Todo paso sin ser planeado

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Mi novio y yo íbamos a ir a una fiesta hace un mes, pero él se enfermó repentinamente, me quería quedar con él pero me dijo que fuera, pues al fin y al cabo tenía personas con que cuidarse, me siento mal por lo que hice pero no puedo negarlo ni hacerlo desaparecer, más porqué ha sido una cosa muy buena.

La fiesta empezaba a las 6 y terminó a las 2, por lo general no suelo tomar mucho, pero ese día me pase porque me sentía algo sola al principio, aunque tiempo después ya estaba integrada a la fiesta, mi papá se le descompuso el carro y nadie podía pedirme un uber, así que fuimos 5 personas al departamento más cercano de uno, se llama Andrés, es a decir verdad un chico muy guapo, mide el metro ochenta, de una tez bronceada, no era prieto pero sí un poco tostado, su rostro era fino, sus ojos de color ambar resaltaban, su cabello de color café era quizá lo menos llamativo ya que ni siquiera iba peinado, su figura un tanto torneada se dejaba ver en sus brazos, él y yo junto con los otros chicos fuimos a su departamento, Daniel, Erick y Carolina se fueron al cuarto principal y Andrés y yo nos quedamos en la sala, fue a sacar un par de cobijas al cuarto pero este ya estaba ocupado por un trio bisexual, le dije que no hacían falta, porque hacía calor ese día, fue al baño, me di cuenta de que no tenía sueño realmente, aunque me vi  a mi misma pensando en que estaría mal engañar a mi novio de esa manera, algo dentro de  mí también quería acción en ese momento, cuando salió se fijó en que ninguno de los 2 tenía sueño, así que saco un six de la mini nevera y empezamos a hablar, el efecto del alcohol que se había amainando regreso junto con esa idea de follar, y no era la única que lo pensaba, él se sentó a mi lado y me dijo:

-Lamento que él no haya podido venir sabes, de verdad me cae bien, pero no creo que solo hubieran ido a la fiesta, estás muy guapa hoy.

-Gracias- era cierto, de hecho estaba peinada con mi cabello teñido de rojo, salvo una pequeña imperfección en la cara mis ojos de color café veían como Andrés se le hacía un bulto en el pantalón y pasé rápidamente mi lengua por mis labios rojos obviamente pintados, llevaba una blusa transparente que abajo había otra blusa negra que cubría desde mis pechos qué si bien no eran la gran cosa eran muy generosos, hasta la cintura, una falda morada algo ajustada pero me llegaba antes de las rodillas, resaltaba mi atributo sexual principal y unas medias de red,  que finalizaban en unos tacones de aguja, bastante bonitos, a diferencia de otras chicas yo podía llevarlos más tiempo, los cuales me hacían llegar al metro setenta- tú también no te ves mal.

-Oye, solo si tú quieres puedo satisfacerte, respeto la relación que llevas pero ahora solo será un pequeño accidente- lo dijo mientras su cara se acercaba a la mía- solo esta vez

-Y si no quiero-me mentía pero por si acaso ya preparaba mi rodilla para dejarlo sin descendencia- solo me dejas dormir

-Sí, y en ambos casos- me beso en los labios mientras sus manos acariciaban mi cabello y mis senos- nada de esto pasó

Continúe besándolo por varios minutos, no se cuánto tiempo habrá pasado, pero me había acariciado mis senos mientras bajaba su mano hasta mi sexo,me quito las prendas superiores le levante la playera ajustada y se la quitó, bese su pecho y baje lentamente hasta su pantalón, le baje el cierre y su bóxer y un pene erecto de yo diría unos 14 cm se alzó sobre mí, lo acaricie, le di un beso a su cabeza y comencé a hacerle una mamada, tomo mi cabello controlando la velocidad de cómo lo iba chupando,  su pelvis estaba sin rasurar y me era algo incómodo lamer sus huevos porque a veces un pelo se acercaba a mí, pero continúe para de golpe detenerme y ser levantada, me recosté en el sillón y me quite el broche de la falda, él me bajó el pantalón y me quito mi calzón de manera apresurada, a diferencia de Andres yo estaba rasurada, empezó a comerse mi clítoris que ya estaba húmedo, metió sus dedos en mi ano que hizo que me viniera sobre su cara.

En esa misma posición me dejó, rebusco entre las ropas que dejamos tiradas una tira de condones. Abrió uno y se lo colocó rápidamente, con cierta suavidad me introdujo su verga en mi panocha, a decir verdad se sentía diferente al pene desnudo pero no era algo que arruinará la experiencia, primero empezaba con un par de movimientos suaves y lentos y empezó a subirle el ritmo, gemía leve y el jadeaba un poco, levante mis piernas y puse mis rodillas frente a mis senos, me quito los tacones y agarró mi pie derecho se lo metió a la boca, me sentí rara, algo nuevo dentro del sexo, tal vez eso era lo que necesitaba, algo nuevo, pero una vez que saboreo todos mis dedos paró, pensé que se había venido pero él se recostó  y me puse erguida, le empecé a dar sentones, era algo excitante para mí tener el dominio siempre, sus manos acariciaban mis senos que estaban ya durísimos, como lo vi muy relajado empecé a subirle más la intensidad al ritmo, empecé a gemir un poco más y me vine de nuevo, me separé y alce mi trasero mientras  ponía mis senos contra el respaldo del sillón, pero lo que me hizo no lo había previsto, sentí como esta vez su miembro se metía por mi ano, lancé un gemido de dolor y placer, no era mi primer anal, ni mucho menos que con un hombre, pero está vez en lugar de actuar despacio me empezó a desgarrar el ano, me di cuenta de que ya no llevaba el condón, sentía dolor pero no quería que parará, de repente sentí como golpeaba mi trasero cada vez más rápido y fuerte mientras lo combinaba con una nalgada, ahí ya no tuve opción y gemí como loca, unas lágrimas brotaron de mí y de repente paró, sentía como su leche se escurría en mi ano, aún en esa posición fue a mi boca y nos besamos apasionadamente, se me habrá escapado un te amo entre los besos, solo una persona me había follado tan bien como él y agradezco aún ser su novia después de esto, retiro su pene y me dijo:

-Puedo tomarte una foto así, eres muy tierna así.

-Solo si no se la mandes a quien yo diga- le dije aún algo jadiante. Tomó su celular y me tomó una foto así, estaba en cuatro y un chorro de semen brotaba sobre mi dolorido ano, el trasero estaba rojo y yo tenía una expresión de satisfacción.

Al día siguiente le pedí que me la mandará y se la envié a mi novio con lo que pasó, se molestó conmigo y con Andrés, pero no me corto, sigo sin saber bien porqué, aunque el me sigue follando sigo creyendo que tal vez necesite penetrar a una chica que no sea yo pero la pregunta es a quien.

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *