Hice un favor

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Me quede sentada un rato esperando que el profesor se desocupara, la secretaria de las oficinas me dijo que no tardaba mucho pero ya llevaba unos 20 minutos en una llamada o lo que sea, yo solo estaba ahí con mi teléfono mandando mensajes a quien me había traído hasta aquí.

“Llevo mucho tiempo esperando estoy apunto de irme”

“Noooooooo, el es tu tipo te lo prometo, solo espera un poco ademas lo necesito :,(  “

Para hacer un resumen de las cosas mi amiga Valeria había hecho un trato con su profesor de química, sexo a cambio de la calificación,  sin embargo ella era lesbiana, muy lesbiana, yo digo que le dan asco los hombres o lo que sea así que ella no seria quien tenga sexo con ese profesor y yo fui su salida fácil.

En pocas palabras le prometió a una de sus amigas y esa amiga soy yo.

La verdad es que cuando lo dijo no me importo mucho pero me hice la enojada para después cobrar el favor, estar con Valeria es muy divertido. 

Bloquee el teléfono y de nuevo me puse a esperar, tenia el uniforme de mi amiga puesto que consistía en una falda algo corta azul marino, camisa polo y el chaleco azul también junto con un suéter, las medias largas finas del mismo color, el uniforme era horrible la verdad y era demasiado grueso pero eso ayudaba a que mis pechos se escondieran, iba sin brasier pero si llevaba una tanga. Yo no estudiaba en su misma escuela así que tuve que usarlo para que nadie hiciera preguntas, ademas aquello me excitaba un poco. La secretaria se puso de pie con muchos papeles en mano y se fue sin mirarme, estaba ya bastante impaciente así que aprovechando que ella se fue me dirigí a la oficina, toque la puerta varias veces pero nadie contesto así que entre por mi cuenta. 

-Permiso…

-Le dije que pasara desde la primera vez que toco pero a veces olvido que esta habitación es casi como a prueba de sonido.

Mmm que conveniente.

Ahi me encontré con el profesor, no estaba nada mal, moreno, alto al parecer, cabello negro corto con algunas canas y por los títulos en la pared se llama Marcos, quizá unos 40 años…? No lo se, nunca fui buena para adivinar las edades. Me quede parada ahi en la puerta sin avanzar y el se quedo viéndome en ese tiempo.

-Si, no se escucha nada, uh…Valeria me envió.

Su expresión cambio de repente como de sorpresa, o como de esas veces que recuerdas algo importante, me sonrió amable, mucho para mi gusto y me invito a pasar ahora si, cerré la puerta con el seguro y estaba por recorrer la silla de su escritorio como si en verdad fuese a hablar con el pero me interrumpió.

-Puedes sentarte aquí pequeña.

El puso su silla hacia atrás y me invito a ponerme en sus piernas, yo le sonreí y así hice,  me tomo de la cara y la acaricio un poco justo antes de jalarme y darme un beso que no esperaba, la verdad que me quito el aliento, me chupo los labios y me metió la lengua de forma sucia, con eso pude descifrar que le gustaba y me encanto, me separe para tomar algo de aire, me reí de su expresión de decepción y rápidamente saque mi lengua y el la suya para jugar, era rico pero tenia ideas mejores.

Me puse de pie y recorrí su silla un por más hacia atrás, al fin pude sacarme la parte de arriba de ese feo uniforme, Marcos quedó babeando y eso me encantó, toque mis pechos jugando con ellos un poco y luego los pase por su cara, me sostuvo un poco para poder lamer mi pezon y luego el otro, estaban ya bien parados y brillantes por la saliva, a este punto yo ya estaba muy mojada y mi amante lo comprobó cuando su mano toco mi vagina y luego metió un dedo, yo solo gemí gustosa cuando movió su dedo a fondo y luego metió dos más. 

-Toda una perra mojada.

-hmmm si.

Inicio un mete saca rápido de sus dedos y yo de lo mojada que ya estaba solo podía oír el chasquido de mis jugos saliendo cuando el iba con más fuerza, era toda una delicia, pegaba unos buenos gemidos de perra que lo prendían aún más, no tardo mucho en sacar sus dedos para ponerse de pie y quitarse el pantalón, pensé que querría que le chupara la verga pero me detuvo diciendo que no había tanto tiempo, hice un puchero pero acepté.

Me incliné sobre el escritorio, separé mis piernas y levanté la falda. 

Con mis manos ayude a separar más mis nalgas para exponerle mi entrada, recargada ahí solo pude escuchar al maduro gruñir y luego de eso arrodillarse reemplazando mis manos por las suyas y su lengua húmeda pasando por mi entrada.

-Ah! Si! Hmmm

Su lengua era tan buena, me comía el coño tan bien que me temblaban las piernas, pasaba su lengua por mi entrada y luego simulaba unas penetraciones con su lengua, se quedaba ahí un rato y la movía rápido, separo más nalgas para ver mejor mi culo y también dar unas cuantas lamidas y mordidas, mi tanga que ya hasta había olvidando el la saco rápidamente y tirándola en su silla. 

-Ya estas lista niña?

-Si! Si! Folleme por favor.

No me molestaba rogar, podría rogar por verga todo el tiempo, me gustaba demasiado.

-Ah! Ay si!!

La metió de una y es que estaba muy gruesa y larga que la sentí toda, metió hasta que sus bolas chocaron en mi coño, parecía que le faltaba sacarse las ganas y no entiendo a como nadie se le había querido tirar ya teniendo semejante delicia. Me agarre de la orilla del escritorio cuando el empezó a meter y sacar con fuerza. 

-Ah dame así! Más más más! 

-Grita perra, grita cuanto te gusta.

Me dio una nalgada parando y luego volviendo a entrar dándome otra nalgada.

-Me encanta! Amo tu verga mmm no pares!

Siguió así unos segundos antes de que la sacara y luego hizo que me volteara y me subiera al escritorio, saco su celular a lo que yo supuse que se iba a poner a grabar.

-Dame un buen recuerdo para las noches perrita.

Sonreí y me acomode mejor, sentada en borde abrí lo mejor que pude mis piernas mostrándole mi coño mojado y abierto por su verga, meto mis dedos que se llenaron de fluidos al instante y me los metí a la boca.

-Hmm papi tu niña quiere verga. 

Me estaba tocando viendo a la cámara dando un buen espectáculo o al menos eso quería yo. Me puse en cuatro también dándole la espalda y haciendo lo mismo hasta volver a la posición de antes donde Marcos volvió a tomarme.

-Las perras como tu siempre listas para complacer.

-Hmm si! Soy tuya! 

Me sentía a morir cuando sentí como ya me estaba viniendo y apreté su verga. 

-Hmm donde lo quieres niña? 

-En mi coño, dame leche! 

El salió poco antes de venirse y lo hizo fuera cerca de mi entrada, mientras yo sentía los espasmos por mi cuerpo. Me deje caer en el escritorio desnuda y con semen fresco que tomé y un con un poquito frote sobre mi clitoris dándome otro espasmo por lo sensible que ya estaba. Marcos lo vio y reemplazó mi mano con la suya ayudándome a venir una segunda vez. 

-La siguiente vez no podrás ni caminar.

Iba a decirle que no habría segunda vez pero a quien quiero engañar el puede tenerme y follarme cuando quiera.

-Siempre que le ponga 10 a Valeria en las notas, fue el trato.

-Pero claro, así será. 

Me tomo de la cara y me beso de nuevo fuerte y húmedo.

Salí de la oficina sintiéndome muy fresca, le había dejado mi tanga como recuerdo y esperando tener esta oportunidad de nuevo. No me molestaría tener que ofréceme a todos los profesores si lograba que mi amiga tuviera mejores notas. 

————

He estado muy ausente en todos lados por la escuela, me están dejando demasiadas tareas pero contestare sus mensajes a penas pueda. 

Espero les guste este pequeño relato. besos. 

2 comentarios sobre “Hice un favor

  • el junio 1, 2020 a las 8:42 pm
    Permalink

    Es hermoso y maravilloso relato, bien contado y caliente

    Respuesta
  • el junio 2, 2020 a las 4:32 pm
    Permalink

    Muy cachondas las colegialas

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *