El amigo de mi Novio

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Hola, este es mi primer relato de los que espero sean muchísimos más.

Comenzaré describiéndome, mi nombre es Belén, tengo 24 años, soy de piel blanca, ojos rasgados y cabello negro largo, delgada con poco pecho, pero considero tener lindas piernas y un buen trasero. Motivo por el cual como a muchas mujeres me voltean a mirar los hombres, de todo tipo y de todas las edades incluidos los amigos y compañeros de mi novio.

En 2018 fuimos invitados a la playa para celebrar una boda de una compañera de mi entonces novio. Viajamos a la ciudad de Cancún para posteriormente trasladarnos a el hotel donde se llevaría acabo la boda, para no hacer el cuento largo, vestía un vestido largo de fiesta, escotado en la parte de atrás, terminando en una punta que resaltaba mi trasero, por lo cual Alex, uno de los mejores amigos de mi novio no podía quitarme la mirada de encima, yo baile como nunca, sintiendo las miradas de muchos de los presentes tanto que comenzaba a excitarme, mi novio y yo además de todos los invitados bebimos como nunca, y noté que muchos comenzaron a perder el control entre ellos mi novio, Alex su amigo, lo llevo a dormir a su cuarto ya que estaba en la planta baja y era más sencillo que llevarlo a nuestro cuarto, ubicado en la planta alta, mientras el de llevaba a mi novio yo me quedé con algunos amigos y amigas. Alex regreso y bailo conmigo un rato más hasta que el alcohol comenzó a hacer enfermo en mi.

Pasadas las 2am me sentía muy mareada y cansada, Alex lo noto y me se ofreció a llevarme a mi habitación y fuimos acompañados por dos amigas más, mismas que me dejaron en la habitación con Alex. Justo cuando estaba apunto de entrar solté por accidente mi llave y me agaché por ella, pero al encontrarme mareada Alex tuvo que detenerme, tomándome por la cintura y pegándome su muy abultado y descaro paquete, mismo que no imaginé que tuviera ya que es un tipo gordito, y ahí noté que lo hizo con maña pero no me importó ya que yo estaba bastante caliente debido al alcohol.

El muy astuto me tomo del brazo y me metió al cuarto, diciéndome que no estaba en condiciones de caminar, apenas al cerrar la puerta me abrazo tomándome del vientre ya que estaba de espaldas a él, replegándome su miembro ya bastante efecto, y haciendo mi cabello a un lado para besarme el cuello, y poniendo ambas manos en mis pechos, yo me encontraba bastante mojada y el aprovecho para besarme en la boca mientras me llevaba a la cama.

Me subió el vestido para comenzar a lamer mi vulva y hacerme gritar de placer, solo le retire para quitarle la camisa y quitarme en vestido, cuando el se bajó el pantalón salto de un golpe su gran verga, era morena y gorda, como de 16 cm y ya comenzaba a gotear, por lo que no dude y comencé a chuparla con muchas ganas, el estaba acostado boca arriba y yo chupando esa verga gorda, hasta que no pude más y me senté en ella, al principio no podía meterla ya que esta demasiado gorda, pero poco a poco comenzó a moverme tomando mi cadera, no se en que momento el se volvió loco y me la metió de un solo empujón, me dolió horrible pero así de grande era el placer que no pude parar de moverme, comencé a ver su cara de animal, bastante excitado y decidí bajarme para que no terminara tan rápido el me puso en cuatro y yo baje mis brazos y pegue mi mejilla derecha al colchón, para que mi culo quedara paradito, y fue allí cuando sentí otro empujón de su verga gorda, esa posición nos ayudó bastante, ya que friccionaba su verga con cada milímetro de mi vagina, y no tarde en tener mi primer orgazmo, fue delicioso y bastante húmedo, el quería sacármela por que estaba apunto de venirse, pero no se lo permití, quería sentir su leche enero de mi, de esa verga gorda que me había llenado cada milímetro de mis paredes vaginales y así fue.

A los pocos segundos sentí como su miembro tenía espasmos dentro de mi mientras escurría su semen ya no tan espeso, se vino mucho era bastante leche, el gruñía como salvaje mientras yo recibía sus descargas de leche en mi vagina.

Después de esa gran faena quedó fulminado encima de mi, yo boca abajo con el y su verga dentro de mi, hasta que su verga perdió grandeza y pudo salir de mi.

Rápido se apresuró a vestirse y darme un beso para irse a su habitación, yo no pude dormir toda la noche ya que no podía con el arrepentimiento, pero al mismo tiempo no podía con el morbo de volverlo a hacer,

Al día siguiente llegó mi novio con una resaca bastante fuerte, y yo estaba bastante feliz de la noche que había pasado, la cual fue la primera de una serie de experiencias sexuales que les iré contando por este medio.

Espero que les haya gustado y me comenten que piensa de esta primera experiencia.

Les mando besos y les doy las gracias por leerme.

Bye.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *