La masajista

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Hola me llamo Carlos tengo 35 años tengo un trabajo súper estresante que siempre me tenía cansado, la verdad es que no tenía tiempo para casi nada, luego de tantos días trabajando seguido me dieron un fin de semana libre así que para quitarme el estrés quería un masaje pero no quería un masaje normal quería uno especial que me relajara y me quitara el estrés quería uno que fuera erótico, pero no sabía si esto me quitaría el estrés o no así que decidí investigar los beneficios de los Masajes Eróticos, una vez que obtuve  toda la información, decidí irme a por uno.

Una amiga me había recomendado una masajista especial siempre me decía que era una masajista milagrosa, que te quitaba cualquier dolor y que te hacia relajar muy bien.

La masajista se llamaba Patricia y era una mujer Elegante. Su cabello era negro, ojos oscuros y una boquita muy censual.

Sus tetas no eran muy grandes pero su culito era de infarto, redonda y paradita.

Estaba en una Relación y tenía un hijo.

Dijo que me acostara en la camilla y que me desnudara y luego me cubriera con una toalla que me dio.  Se retiró de la habitación y me dijo que le avisara cuando yo estuviera listo. Me dijo que me colocara boca abajo y comenzó con su masaje desde mis pies hasta mi cuello. Cuando llego a mis nalgas me dijo que me quitara la toalla para ponerme una crema y así lo hizo.

Luego de un rato me hizo girar para poder realizar su masaje estando yo boca arriba

Empezó otra vez desde mis pies, Luego subió poco a poco hasta mi entrepierna.

Sus manos eran muy suaves y a la vez fuerte comencé a pensar en otras cosas para no tener una erección.

Ella pasaba sus dedos muy cerca de mis testículos y mi miembro ya se estaba empezando a poner feliz.

Creo que tuve una erección porque ella paso muy rápido a mi luego subió mas así mis brazos y mi cuello.

Volvió a bajar a mi entrepierna avanzó más de lo que lo había hecho la vez anterior.

Me quito la toalla y me dijo era para poder trabajar mejor ya que necesitaba tocar algunos puntos que de la otra forma no podría hacerlo.

Ella tocaba muy cerca de mi miembro y la verdad pude evitar que se me parara.

Me sentí muy apenado y tuve que pedirle disculpa, y ella sonriendo, dijo que no pasaba nada que era muy normal y que les pasaba a todos y que si seguía parándose ella tenía la solución.

Me imaginaba cientos de cosas, pero no podía yo saber cuál era esa “solucion”.

Mi miembro no bajaba al contrario no paraba de crecer ella se percató de eso y me dijo al oído que no le quedaba de otra que solucionarlo.

Yo solo asentí con la cabeza y paso algo increíble.

Comenzó a acariciarme la verga de una manera muy rica. Mientras que con la otra mano me tomaba e las bolas la otra subía y bajaba por el tronco deslizándome suavemente la piel que cubre mi glande haciéndome sentir unas sensaciones muy agradables.

Lo hacía de una manera tan sabrosa que jamás había experimentado nuca nadie me había masturbado así.

Quise decir algo, pero ella me dio que me callara también intenté tocarla pero se negó y me dijo que si no estaba de acuerdo que me vistiera y me fueta.

Como ya sabrán le hice caso y me quedé muy quieto.

Sus hermosas manos seguían masturbándome y de un momento a otro coloco sus labios y la cabeza de mi miembro.

De lo excitado que estaba pensé que acabaría rápido.

Muchos pensaran que me la chupo, pero la verdad fue que me estaba masturbando con la boca luego de un unos segundo se la saco de la boca y comenzó otra vez con sus mágicas manos.

Subió el ritmo de la paja y le dijo que a como siguiera así yo acabaría, pero ella no me hizo caso.

Ella siguió con la masturbación sin parar hasta que no pude aguantar más y arroje un impresionante chorro de semen que cayó sobre mi cuerpo y la camilla y sus manos.

Ella aún seguía masturbándome hasta que no salía más leche luego procedió a limpiarme todo con la toalla que tenía.

Mi verga se puso flácida de tanta leche que salió ella le dio un beso de despedida y me pidió que me vistiera.

Yo pensaba que todo había terminado que jamás volvería a pasar, pero me dijo que volviera en otra ocasión y a mí también me dio un besito.

La verdad es que me la había pasado muy bien con patricia la Visite varias veces más, pero ella me aclaro que no pasaría más de ahí algunas veces en forma de agradecimiento me dejaba eyacular en su boca.

Masajistas como Patricia son muy pocas y siempre que pueda la visito

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *