Campamento

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Autor: Rov

Un campamento en el bosque con amigos y cerveza, que podria salir mal…
Quiza ser la unica chica con 10 hombres, el plan era ir un grupo de 5 o 6 chicos con sus novias, pero en lugar de eso llevaron a un amigo… hombre, al tener amistad con ellos quede desde una semana antes en verlos en un lugar específico y de alli partir, al tener aun tramites para salir de la escuela sin problemas me desconecte de todo para terminar todo y cuando llego el dia, descubri que solo iban llegando hombres al lugar.
Ya sin posibilidad de negarme empezamos el recorrido a unas cabañas rodeadas de vegetacion y cercanas a un rio, esa primera noche paso sin sobresaltos, se prendio la fogata, se contaron historias de terror, unas cuantas cervezas y a dormir. En la mañana se fuimos a nadar al rio, al ser la unica chica las miradas se concentraron en mi, al mediodía fuimos a caminar y conocer la zona, ver la naturaleza siempre es gratificante, al regresar al campamento la fogata estaba lista y la cerveza fria, ahora la platica no fueron historias de terror, sino de sus conquistas, de sus perversiones y fantasias, yo solo escuchaba para no hacerme notar y me tocara hablar, pero al parecer fue un pesimo plan, pues todos me comian con la mirada, y como si se hubieran puesto de acuerdo y quiza si lo hicieron, me rodearon y empezaron a decir lo bonita que era, a dar masaje en los hombros, quitar las botas, y por el alcohol, el cansancio y porque se siente bien ser el centro de atencion me deje llevar hasta el punto de quedar sin ropa con dos dedos dentro de la vagina y culo y varias manos recorriendo mi cuerpo, dedos pelliscando mis pezones y amasando los pechos, poco a poco comence a gemir hasta que llegue al orgasmo y arque la espalda, esa fue la pauta para que uno a uno pasara por mi vagina sin tener la minima consideracion, con la fuerza suficiente para levantarme en cada embestida y todos terminaron dentro mío, sin que dejaran de recorrer mi cuerpo las demas manos ni que quedara desatendido mi culo por algun dedo, parecian presos que no tenian sexo hace años pues no bajaron el ritmo hasta las dos de la mañana que me llevaron a la cabaña a dormir un poco, pues al dia siguiente apenas desperté comenzo de nuevo una nueva jornada de sexo que solo paraba para que me aseara y comiera un poco, asi pasaron los siguientes tres dias sin parar, en pocas veces hicieron la doble penetración, o era por delante o por detras, lo cual fue mas facil para mi aguantar mas.
Al final quede como muñeca de trapo, me dejaron descansar mientras levantaban y limpiaban la cabaña, en el trayecto de regreso nadie dijo nada, Miguel me llevo en el auto hasta mi casa y dijo que fue una muy buena experiencia en la montaña, solo le di una mirada lo mas fria posible, cuando me iba a bajar me tomo del brazo y me entregó un sobre, diciendo: quieren repetir.
Me baje, entre a la casa y subi a mi cuarto para dejar las cosas y me tire en la cama, recorde el sobre y lo abri, eran 10 billetes de mil y una pequeña nota, que decia, esta es una primera parte, si se hace una segunda reunion sera el doble, pero si llevas a una amiga tendras una bonificación extra, en eso entro mi hermana que es tres años menor que yo, en ese momento tenia 15, y me pregunto que de donde era ese dinero, sin darle detalles le dije que Miguel me los regalo y que si queria ganarse algo simiar que podia quedar con el en 15 dias, se le iluminaron los ojos y confirmo con la frase “a quien hay que matar”
Pero esa es otra historia

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Un comentario sobre “Campamento

  • el diciembre 5, 2019 a las 10:41 am
    Permalink

    Me agrado el relato por lo bien llevado que fue y lo morboso esos son los relatos que a mi me agradan y mas contados por pendejas jovenes como voz.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *