Sexo con mi tía política.

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Autor: Andrés Giant

Hola a todos me presento, yo tengo 19 años ahora, mi relato pasó cuando tenía 17, fue en el mes de diciembre. Voy a decir que me llamo Andrés y que mi tía se llama Vanesa. Yo mido 1.82, soy tez clara, complexión normal, pero me mantengo en forma, mantengo mi cabello medio largo, color castaño.

Para estas fechas siempre vienen mis tíos a casa, ya que yo vivo solo con mis abuelos y mi madre, casi siempre vienen los 2 juntos, pero en esta ocasión por motivos de trabajo mi tío se atrasó, así que mi tía se vino una semana antes que mi tío. Esa mujer siempre me ha gustado, envidio mucho a mi tío por tenerla a ella.

Diría que ella mide 1.68, es piel muy blanquita, tiene muchos lunares y unas cuantas pecas, sus pechos son pequeños, pero sus pezones son rosados, sus nalgas son algo increíbles, son grande y muy paraditas. Se estarán preguntando cómo sé lo de sus pezones, como dije, ellos vienen todos los años para estas fechas, así que yo siempre que puedo la observo a escondidas, no se imaginan cuantas veces me he masturbado pensando en ella, incluso el año anterior a este me encontró masturbándome, su reacción fue como de burla, pero tierna, nunca hablamos de eso. Siguiendo con su descripción, su cabello es largo y tiene ojos grises y por cierto, tiene 28 años, estoy enamorado de ella, es la mujer más hermosa que he visto.

Ya que ella vino sola pensé que sería la oportunidad perfecta de intentar algo, desde que me encontró masturbándome yo sé que algo pasó, creo que le gustó. Les comento, mi pene mide 19 cm, esto sin mentir, yo creo que a ella le gustó, sé que a las mujeres les gustan los penes grandes, sin embargo, ella no dijo nada ni hizo nada. Así que creyendo esto me dispuse a usarlo a mi favor.
En nuestra casa hay 3 cuartos, uno de mis abuelos, uno de mi mamá y el mío, cuando vienen mis tíos, yo duermo con mi mamá y mis tíos duermen en mi cuarto. Y esta vez fue lo mismo, pero sin mi tío. Así pasó la noche, dormimos cada quien donde le correspondía.

A la mañana siguiente, cuando desperté mi mamá ya no estaba, se levantó muy temprano, yo desperté a eso de las 7:30 am, me puse a revisar que hacía mi tía. Vi que se estaba cepillando los dientes, ya que si las puertas estaban abiertas se puede ver hasta el otro cuarto directo al baño, ya que están alineados. Ella tenía una camiseta pequeña, estaba sin sostén y tenía un short que no dejaba ver nada más que la silueta de ese bello trasero y tenía un chongo hecho, realmente estaba hermosa.

Me desnudé y comencé a masturbarme viéndola, siempre cuidándome de que ella no me viera, cuando mi pene estuvo erecto, me puse mi pijama de nuevo, pero sin ponerme el boxer, y me dispuse a ir al baño de mi cuarto, ya que ahí estaba mi cepillo, mi plan era provocarla con mi pene erecto. Cuando llegué le dije: “buenos días, tía, ¿cómo dormiste?”, claramente mi pene se notaba, pero ella parecía no notarlo, y solo respondió: “muy bien, cariño, y ¿tú?”, a lo que respondí rápidamente, ahí estuve unos segundos mientras ella usaba enjuague bucal, y ya casi se iba, mi pene seguía muy duro, esa situación tan morbosa me hacía seguir excitado. Cuando se estaba yendo, yo esta tirando los residuos de mi boca, ella se volteó hacía mí y dijo “por cierto, qué bonito pijama” e hizo una sonrisa que me dejó muy intrigado,pero satisfecho. **Eso tuvo que haber sido una indirecta respecto a mi pene, o estoy loco**.

La mañana transcurrió tranquila, casi no interactuamos, yo me mantuve en mi cuarto, ya que ahí tengo mi pc y todas mis cosas, ella solo se quedaba ahí para dormir, en general pasaba ayudando a mi mamá en cosas de la casa o simplemente platicando.
En ese momento escuche como hablaban sobre un regalo que mi tía Vanesa había traído para mi abuela, en ese momento me percaté que sus maletas estaban en mi cuarto, pensé que tal vez vendría a traer “ese” regalo, me masturbé de nuevo para que mi pene estuviera erecto, y justo ella estaba viniendo para buscar el regalo, me hice el dormido con mi pene claramente erecto debajo de mi pijama, me puse una almohada en la cara para que no me viera, pero yo sí pudiera verla.
Cuando entró dijo: “permiso, Adr–” y se quedó callada al ver que yo estaba “dormido”, así que entró muy despacio a buscar su maleta, se sentó en un sillón que hay dentro del cuarto, y pude ver como levantó su mirada y vio mi pene erecto, esta vez sí me di cuenta cuando lo vio, antes no me di cuenta cuando lo hizo. Lo hizo como por 5 segundos, pude ver como apenas se mordió un labio y siguió buscando hasta que encontró el regalo.  *no podía creerlo, le está gustando imaginarse mi pene*

Justo cuando sacó el regalo de su maleta hizo algo de ruido por las otras cosas que cargaba ahí, así que usé eso como excusa para “despertarme”, actué como si apenas me estuviera levantando, y con voz “soñolienta” la saludé de nuevo “hola, ¿qué hace, tía?”, a lo que ella me respondió que solo estaba buscando un regalo que le trajo a mi abuela. Le pregunté que si me lo mostraba y me acerqué a ella. Mi pene ya no estaba totalmente erecto, pero si se podría notar como saltaba, ya que todavía seguía sin bóxer debajo. Me dijo que fuera con ella, que no me lo podía mostrar porque lo traía envuelto. Así que decidí quedarme en mi cuarto, justo cuando ella se estaba yendo, regresó su cara por la puerta y me dijo de nuevo “En serio, qué bonito pijama, Andrés” y me hizo un guiño con su ojo derecho. Yo no cabía dentro de mí, mi estrategia estaba funcionando,no lo podía creer, tenía que pensar en nuevas formas de acercarme a ella.

El día transcurrió y llegaron las 4 de la tarde, y mi tía quería tomar una ducha. Y mi madre llegó diciendo que me saliera para que mi tía se bañara, **Lo cual me pareció absurdo, yo lo que quería era verla y de esa forma no iba a poder** así que le dije que estaba viendo un video (lo cual era cierto) y que el baño tenía puerta, que ella podía bañarse con la puerta cerrada, mi madre estaba a punto de decir que mejor se bañara el baño del cuarto de ella, cuando mi tía dijo que yo tenía razón, que si cerraba la puerta no iba a haber ningún problema.

Así que ahí estábamos, mi tía estaba eligiendo qué ropa se iba a poner frente a mí, incluso eligió su ropa interior, eligió una tanga roja que yo ya había visto antes, hizo todo esto sin ningún tipo de pena, y haciendo como que yo no estaba ahí, dejo su ropa en la cama y se metió al baño. Unos momentos pasaron cuando sacó su cara por la puerta entrecerrada y me dijo “cuando vaya a salir para cambiarme sí tendrás que salirte, Andrés” y cuando hizo esto pude ver uno de sus pechos por unos segundos. Solo asentí con mi cabeza e inmediatamente ella se metió a bañarse.

Transcurrieron alrededor de 15 minutos, cuando ella tocó desde dentro y dijo que ya estaba lista, esa era la señal para que yo saliera y ella se cambiara a solas. Me tocó hacerlo, al cabo de apróx. 5 minutos, toqué para decirle que yo también me quería bañar, ella me dijo que podía pasar y abrió la puerta, cuando entré, para mi gratificante sorpresa, ella tenía puesta una blusa de botones, pude ver que sí tenía puesto sostén, pero abajo solamente tenía puesta la tanga que había visto antes, me quedé como tonto mirándola como por 5 segundos y mi pene se despertó un poco ja, ja. Pude notar como ella se sonrojó un poco y me sonrió diciendo ¿también vas a bañarte? Como pude recobre la cordura, y le dije que sí, que tenía mucho calor. Ella se puso secarse el pelo con una máquina había traído, todavía seguía en su tanga,yo quería hacer algo o decirle algo, pero no se me ocurrió nada y solo me quedé callado.

En ese momento mi pene estaba erecto en un 60 %, o sea, que estaba crecido ya, pero estaba orientado hacia abajo, me desnudé y pasé caminando desnudo frente a ella, cuando ya había entrado, me regresé dejando mi pene expuesto a su vista y le dije “qué bonito te queda el rojo tía Vanesa”, e inmediatamente cerré la puerta, no pude ver su reacción. También me demoré cerca de 15 minutos entre bañándome y masturbándome con esa imagen de mi tía en tanga roja, estaba como loco montándome unas escenas de lo podría pasar con mi tía. Me cambié y me puse un short y una camiseta.

Pasó el tiempo y la noche, y llegaron las 10 pm, era el tiempo en que mi mamá se iba a dormir, pero ella sabía bien que yo me dormía más tarde, así que fui a mi cuarto y saqué mi tableta para irme a la sala, mi tía estaba usando la tv de mi cuarto, vi que se puso una falda encima de esa tanga roja, solo de pensarlo mi pene ya se estaba poniendo erecto de nuevo y se me ocurrió decirle algo:
A: Con esa falda no te ves tan bonita como antes, tía… **No iba a irme solo diciendo eso, así que esta vez sí esperé a lo que ella iba a responder**

V: Eres tan malo (dijo en forma sarcástica), pero creo que ese short también te hacer ver horrible.
Esto estaba funcionando, o eso es lo que yo pensaba en ese momento, no hallaba qué decirle y por fin dije

A: Gracias, espero que lo digas de forma sincera.

E inmediatamente me fui y a lo lejos escuché su voz “fui sincera”.

Pasó un tiempo y noté que ya era media noche, cuando escuché que alguien venía caminando hacia la sala, cuando volteé, para mi sorpresa era mi tía, no podía creerlo, venía con su falda en su mano y dejaba ver al aire esa increíble tanga roja. Regresé mi cabeza hacia adelante, a mi Tablet, y mi tía llegó hasta el sillón y sentó a mi lado, diciendo:

V: ¿Qué haces?

A: Estoy viendo una serie en netflix… -yo me estaba muriendo- ¿quieres ver conmigo?

V: por supuesto, vine para estar contigo, me sentía muy sola en ese cuarto, tu madre fue muy injusta al dejarme sola.

Habiendo dicho esto se acurrucó a mi lado y estuvimos viendo la serie como por 7 minutos, claro yo no estaba poniendo atención. Con solo esto mi pene ya estaba totalmente erecto, pero no se notaba porque la Tablet que tenía en mis piernas me cubría. Mi tía puso su mano sobre mi pierna y comenzó a acariciarla, esto hizo que me excitara aún más y mi pene se puso más erecto que antes. Ella me seguía acariciando cada vez más cerca de mi pene, hasta pasaba su mano ligeramente por encima de él sin llegar a apretarlo, sino solo tocarlo, después de un par de minutos haciendo esto me preguntó “¿quieres que me detenga?” **debes estar loca, mi sueño está haciendo realidad y me preguntas eso** solo dije “claro que no, sigue, si está bien para ti, tía”.

Cuando yo dije esto, metió su mano por debajo de mi short y comenzó a masturbarme lentamente, al cabo de como 3 minutos, la tela me estaba molestando, así que yo tomé la iniciativa, me bajé el short y dejé mi pene totalmente al aire, pude ver como su rostro se iluminó al ver mi pene de 19 cm, yo sabía que a ella le gustaba, como pudo se acomodó y comenzó a masturbarme con las 2 manos, yo estiré mi manó para tratar de tocar sus pechos, pero ella me detuvo, traté de acariciar su trasero, pero también me detuvo, esta vez levantando su mirada sin dejar de masturbarme y dijo “no, no” en un tono cantadito. Comenzó a masturbarme muy rápido, yo estaba a un minuto si mucho de venirme y se lo dije en un tono sofocado “tía, estoy a punto de por venirme” y se rio de mí un poco y con su falda cubrió mi pene dejar de masturbarlo,para que mi semen cayera por completo en su falta y no en el sillón o el suelo. Cuando terminó se lamió lo poco que tenía en los dedos y puso su dedo en mis labios en dijo “no digas absolutamente nada, feliz noche, sobrino” y se fue para su (mi) cuarto llevándose la falda. Yo estaba en el cielo, maldita sea, justo lo que había soñado acababa de pasar.

A la mañana siguiente desperté un poco más tarde, mi tía ya no estaba en su(mi) cuarto, de hecho, no había nadie en la casa a excepción de mi abuelo; las tres mujeres de la casa se habían ido, no regresaron sino hasta la una de la tarde. Mi tía estaba tan hermosa, traía un vestido rojo con estampados amarillos y un sombrero amarillo que combinaban con su vestido, estaba radiante y muy sexy. Apenas nos dirigimos la palabra más que un saludo. Almorzamos y luego de eso, se fue al centro comercial toda la tarde con mi mama. Regresaron hasta las 7 de la noche, justo para cenar la comida que hizo mi abuela. Parecía como si me estuviera evitando, pero no me parecía lógico después de lo que pasó anoche. Cenamos, y mi abuela y mamá se levantaron, pero mi tía se quedó solo unos segundos más en la mesa y cuando se paró, me pasó diciendo algo de cerca:“nos vemos más tarde, sobrino”, mi corazón se aceleró y a mi pene parecía que le había sonada la alarma de buenos días.

Hice lo mismo de anoche, fui a la sala y me quedé viendo mi serie, esperando que mi tía apareciera, pero ya eran las 12:30 y no aparecía por ningún lado.

Así que me levanté para ir a buscarla su(mi) cuarto, para mi sorpresa estaba abierto, y todas las demás puertas de otros cuartos estaban cerradas, entré en su(mi) cuarto para ver qué pasaba con mi tía y la encontré en la cama dormida, pero parecía que no era su plan dormir, tal vez estaba muy cansada por el día y se quedó dormida, todavía tenía su vestido, un collar que usó en el día e incluso tenía sus tacones puestos. No pude resistir ver esa imagen y recordar lo que pasó anoche, así que me dispuse a observar lo que había debajo del vestido, empecé a levantar lentamente, empecé a ver sus piernas tan dulces, blanquitas, sin ningún vello y muy tonificadas, cuando seguí levantando ¡BIIIINGO!, no tenía ninguna ropa interior en su área, pude ver como se vello esta ligeramente crecido, eso me excitó de una manera increíble, no podría resistirlo,levante su vestido hasta por encima de sus pechos, ahí pude darme cuenta que sí estaba usando sostén. Traté de tocarla un poco, quise masturbar su clítoris mientras estaba dormida, pero no quería despertarla, yo quería tocarla, y como ayer no me dejó hacerlo, hoy mis ganas estaban más fuertes. Olvidé lo del clítoris cuando vi que su boca estaba un poco abierta, así que me dispuse a poner mi pene en su boca, cuando traté de hacerlo la primera vez no pude hacerlo, al segundo intento su boca aflojó y pude meter la cabeza de mi pene, y así estuve como 2 minutos, cada vez tratando de meterla más, en un momento de esos que me excedí con la fuerza, y mi tía se despertó, despertó con mi pene en su boca y con su sexo al aire y desprotegido. Reacciono molesta “Andrés, que carajo estás haciendo” dijo en susurro mientras me alejó de ella,a lo que yo respondí “es que te estuve esperando, es que me gustas demasiado, tía, eres muy hermosa y estás muy sexy”. Pude ver como mis palabras de sinceridad y preocupación hicieron cambiar su semblante y dijo

V: ¿de verdad crees que soy sexy?

A: Por supuesto, me encantas, pienso en ti todos los días y me he masturbado decenas de veces pensando en ti

V: eso es muy halagador, Andrés, ven acá, como me dijiste algo que me hizo muy feliz te voy a hacer un favor

A: okay –dije con voz entrecortada, acercándome a ella

Tomo mi pene con su mano derecha y lo apunto a su boca, empezó a chupar mi pene de una forma increíble, a pesar de yo haber tenido relaciones con una chica antes, esa era la primera vez que alguien me chupaba el pene, esa chica nunca me lo hizo, así que, no sé si notó la expresión de mi cara o qué, pero sacando mi pene de su boca me preguntó:

V: ¿esta es la primera vez que alguien te chupa el pene?

A: sí –contesté tímidamente

V: me siento honrada. –dijo mientras me masturbaba con la mano derecha- debo confesarte algo, Andrés, siempre había querido ver tu pene de cerca…

A: ¿qué, como que de cerca?

Sin dejar de masturbarme y no sin antes darme un chupetón en la cabeza, dijo:

V: el año pasado en mi visita, entré a tu cuarto mientras tú te estabas masturbando ¿recuerdas?, nosotros nunca hablamos de eso, pero pude ver tu pene tan delicioso, y aunque lo vi de lejos me di cuenta que era enorme, desde el año pasado, cuando tengo sexo con tu tío, pienso en tu pene… ¿Cuánto mide, Andrés?

No sabía como sentirme respecto a esto, estaba muy nervioso y me sentí muy halagado, solo respondí a secas

A: … 19 cm, tía.

V: ¿19? A tu tío le mide 13. Es increíble –dijo mientras volteaba mi pene, y lo miraba desde diferentes ángulos- me encanta, siempre quise poder chuparlo, si me permites…

Y se puso a chupar mi pene, lo hacía de una manera muy violenta, pero no me lastimaba, chupaba hasta la mitad de pene, no fueron ni 5 minutos de eso y yo ya estaba a punto de venirme y tuve que decírselo, cuando se lo acabé de decir metió mi pene entero en su boca (oh por dios), era una sensación indescriptible, mi pene se sentía apretado, húmedo, muy caliente, pero, sobre todo, se sentía muy rico, y me vine dentro de su garganta. Ella hacía sonidos como si fuese a vomitar, pero se resistía, hasta que al fin sacó mi pene de su boca, y se tragó lo que quedó de mi semen en su boca, luego de eso dijo “realmente es un pene increíble, ya quiero que me la metas, sobrinito, ahora vete de aquí”. Yo no dije nada, di un pasa hacia atrás para irme, pero regresé mi pasó al frente y la besé, no me importó que me la acababa de chupar,y le di un beso de lengua lo mejor que pude, puse todo mi ser en ese beso y le dije “te amo, tía, me encantas, quiero hacértelo por primera vez” y salí a paso aligerado de ahí.

La mañana siguiente era domingo, me levanté con la esperanza de que todos se hubieran ido a la iglesia, a excepción de mi tía. Así que fui a buscarla a su(mi) cuarto, para mi decepción ella no estaba en el cuarto, y tampoco estaba en el baño. Seguro mi madre la había convencido para ir a la misa –pensé; así que fui a la cocina a buscar algo para comer, cuando me percaté de que mi tía estaba en la sala, con nada más y nada menos que SOLO una tanga color negro, ni blusa ni sostén, solo la tanga. Como si nada me dijo “buenos días, pene grande” y se rio un poco, lo que me causó gracia a mí también, no podía creer como mantiene esa actitud tan relajada ante esta situación y dije “pensé que te habías ido a la iglesia”,
¿y perderme a ese gigante? –respondió- no lo creo.

Esta vez yo tomé la iniciativa y tome mi pene en mi mano ya medio erecto y la invité a venir a mi cuarto mostrándole mi pene: Tía Vanesa, ¿me acompañas a mi cuarto?

A lo que ella respondió “Wuuuuju” levantándose del sillón y siguiéndome.

Ahora era mi turno de chupar su vulva y succionar su clítoris, así que cuando entramos la tumbé boca arriba en mi cama e hice a un lado su tanga. Comencé, dándole pequeños besitos en toda vulva, poco a poco me fui concentrado en su clítoris y puse 2 de mis dedos dentro de su vagina, esa combinación al mismo tiempo, la estaba volviendo loca, gemía mucho, pero no había problema porque no había nadie en casa y mi tío no vendría, sino hasta en 3 días apróx. Comencé a mover mis dedos más rápido y a usar mi lengua de otras formas sin dejar estimular el clítoris. Ella gimiendo y apenas entendible dijo “hazlo ya, maldita sea, métemelo ya, Andrés”, yo le respondí que buscaría mi condón para hacerlo y ella dijo:

V: ¿Condón? ¿A caso piensas que lo haremos por mi vagina? Si metes tu pene tan grande en mi vagina tu tío notará que está más floja, yo nunca he engañado a tu tío, ¿entiendes? contigo es una única excepción.

A: ¿Pero entonces como lo haremos? –sintiéndome desconcertado

V: Ay Andresito, si tan solo tu cerebro fuera tan grande como tu pene…

Dijo mientras se levantaba y se dispuso a ponerse en cuatro, tomo sus manos y puso una en cada una de sus nalgas y las abrió para mí… diciendo:

V: justo ahí tienes la respuesta, sobrinito, y recuerda, es el agujero de arriba sobrinito

A: ¿estás hablando en serio? Tu eres tan hermosa y sexy, e incluso me dejas meterlo en tu ano, debo estar soñando

V: No creas que no me siento privilegiada por tener ese pene tan grande para mí, hazlo rápido, cariño, ya no resisto… -dijo con una voz que incitaba al sexo

Su ano tenía al menos medio centímetro de dilatación, lo primero que hice fue agacharme a lamerlo, succioné ese ano de una forma magistral, ella no dijo nada, solo gemía mientras yo metía mi lengua y mis dedos lo más profundo que podía en su ano, mientras los dedos de mi otra mano masturbaban su vagina.

Al fina me dispuse meter mi pene y pude darme cuenta que ya estaba dilatado al menos un centímetro, su ano estaba pidiendo pene, antes de hacerlo le dije “te amo, Vanesa” y ella solo me dijo “hazlo, idiota”.

Coloqué mi pene en la entrada de su ano y metí la cabeza de mi pene, ella gimió de una forma muy rica, seguí así por un momento, después metí ¼ de mi pene en su ano, (tener en cuenta que ya son más de 4 cm), seguí así unos minutos, metiendo y sacando, acelerando poco a poco la velocidad, de repente ella gritó ”Maaas”, lo cual me inspiró a pegarle 2 nalgadas y metí la mitad de mi pene (9 cm), gimió como las putas que yo veo en el porno, su ano era lo más deliciosos que yo he probado en mi vida, no quería terminar nuca, seguí metiendo y sacando la mitad como por 3 minutos más, ella gemía y se masturbaba el clítoris con su mano, gritaba mi nombre o me llamaba “sobrinito”, eso me excitaba más, metí casi ¾ de mi pene en su ano de golpe, dio un grito fuerte de dolor que se perdió rápidamente entre los gemidos de placer yo ya estaba en mi límite,traté de pensar en otras cosas mientras lo hacía para poder tardar un poco  más, así fueron unos 4 minutos más, seguía metiéndole casi 14 centímetros de carne en el ano, tanto era su placer que gritaba como loca y comenzó a chorrearse, dejó toda mojada mi cama y me pedía todavía más, llevo su mano hasta su ano y tocó mi pene, dándose cuenta que yo no lo estaba metiendo todo, con lo cual se molesto

V: ¿qué crees (ahh) que haces? Crees que voy a desperdiciar un poco de semejante verga (uuum), métela toda Andrés! (jaaaaa) –ahogándose, gimiendo y chorreándose mientras decía todo esto.

Así que ni bien terminó de decirlo y de una sola embestida, empujeé mis 19 centímetros hasta el fondo de su ano, gritó como puta en celo y se chorreó con más fuerza, así fueron como 3 minutos, sacaba casi 10 cm de mi pene y volvía a meter los 19 de golpe a una velocidad brutal, ella ya estaba bastante cansada, gemía de placer, pero se notaba que estaba muy cansada, cuando le dije “me voy a venir tía, quiero hacerlo dentro de ti”

V: por supuesto tonto, no aceptaría algo diferente (uhmmmmmmm, Andrés, dijo gimiendo)

Ni bien terminó de decir y comencé a llenar el fondo del su ano con todo mi semen, mientras estaba acabando seguí metiendo y sacando mi pene, y dándole unas nalgadas muy fuertes, todavía se chorreó una ultima vez mientras yo me estaba viniendo… y los 2 terminamos súper satisfechos…

A todo esto, ya eran como las 11:30; a las 12:15, más o menos, mi madre y mi familia deberían volver

Nos acostamos en mi cama unos minutos le di un beso de lengua muy largo, y le dije “Vanesa, te amo, quiero hacer esto muchas veces más, aunque no pueda ser tu esposo…”

V: ten por seguro que mientras podamos, vamos a hacerlo, sobrinito, ese pene hace muy bien su trabajo y tú eres todo un campeón, te amo, Andresito…

Y me dio un besito muy tierno, y mientras se levantó para bañarse pude ver como su ano estaba escurriendo semen… MI SEMEN, fue una imagen increíble, yo estaba orgulloso.

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *