La Luna de Miel con mi Hija “Parte II”

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Autor: Campesino

Papi, te gusta sentirme cerca de ti para abrazarme, me dijo.
Mucho mi bella niña, me encanta sentir tu cuerpo y tu aroma, me enloquece hija, no puedo ocultarlo, te amo.
Tomo mis manos y las apretó contra su pecho, sentí sus senos por encima de su camisón, eran mas grandes, se sentían duros, eso me excito mucho.
Papi, porque tu pene se pone tan grande cuando me abrazas, a veces me asusta un poco, me dijo.
Porque te deseo mucho, cuando me viste desnudo esa vez en el paseo, despertaste un deseo y un sentimiento muy fuerte, ni siquiera con tu mami lo he sentido, es como si me hubieras embrujado hija, y cuando te veo desnuda no puedo controlarme, solo quiero abrazarte, besarte toda, hacerte mía y deseo que me comas todo, le dije.
Se rió un poco, papi yo no te puedo comer, porque dices eso, me dijo.
Es una forma de decir hija, cuando dijo que deseo que comas, es que te comas mi pene por tu cuquita y por tu boca, cuando yo digo que deseo comerte, es probar tus senos con mi boca, acariciar con mi lengua en tu cuquita y meterte mi pene mi bella niña, le dije.
Y siempre lo deseas hacer cuando me ves papi, me dijo.
Que preguntas de mi niña, eso me encantaba de ella;
no siempre, ha veces solo quiero abrazarte, darte un beso, alzarte y otras comerte toda, le dije.
Solté sus manos y empecé a masajear sus piernas por encima de su camison, ella se recostaba sobre mi regazo y con sus manos hacia lo mismo con mis piernas.
Hija, quiero que me digas que es lo que mas te gusta que te haga o que es lo que mas te gusta sentir, le dije.
Me da pena papi, no se como decirte, me dijo.
No te preocupes hija, ahora solo estamos los dos,  por eso quería que estuviéramos solos, para que me digas todo sin pena, mi bella niña, le dije.
Empecé a besar su cuello y mordía su oreja, mientras mis manos levantaban su camison y quedaba al descubierto sus piernas y sus pantys, coloque mi barbilla en su hombro y le susurre al oído, me muero por saber.
Me gusta mucho que me digas mi niña hermosa, me encanta como lo dices, me gusta cuando todas las mañas te despides de mi abrazándome y apretando mi cintura y lo otro me da pena decirlo, me dijo.
No podía creer que le gustaba cuando apretaba su pequeña cintura y el abrazo, era el único momento de sentirla cerca, pero dime lo otro, quiero saberlo, mi niña hermosa, le dije.
Es que me da un poco de pena papi, me dijo.
Dale hija, solo es entre tu y yo, mientras decía esto, mis manos las llevaba desde sus hombros y las bajaba por sus brazos hasta llegar a sus manos y las dejaba caer sobre de su cuquita, me moría por tocarla.
Me gusta mucho como me acaricias y me besas, siento cosas bonitas, cosquillas en mi estomago y deseo mucho que lo hagas, me dijo.
Dime que te gusta que te acaricie, sin pena mi bella niña, le dije.
Me gusto como hiciste el masaje la otra vez, me gusta como pasas tu mano por mi cuquita, como tu dices y mas cuando la besas papi, eso me gusta mucho,  me dijo.
Mis manos se metieron por debajo de su camison y las lleve hasta sus senos, no podía creer lo que sentía, sus senos eran mas grandes que antes, seguían siendo redondos y duros, me excitaba mas, porque los sentía rico en mis manos, le gusto porque se recosto mas hacia mi y sentí sus manos tocar mi pene por encima del pantalón de la piyama, no lo podía creer, mi niña me deseaba, quería sentirme, empezaba a demostrarlo, yo besaba su cuello y le decía que la amaba que me enloquecia,  que deseba que fuera solo para mi toda la vida.
Dime hija, te gusta cuando mi pene entra a tu cuquita.
Si, pero al comienzo me dio miedo, porque se ponia muy grande y me dolia cuando lo entrabas, pero me gusta lo que siento papi, me dijo.
Dios, eras una locura hija, quiero que no le digas pene, dile verga cuando estemos así y dime que si te gusta que te meta mi verga en tu cuquita y te la llene de lechecita, mi niña hermosa, le dije.
Si papi, me gusta sentir tu verga, porque me hace rico y me gusta verla grande, pero no entiendo lo de la leche papi y porque quieres que le diga verga y no pene, me dijo.
Hija, es un decir, me gusta que le digas leche a mi semen, porque eso me excita mas mi bella niña y algún día probaras mi leche con tu boca y me gusta que digas verga, porque tu lo dices bonito, le dije.
Mis manos no descansaban, ya no solo tocaba sus senos, tambien habia metido mis manos por debajo de sus pantys  tocando su pubis y sus vellitos, estaba mas poblado, se sentia tan rico y ella se meneaba mientras sentia mis manos, solo que ahora acariciaba mis piernas y no tocaba mi pene.
La tome de sus caderas y la subi un poco, abri sus piernas colocandolas encima de las mias, quedo sentada sobre mi barriga, asi ella podia tocar mi pene como yo tanto deseaba.
Tome sus manos y las lleve hasta dejarlas sobre mi pene e hice que lo tocara por encima,  solte mis manos y las lleve hasta su cuquita, se sentia caliente, su pantys estaba mojado, estaba excitada mi bella niña.
Papi, dime que te gusta de mi, me dijo.
Hija, todo, cada parte de tu cuerpo, como besas de rico, me gusta verte desnuda, eso me excita mucho y mas cuando tocas mi verga con tus manos y la acaricias, pero mas cuando te la comes con tu boca, eso me enloquece mas, me gusta que me veas desnudo y mires mi verga.
Ella metio sus manos por dentro de mi pantalon y empezo a tocar mi verga, cuando senti sus manos, casi exploto, era demasiado para mi, sentir la suave piel de sus manos y sus dedos apretandola, me excitaba y lo hacia con una suavidad que me enloquecia mas, me quite la camisa, la despoje de su camison, quedando solo en sus pantys, eran tanto el deseo que no me le pregunte y le quite sus pantys, estaba como yo la deseaba, desnuda en su camita y solo para mi, mi bella niña, mia otra vez, despues de tanto esperar por fin la tenia a mi lado.
Papi, me desnudaste toda como te gusta verme, me siento mejor asi, me dijo.
Que rico escucharla decirlo, entonces levante un poco mi cola, hija quiero que tu me quites el pantalon con tus manos porque me excita mas, le dije.
se dio media vuelta y llevo sus manos a mi cintura y empezo a quitarmelos, no tenia mis boxer, me los habia quitado antes de entrar a su cuarto, quedo sorprendida al ver como tenia mi pene; papi tu no tienes tus boxer, dormiste asi con mi mami anoche, me dijo.
No hija, me los quite cuando me vine para tu cuarto, porque deseaba que pudieras ver bien mi pene, le dije.
Papi, me gusta cuando esta asi de grande para tocarlo con mis manos, porque se siente rico, me dijo.
Sus palabras removian todo dentro de mí, despertando ese volcan que llevaba dentro.
Volvi a sentarme otra vez y en ese momento sono mi celular, era mi esposa, queria saber como estaba nuestra niña, me levante a contestar, el telefono estaba en la mesita de noche  mi hija, le dije que ella estaba bien, solo que mientras hablaba con ella, le di la espalda a mi hija; quiero que me la pases para hablar con ella y dime proque te siento tan agitado, me dijo.
Ella esta dormidita y yo baje un momento a caminar y acabo de llegar, le dije.
Cuando ella despierte me llamas para hablar con ella, me dijo, bueno le respondi.
Cuando di la vuelta, me quede mirando a mi hija y le dije, te gusta como esta mi verga ahora hija, dime, le dije.
Papi, te imaginas que mi mami supiera que estamos haciendo ahora, se moriria de celos y si papi gusta verte asi, aunque cuando me la entras en mi cuquita me duele un poco, pero me gusta, ven y te sientas como estabas, me dijo.
Lo que me había dicho confirmaba que mi hija me deseaba y no queria compartir con su mami, era loco todo lo que pasaba, me daba un poco de miedo, pensar que ella llegará a celar a su mami, porque todo se podría acabar.
Me sente otra vez en la cama en la misma posición, le dije que se parara frente a mi, porque deseaba verla de pie, cuando se paro frente a mi sobre la cama, no podia creer, como habia crecido, sus senos mas grandes, el vello de su cuquita mas frondos, me quede viendola asi unos segundos, tome de su colita, sentía que era mas grande y lo  mejor, la tenia bien redondita, su colita se veía rica, la acerque hacia mi; quiero complacerte y hacerte lo que mas te gusta, mi bella y hermosa niña, le dije.
Papi, te gusto mas como soy ahora o como era antes, quiero saber, me dijo.
No podía con sus preguntas, cada vez mas complicadas de responder.
Cuando estabas mas pequeña eras hermosa, ahora lo eres mas, tus senos y tu cola, estan mas grandes y cuando las toco, me exito mas, porque puedo cogerlas mejor mi hermosa niña, le dije.
Pase mi lengua por medio de sus piernas, sentir su piel caliente y suave, excitaba mas mi cuerpo, pero cuando senti la humedad de su cuquita, fue mayor, estaba que me venia, era muy fuerte lo que sentia y no podia controlarme.
Abri sus piernitas y lamía su cuquita, era hermosa como se veia con su vello y sentirlo en mi cara cuando le mamaba su cuquita, me excitaba.
Ella empezo a gemir fuerte, quiero sentir mas tu lengua en mi cuquita papi, me dijo teniendo mi cabeza con sus manos.
Subi mis manos y empece a acariciar sus senos, sentirlos en mis manos me enloquecia, por ser mas grandes sentia mas placer, mi boca estaba prendida de su cuquita, chupandola y lamiendola con mi lengua, estaba a punto de explotar, pero queria hacerlo dentro de ella.
La tome de sus caderas, le dije que se sentará con sus piernas abiertas sobre mi verga,  empezo a sentarse, puso sus manos sobre mis hombros y se sento sobre mi verga, cuando senti que mi verga entro un poco en su cuquita, por poco me vengo, el roce con su vello me enloquecia, me corri un poco para que ella pudiera sentarse bien sobre mi verga, sus piernas quedaron entrelazando mi cintura, le dije mejor te sientas sobre mis piernas primero y luego sobre mi verga, la tome por su cola,  dije que llevara sus piernas hasta mi cintura, era la pose para que ella sintiera mi verga hasta su vientre y  hacerla explotar a ella tambien. Me quede mirandola cuando la tuve cerca, hija vas a sentir mucho placer, porque te voy a meter mi verga hasta el fondo de tu cuquita, mientras nos acariciamos, quiero que la consientas con tus manos antes que se lo coma tu cuquita.
Con sus manos empezo a acariciarlo, meti mis dedos en su cuquita, ella se levanto un poco al sentirlos, los moje todos para lubricar mi pene y asi sentir mas rico cuando me masturbaba, empece a besar su boca, tanto tiempo sin sentir esa dulzura, mordia su lengua, le decia que la metiera en mi boca y lo hacia, la mordia suavemente, mientras ella con sus manos me masturbaba, era una locura, eramos un volcan a punto de hacer erupcion, la acerque con mis brazos para sentir su cuerpo desnudo, entonces le dije que se sentara sobre mi verga, que queria metersela toda ya mi niña hermosa, le dije.
Papi, me gusta lo que me haces sentir, estoy feliz contigo, soy tu bella y hermosa niña, solo para ti, como tu dices, me dijo.
Sus palabras aceleraban mas mi respiración, igual la sentía a ella, estaba superexcitada, la sentía libre y mujer, estaba dispuesta a complacer a su papi en todo lo que yo le dijera.
No era facil entrar a su cuquita, aun era pequeña para mi verga, sentía como entraba apretadita y eso me enloquecia, porque era como si lo mamara con su cuquita tambien, estaba supermojada; pon tus manos en mis hombros y sientate ya mi bella niña, le dije.
Cuando se sento, mi verga empezo a entrar en su cuquita, me abrazo y sus manos apretaban fuerte mi espalda, mientras seguiamos besandonos, sabia tan rico su boca y como era pequeña podia casi que comermela con mi boca, era tanto el deseo que empece a empujarle mi verga suavemente para que entrara toda, porque sentia que explotaba.
Papi, que rico lo que siento, me gusta mucho, siento que tu verga entro, me dijo.
No lo podia creer, por fin podiamos decirnos lo que sentiamos, pero yo deseaba sentir mas placer.
Quiero meterte mi verga hasta el fondo, quiero que grites de deseo y que me digas, quiero mas verga tuya dame mas, metemela toda papi, le dije.
Si papi, quiero que me metas toda tu verga bien rico, metemela toda, quiero comerme toda tu verga papi, te deseo mucho papi, siii, me lo dijo casi gritando.
Era de no creer, mi niña era mi amante perfecta, lo que siempre habia deseado para mi, estaba superexcitada, eso me encantaba y escucharla decir todo eso y sentir como se movia sobre mi verga, era algo impensable, del otro mundo, mi felicidad completa.
La cogi de sus caderas y le dije, que se moviera sobre mi verga, para que sintiera mas placer, mientras yo se la empujaba mas, era algo magico, nunca habia vivido algo asi, mi niña me tenia abrazado gimiendo de placer.
Papi, me gusta, me gusta mucho, quiero sentir tu verga dentro de mi, siento rico cuando me muevo, siento rico papi, metela mas papi, quiero sentirla toda, me decia;
Era lo que le dije que dijera, nunca la habia sentido asi, mi verga estaba toda dentro de ella y sentia los labios de su cuquita, ya estaba toda adentro y no se quejaba de dolor, solo gemia de placer, sentia como me abaraza  fuerte, sus uñas sentia que se enterraban en mi espalda,  ella misma se movia con mi verga adentro, fue lo maximo, no pude mas y explote dentro de ella, nos abrazamos fuerte, como dos locos amantes y le dije, mi niña me vine dentro de tu cuquita se esta llenando de mi leche disfrutala, creo que cuando me vine la meti tan duro que ella la sintio, porque se quejo por un momento.
Me abrazo fuerte, estabamos sudando como caballos, papi te amo mucho, te amo mucho, soy muy feliz contigo, soy tu niña hermosa; me dijo eso dejandose caer exhausta en mis brazos, lo habiamos logrado, ella habia tenido su orgasmo.
La abraza y le daba besos en su cabeza, bajaba mis manos hasta su colita y la masejeaba, mi bella y hermosa niña, siempre me haces muy feliz y esta vez lo hiciste mas, eres toda una mujercita dispuesta a complacer a tu papi y eso me hace feliz, le dije.
Ella levanto su cara que la tenia sobre mi pecho y me dio un beso, no lo podía creer, ella me habia besado por primera vez por iniciativa propia, fue un beso largo, me habia dejado totalmente muerto, nos quedamos asi por unos minutos, no dejo de abrazarme mientras estuvimos asi, mientras yo acariciaba su cabello y su espalda y le decia lo mucho que la amaba y era importante para mi.
Papi me siento toda mojada, me tengo que limpiar, me dijo.
Esta vez quiero hacerlo, como la primera vez mi niña, te acuerdas, le dije.
Limpie toda su cuquita con papel y la masejee un poco para que se relajara.
Le dije, quieres que te haga un buen desayuno o quieres acompañarme y lo hacemos los dos, que dices, me miro y me dijo, quiero acompañarte papi, quiero estar cerca de ti, me dijo.
nos levantamos de la cama, aun estabamos desnudos, papi porque tu verga se puso tan pequeña ahora, si estaba grande, ya no despierto deseo en ti, pregunto.
Mi bella y hermosa niña, no es por eso, lo que pasa es que cuando mi pene bota toda su leche vuelve a su estado natural y tienes que volver a consentirlo para que se pare como te gusta, le dije.
Que bueno saberlo papi, sabes, asi no me asusta tanto y debe dolerme menos cuando lo metes, no se puede asi papi, me dijo con un tono inocente.
Mi hermosa niña, no se puede, porque cuando el esta frente a tu cuquita o siente el contacto con tu piel, se pone durisimo, pero ademas asi te hace sentir mas rico, o dime, acaso no te gusto lo que sentiste, le dije.
Si papi, me gusto mucho, pero se siente mucho cuando me metes tu verga, me duele un poco, pero cuando me muevo, siento muy rico y quiero que siempre sea asi.
Lo que ella acababa de dicir, me dejo frio, mi niña me decia que ella deseaba volver a estar conmigo nuevamente, que lo deseaba, una bomba de noticia para mi, ella era para mi por siempre.
Solo te voy a pedir una cosita, no celes nunca a tu mama, recuerda siempre que tu estaras primero en mi corazon y eres la única mujer sobre el mundo que me hace feliz, recuerdalo siempre mi niña, le dije.
Le dije, quieres andar todo el día desnuda por el apartamento junto a mi; papi mejor me pongo el camizón que te gusta tanto para no sentir frio, me dijo.
Esta bien mi niña, yo me pongo mi camisa para no sentir frio y el pantalon.
Hicimos jugo de naranja, le gustaba mucho, lo acompañamos de huevos con jamon y queso, nos sentamos a la mesa, que maravilla vernos asi, nos comportabamos como una pareja de recien casados. como si fuera muestra luna de miel.
Papi, siempre te podras venir dentro mi cuquita y no pasará nada, me dijo.
Otra vez con sus preguntas de mujer adulta, hija no se puede siempre, cuando tengas tu primer periodo, ya no lo podre hacer dentro de ti, porque puedes quedar embarazada, ni niña hermosa, le dije.
Papi, como sabes que no he tenido mi primer periodo, si nunca te lo he dicho, me pregunto.
Ni niña hermosa, primero tu mama no me lo ha dicho y segundo yo me daría cuenta al comprar tus toallas sanitarias, le dije.
Te imaginas que yo quedará embarazada y tener un hijo tuyo, sería mi hermano también, me dijo.
Que sorpresa, aunque parecía inocente diciendole, para mi no era nada gracioso, eso sería la perdición para los dos, pense para mis adentros; ni niña hermosa aún eres una niña para pensar en esas cosas, por ahora pensemos en lo feliz que somos, le dije.
Le dije que deseaba que nos fueramos a bañar juntos, como aquella primera vez y recordar lo rico que la pasamos, quiero que te pongas el short azul con tu blusa blanca y medias, te ves superdivina asi, le dije.
Esta bien papi, te voy a complacer y no quieres que me ponga nada mas, me dijo,
No mi hermosa niña, no quiero que tengas nada mas hoy, hasta que llegue tu mami, quiero poder contemplar en todo momento como se ven tus senos y tu bella colita, que resalta mas con tu shorcito mi hermosa niña, le dije.
y tú como quieres verme hoy mi niña hermosa le dije,
Con una camiseta y con tus boxer blancos y tambien medias, para estar iguales y ver cuando se ponga grande tu verga papi, me dijo.
Que locura, eramos como una pareja de recien casados en su primer día de luna de miel, que felicidad, como deseaba que el día nunca acabara, que fuera eterno, era lo que deseaba, pero no podría ser así.
Entramos a bañarnos, le dije que cada uno desvistiera la otro, que de esa manera despertabamos deseo otra vez, para hacer el amor con mas pasión.
Me arrodille frente a ella y subi su camisón y lo saque por su cabeza, quedando al descubierto toda su belleza, su cuerpo desnudo me enloquecia, aun era virgen para mi, por ser el único que tocaba su cuerpo.
Te gusta mucho verme así, verdad papi, deberías entrar todas las noches cuando me voy a acostar y verme como te gusta papi, me dijo.
Que cosas decía, estaba dispuesta a todo conmigo, quería verme feliz.
Le dije que mas quisiera mi niña, pero me da miedo porque depronto nos puede ver tu mami o tu hermana, le dije.
Papi, cuando este acostada y arropada nadie se va ha dar cuenta, solo tu, porque sabes que estoy desnuda porque te gusta verme así y yo quiero hacerte muy feliz.
No lo podía creer, ella ahora me daba ideas para poder contemplar mas tiempo.
Esta bien mi hermosa niña, entonces yo te aviso cuando quiera verte así y también para que tu me puedas ver y tocar.
Hizo lo mismo, se arrodillo para quitarme mi pantalón, al sentir sus manos en mi cintura, mi cuerpo se extremecio, ella vio cuando me movi, al bajarlos se quedo mirando mi pene, ya estaba superparado otra vez, no era para menos, su motivación esta frente a el.
Papi, se te puso grande otra vez tu verga y la tomo con sus manos un poco, al sentir sus manos meti mi cola, que te paso papi, porque hiciste eso, me dijo.
Hija, es muy fuerte el desseo que siento cuando haces eso, mi pene es muy sensible a tus manos, tu boca y tu rica cuquita, por eso se pone asi, le dije.
Abri la llave, salía calientica el agua; tome con mis brazos a mi niña y la entre a la ducha; papi siento fria el agua, me dijo.
Mi hermosa niña, esta calientica no seas flojita, esta bien rica el agua, diciendo esto la abrace, sentir su cuerpo nuevamente con el agua cayendo sobre nosotros, me empezaba a excitar y mi niña estaba diciendome lo que quería, era nuestro día, perfecto para amarnos locamente.
La tome de su colita y la levante, con sus piernas abiertas las cruzaba en mi cintura, empece a besar su boca mientras el agua caí sobre nosotros, era un momento mágico;
Papi, me gusta lo que siento, quiero que me beses como lo haces, lo haces rico y me gusta papi, me dijo.
La abrace tan fuerte como pude contra mi pecho, queria sentir sus senitos presionando mi pecho, ahora si los podía sentir, eran grandes, me excitaba mucho verlos desnuditos, ella estaba prendida de mi, con sus brazos en mi cuello y sus piernas en mi cintura, un cuadro para la eternidad.
Mi niña quiero jabonarte todo tu cuerpecito rico y luego llevarte otra vez a tu cama y hacerte el amor nuevamente, le dije.
La baje, luego empece a enjabonar todo su cuerpo, no desaproveche para tocar sus senos, acariciarlos y besarlos, pase mis manos por medio de sus piernas buscando su cuquita y  mis dedos los pase por encima de ella, el deseo en mí estaba despierto otra vez, deseaba penetrar a  mi niña, mi niña tambien me enjabonaba, haciamos lo mismo y ella jugaba con mi pene, con sus manos me masturbaba, hija por favor para un momento porque me vas hacer venir y solo quiero hacerlo en tu cuquita, le dije.
Papi, dime porque te vienes cuando toco tu verga asi, que sientes quiero saberlo para hacerlo mas, me dijo.
No podía creerlo, me sorprendia lo que decia ella, no parecía una niña, se comportaba como una mujer, mi niña hermosa, es como cuando beso tu cuquita o tus senos o cuando mis dedos acarician tu cuquita, me excitas mucho porque tus manos son pequeñas y tu piel suave, por eso me haces venir, me encanta que lo hagas cuando lo desees y mas tarde lo haces para que veas como sale mi leche de mi verga cuando la cojes asi, le dije.
Bueno papi yo quiero ver como sale la leche de tu verga y se puede comer tu leche papi, me dijo.
Mi niña hermosa estaba excitada ya, queria probar de todo, que linda escuchar como lo decia, sus palabras llegaban hasta el fondo de mi ser.
Mi niña hermosa, si tu quieres la puedes probar, pero estas muy pequeña y depronto no te guste como sabe, pero me harías mas feliz ver como te comes mi leche mi hermosa niña, le dije.
Papi ahora cuando te acaricie asi y salga tu leche me la dejes probar, para ver si me gusta si.
No sabía que decir, eran tantas cosas en tan poco tiempo, no quería que ella depronto se cansara rápido de mí, pero de pensar que mi niña dejará que me viniera en su boca me enloquecia y deseaba que pasara; esta bien mi niña hermosa, yo dejare que pruebes, le dije.
Terminamos nuestro baño y salimos de la ducha, tome la toalla para secar su cuerpo y luego hice lo mismo, la envolvi en la toalla y la lleve en mis brazos hasta su cuarto, eramos como dos esposos recien casados, me sentia tan feliz de estar con mi niña, la estaba dejando en su cama, cuando nuevamente sono mi celular, era mi esposa, se me había olvidado que ella me dijo que la niña la llamara, le dije a ella que respondiera y le dijera que hacia poco se habia despertado pero que ya se sentí un poco mejor;
Hablaron unos minutos y cuando termino de despedirse de la mami le dijo que yo la estaba cuidando muy bien, que estuviera tranquila.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *