Sexo con mi prima

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Todos los nombres son ficticios.

Era un caluroso día de verano y yo estaba en mi casa “trabajando” para presentarme a la universidad, iba a cursar 2º de carrera y era importante estudiar en verano para estar preparado para el curso siguiente, ya que este primer año lo había sacado flojillo, pero como estaba hasta la polla de trabajar, eran las 17:30, decidí tumbarme en la cama y jugar un poco al Minecraft, era 2013 y aunque yo tenía 19 años, era el juego que estaba de moda, me tumbo en la cama con el portátil en el estómago y me pongo a construir una gran mansión de acero y cristal (luego tuve que rectificar y construirla de piedra) y en eso que entra en la casa mi prima, que vivía cerca, la cual llamaremos Sofía.

-Primo Fer, ¿me dejas el ordenador?-pregunta mirándome con sus ojitos azules, llevaba el bikini rosa mojado y goteaba mojando el piso. Su cabello rizado, rubio oscuro y largo estaba mojado y  asquerosamente enredado en nudos. Era 1 año menor que yo

-¿Y el tuyo?-pregunté

-Me lo he dejado en la casa y nos hemos bajado  a la playa-respondió ella mirándome con ojos de corderito sabiendo que no podía negar por mucho rato

-Está bien, ven aquí Sofía, pero trae la toalla- le dije

Me bajé de la cama y ella puso la toalla sobre la colcha y se sentó encima, le di el ordenador y lo puso sobre su estómago flexionando sus rodillas.

Y ahí estaba yo con ella a mi izquierda y notando sus curvas en mi brazo mientras ella absorta en el juego no se enteraba de mi erección, yo sabía que estaba mal pensar así, era mi prima, pero me estaba poniendo de un caliente inimaginable y sin dejar que la cordura hablara, le puse mi mano sobre la rodilla a lo cual ella ni se inmutó y fui bajando poquito a poquito hasta llegar a la ingle y allí tuve que meter la mano por debajo del ordenador para llegar a su coño, lo cual ella se fijó

-¿Qué haces, degenerado?- gritó apartando mi mano de su coño

-Nada-le respondí

-Intentabas tocarme-dijo ella

-Eso es mentira- le discutí

-¿Y qué hacías sino con tu mano sobre mi coño?- me preguntó

-Comprobar que funciona el ventilador del ordenador, lista- le mentí

-Mentira, si estoy viendo tu erección-me dijo

-Vale, sí, te intentaba tocar, pero mira como me has puesto, primita-le dije

-¿Eso lo he provocado yo?- preguntó ella

-Sí, mira: si me dejas tocarte, te dejo jugar al Minecraft- la chantajeé

-¿Me estás chantajeando?-preguntó

-Mmm…sí- afirmé fingiendo que lo pensaba

-Guarro- dijo ella

Pero aun así accedió, porque siguió jugando y yo le bajé el tirante del bañador de una sola pieza y vi un pecho de tamaño estándar, lo tomé y empecé a chuparlo mientras ella maldecía y jugaba, tras unos tirones del pezón que no le gustaron pasé a poner la mano de nuevo bajo el ordenador y ella ni se inmutó, levantó el ordenador para que yo tuviera mejor acceso y yo le corrí a un lado el bañador desvelando su hoyito, cubierto por una suave y ligera capa de vellos rubios. Metí los dedos y empecé a masajearle aquella parte mientras ella seguía jugando y maldiciendo, llegó un momento en el que ella retorció la espalda y soltó un gemido y mis dedos se pringaron de un material viscoso, el semen, en la posición en la que estaba no podía chupárselo, así que recogí lo que pude con los dedos y lo llevé a mi boca chupándolo, deleitándome con su sabor.

-Espero que estés contento- me dijo malhumorada

-Bueno, lo estaré cuando me hagas una…- le dije

-No jodas-me dijo

Yo cogí su mano derecha mientras ella seguía jugando absorta a todo y cuando su mano se movía con toda maestría yo me sentía en el cielo

-¿Has hecho esto antes?- le pregunté

– Grrr- me gruñó sin responder

Justo en ese momento me corrí dejando unas manchas oscuras sobre su bikini

-Mira lo que has hecho. Una y no más, Santo Tomás- me dijo poniéndose bien el tirante.

En ese momento vinieron mis hermanos y demás primos por lo que tuve que dejarlo, pero yo sabía que se repetiría, tarde o temprano se repetiría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *