, el me ayudaba a la vez que me acariciaba y al terminar de quitarme los pantalones me pidió que me volviera a poner los tacones, (a lo que yo accedí ya que se que le gusta verme con ellos y por eso los lleve)

Ya prácticamente desnuda, me senté al borde de la cama, entonces adri se agacho para abrir mis piernas y empezar a lamer mi vagina.

La sensación era indescriptible, no podía hacer más que caer de espaldas a la cama mientras me hacia jadear y gemir de placer, yo acariciaba su cabello con mis manos, cundo note que aumentaba el ritmo y su lengua comenzaba a entras más profundo.

Así estuvo un rato, lamiendo mi vagina y acariciándola, cuando después paso a lamer mi clítoris en varias direcciones mientras que su mano comenzó a meterme dos dedos acariciando el fondo de mi vagina.

No soporte mucho más y cuando menos me di cuenta termine viniéndome en sus dedos. Después de que me los saco y los lamio decidí tomar la iniciativa y bajar de la cama para comenzar a quitarle los pantalones. Debo admitir que me sorprendí al ver su pene el cual era bastante largo y grueso y ya estaba muy duro y empalmado. Sería la primera vez que lo tendría tan directamente, pues ya en otras ocasiones lo había tocado.

Comencé a lamérselo tímidamente, ya que no sabía qué hacer y tenía miedo de hacerle daño, lamia desde la punta hasta la base donde lo alce para lamer sus bolas, lo que provoco que empezara a gemir.

Empezar a meterla en m i boca fue algo difícil. Ya que era muy grande y tenía que abrirla mucho (mi boca termino doliéndome el resto del día). Cuando logro entrar, empecé a chupársela con más energía, mientras deslizaba mis labios alrededor y lo lamia por dentro.

Adri tomo mi mano con la que me recargaba en él y la puso alrededor de su pene donde comenzó a moverla de arriba hacia abajo enseñándome que hacer, entonces soltó mi mano y comencé a usar los dedos para masturbarlo y chupársela a la vez mientras que con mi otra mano me daba placer a mi misma jugueteando con mi vagina.

Estuve chupándosela un buen rato a lo que el me decía lo bien que lo hacía, y así seguí haciéndolo hasta que se vino en mi boca, echando semen en ella. Se sentía raro y calientito pero no era desagradable, eso sí era bastante más de lo que creí, y antes de siquiera decir nada me lo trague, eso que lo sorprendió, a lo que voltee hacia el diciéndole que fue delicioso.

Después de venirse en mí boca lo tumbe a la cama donde se lo estuve lamiendo un rato más pasando mi lengua por sus bolas también. (Había leído que están muy sensibles en ese momento y que les gustaba incluso más)

Descansamos un rato acostados besándonos mientras el acariciaba mi vagina y yo pasaba mi mano por todo su pene. Estuvimos así unos minutos y después de separar nuestras lenguas en un hilo de saliva pusimos el condón.

Mientras el aún seguía acostado. Yo me senté la zona de su vientre para después sentarme sobre su pene, mientras este entraba en mi vagina.

La sensación fue simplemente perfecta pero a la vez era divertido, en la posición en la que estaba podía sentir todo su pene en mi interior, comencé a moverme mientras mis caderas parecían hacerlo solas, adri me decía cuanto me amaba mientras subía el ritmo dando ligeros saltitos mientras mi vagina se aferraba mas alrededor de su pene.

Adri tocaba mis pechos mientras yo me movía y gemía de placer. Estuvimos en esa posición un buen rato hasta que nos separamos para posteriormente ponerme a cuatro patas y volver a metérmela mientras me tomaba por los brazos. Así estuvimos el resto de la tarde, probando todas las posiciones que se nos venían a la mente. También probamos hacernos sexo oral mutuamente (en un 69), y hacerlo también en otras habitaciones.

Terminamos donde habíamos empezado, besándonos apasionadamente es su cama mientras nos masturbábamos el uno al otro.

El resto de los días fue parecido, también lo hicimos, aunque también hicimos otras cosas como salir a comer y de compras

Desde ese día nuestra relación fue aun más unida pues ahora no solo nos veíamos para salir, sino también para hacerlo una que otra vez, también me volví un poco más extrovertida, comencé a vestirme más provocativamente usando tacones básicamente a diario, así como vestidos y conjuntos con faldas más seguido, y no solo cuando veía a mi novio, claro que ahora nos veíamos más seguido también.

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *