Desenlace de la pillada de mi hija menor (9)

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Sígueme en instagram: @babykarelvis

Autor: Campesino

Aquella tarde noche, mi niña hermosa  me había salvado de cumplir los deseos de mi chiquita.
Saber que mi hija Deisy me había visto haciendo el amor con su mami y su hermanita, no era fácil de explicar y más cuando me pedía que deseaba tocarme como lo hacían ellas, por más que le explique esa tarde, ella solo deseaba que le cumpliera con lo que me pidió, poder tocarme por una vez y hacerle el amor, pero que si no sentía miedo, quería hacerlo otra vez y dejar que nos viera cuando hiciera el amor con su mami, algo que no estaba dispuesto hacer, por el bien de todos.

El fin de semana se me acercó en la mañana cuando aún estaba en mi cama recostado, la mamá había salido y mi niña hermosa estaba aún en su cuarto, levantó las cobijas y se acostó a mi lado.

Papi recuerdas que me hiciste una promesa y quiero que me la cumplas hoy.
Hija, debes entender que no es fácil para mí hacer lo que me pides, aun eres muy joven y eso se vería muy mal y más cuando eres mi hija.
Papi, pero mi mami y mi hermanita te dicen que las haces muy feliz y que les gusta cuando tu entras tu pene en su vagina, las escuche a la dos y mi hermana dice que siempre será tuya lo mismo que dice mi mami y te dicen que no pares que les des más porque las haces muy feliz y que tu quieres que te devoren todo.
No digas eso hija, tu no sabes a que se refieren cuando dicen eso, es algo que tu no entiendes ahora por lo joven que eres, cuando seas mas grande lo entenderás mejor y te darás cuenta que es algo que se dice por ese momento, pero ya hija.

Papi tu me lo prometiste y me dijiste que seria un secreto entre los dos y yo lo voy a cumplir, no le diré nunca a ninguna de las dos y tu no les dirá tampoco que yo los vi.
Estaba en una situación difícil que debía arreglar de una vez, porque de pronto ella contaba.
Hija quiero que me digas solo la verdad sobre dos cosas, la primera, cuántas veces nos has visto haciendo el amor con tu mami y tu hermanita?
¿Que sientes o haces cuando nos ves haciéndolo?
Sabía que la segunda pregunta era difícil pero debía saberlo.
Ya te dije cuantas veces te he visto, pero no te dije toda la verdad, con mi mami te he visto varias veces y con mi hermanita dos veces.
Hija no puede ser, lo de tu hermana solo fue una sola vez, esta semana y no más.
Papi, yo te vi con mi hermanita en el cuarto tuyo cuando estaban durmiendo los tres una noche que vino mi tía, te acuerdas papi, no se dieron cuenta cuando los ví.

Esta bien hija, no puedo negarlo, voy a contarte un secreto pero será entre tu y yo.
Tu hermana me vio haciendo el amor con tu mami y me dijo lo mismo que tu, que queria tocarme como lo hacia tu mami y que le hiciera lo mismo que le hacia a la mami, que solo seria una vez y nada más, eso pasó esa noche que ella se quedó con la mami y yo,  después me dijo que quería otra vez, te das cuenta lo que pasa cuando permito que pase una vez, entiendeme si te dejo hacerlo pasará lo mismo y eso no está bien quiero que me entiendas.
Papi ya te dije, me gusta mirarlos y escuchar lo que se dicen cuando haces el amor con mi mami y mi hermanita, ellas dicen que tu las hace sentir muy feliz y les gusta mucho.
Pero dime hija, tú sientes algo cuando me ves haciendo el amor con tu mami y tu hermanita, quiero saberlo.
Quiero que me hagas feliz a mi tambien como a mi mami y mi hermanita, quiero ser feliz como ellas, por eso quiero que me hagas el amor y me dejes tocarte como ellas lo hacen papi, me lo prometiste, quiero verte desnudo para saber qué se siente.
Hija no puedo hacerte lo mismo que le hago a ellas así quisiera porque eres muy joven y te haría daño, además no serias feliz te lo aseguro, lo de tu hermana fue un accidente y estoy muy arrepentido que pasará, porque no está bien que una hija y su papá hagan el amor, por eso no puede pasar otra vez entiendeme por favor.

No sabía qué hacer en ese momento, ella no entendía que era muy niña aun para hacerlo, que no sería bueno, entonces pensé en algo para convencerla, debía mostrarle un poco de mi y asi explicarle para convencerla por fin.
Hija, un día vas a ser grande y tendras un novio que te quiera y tu lo quieras y él te hará feliz, pero yo no puedo porque no esta bien hija, los papas no le hacen el amor a sus hijas ni ellas ven a sus padres desnudos, ni los tocan como tu quieres hija, entiendeme por favor.

Papi, pero qué tiene de malo, yo te lo estoy pidiendo asi como lo hizo mi hermana, porque ella también quería sentirse feliz como mi mami, eso no tiene nada de malo, yo no le contaré a nadie te lo prometo.
Mira hija, tiene mucho de malo, porque no pueden pasar esas cosas entre el papa y sus hijas, no está bien y si tu mami se entera, se enojara con razón y me dirá que me vaya de la casa y tu no quieres eso verdad.
No papi yo no quiero que tu te vayas de la casa, pero ya te dije que no tiene nada de malo porque yo te lo estoy pidiendo, si tu quieres lo puedes hacer ahora, mi hermana se levanta tarde y mi mami llega hasta la noche, o es que no quieres hacerme feliz como lo hiciste con mi hermanita.
Por el contrario, tu eres una niña hermosa como tu mami y tu hermanita, que despertarias cosas bonitas en cualquier chico de tu edad y podrías vivir cosas de niñas bonitas ahora que eres una niña y no querer vivir cosas de niñas grandes hija.

Me abrazó y me dio un beso en la mejilla.
Papi, no te preocupes por eso, yo se que soy muy niña aun, pero se que si tu quieres podemos hacer el amor los dos y no pasará nada, yo si te cumpliré, será una sola vez y no volveré a pedirte que lo hagamos otra vez, es que yo quiero sentir todas esas cosas bonitas que te dicen mi mami y mi hermanita.
Papi yo te puedo decir algo pero no me regañas?
Claro que si hija me puedes decir lo que quieras te escucho.
Yo quiero que tu seas el primer hombre en mi vida, quiero darte mi virginidad que es lo que todo hombre quiere, así como te la dio mi hermana.
No podía creer lo que mi hija me decía en ese momento, me decía cosas de una mujer adulta.
Mi hija linda, tienes razón, todo hombre desea ser el primer hombre en la vida de una mujer, yo encantado que me regales tu virginidad, pero tu no eres una mujer, aun eres joven y mi hija, si yo quisiera hacer el amor contigo ahora, sería imposible hija, no podríamos hacerlo y te voy a explicar porque no podemos hacerlo, para que me entiendas.
Para que yo pueda hacer lo que tu me pides, deben primero ocurrir algunas cosas, porque hacer el amor no es solo que el pene del hombre entre en la vagina de la mujer, debe haber atracción del uno por el otro, deben haber amor, también que haya pasión y deseo por la otra persona, todas esas cosas deben pasar para que pueda suceder lo que me pides y nada de eso ocurre entre los dos hija, ahora me entiendes.
Papi, yo también te dejaría que hiciera todo lo que le haces a ella y no te volvería a pedir que lo hicieras, es que yo quiero sentir todas esas cosas bonitas que ella dice.
Me di media vuelta para quedar los dos de medio lado viéndonos a la cara, acaricie con mis manos su bella cara.
Entiendo lo que dices hija, el amor que sientes por mi mi es el de una hija por un padre, no el de una mujer por un hombre, te gusta mirar porque te da curiosidad y es nuevo para ti, pero eso no quiere decir que de verdad desea que te pase, tu piensas que es algo que te va a gustar porque has visto que a tu hermanita le gusta, pero no siempre es así, por ejemplo a tu hermana le gusta jugar futbol y a tí no, creeme, yo se que no te va a gustar si lo haces, en cambio te vas a sentir muy mal y con mucho dolor y me vas a odiar toda la vida hija, te lo aseguro.
Papi, por mi hermanita si sientes deseo y le haces el amor, acaso ella es mas bonita que yo, o a ti te gusta más ella que yo? es por eso que no quieres hacer el amor conmigo papi?

Estaba en una encrucijada con ella, cada vez me enredaba tratando de explicarle y ella me salía con otras cosas de mujer adulta, me sentía acorralado, pero no podía hacer lo que ella me decía, era algo injusto con ella y conmigo.
Hija no es eso, te lo aseguro, como te dije antes asi quisiera no puedo hacerlo, hay otras cosas que por ser niña aun no tienes y por eso en lugar de sentirte feliz cuando hagamos el amor te vas a sentir muy triste, te voy a decir unas cosas pero no quiero que te sientas mal por eso, debes entender que aun eres una niña.
Bueno papi quiero saber cuales son esas cosas.
Como tu eres aún muy joven, no tienes los senos como tu hermanita y los senos son necesarios para que tu puedas sentir lo que ella siente, porque puedo acariciarlos y besarlos, tu vagina no tiene tantos vellos como la de ella y es más pequeña y por eso no puedo penetrarte con mi pene, porque mi pene es grande y grueso y si mi pene no puede penetrar tu vagina, no vas a sentir lo que siente tu hermanita, ademas mi pene debe ponerse grande y duro para penetrar tu vaginita y como no tiene deseo se queda pequeño y así no puedo penetrarte, por eso no podemos hacerlo.
Tienes razón papi, yo no tengo los senos como mi hermana, pero si tengo vellitos ya y tu no sabes como es mi vagina porque no la has mirado, debes mirarla para saber si tu pene puede entrar en mi vagina, si te toco como lo hace mi hermanita y me ves desnuda el se pone grande y duro, porque ella te dice eso.
No hija, yo se que es pequeña, porque tus senos son pequeños y aunque toques mi pene y te vea desnuda no se pondrá duro porque no tengo deseo por ti, por eso te lo digo.
Papi tienes que ver mi vagina para saber, yo quiero que la mires ahora para saber y así me ves desnuda y él se despierta como te dice mi hermanita.
Hija, me da pena verte desnuda y que me veas desnudo.

Papi, a mi no me da pena que me veas desnuda y verte desnudo, ya te he visto un poco, por eso no tengo pena, me puedes ver desnuda para que compruebes si tu pene puede entrar en mi vagina, no te de pena.
Hija entiende que no se como hacerlo porque tengo pena y eso me impide verte desnuda, creeme que yo se que tu vagina es muy pequeña y mi pene no puede entrar en ella.
Papi, pienso que tu no quieres cumplir la promesa que me hiciste y me das solo excusas y no quieres comprobar si quieres yo te ayudo para que no te de pena.
Estaba acorralado y tenía miedo de todo lo que estábamos hablando, el esfuerzo que hacía por convencerla era enorme y no rendía frutos, ella quería convencerse por sí misma y debía hacerlo, era bien obstinada y si la convencía de pronto hacía que ella contara algo y yo no quería estar con ella, bien dificil la situacion que debía resolver.

Hija, quiero saber como me puedes ayudar para que no le de pena.

Papi, dejame desnudarte como hace mi hermanita y mi mama y luego yo me desnudo, asi no te da pena y puedes comprobar todo.
Hija, la verdad me da mucha pena, pero si no hay otra forma, puedes hacerlo hija, pero debes tener mucho cuidado y cerrar la puerta de la alcoba para evitar que nos vean
Cerró la puerta, se dirigió otra vez a la cama, me quitó las cobijas, yo solo la miraba sentía mucho temor, por fortuna no tenía nada de excitación hacía poco había hecho el amor con su mama.

Empezó a quitarme mi pantalón de la piyama, yo colaboraba para que fuera más rápido, dirigió su mirada hacia mi pene.
Se ve pequeño papi.
Ves te lo dije, ya no tienes que ver más.
Espera y te quito tus boxer para verlo desnudo.
Me despojo de mis boxer, lo hacía como su hermana, al ver mi pene pequeño exclamó, ahora me desnudo yo para que se ponga grande y duro.
Se paró sobre la cama frente a mi y se fue despojando de su ropa, primero su camiseta, aún no se le veían sus senos, después su pantalón de la pijama, la veía, solo sentía temor viendola, no había deseo alguno, trataba de calmarme para que los nervios no me jugaran una mala pasada, solo debía seguir asi, por último se despojó de sus pantys, hacía años no veía a mi hija desnuda, la verdad me sorprendió, aunque aún era muy joven, su pubis ya estaba rodeado de vellitos, me quedé mirándola por un momento, ella se dio cuenta  y exclamó:
Ves papi que si te gusto verme desnuda.
No hija, solo estoy mirando para saber si tu vagina es grande y viste que mi pene sigue pequeño porque no siente deseo y sabes que asi no te puedo penetrar como quieres.
Pero papi asi no la puedes ver, tienes que verla como haces con mi hermana y aun me falta tocarte para saber si no se pone grande y duro tu pene, déjame seguir.
Hablaba como una mujer adulta pero con su inocencia, me sentía más tranquilo porque no había pasado nada y estaba seguro que todo seguiría igual.
Se arrodillo sobre la cama y llevó sus manos sobre mi pene, no hubo excitación cuando sentí sus dedos sobre mi pene, solo miraba como lo hacía, hice un esfuerzo muy grande para aguantar, todo seguía igual.
Ves hija, no puedo hacerlo, ya lo comprobaste, ahora podemos vestirnos.
Papi, tienes razón, tu pene sigue pequeño, espera hago el ultimo intento y tu despues miras si mi vagina es pequeña.

No sabía que iba hacer, solo me quede mirándola, en ese momento vi que ella quería llevar mi pene a su boca.
Hija no hagas eso, no he bañado mi pene y huele mal, mejor yo miro tu vagina hija para que estés tranquila.
Papi y como hace mi hermanita cuando acaricia tu pene con su boca, te lo bañas antes o no?
Si hija me lo baño antes, pero ahora no hay necesidad de hacerlo, porque yo voy a mirar tu vagina para comprobar lo que me pediste.
Papi, quiero que bañes tu pene para hacer el ultimo intento, me dijiste que te ayudará.
Me tocó levantarme al baño de mi cuarto y lavarme bien mi pene, aproveche y lo hice con agua bien fría, solo deseaba que no pasara nada, para terminar todo.
Cuando salí del baño, ella se quedo mirandome y exclamó:
 Papi te ves muy bonito desnudo, en cambio tú no dijiste nada al verme.
Me estaba atacando con sus comentarios, solo que ella no sabía que no decía nada para evitar sentir deseo por ella.
Gracias hija por lo que dices ya te dije, no digo nada porque siento pena y no salen las palabras, pero eras una niña hermosa y tu cuerpo es muy bello, lastima que mi pene no quiera ponerse grande y duro para probar todo tu cuerpo.

Papi, pero si quieres probar todo mi cuerpo rico, espera que falta la última prueba, no te acuestes y déjame hacerlo asi como estas.
Se sentó al borde de la cama y me acerque quedando frente a su cara, ella tomó mi pene y lo llevó a su boca, en ese momento sentí un fuerte corrientazo que recorrió mi cuerpo, ella lo sintió.
Papi te gusto verdad?
Claro que me gusta como lo haces hija, pero a él no le despertaste deseo.
Empezó a besar suavemente la cabeza de mi pene, decía que le gustaba, me asusto un poco, luego lo entro todo en su boca, si, lo entro todo porque estaba pequeño y lo besaba muy rico, no puedo negarlo, lo que estaba sintiendo era más fuerte que cuando lo hacía mi niña hermosa, cerré mis ojos para controlar lo que estaba sintiendo, era una lucha interna para evitar una erección.
Hija ya es suficiente el no tiene deseo, te lo dije, terminemos ya.
Papi dime porque cerraste tus ojos cuando estaba besando tu pene y te falta que mires mi vagina porque no la has visto para ver si es pequeña como dices.
Se acostó bocarriba, papi puedes mirar mi vagina.
Hija, no hay necesidad de hacerlo porque mi pene no se puso grande y duro, cerré mis ojos para ayudarte un poco porque me gusto mucho e hice un esfuerzo para que se pusiera grande y duro mi pene.
Ella abrió un poco sus piernas y me dejo apreciar la belleza de su hermosa vaginita, rodeada de pequeños vellos y sus labios rosados, se veía abultado su pubis y sus labios vaginales se veían rosados, quedé frío al observar que estaba mojadita, se había excitado, pero no quería decirle nada, porque podria decirme que hiciera algo mas, asi que guarde silencio sobre eso y seguí mirándola por unos segundos más,quedé perplejo viendo lo hermosa que era, pero debía ser fuerte en ese momento, pero empezaba a despertar cosas locas dentro de mí, en ese momento tuve deseos de devorarla toda, ella se me estaba entregando, hacía de todo para convencerme de hacerle el amor.
Hija no te da pena que tu papi te vea totalmente desnuda.
No papi, me gusta que me mires así desnuda, además te quedaste como mudo mirando, se que te gusto papi, quiero que la mires bien como haces con mi hermana para ver si es pequeña.
Me acerqué con temor y abrí un poco más sus piernas, en ese momento sentí que mi pene se ponía un poco erecto, debía hacerlo rápido para que ella no se diera cuenta.

No queria tocar su vagina, sabía que si lo hacía terminaría por complacerla, solo baje mi cabeza y le dije: Es muy pequeña, mi pene es muy grande y no te puedo penetrar porque te va a doler mucho y puedes llorar.
Papi quiero saber una cosa, cual vagina te gusta mas, la mia, la de mi hermanita o la de mi mami.
Me dejó sorprendido con su pregunta, pero solo debía responder y terminar todo.
La tuya es mas hermosa que la de ellas, porque eres virgen, además se ve deliciosa y delicada

Gracias papi, me alegra que te guste, pero como no puedes hacerme el amor, yo quiero que hagas una última cosa por mi, quiero que acaricies mi vagina un poquito como lo haces con mi hermanita, se que no me puedes penetrar con tu pene, por eso quiero que me acaricies un poquito y no insisto mas.
Ella nos vio cuando hice el amor con su mami y su hermanita, porque abrió un poco más sus piernas para que la acariciara.
No sabia que decir, me había tapado un poco con las sábanas para que ella no se diera cuenta que ya tenía una pequeña erección, pensaba que si la acariciaba con mi boca y ella me pedía que le dejara ver mi pene se daría cuenta, así que debía actuar rápido para terminar.
Bueno hija, lo voy hacer pero solo un poco, porque no quiero que tu hermanita despierte y nos vea.
Con mis manos empecé a masajear sus muslos un poco, llevaba mis manos hasta sentir que rosaba su vaginita, mi cuerpo se electrizó todo, había logrado despertar todo el deseo en mi y cuando mis dedos rosaban su vaginita, sentía que explotaba, habia perdido el control.
Pase mis dedos por medio de su vaginita, estaba super mojada mi niña, se había excitado mucho, por eso me pedía que la acariciara, sentir la humedad de su vaginita y el roce de sus vellitos era loco, me estaba ganando el deseo, ver lo hermosa que era su vaginita y el deseo que despertaba en mi, me hacia recordar a mi niña hermosa; cuando ella sintió mis dedos en medio de su vagina, apretó sus piernas y dejo aprisionado mis dedos, los saque suavemente.
Hija te voy a dar un besito en tu vaginita porque tengo deseos de hacerlo y quiero saber a qué sabe.
Esta bien papi, quiero que lo hagas.
Me acerque a su vaginita y al sentir el aroma que de ella emanaba, me enloqueci, mis manos acariciaban sus muslos y los apretaba suavemente, mientras miraba su vaginita, sus piernas bien abiertas me dejaban ver toda su hermosura, quería devorarla de una vez, le di un beso suave, pero al sentir la humedad de ella en mi boca me descontrole y deslice mi lengua suavemente en medio de ella, el calor que de ella emanaba me enloquecía, con sus piernas bien abiertas me permitia ver su hermoso paisaje, era toda una maravilla lo que estaba ante mis ojos, si quisiera en ese momento ella sería mía, deslice mi lengua en medio de su delicada vagina y sentí por primera vez su humedad y ese aroma que de ella salía  me envolvía en un mar de deseos inmanejable para mi.
Papi me estas haciendo sentir cosas ricas, quiero que sigas haciéndolo más por favor.

Debí parar porque de lo contrario terminaría haciendo lo que ella me estaba pidiendo.
Hija no puedo hacerlo más, es mejor que te levantes y vayas a tu cuarto, yo voy a levantarme y lavarme.
Solo porque tu me lo pides te propongo algo mejor, se que te gustará hacerlo.
Dime que es papi que yo lo hago.
Voy hacerle el amor a tu hermana otra vez y te diré qué día será para que tu puedas ver y también para que entres cuando lo estemos haciendo, preguntarás qué están haciendo y que tu quieres también hacer lo mismo.
Papi me parece genial, entonces ese mismo día haremos el amor los dos delante de mi hermana, espero que ese día me cumplas.

Fue una dia interminable para mi, por ahora había aplazado lo inevitable, pero la imagen de su cuerpo desnudo sobre la cama, como acariciaba mi pene con su boca, no se borraba de mi mente, fue el comienzo de mi pesadilla para mi, que después les diré como término.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *